El año en síntesis

Aunque la expansión económica de la zona del euro continuó en 2018, su ritmo de crecimiento perdió impulso, desacelerándose desde el 2,5 % en 2017 hasta el 1,8 % en 2018, debido a algunos factores adversos surgidos durante el año. El considerable debilitamiento del comercio mundial, junto con otros factores relacionados con países y sectores específicos, afectaron especialmente al sector exterior y al sector manufacturero.

Sin embargo, la economía de la zona del euro siguió mostrando una relativa capacidad de resistencia, impulsada por la continuada recuperación del mercado de trabajo. El empleo aumentó en 10 millones de personas desde el mínimo registrado a mediados de 2013 y la tasa de paro se redujo hasta el 7,8 % en diciembre, su nivel más bajo desde octubre de 2008. El fuerte dinamismo del mercado de trabajo se tradujo en un crecimiento sostenido y generalizado de los salarios, que alcanzó el 2,2 % en el último trimestre. El avance del empleo y de los salarios contribuyó, a su vez, al sostenimiento del consumo privado.

La inflación general se incrementó con respecto al año anterior, situándose en un promedio del 1,7 % en 2018, debido fundamentalmente al aumento de los precios de la energía. Aunque las medidas de inflación subyacente mostraron un comportamiento en general estable a lo largo del año, las perspectivas de la demanda interna, del mercado de trabajo y del crecimiento de los salarios mantuvieron nuestra confianza en que la inflación continuaría convergiendo hacia nuestro objetivo a medio plazo.

En consecuencia, en junio de 2018 el Consejo de Gobierno anunció una reducción del ritmo de las compras netas mensuales en el marco del programa de compra de activos (APP) a 15 mm de euros a partir de septiembre, así como la finalización de dichas compras en diciembre, siempre que los nuevos datos confirmasen sus perspectivas de inflación a medio plazo. Al mismo tiempo, el Consejo de Gobierno comunicó que esperaba que los tipos de interés oficiales del BCE se mantuvieran en sus niveles actuales hasta al menos durante el verano de 2019[1] y, en todo caso, durante el tiempo necesario para asegurar que la evolución de la inflación se mantuviera en línea con las expectativas de una senda de ajuste sostenido.

En diciembre, el Consejo de Gobierno revisó las perspectivas económicas y concluyó que su valoración de junio seguía siendo, en general, válida. Sobre esa base, puso fin a las compras netas de activos en el marco del APP y reforzó su forward guidance sobre la senda futura de los tipos de interés. Paralelamente, confirmó la necesidad de seguir proporcionando un estímulo monetario considerable que respalde una acumulación adicional de presiones inflacionistas internas y la evolución de la inflación general a medio plazo.

Dicho estímulo procederá de la forward guidance sobre la evolución futura de los tipos de interés oficiales, reforzada por la reinversión del principal del cuantioso volumen de activos adquiridos en el marco del APP a medida que vayan venciendo. El Consejo de Gobierno anunció que las reinversiones continuarán durante un período prolongado más allá de la fecha en la que comiencen a subir los tipos de interés oficiales y, en todo caso, durante el tiempo necesario para mantener unas condiciones de liquidez favorables y un amplio grado de acomodación monetaria.

El Consejo de Gobierno también confirmó que estaba preparado para ajustar todos sus instrumentos cuando sea necesario, a fin de asegurar que la inflación siga avanzando hacia nuestro objetivo de forma sostenida.

La continuada recuperación interna y las medidas micro y macroprudenciales también contribuyeron a apoyar la capacidad de resistencia del sector financiero en 2018. La ratio de capital de nivel 1 ordinario (CET1) agregada de las entidades de crédito significativas alcanzó el 14,2 % al final del tercer trimestre de 2018. El volumen de préstamos dudosos se redujo en 94 mm de euros en los tres primeros trimestres de 2018 y la ratio agregada de préstamos dudosos de las entidades de crédito significativas de la zona del euro se situó en el 4,2 %, inferior al 5,2 % del año anterior.

La asunción de riesgos en algunos segmentos de los mercados financiero e inmobiliario contribuyó a la aparición de ciertas señales de sobrevaloración en algunas áreas, con notables diferencias entre países, mientras que los riesgos continuaron aumentando en el sector financiero no bancario. En este entorno, los países de la zona del euro aplicaron medidas macroprudenciales para mitigar los riesgos sistémicos: durante 2018 el BCE evaluó 103 notificaciones de decisiones de política macroprudencial adoptadas por las autoridades nacionales.

En 2018, el BCE siguió apoyando la reforma de los tipos de interés de referencia en la zona del euro, desarrollando un nuevo tipo de referencia para los mercados monetarios. En junio publicó la metodología del tipo de interés a corto plazo del euro (€STR), tras recibir amplio apoyo en dos consultas públicas. El €STR se basa en volúmenes medios diarios de alrededor de 32 mm de euros contratados por unos 32 bancos. El grupo de trabajo del sector privado sobre tipos de interés libres de riesgo para la zona del euro recomendó el €STR como sustituto del eonia en septiembre de 2018. El €STR comenzará a publicarse en octubre de 2019, tras un período de pruebas internas exhaustivas a escala del Eurosistema.

En 2018 también se dio un importante paso en relación con los pagos en euros. En noviembre, el Eurosistema puso en marcha el servicio de liquidación de pagos inmediatos de TARGET (TIPS), que permite realizar pagos en menos de diez segundos a cualquier hora del día.

Como muestra el Eurobarómetro de diciembre, el apoyo al euro aumentó hasta el 75 % en 2018. El BCE continuó sus esfuerzos por conectar con los ciudadanos de la zona del euro y mejorar su rendición de cuentas y transparencia mediante su interacción con el Parlamento Europeo, y también amplió los «Youth Dialogues» y promovió el uso de su sitio web, de sus perfiles en las redes sociales y de su centro de visitantes.

De cara a 2019, sigue siendo esencial mantener un grado considerable de estímulo monetario para asegurar el aumento sostenido de las presiones inflacionistas internas a medio plazo. En vista de la persistencia de incertidumbres relacionadas con factores geopolíticos, de la amenaza del proteccionismo y de las vulnerabilidades observadas en los mercados emergentes, la ejecución de la política monetaria en la zona del euro seguirá requiriendo paciencia, prudencia y perseverancia.

Fráncfort del Meno, abril de 2019

Mario Draghi
Presidente


El año en cifras


1 La actividad económica continuó creciendo a tasas por encima de su potencial, mientras que las presiones de costes se intensificaron y se generalizaron

Después de que el crecimiento registrase un dinamismo excepcional en 2017, la expansión económica de la zona del euro prosiguió en 2018, aunque a un ritmo más contenido, ya que la demanda externa se debilitó y algunos factores asociados a países y sectores específicos moderaron el crecimiento. Al mismo tiempo, se mantuvieron los factores subyacentes que impulsaron la demanda interna. Las mejoras adicionales observadas en los mercados de trabajo sostuvieron el consumo privado, mientras que la inversión empresarial siguió beneficiándose de unas condiciones de financiación favorables y de la mejora de los balances. La expansión en curso y el progresivo tensionamiento de los mercados laborales también se plasmaron en una intensificación y una generalización continuadas de las presiones de costes de origen interno. Sin embargo, las medidas de inflación subyacente permanecieron, en general, en niveles moderados. No obstante, de cara al futuro se espera un aumento de la inflación subyacente en el medio plazo respaldado por las medidas de política monetaria del BCE, la actual expansión económica y el mayor crecimiento de los salarios.


1.1 Una expansión mundial menos equilibrada

El crecimiento mundial continuó avanzando a tasas próximas a su media de largo plazo

La economía mundial continuó expandiéndose a un ritmo sostenido del 3,6 % durante los tres primeros trimestres de 2018, una tasa similar a la del año precedente y próxima a su media de largo plazo (véase gráfico 1). Sin embargo, en comparación con años anteriores, el repunte de la actividad económica fue más heterogéneo y estuvo menos sincronizado en los distintos países. Aunque el crecimiento se mantuvo vigoroso en Estados Unidos, descendió en otras economías, entre ellas, Japón y algunas economías emergentes, en particular Turquía y Argentina. La actividad también se desaceleró en China en la segunda mitad del año. Si se consideran los distintos componentes, el crecimiento de la producción industrial y del comercio mundial se debilitó, mientras que el avance del consumo privado siguió siendo sólido.

Gráfico 1

Crecimiento del PIB mundial

(tasas de variación interanual; datos trimestrales)

Fuentes: Haver Analytics, fuentes nacionales y cálculos del BCE.
Notas: Los agregados regionales se calculan utilizando el PIB ajustado por ponderaciones de la paridad del poder adquisitivo. Las líneas discontinuas indican la media de largo plazo (marzo de 1999-septiembre de 2018).

En muchos países, las tasas de paro se han situado en mínimos sin precedentes después de la crisis

Al comienzo del noveno año consecutivo de la actual expansión global, las tasas de paro han continuado disminuyendo en las economías avanzadas y en las emergentes, y en muchos países se han situado en mínimos sin precedentes después de la crisis. En algunos casos, como en el Reino Unido y Japón, incluso han registrado mínimos históricos. En varias economías avanzadas se ha hecho evidente la escasez de mano de obra, en particular entre los trabajadores especializados y los altamente cualificados.

Se observan signos crecientes de que la disminución continuada de la capacidad productiva sin utilizar y de la holgura en los mercados de trabajo a escala global se ha estado plasmando paulatinamente, aunque con lentitud, en un mayor crecimiento de los salarios y de la inflación subyacente. En los países pertenecientes a la OCDE, la inflación subyacente (excluidos la energía y los alimentos) se incrementó hasta el 2,1 % en 2018. La inflación general aumentó de manera mucho más acusada y se situó en el 2,6 %, en términos interanuales, aunque se moderó en la segunda mitad del año, principalmente como consecuencia de la bajada de los precios del petróleo (véase gráfico 2).

Gráfico 2

Tasas de inflación en la OCDE

(tasas de variación interanual; datos mensuales)

Fuentes: Haver Analytics, OCDE y cálculos del BCE.

La evolución de la oferta fue un importante factor determinante de los precios del petróleo en 2018, en un entorno de persistencia de la fortaleza de la demanda mundial y de escasez de existencias. En la primera mitad del año, los precios del crudo se incrementaron gradualmente de unos 67 dólares estadounidenses por barril a 79 dólares por barril, después de que 22 países productores miembros de la OPEP y no pertenecientes a esta organización cumplieran en mayor medida de lo esperado con los recortes de producción acordados. Los precios fluctuaron entre 70 y 86 dólares por barril hasta principios del otoño, pero posteriormente descendieron y al final del año se situaron en unos 52 dólares por barril. La subida registrada a comienzos de octubre, hasta alcanzar un máximo de 86 dólares por barril, estuvo relacionada con los temores a que se produjera una reducción acusada de las exportaciones de petróleo de Irán a raíz de la reintroducción de sanciones por parte de Estados Unidos. Sin embargo, los precios del crudo se moderaron de forma sustancial para finales de diciembre, debido a la conjunción de menores perspectivas de demanda y de preocupación en torno al exceso de oferta, ya que Estados Unidos, algunos países de la OPEP y la Federación Rusa aumentaron su producción. Además, se aplicaron algunas exenciones a las sanciones impuestas a la República Islámica de Irán. Mientras, los precios (en dólares estadounidenses) de las materias primas no energéticas cayeron, en general, en 2018[2]. Los precios de los alimentos y de los metales se mantuvieron estables, en general, en el primer semestre, aunque los de los alimentos disminuyeron durante la segunda mitad del año, en un contexto de abundante oferta de alimentos a escala global y de preocupación sobre los aranceles de Estados Unidos y el riesgo de adopción de medidas de represalia por parte de los países afectados. Los precios de los metales también se redujeron a partir del verano, como consecuencia de la menor demanda de China y de la inquietud acerca de una intensificación de las tensiones comerciales.

El tipo de cambio efectivo del euro se apreció

El tipo de cambio del euro se apreció en términos efectivos nominales desde principios de 2018 (véase gráfico 3). Bilateralmente, el euro se debilitó frente a otras monedas importantes. La depreciación de la moneda única fue especialmente pronunciada frente al dólar estadounidense, el yen japonés y, aunque en menor medida, frente al franco suizo. Al mismo tiempo, el euro se revalorizó de forma significativa frente a la mayoría de las monedas de las economías emergentes, en particular frente al renminbi chino y, como consecuencia de factores adversos internos, frente a la lira turca y el peso argentino.

Gráfico 3

Tipo de cambio del euro

(datos diarios; 1 de enero de 2015 = 100)

Fuentes: Bloomberg, HWWI, BCE y cálculos del BCE.
Nota: Tipo de cambio efectivo nominal frente a 38 importantes socios comerciales.

La incertidumbre en torno al comercio enturbió las perspectivas globales

Aunque el ritmo de crecimiento mundial continuó siendo intenso, los riesgos y las incertidumbres enturbiaron las perspectivas de manera creciente. En concreto, la incertidumbre relacionada con el comercio aumentó después de la adopción de medidas por parte de la Administración de Estados Unidos y de las reacciones de sus socios comerciales, que culminaron con dos anuncios de la citada Administración durante el verano de que impondría aranceles a las exportaciones de China por valor de 250 mm de dólares estadounidenses, a lo que China respondió con aranceles a las exportaciones de Estados Unidos por importe de 110 mm de dólares. Además, las dudas sobre el Brexit también lastraron las perspectivas del comercio. Aunque el impacto directo de estos aranceles debería ser limitado a escala global, las amenazas proteccionistas podrían erosionar la confianza, alterar las cadenas globales de valor y afectar adversamente a la inversión y, a su vez, constituir un riesgo a la baja para las perspectivas económicas mundiales. Al final del año se observaron señales de que la incertidumbre sobre los intercambios comerciales ya había empezado a afectar a los negocios. Si las disputas comerciales se intensifican, el crecimiento mundial podría verse gravemente perjudicado.


1.2 El crecimiento económico se moderó, pero siguió siendo compatible con una expansión sostenida

Después de que el crecimiento registrase un dinamismo excepcional en 2017, el PIB real de la zona del euro moderó su avance hasta el 1,8 % en 2018 (véase gráfico 4). Aunque esta ralentización fue atribuible principalmente al debilitamiento del comercio mundial, también influyeron otros factores de naturaleza más transitoria. En la primera mitad de 2018, las perturbaciones asociadas a las condiciones meteorológicas y las huelgas, especialmente en el sector del transporte, afectaron a la producción en varios países. En la segunda mitad del año, y en particular en el tercer trimestre, la fabricación de automóviles se vio alterada de forma significativa como resultado de la introducción, el 1 de septiembre, del procedimiento de ensayo de vehículos ligeros armonizado a nivel mundial (WLTP, por sus siglas en inglés). Además, el aumento de la incertidumbre política, particularmente en relación con la perspectiva de un mayor proteccionismo, puede haber acentuado la caída del crecimiento.

Gráfico 4

PIB real de la zona del euro

(tasas de variación interanual; contribuciones en puntos porcentuales)

Fuentes: Eurostat y cálculos del BCE.
Nota: El crecimiento interanual del PIB correspondiente al cuarto trimestre de 2018 es una estimación preliminar, mientras que las últimas observaciones de los componentes corresponden al tercer trimestre de 2018.

Al mismo tiempo, el ritmo de crecimiento subyacente mantuvo su solidez

Al mismo tiempo, el ritmo de crecimiento subyacente siguió siendo robusto, respaldado por la fortaleza del mercado de trabajo y el avance continuado de la renta y de los beneficios. Hasta ahora, los efectos de contagio a la demanda interna de la debilidad de la demanda externa y de la mayor incertidumbre en torno a su evolución futura han sido limitados.

En 2018, el consumo privado en la zona del euro avanzó a una tasa media anual de alrededor del 1,3 %, gracias al aumento de las rentas del trabajo y a unas condiciones de financiación favorables. Por otra parte, el incremento gradual de los precios del petróleo desde mediados de 2017 no afectó de forma significativa al crecimiento de la renta real disponible. A medida que la expansión económica fue avanzando, la contribución de los impuestos y las transferencias pasó a ser algo más negativa en 2018. En épocas de bonanza, los estabilizadores fiscales automáticos tienden a tener un efecto moderador sobre el crecimiento de la renta real disponible.

El avance de la demanda interna, las favorables condiciones de financiación y los beneficios de las empresas siguieron sustentando la inversión empresarial en la zona del euro en 2018. La inversión también creció en sectores con restricciones de capacidad como el del transporte. Sin embargo, el menor dinamismo del entorno exterior y el aumento de la incertidumbre global, concretamente en relación con las políticas comerciales, afectaron a las actividades de inversión de las empresas, en particular a las de las más expuestas a dicho entorno. De cara al futuro, es probable que el crecimiento de la inversión empresarial se modere, como consecuencia de un entorno exterior menos propicio y una demanda final más contenida, así como del gradual endurecimiento esperado de las condiciones de financiación.

La inversión en construcción, tanto residencial como no residencial, también continuó mejorando, aunque partía de niveles reducidos, al compás de la recuperación de los mercados de la vivienda de la zona del euro. Esto, a su vez, fue reflejo del aumento de la demanda interna, que se vio favorecida por el crecimiento de la renta real, el entorno de tipos de interés bajos y unas condiciones de concesión de crédito favorables. No obstante, parece que los cuellos de botella observados en el mercado de trabajo limitaron el crecimiento de la construcción en 2018.

En 2018, la contribución del sector exterior a la evolución de la zona del euro fue especialmente modesta, y en cualquier caso sustancialmente menor que la observada en 2017. La disminución de la demanda externa, sobre todo de Asia y en particular de la de bienes de equipo, debido a la creciente incertidumbre y a la intensificación de las tensiones comerciales, incidió negativamente en las exportaciones de la zona del euro a esa región y supuso un freno para la contribución de la demanda exterior neta agregada al PIB. Las exportaciones al Reino Unido y a China fueron las más afectadas por el cambiante entorno internacional, mientras que las exportaciones a Estados Unidos se vieron favorecidas, probablemente como consecuencia de los efectos de anticipación relacionados con el riesgo de que la Administración estadounidense también impusiera aranceles a las importaciones de la UE. Inicialmente, en la zona del euro, el dinamismo del comercio demostró capacidad de resistencia, respaldado por la evolución positiva de la economía de la zona. Sin embargo, en la segunda mitad de 2018 se debilitó de forma significativa, ya que la incertidumbre en torno al comercio y la nueva normativa de emisiones de vehículos hicieron mella en el comercio de bienes de equipo y de automóviles. Asimismo, es posible que las anteriores apreciaciones del tipo de cambio del euro hayan causado algunos efectos adversos.

El avance del producto en 2018 siguió siendo generalizado en todos los sectores económicos (véase gráfico 5). El valor añadido bruto total continuó creciendo, en torno a un 2 %, una tasa algo inferior a la observada el año anterior, pero cercana a las registradas en 2015 y 2016. El valor añadido de la industria (excluida la construcción) y el del sector servicios se incrementaron aproximadamente un 2 % en 2018. Al mismo tiempo, aunque el valor añadido de la construcción se mantuvo por debajo del nivel anterior a la crisis, prosiguió su expansión y registró una tasa de crecimiento de alrededor del 4 %. Esta evolución volvió a confirmar que la construcción se está recuperando progresivamente del prolongado período de contracción o lento crecimiento que siguió al inicio de la crisis financiera en 2008.

Gráfico 5

Valor añadido bruto real de la zona del euro, por actividad económica

(índice: I TR 2010 = 100)

Fuentes: Eurostat y cálculos del BCE.
Nota: Las últimas observaciones corresponden al tercer trimestre de 2018.

Los mercados de trabajo de la zona del euro continuaron mejorando, mientras que se observaron cambios en la composición del empleo por edades

Los mercados de trabajo de la zona del euro siguieron recuperándose en 2018; desde el mínimo registrado en 2013, el empleo ha aumentado en unos 10 millones de personas

Los mercados de trabajo de la zona del euro siguieron recuperándose en 2018 (véase gráfico 6). La tasa de paro continuó reduciéndose y en diciembre se situó en el 7,8 %, la más baja desde octubre de 2008. El descenso del desempleo, que comenzó en la segunda mitad de 2013, ha sido generalizado en ambos sexos y en los distintos grupos de edad, mientras que la tasa de paro sigue variando considerablemente de unos países a otros dentro de la zona del euro. En el cuarto trimestre del año, el número de personas ocupadas en la zona se situó un 1,3 % por encima del nivel alcanzado en el mismo trimestre de 2017 y un 6,7 % por encima del último mínimo, registrado en el segundo trimestre de 2013. Durante el período de recuperación en su conjunto, el empleo ha aumentado en unos 10 millones de personas, lo que ha hecho que supere el máximo alcanzado antes de la crisis, en el primer trimestre de 2008. El avance del empleo durante la recuperación ha sido generalizado en los distintos países y sectores, y se ha producido en un contexto de aumento de la oferta de trabajo.

Gráfico 6

Indicadores del mercado de trabajo

(porcentaje de la población activa; tasa de crecimiento intertrimestral; datos desestacionalizados)

Fuente: Eurostat.
Notas: Las últimas observaciones corresponden al cuarto trimestre de 2018. El crecimiento intertrimestral del empleo correspondiente al cuarto trimestre de 2018 es una estimación preliminar de avance.

Un análisis más detallado de la composición del crecimiento del empleo durante la recuperación revela que el avance se ha concentrado en las personas de más edad[3]. De hecho, en torno a tres cuartas partes del crecimiento acumulado del empleo correspondió al colectivo con edades comprendidas entre 55 y 74 años. El aumento del empleo entre la población de más edad durante la fase de recuperación se explica fundamentalmente por la creciente tasa de participación de este grupo. Cabe suponer que esto refleje, principalmente, el impacto de las reformas de los sistemas de pensiones acometidas en el pasado, así como la mejora del nivel educativo de este grupo. El sustancial incremento de la proporción de trabajadores de más edad ocupados puede provocar cambios profundos en la economía, a través de su impacto en los patrones de consumo, ahorro e inversión, así como en la evolución de los salarios y la productividad[4]. Durante la recuperación, alrededor de una tercera parte del avance del empleo ha tenido su origen en el trabajo a tiempo parcial, que está estrechamente vinculado a las tendencias de más largo plazo de aumento de la oferta de trabajo femenino y del colectivo de edades más avanzadas, así como de persistente concentración del crecimiento del empleo en el sector servicios[5]. De cara al futuro, la escasez de mano de obra en algunos países y sectores previsiblemente contribuirá a una moderación de estas tendencias sostenidas.

El déficit público sigue reduciéndose, pero persisten las diferencias en la distribución de los riesgos

La ratio de déficit de las Administraciones Públicas de la zona del euro descendió, debido principalmente a una evolución cíclica favorable

La ratio de déficit de las Administraciones Públicas de la zona del euro continuó descendiendo en 2018 y se situó en el 0,6 % del PIB, un nivel raramente observado desde el inicio de la Unión Económica y Monetaria (UEM) en 1999 (véase gráfico 7). Como ha sucedido en los últimos años, la reducción del déficit en términos agregados obedeció en gran medida a la evolución cíclica favorable, unida a la disminución del gasto por intereses a medida que los vencimientos de deuda de elevado coste fueron sustituyéndose por deuda nueva emitida a tipos de interés más bajos. La orientación de la política fiscal de la zona del euro[6] fue neutral, en líneas generales, en 2018, aunque el agregado de la zona ocultaba importantes diferencias entre países, ya que los cuantiosos ingresos extraordinarios obtenidos en algunos países compensaron, en conjunto, la relajación procíclica de la política fiscal en países vulnerables.

Gráfico 7

Saldo presupuestario de las Administraciones Públicas y orientación de la política fiscal

(porcentaje del PIB)

Fuentes: Eurostat y cálculos del BCE.

En un contexto de expansión de la actividad económica, la disminución del déficit público contribuyó a que la deuda bruta en términos de PIB continuara descendiendo, desde el 86,6 % de 2017 hasta el 84,8 % en 2018. Aunque se prevé que la ratio de deuda también se reduzca en los próximos años, se ha de tener en cuenta que sigue siendo significativamente superior a la registrada al inicio de la UEM. Los altos niveles de deuda constituyen un factor de vulnerabilidad, especialmente en países que adolecen de un bajo crecimiento del producto potencial y se enfrentan a crecientes retos demográficos (véase recuadro 1). Estos países tendrían un margen de maniobra limitado para ajustar las políticas fiscales en caso de que se produjera un deterioro de la actividad económica o un incremento del gasto por intereses. Así pues, sería aconsejable que los países vulnerables recuperen margen de maniobra ahora que la situación económica lo permite.

Recuadro 1
El envejecimiento de la población y su impacto fiscal

El envejecimiento de la población constituye un reto para la sostenibilidad de las finanzas públicas de la zona del euro. Las sociedades están envejeciendo, ya que las personas viven más tiempo y tienen menos hijos. Este cambio demográfico se ve bien reflejado en el incremento de la tasa de dependencia de los mayores, que muestra el número de personas de 65 años o más en relación con la población en edad de trabajar. Según las proyecciones de Eurostat, esta ratio se incrementará desde el 31 % de 2016 hasta el 52 % en 2070 en la zona del euro en su conjunto. El grueso de este aumento se materializará en las dos próximas décadas, a medida que la generación del baby boom entre en la edad de jubilación. Aunque el envejecimiento de la población también puede tener importantes repercusiones macroeconómicas adversas, por ejemplo, para la productividad, la población activa y el tipo de interés real de equilibrio, este recuadro se centra únicamente en su impacto fiscal.

El envejecimiento de la población tendrá un impacto significativo sobre las finanzas públicas en las próximas décadas. El gasto público asociado al envejecimiento en la zona del euro, que ascendía a una cuarta parte del PIB en 2016, es ya elevado en comparación internacional. Según las proyecciones del informe sobre el envejecimiento de 2018 (The 2018 Ageing Report), este gasto seguirá aumentando hasta situarse en el 28 % del PIB en 2040 y descenderá ligeramente, hasta el 27 %, para 2070 (véase gráfico A)[7]. Esta imagen global oculta una heterogeneidad considerable entre países. Los cambios proyectados en el gasto total relacionado con el envejecimiento oscilan entre un incremento de 12,9 puntos porcentuales del PIB en Luxemburgo y una reducción de 6,4 puntos porcentuales del PIB en Grecia durante el período 2016-2070[8]. En ausencia de medidas, el incremento del gasto asociado al envejecimiento plantearía un reto para la sostenibilidad de las finanzas públicas ya a medio plazo, especialmente en países en los que los niveles de deuda pública son elevados en la actualidad (véase gráfico B). Sin embargo, se prevé que, en algunos países en particular en Francia, Italia y España, las presiones de costes derivadas del envejecimiento disminuyan para 2070, tras registrar máximos a medio plazo (véase gráfico A).

Gráfico A

Gasto total asociado al envejecimiento de la población en la zona del euro

(porcentaje del PIB)

Fuente: 2018 Ageing Report.

Gráfico B

Presiones sobre el gasto asociado al envejecimiento de la población y niveles de deuda actuales en los distintos países

(eje de abscisas: ratio de deuda pública en relación con el PIB en 2017; eje de ordenadas: variación del gasto total asociado al envejecimiento en porcentaje del PIB, 2016-2040)

Fuentes: 2018 Ageing Report y Eurostat.
Nota: Se excluye a Grecia por ser un valor atípico con una ratio de deuda pública/PIB del 176,1 % en 2017 y una disminución del gasto total relacionado con el envejecimiento del 4,6 % del PIB.

El gasto público afectado por el envejecimiento incluye, en particular, el destinado a las pensiones, así como a la atención sanitaria y los cuidados de larga duración. Dado que hay un número creciente de beneficiarios de los sistemas públicos de pensiones frente a un número cada vez menor de cotizantes, los déficits de los sistemas de pensiones y, en última instancia, de los saldos presupuestarios totales, se incrementarán si no se ajustan los parámetros. Además, se prevé que los sistemas sanitarios y de cuidados de larga duración lastren las finanzas públicas en las próximas décadas, dado que estos servicios se financian mayoritariamente a través de sistemas públicos. El impacto del envejecimiento sobre los ingresos públicos no es tan directo, ya que sus efectos sobre las distintas bases impositivas (por ejemplo, sobre el consumo, las rentas del trabajo y el capital) pueden compensarse entre sí y además se espera que varíen con el tiempo.

Para captar parte de la incertidumbre que acompaña a las proyecciones de gasto asociado al envejecimiento, el informe sobre el envejecimiento incluye varios análisis de sensibilidad y escenarios de riesgo adversos, que de hecho apuntan a mayores presiones de costes (véase gráfico C). Un escenario de riesgo contempla un aumento de los costes relacionados con la atención sanitaria y los cuidados de larga duración, debido a un incremento en el uso de equipos médicos de alto coste y una mayor convergencia al alza de los niveles de vida. En este escenario, el crecimiento del gasto total asociado al envejecimiento sería más de dos veces superior al previsto en el escenario base al final del horizonte de proyección (2070). Una tasa de crecimiento de la productividad total de los factores (PTF) inferior a la utilizada en las proyecciones de referencia también implicaría unos costes considerablemente más elevados a largo plazo.

Gráfico C

Escenarios de gasto asociado al envejecimiento en la zona del euro

(porcentaje del PIB)

Fuente: 2018 Ageing Report.
Notas: El escenario de riesgo basado en la productividad total de los factores (PTF) contempla la convergencia hacia una tasa de crecimiento de la PTF más baja en 2070 (es decir, del 0,8 % en lugar del 1 %). En el escenario de riesgo del AWG se prevé un aumento de la elasticidad-renta del gasto sanitario (debido a la mayor utilización de tecnologías médicas de alto coste) y unos costes más elevados de los cuidados de larga duración (por la ampliación de la cobertura de los beneficiarios de estos cuidados y la convergencia al alza de los niveles de vida reales).

Para abordar futuras presiones sobre el gasto asociado al envejecimiento, la mayoría de los países de la zona del euro han acometido reformas de los sistemas de pensiones en los últimos años, complementándolas en algunos casos con reformas de carácter más limitado de los sistemas de atención sanitaria y de cuidados de larga duración. Tales reformas fueron consecuencia, en particular, de las dudas sobre la sostenibilidad de las finanzas públicas suscitadas por la crisis de la deuda soberana. Las reformas de las pensiones fueron particularmente sustanciales en los países sujetos a programas de ajuste macroeconómico. Aunque estas reformas han contribuido a que los países puedan contener, en cierta medida, los riesgos que amenazan la sostenibilidad de las pensiones, más recientemente, el ritmo de aplicación de las reformas se ha estancado y, en algunos casos, incluso se ha dado marcha atrás en los esfuerzos de reforma o existe un riesgo considerable de que se produzca una reversión.

De cara al futuro, los países que ya presentan niveles de deuda pública elevados, en particular, han de protegerse frente a los próximos desafíos demográficos. Para contener las posibles presiones sobre el gasto procedentes de los sistemas de seguridad social, los países deberían acometer reformas adicionales en caso de que no constituyan colchones fiscales, mientras que se deberían evitar reversiones en las reformas. En términos de medidas concretas, las necesidades de reforma pueden variar de unos países a otros, reflejando también las diferencias existentes en cuanto al punto de partida y las preferencias sociales. De hecho, es posible que algunos países sean partidarios de potenciar los sistemas privados de pensiones por encima de los niveles actuales. Otros países podrían inclinarse por vincular la edad de jubilación a la esperanza de vida manteniendo la ratio de prestaciones por pensiones del sistema. Otros, sin embargo, podrían optar por elevar los tipos de cotización, aunque esto podría imponer una elevada carga a las generaciones más jóvenes. Estas opciones no son excluyentes entre sí y pueden combinarse. Al diseñar reformas de los sistemas de pensiones también es importante tener en cuenta sus posibles implicaciones para la oferta de trabajo y el funcionamiento de la economía, ya que para alcanzar un mayor bienestar social es esencial aumentar los niveles de crecimiento potencial. Idealmente, las reformas de los sistemas de pensiones deberían complementarse con reformas del mercado laboral que promuevan, en particular, la participación de los trabajadores de más edad. Por último, un reto importante para los responsables de la política fiscal es evitar que se genere incertidumbre en relación con el riesgo de que se produzca una reversión de las reformas que menoscabe la sostenibilidad de las finanzas públicas.

El menor grado de cumplimiento del PEC se ha observado en los países más vulnerables

En vista de ello, resulta preocupante que el menor grado de cumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) se observe en los países más vulnerables a perturbaciones. De hecho, las proyecciones de la Comisión Europea apuntan a que, en 2018, la mayoría de los países que no han alcanzado aún situaciones presupuestarias saneadas incumplieron los compromisos adquiridos en el marco del PEC. De los siete países de la zona del euro que, según la Comisión, corren el riesgo de haberse desviado de las exigencias del componente preventivo del PEC en 2018, cuatro —Bélgica, Francia, Italia y Portugal— tienen una ratio de deuda superior al 90 % del PIB. Además, aunque se prevé que España, el único país sujeto a un procedimiento de déficit excesivo (PDE) en 2018, cumpla el plazo de corrección establecido en el PDE (2018), este logro oculta un déficit estructural abultado y creciente, contrariamente a la mejora recomendada. Por otra parte, en la evaluación de la Comisión Europea se indica que solo diez países tienen previsto cumplir con el PEC atendiendo a los proyectos de planes presupuestarios para 2019, y resulta especialmente preocupante que la mayoría de los países con ratios de deuda elevadas no se encuentren en este grupo.

El impulso reformista en la zona del euro sigue siendo débil

Los avances en las reformas se han estancado; ninguna de las REP de 2017 se ha aplicado plenamente

Las recomendaciones específicas por país (REP) proporcionan orientaciones de política a cada país sobre cómo potenciar el crecimiento económico y la capacidad de resistencia, al tiempo que se mantienen unas finanzas públicas saneadas. Las REP son aprobadas conjuntamente por los Estados miembros en el Consejo Europeo. Al igual que el año anterior, la Comisión concluyó que solo se habían realizado «algunos» avances o avances «limitados» en la aplicación de la inmensa mayoría (más del 90 %) de las recomendaciones de reforma dirigidas a los países de la zona del euro en 2017, mientras que ninguna se había aplicado plenamente (véase gráfico 8)[9].

Gráfico 8

Aplicación de las recomendaciones específicas por los países de la zona del euro

Fuentes: Cálculos del BCE basados en los informes por país de la Comisión Europea.
Notas: En el gráfico se muestra la aplicación de las REP a nivel de subapartados en cada año según la evaluación de la Comisión Europea que se recoge en el respectivo informe por país publicado el año siguiente. «Aplicadas plenamente»: el Estado miembro ha aplicado todas las medidas necesarias para seguir adecuadamente la REP. «Avances importantes»: el Estado miembro ha adoptado medidas que están decididamente orientadas al cumplimiento de la REP y que se han aplicado en su mayoría. «Algunos avances»: el Estado miembro ha adoptado medidas que responden en parte a la REP y/o ha adoptado medidas que responden a la REP, pero aún son necesarios esfuerzos considerables para su pleno cumplimiento, dado que solo se ha aplicado un número reducido de las medidas adoptadas. «Avances limitados»: el Estado miembro ha anunciado la adopción de ciertas medidas, aunque estas solo tienen en cuenta la REP de forma limitada, y/o ha presentado actos no legislativos, sin que se les haya dado el seguimiento necesario, en términos de puesta en práctica. «Ningún avance»: el Estado miembro no ha anunciado ni adoptado de forma creíble medidas para seguir la REP. No se incluyen las REP relacionadas con la aplicación del PEC.

Unas reformas estructurales bien diseñadas podrían reportar beneficios sustanciales a los ciudadanos de la zona del euro a través de un crecimiento mayor y más inclusivo del empleo y de la renta. Un análisis reciente del Eurosistema muestra que hay muchas oportunidades para acometer reformas que potencien simultáneamente la capacidad de resistencia, el crecimiento a largo plazo y la equidad social[10]. Un ejemplo de ello son las reformas que abordan la «búsqueda de rentas», concretamente las dirigidas a aumentar la competencia en los mercados de productos y la calidad de las instituciones públicas. Del mismo modo, las políticas de apoyo a la educación y la formación continua no solo mejoran las perspectivas de crecimiento a largo plazo de una economía, sino también las oportunidades de empleo de grupos vulnerables de la sociedad.


1.3 La inflación en una senda ascendente

La inflación general de la zona del euro medida por el Índice Armonizado de Precios de Consumo (IAPC) aumentó hasta situarse, en promedio, en el 1,7 % en 2018, desde el 1,5 % registrado el año anterior. Este avance reflejó principalmente la mayor contribución de los precios de la energía y, en menor grado, de los precios de los alimentos. En cambio, la aportación de la inflación subyacente medida por el IAPC, excluidos la energía y los alimentos, apenas varió y se mantuvo contenida, fluctuando básicamente en torno al 1 % durante el año (véase gráfico 9).

Gráfico 9

Inflación medida por el IAPC y contribuciones por componentes

(tasas de variación interanual; contribuciones en puntos porcentuales)

Fuentes: Eurostat y cálculos del BCE.

La evolución de los precios de la energía afectó considerablemente al perfil de la inflación medida por el IAPC durante el año. Como consecuencia de la subida de los precios del petróleo, la inflación de la energía registró un fuerte incremento entre abril y julio, y a partir de entonces permaneció en tasas de variación interanual elevadas (en octubre de 2018 alcanzó un máximo de casi el 11 %). Por tanto, la contribución del componente energético a la inflación general aumentó desde 0,2 puntos porcentuales en el primer trimestre de 2018 hasta situarse en 0,9 puntos porcentuales y 0,8 puntos porcentuales en los dos últimos trimestres del año. La evolución de los precios de los alimentos no elaborados influyó también en este perfil intraanual de la inflación, debido a los acusados incrementos de las tasas de variación interanual de los precios de las frutas y hortalizas en los meses de verano relacionados con las condiciones meteorológicas, aumentos que revirtieron en los últimos meses del año. Ello se tradujo en una contribución de los alimentos no elaborados a la inflación general que pasó de cero en el primer trimestre de 2018 a superar los 0,2 puntos porcentuales en septiembre, antes de disminuir ligeramente en el último trimestre del año.

La inflación, excluidos la energía y los alimentos, se mantuvo contenida

La inflación medida por el IAPC, excluidos la energía y los alimentos, no varió con respecto a 2017 y, al igual que otras medidas de inflación subyacente, se mantuvo estable, en términos generales, durante el año, sin mostrar una tendencia definida[11]. Sin embargo, si se excluyen también los componentes más volátiles, en concreto, a los artículos de vestir y los servicios relacionados con turismo y viajes, esta medida de inflación subyacente aumentó.

La evolución bastante contenida de la inflación medida por el IAPC, excluidos la energía y los alimentos, se reflejó en los dos componentes principales, concretamente los bienes industriales no energéticos y los servicios. La tasa de variación de los precios del primer componente mostró cierta volatilidad y descendió hasta septiembre de 2018; posteriormente, experimentó un leve repunte hasta situarse en el 0,4 % en 2018, igual que en 2017. Según los indicadores de las presiones inflacionistas en distintas etapas del proceso de formación de precios, la tasa de variación interanual de los precios industriales de las ventas interiores de bienes de consumo, excluidos los alimentos, y la de los precios de importación de estos bienes aumentaron durante 2018. En el caso de los precios de importación, esta evolución se debió fundamentalmente a la progresiva disminución del efecto de la apreciación del euro en 2017, mientras que en el de los precios industriales probablemente fue resultado del crecimiento de los costes de los inputs y los volúmenes de ventas minoristas. La inflación de los precios de los servicios se mantuvo en general sin variación, en el 1,3 %, en 2018, y permaneció claramente por debajo de su media de largo plazo. En el último trimestre de 2018 se observó una leve recuperación de la tasa de variación interanual de estos precios, pero fue atribuible, en gran medida, al efecto de base de la evolución bastante débil de la inflación de los servicios durante los mismos meses de 2017. En conjunto, la tasa de avance de los precios de los servicios, que tienen un componente elevado de costes laborales, aún no ha reflejado el repunte del crecimiento salarial.

La tasa de crecimiento interanual de la remuneración por asalariado siguió aumentando

Las presiones de costes de origen interno, medidas por el crecimiento del deflactor del PIB, se mantuvieron constantes en los tres primeros trimestres de 2018, ligeramente por encima de la tasa alcanzada en el segundo semestre de 2017 (véase gráfico 10). La tasa de crecimiento interanual de la remuneración por asalariado, que registró un mínimo a mediados de 2016, continuó aumentando en 2018 y en el tercer trimestre se situó en el 2,5 %, por encima de su media histórica del 2,1 % (desde 1999). En conjunto, el repunte del crecimiento salarial reflejó la mejora de las condiciones del mercado de trabajo (véase sección 1.2) y la desaparición gradual de los factores que habían contribuido a contener el incremento de los salarios en el pasado, tales como el impacto de la baja inflación registrada anteriormente como resultado de mecanismos de indexación formales e informales y los efectos de las reformas laborales emprendidas en algunos países durante la crisis financiera. En un entorno de demanda moderadamente favorable, el crecimiento más elevado de los salarios se tradujo en un mayor avance de los costes laborales unitarios, aunque su impacto sobre las presiones de costes de origen interno se vio mitigado por la evolución de los beneficios (medidos en términos del excedente bruto de explotación), que han disminuido en los últimos trimestres, lo que reflejó, en parte, el efecto negativo del deterioro de la relación real de intercambio asociado a la subida de los precios del petróleo[12].

Gráfico 10

Descomposición del deflactor del PIB

(tasas de variación interanual; contribuciones en puntos porcentuales)

Fuentes: Eurostat y cálculos del BCE.

En 2018, las expectativas de inflación a largo plazo se situaron ligeramente por encima de las de 2017. Los indicadores de las expectativas de inflación dentro de cinco años obtenidas de la encuesta a expertos en previsión económica del BCE se mantuvieron sin cambios en el 1,9 % durante varios trimestres sucesivos, ligeramente por encima del nivel observado en 2017. Los indicadores de mercado de las expectativas de inflación a largo plazo, como el tipo swap de inflación a cinco años dentro de cinco años, mostraron cierta volatilidad, ya que disminuyeron hacia el final del año aunque, en promedio, no variaron con respecto a 2017.


1.4 Las favorables condiciones de financiación sustentaron el crecimiento monetario y crediticio

En 2018, los mercados financieros de la zona del euro se vieron influidos por las incertidumbres sobre las perspectivas económicas globales y de la zona del euro, así como por el clima de huida del riesgo inducido por las políticas aplicadas, en particular en relación con el Brexit, el proteccionismo comercial y la incertidumbre en torno a la orientación de la política fiscal del Gobierno italiano. Los tipos de interés del mercado monetario y los rendimientos de los bonos a largo plazo se mantuvieron en niveles muy bajos, gracias, en parte, a que el BCE siguió aplicando una política monetaria acomodaticia. Las condiciones de financiación favorecieron la inversión empresarial, al tiempo que la riqueza de los hogares respaldó el consumo privado. El crecimiento monetario se redujo, mientras que el crecimiento del crédito al sector privado siguió aumentando.

Los rendimientos de la deuda pública de la zona del euro se mantuvieron prácticamente sin variación

Los rendimientos de la deuda pública de la zona del euro se mantuvieron prácticamente sin variación en 2018, pese a que se incrementaron ligeramente hacia finales del año (véase gráfico 11). Esta evolución fue consecuencia, en gran parte, de los efectos de contagio de la retirada gradual de la orientación acomodaticia de la política monetaria en Estados Unidos, así como de la ampliación de los diferenciales italianos, que hasta el momento solo había afectado de forma limitada a otros mercados de deuda soberana de la zona del euro. La media ponderada por el PIB de los rendimientos de la deuda soberana a diez años de la zona del euro se situó en el 1,01 % el 31 de diciembre de 2018, básicamente sin cambios con respecto a la media de 2017. Los diferenciales de rendimiento de la deuda soberana a diez años de los países de la zona del euro con respecto al bono alemán al mismo plazo aumentaron moderadamente, en el entorno de incertidumbre imperante en relación con las políticas fiscales.

Gráfico 11

Rendimientos de la deuda soberana a diez años de la zona del euro, Estados Unidos y Alemania

(porcentajes; datos diarios)

Fuentes: Bloomberg, Thomson Reuters Datastream y cálculos del BCE.
Notas: Los datos de la zona del euro se refieren a la media ponderada por el PIB de los rendimientos de la deuda soberana a diez años. Las últimas observaciones corresponden al 31 de diciembre de 2018.

Los precios de las acciones de la zona del euro disminuyeron de forma significativa

Los precios de las acciones de la zona del euro disminuyeron de forma significativa en 2018, en un entorno de aumento de las tensiones a escala mundial, de incertidumbre política en Italia y de normalización gradual de la orientación acomodaticia de la política monetaria en las economías avanzadas (véase gráfico 12). Más concretamente, el índice amplio de los precios de las acciones de las sociedades no financieras (SNF) de la zona del euro retrocedió un 12,6 % a lo largo de 2018, mientras que el índice de las cotizaciones del sector bancario de la zona cayó un 33,3 %. Las cotizaciones de las SNF se mostraron más resistentes en Estados Unidos que en la zona del euro debido al fuerte impulso macroeconómico, que estuvo relacionado, en parte, con el estímulo fiscal de carácter procíclico.

Gráfico 12

Índices bursátiles de la zona del euro y de Estados Unidos

(índice: 1 de enero de 2017 = 100)

Fuente: Thomson Reuters Datastream.
Notas: Para la zona del euro se muestran los índices EURO STOXX Banks (entidades de crédito) y Datastream (sociedades no financieras), y para Estados Unidos, el S&P Banks (entidades de crédito) y el Datastream (sociedades no financieras). Las últimas observaciones corresponden al 31 de diciembre de 2018.

Las condiciones de financiación respaldaron la inversión empresarial

En conjunto, las favorables condiciones de financiación de las SNF continuaron respaldando la inversión empresarial en 2018, aunque los flujos de financiación externa de estas sociedades disminuyeron ligeramente (véase gráfico 13). Esta disminución reflejó, sobre todo, una moderación de «otras» fuentes de financiación, incluidos los préstamos entre empresas relacionadas y el crédito comercial. Al mismo tiempo, las emisiones netas de acciones cotizadas, de acciones no cotizadas y de otras participaciones se redujeron por el efecto de factores especiales y por el coste relativamente elevado de la financiación mediante acciones. Pese a que los diferenciales de los bonos corporativos aumentaron en el transcurso de 2018, las emisiones de valores representativos de deuda siguieron estando apoyadas por el programa de compras de bonos corporativos (CSPP, por sus siglas en inglés) introducido en junio de 2016 (véase recuadro 3). Además, la tasa de crecimiento interanual de los préstamos bancarios concedidos a las SNF se incrementó de nuevo en 2018. La recuperación del crecimiento de los préstamos se ha sustentado en la significativa reducción de los tipos de interés del crédito bancario en toda la zona del euro desde mediados de 2014 (véase sección 2.1), que continuó en 2018. Esta evolución se debió en gran parte a las medidas de política monetaria no convencionales del BCE, que se han traducido en una mejora general de la oferta y la demanda de préstamos bancarios. Además, las entidades de crédito han avanzado en el saneamiento de sus balances, aunque el volumen de préstamos dudosos (NPL) sigue siendo elevado en algunos países.

Gráfico 13

Flujos netos de financiación externa de las sociedades no financieras de la zona del euro

(flujos anuales; mm de euros)

Fuentes: Eurostat y BCE.
Notas: «Otros préstamos» incluye préstamos de entidades distintas de IFM (otras instituciones financieras, empresas de seguros y fondos de pensiones) y del resto del mundo. Los préstamos de IFM y de entidades distintas de IFM están corregidos por titulizaciones y otras transferencias. «Otros» es la diferencia entre el total y los instrumentos incluidos en el gráfico, y comprende préstamos entre empresas relacionadas y crédito comercial. Las últimas observaciones corresponden al tercer trimestre de 2018.

La riqueza de los hogares sustentó el consumo privado

Por lo que respecta a los hogares, su riqueza neta se incrementó en los tres primeros trimestres de 2018, sustentando así el consumo privado. En particular, el alza sostenida de los precios de la vivienda se tradujo en sustanciales ganancias por valoración en los activos inmobiliarios de los hogares. Al mismo tiempo, las caídas de las cotizaciones generaron pérdidas por valoración en los activos financieros de este sector. Aunque la tasa de crecimiento interanual de los préstamos bancarios a hogares para adquisición de vivienda se mantuvo en niveles moderados desde una perspectiva histórica, la concesión de préstamos fue intensa[13]. La deuda bruta de los hogares —medida en porcentaje de la renta disponible bruta nominal de este sector— se situó muy por encima de su media anterior a la crisis.

El crecimiento de M3 se apoyó cada vez más en el crecimiento del crédito

En conjunto, el crecimiento de los préstamos al sector privado mantuvo la tendencia gradual al alza observada desde principios de 2014. La tasa de avance interanual de los préstamos concedidos por las instituciones financieras monetarias (IFM) al sector privado (ajustados de titulizaciones, otras transferencias y centralización nocional de tesorería [notional cash pooling]) aumentó hasta el 3,4 % en diciembre de 2018, desde el 2,9 % registrado en diciembre del año anterior (véase gráfico 14). Por tanto, el crecimiento del crédito se consolidó como importante factor impulsor del avance del agregado monetario amplio (véanse las partes de color azul de las barras del gráfico 15) que, no obstante, se moderó en comparación con el ritmo constante de alrededor del 5 % observado desde mediados de 2015 (véase gráfico 14). El crecimiento interanual de M3 se situó en el 4,1 % en diciembre de 2018, frente al 4,6 % del final de 2017. La reducción de las compras netas de activos del Eurosistema (de 80 mm a 60 mm de euros en abril de 2017, a 30 mm de euros en enero de 2018 y a 15 mm de euros en octubre del mismo año, y su posterior cese a finales de diciembre de 2018) ha atenuado el impacto positivo del programa de compra de activos en el crecimiento de M3 (véanse las partes de color rojo de las barras del gráfico 15). Al mismo tiempo, las ventas netas de deuda pública por parte de las IFM de la zona del euro, excluido el Eurosistema, frenaron el crecimiento del agregado monetario amplio (véanse las partes de color verde claro de las barras del gráfico 15). Pese a la ampliación del diferencial de tipos con respecto a los activos de fuera de la zona del euro, la contribución de los activos exteriores netos pasó a ser positiva, en términos netos, en octubre de 2018 (véase las partes de color amarillo de las barras del gráfico 15).

Gráfico 14

M3 y préstamos al sector privado

(tasas de variación interanual)

Fuente: BCE.

Gráfico 15

M3 y sus contrapartidas

(tasas de variación interanual; contribuciones en puntos porcentuales; datos ajustados de efectos estacionales y de calendario)

Fuente: BCE.
Notas: El crédito al sector privado incluye los préstamos concedidos por las IFM al sector privado y las tenencias de las IFM de valores representativos de deuda emitidos por el sector privado de la zona del euro, excluidas IFM. Por tanto, también comprende las adquisiciones de valores representativos de deuda del sector privado, excluidas las IFM, realizadas por el Eurosistema en el marco del CSPP. Las últimas observaciones corresponden a diciembre de 2018.

El crecimiento de M3 se sustentó en el de los depósitos a la vista

El crecimiento de M3 siguió estando impulsado por los componentes más líquidos, dado el bajo coste de oportunidad de mantener depósitos líquidos en un entorno caracterizado por tipos de interés muy reducidos y un perfil plano de la curva de rendimientos. El avance de M1, que se vio favorecido por el elevado crecimiento de los depósitos a la vista de los hogares y de las sociedades no financieras, también se redujo y se situó en el 6,6 % en diciembre de 2018, frente al 8,7 % de diciembre de 2017.


2 La paciencia, la prudencia y la perseverancia siguen siendo fundamentales para la política monetaria

Como consecuencia de los sustanciales avances realizados hacia un ajuste sostenido de la inflación, así como de la fortaleza subyacente de la economía de la zona del euro y del firme anclaje de las expectativas de inflación, el ritmo de las compras netas mensuales de activos efectuadas en el marco del programa de compra de activos (APP, por sus siglas en inglés) se redujo gradualmente a lo largo de 2018 y al final del año se puso fin a las mismas. Con todo, la política monetaria siguió requiriendo paciencia, prudencia y perseverancia, y mantuvo el amplio grado de acomodación necesario para asegurar la convergencia continuada de la inflación a niveles inferiores, aunque próximos, al 2 % a medio plazo. Las compras netas residuales de activos, el considerable volumen de activos adquiridos y las reinversiones asociadas, así como la política de forward guidance sobre los tipos de interés oficiales del BCE —que se mantuvieron en mínimos históricos— contribuyeron a la orientación acomodaticia. Al final de 2018, los activos relacionados con operaciones de política monetaria representaban el 72 % del balance del Eurosistema, que alcanzó un máximo histórico de 4,7 billones de euros. El marco de gestión de riesgos del BCE continuó mitigando los riesgos relacionados con el elevado tamaño del balance.


2.1 Eliminación gradual de las compras netas de activos manteniendo un amplio grado de acomodación de la política monetaria

El ritmo de las compras netas mensuales de activos efectuadas en el marco del APP se redujo desde principios de 2018, debido a una expansión económica cada vez más robusta y generalizada

Al final de 2017, la economía de la zona del euro registraba una expansión cada vez más robusta y generalizada. La fortaleza de la demanda externa contribuyó al crecimiento y la creciente demanda interna sustentó la expansión, favorecida por las mejoras del empleo y el aumento de la riqueza de los hogares y de la rentabilidad empresarial, así como por unas condiciones de financiación muy favorables. Las presiones inflacionistas subyacentes continuaron siendo moderadas, si bien la absorción continuada de capacidad ociosa de la economía hizo que aumentara la confianza en un ajuste sostenido de la senda de inflación. Por ello, en octubre de 2017, el Consejo de Gobierno anunció su intención de reducir los volúmenes mensuales de compras del APP desde principios de 2018.

En consecuencia, el ritmo de las compras netas mensuales de activos en el marco del APP se redujo de 60 mm de euros a 30 mm de euros en enero de 2018. El Consejo de Gobierno preveía que el nuevo ritmo mensual de las compras se mantendría hasta el final de septiembre de 2018, o hasta una fecha posterior si fuera necesario y, en todo caso, hasta que observara un ajuste sostenido de la senda de inflación hacia niveles inferiores, aunque próximos, al 2 % a medio plazo.

Los bajos tipos de interés oficiales, las compras netas de activos y la reinversión de los pagos de principal de los valores adquiridos siguieron contribuyendo a mantener un amplio grado de acomodación monetaria

Al mismo tiempo, las perspectivas económicas y la senda de inflación siguieron estando supeditadas al apoyo continuado de las medidas de política monetaria del Consejo de Gobierno. El apoyo monetario necesario procedió de las compras netas de activos. Por otra parte, los tipos de interés de las operaciones principales de financiación, de la facilidad marginal de crédito y de la facilidad de depósito se mantuvieron sin variación en el 0,00 %, el 0,25 % y el −0,40 %, respectivamente (véase gráfico 16). El estímulo monetario se vio respaldado adicionalmente por la política de forward guidance del Consejo de Gobierno: se esperaba que los tipos de interés oficiales se mantuvieran en los niveles vigentes durante un período prolongado de tiempo, que superaría con creces el horizonte de las compras netas de activos. Además, el Consejo de Gobierno tenía intención de reinvertir el principal de los valores adquiridos en el marco del APP según fuesen venciendo, durante un período prolongado tras el final de las compras netas de activos y, en todo caso, durante el tiempo que fuera necesario.

Gráfico 16

Tipos de interés oficiales del BCE

(porcentajes)

Fuente: BCE.
Nota: Las últimas observaciones corresponden al 31 de diciembre de 2018.

A pesar de que el crecimiento se moderó ligeramente con respecto a la fuerte expansión registrada en 2017 como consecuencia de la caída de la demanda de exportaciones, la demanda interna continuó siendo sólida, contribuyendo a la expansión generalizada de la economía de la zona del euro durante la primera mitad de 2018. Aunque los riesgos de aumento de la volatilidad en los mercados financieros y las incertidumbres relacionadas con factores globales, entre ellos el proteccionismo, habían cobrado mayor relevancia, los riesgos para las perspectivas de crecimiento de la zona se mantuvieron, en general, equilibrados.

Los elevados niveles de utilización de la capacidad productiva, el tensionamiento de los mercados de trabajo y el mayor crecimiento de los salarios contribuyeron a un nuevo aumento de las presiones inflacionistas internas. Las medidas de inflación subyacente se mantuvieron, en general, en niveles moderados, pero se incrementaron con respecto a los mínimos registrados anteriormente. Las proyecciones macroeconómicas de los expertos del Eurosistema de junio de 2018 fueron acordes con una convergencia gradual de la inflación hacia niveles inferiores, aunque próximos, al 2 % a medio plazo. Mientras tanto, la incertidumbre en torno a las perspectivas de inflación se redujo de forma significativa y el riesgo de deflación desapareció.

Confianza en la convergencia sostenida de la inflación

En su reunión de junio, el Consejo de Gobierno consideró que el progreso hacia un ajuste sostenido en la inflación había sido sustancial. La fortaleza subyacente de la economía de la zona del euro, junto con unas expectativas de inflación firmemente ancladas, ofreció motivos para confiar en que la convergencia sostenida de la inflación continuaría, incluso después del cese gradual de las compras netas de activos.

En este contexto, en la citada reunión, el Consejo de Gobierno decidió confirmar que el Eurosistema seguiría realizando compras netas de activos en el marco del APP por importe de 30 mm de euros al mes hasta el final de septiembre de 2018. Además, preveía que, posteriormente, siempre que los nuevos datos confirmaran sus perspectivas de inflación a medio plazo, las compras netas mensuales se reducirían a 15 mm de euros en el período comprendido entre octubre y diciembre, así como que después finalizarían.

La renovada comunicación de la política preservó el estímulo monetario

Al mismo tiempo, en vista de la incertidumbre imperante, la paciencia, la prudencia y la perseverancia continuaron siendo fundamentales, ya que las presiones inflacionistas subyacentes seguían estando supeditadas al mantenimiento de un grado muy sustancial de acomodación de la política monetaria. En consecuencia, se ofrecieron indicaciones (forward guidance) creíbles y eficaces sobre el uso de los demás instrumentos de política monetaria como una forma de prestar apoyo adicional a la convergencia sostenida de la inflación hacia el objetivo del BCE:

  • El Consejo de Gobierno reforzó su política de forward guidance sobre la evolución futura de los tipos de interés oficiales: se esperaba que estos tipos permanecieran en los niveles vigentes hasta al menos durante el verano de 2019 y, en todo caso, durante el tiempo que fuera necesario para asegurar la continuación de la convergencia sostenida de la inflación hacia niveles inferiores, aunque próximos, al 2 % a medio plazo. La incorporación a las orientaciones ofrecidas de un componente explícito basado en fechas y condicionado a la evolución de la economía proporcionó mayor claridad sobre la trayectoria futura de los tipos de interés oficiales, y contribuyó a un anclaje más firme de las expectativas sobre estos tipos con el fin de prestar apoyo a las condiciones financieras conducentes a una convergencia continuada de la inflación hacia el objetivo. El componente condicionado a la evolución de la economía de la política de forward guidance, que vinculaba de manera explícita la primera subida de los tipos de interés oficiales a que la inflación evolucionara por una senda de ajuste sostenido, era acorde con una estrategia de política monetaria de enfoque prospectivo y orientada al medio plazo, y reforzó la credibilidad del compromiso del Consejo de Gobierno con su objetivo de estabilidad de precios. Al mismo tiempo, las indicaciones más detalladas sobre los tipos de interés mantuvieron un grado adecuado de flexibilidad.
  • Por otra parte, se confirmaron las indicaciones sobre la reinversión de las amortizaciones del principal al vencimiento de los valores adquiridos en el marco del APP. El horizonte de reinversión se mantendría durante un período prolongado tras el final de las compras netas de activos y, en todo caso, durante el tiempo que fuera necesario para mantener unas condiciones de liquidez favorables y un amplio grado de acomodación monetaria.

En vista de las incertidumbres todavía imperantes y del aumento solo gradual de la inflación subyacente, la política monetaria siguió requiriendo paciencia, prudencia y perseverancia. Incluso si los flujos netos derivados del APP estuvieran llegando a su fin, la política monetaria tendría que mantener un amplio grado de acomodación. Mientras, la decisión de junio hizo que la atención pasara de centrarse en las compras netas de activos a poner el foco en los tipos de interés oficiales y en las indicaciones sobre su posible evolución futura como medio para señalar la orientación de la política monetaria. En resumen, la comunicación tuvo que encontrar un equilibrio entre anticipar la finalización de las compras netas de activos al final de 2018 y poner de relieve el compromiso continuado para proporcionar un estímulo monetario suficiente mientras fuera preciso.

Durante el otoño, la nueva información recibida apuntó a una evolución más débil de lo esperado, reflejo de la contención de la demanda externa, pero también de determinados factores relacionados con países y sectores específicos. Pese a que era probable que algunos de estos factores revertieran, otros podrían indicar una moderación del ritmo de crecimiento. Al mismo tiempo, la fortaleza subyacente de la demanda interna siguió sosteniendo la expansión de la economía de la zona del euro y el aumento gradual de las presiones inflacionistas. Las presiones de costes de origen interno continuaron fortaleciéndose y generalizándose, en un contexto de niveles elevados de utilización de la capacidad productiva y de tensionamiento de los mercados de trabajo, lo que impulsó al alza el crecimiento de los salarios. En conjunto, se consideró que los riesgos para las perspectivas de crecimiento seguían estando, en general, equilibrados. Con todo, el balance de riesgos se orientó a la baja como consecuencia de factores geopolíticos, de la amenaza del proteccionismo, de las vulnerabilidades observadas en las economías emergentes y de la volatilidad de los mercados financieros, que cobraron mayor importancia durante el verano y continuaban siendo relevantes en torno al final del año.

El APP concluyó, aunque fue preciso seguir aplicando una política monetaria muy acomodaticia

En diciembre, considerando la nueva información disponible, el Consejo de Gobierno revisó las perspectivas económicas y llegó a la conclusión de que la valoración global confirmaba, en general, las perspectivas de junio. La fortaleza subyacente de la demanda interna siguió respaldando la confianza en que la convergencia sostenida de la inflación hacia el objetivo del BCE continuaría y que se mantendría incluso después de la terminación de las compras netas de activos. Por ello, el Consejo de Gobierno consideró apropiado poner fin a las compras netas de activos en el marco del APP en diciembre de 2018, como había anticipado anteriormente. Al mismo tiempo, la continuación de la convergencia de la inflación siguió requiriendo una política monetaria paciente, prudente y perseverante. Por consiguiente, se ofrecieron indicaciones más detalladas sobre la reinversión. Concretamente, el Consejo de Gobierno indicó que tenía intención de seguir reinvirtiendo íntegramente el principal de los valores adquiridos en el marco de este programa según fueran venciendo durante un período prolongado tras la fecha en la que comenzara a subir los tipos de interés oficiales del BCE y, en todo caso, durante el tiempo que fuera necesario para mantener unas condiciones de liquidez favorables y un amplio grado de acomodación monetaria. La vinculación del horizonte de las reinversiones a la subida de los tipos de interés confirmó que los tipos de interés oficiales del BCE y las indicaciones asociadas sobre su posible evolución futura seguirían siendo el principal instrumento para ajustar la orientación de la política monetaria en el futuro. Las indicaciones relativas a los tipos de interés, reforzadas por la reinversión del considerable volumen de activos adquiridos, proporcionaría el grado necesario de acomodación para una convergencia sostenida de la inflación hacia niveles inferiores, aunque próximos, al 2 % a medio plazo.

Las medidas de política monetaria continuaron garantizando unas condiciones de financiación muy favorables y contribuyendo a la expansión económica

Ejecución fluida de las compras netas de activos

La ejecución del APP continuó desarrollándose con fluidez, tanto en el marco del programa de compras de valores públicos (PSPP, por sus siglas en inglés) como en los programas de compra de activos del sector privado, que comprenden el programa de compras de bonos de titulización de activos (ABSPP, por sus siglas en inglés), el programa de compras de bonos corporativos (CSPP, por sus siglas en inglés) y el tercer programa de adquisiciones de bonos garantizados (CBPP3, por sus siglas en inglés). Los volúmenes mensuales de compras netas fueron, en promedio, acordes con los objetivos mensuales fijados por el Consejo de Gobierno, es decir, compras por importe de 30 mm de euros al mes de enero a septiembre y de 15 mm de euros al mes de octubre a diciembre (véase gráfico 17). Los volúmenes netos de activos adquiridos se situaron por debajo del objetivo mensual en agosto, como consecuencia de las fluctuaciones estacionales de la liquidez del mercado, pero esta disminución quedó compensada con unos volúmenes de compras ligeramente superiores durante el resto del año. Considerando los distintos países, las amortizaciones de los valores mantenidos en las carteras de los distintos programas provocaron variaciones considerables de las compras brutas mensuales. En general, las compras netas mensuales solo se desviaron marginalmente de los volúmenes fijados como objetivo en términos relativos. Al final del año, el saldo de las tenencias de valores del PSPP estaba en línea, en general, con la asignación por países prevista en función de la clave de capital. La implementación del PSPP no tuvo efectos adversos en las condiciones de liquidez de los mercados de deuda soberana de la zona del euro (véase recuadro 2). Las operaciones de financiación a plazo más largo con objetivo específico (TLTRO, por sus siglas en inglés) (véase sección 2.2) contribuyeron a las favorables condiciones de financiación y a la continuación del ajuste de la senda de inflación.

Gráfico 17

Compras netas mensuales de activos y amortizaciones en el marco del APP en 2018

(mm de euros)

Fuente: BCE.
Notas: Compras netas mensuales a su valor contable; importes de amortización mensuales. Los principales amortizados de los valores adquiridos en el marco del PSPP son reinvertidos por el Eurosistema de manera flexible y en el momento oportuno en el mes de vencimiento, siempre que sea posible, o en los dos meses posteriores, si las condiciones de liquidez del mercado lo justifican.

Recuadro 2
La liquidez de los mercados de deuda soberana de la zona del euro y la ejecución del programa de compras de valores públicos

La liquidez de los mercados de deuda soberana de la zona del euro es importante para la transmisión de la política monetaria del BCE. En concreto, un mercado líquido refuerza el vínculo entre las decisiones de política monetaria del BCE, la curva de rendimientos, los precios de los activos financieros en general, y el coste total de financiación y la asignación del capital en la economía. La necesidad de realizar un seguimiento estrecho de la liquidez de estos mercados ha aumentado desde la puesta en marcha del programa de compras de valores del sector público (PSPP, por sus siglas en inglés) del BCE, en cuyo marco el Eurosistema ha adquirido una proporción significativa del saldo vivo de la deuda soberana de la zona del euro. En este contexto, en este recuadro se presentan dos de los indicadores de liquidez de los mercados que son objeto de seguimiento periódico por parte del BCE. En general, estos indicadores sugieren que el efecto sobre la liquidez de los mercados de deuda soberana como consecuencia de la introducción del PSPP y de los cambios en el importe de las compras mensuales no fue significativa.

Un mercado líquido suele caracterizarse por el hecho de que la ejecución de una operación estándar tiene un impacto limitado en los precios. En otras palabras, un mercado líquido tiene libros de órdenes «profundos» que se reponen con rapidez tras la ejecución de una operación. En consecuencia, las variaciones que experimentarían los precios después de una operación serían mínimas y transitorias. Naturalmente, si se considera que una operación ejecutada proporciona nueva información sobre el valor fundamental del activo negociado, se produciría un ajuste proporcional de los precios de compra y de venta, pero el libro de órdenes en torno a los nuevos niveles de precios seguiría siendo profundo.

Habitualmente, los indicadores de liquidez de los mercados se centran en uno o varios aspectos del coste de las operaciones, de la profundidad y/o resistencia de los mercados. El indicador más simple es el diferencial entre cotizaciones de compra y de venta, que proporciona información sobre el coste que cabe esperar de una transacción. Se pueden construir indicadores más informativos combinando, por ejemplo, la información sobre el diferencial con la profundidad del libro de órdenes, que es un indicador del volumen de operaciones que el mercado puede absorber con holgura en un momento determinado. Las medidas de la profundidad de los mercados suelen basarse en información obtenida del libro de órdenes limitadas[14], en el que figuran los volúmenes y precios a disposición de los intermediarios en tiempo real. La resistencia es una función de la dinámica de los mercados, como cuánto tiempo tardan en reponerse los libros de órdenes después de ejecutar una operación, es decir, se centra en la dimensión temporal de la liquidez de mercado.

En este recuadro se analiza la liquidez de los mercados de deuda soberana de la zona del euro a partir de un indicador de liquidez basado en los libros de órdenes[15] y un indicador de liquidez basado en las operaciones ejecutadas[16]. Aunque estos indicadores se basan en conjuntos de datos de mercado diferentes (libros de órdenes limitadas y cotizaciones, respectivamente), se centran fundamentalmente en las dimensiones de coste y de profundidad de la liquidez.

Tanto el indicador basado en los libros de órdenes como el basado en las operaciones ejecutadas sugieren que la situación de liquidez en los mercados de deuda soberana de la zona del euro no se ha deteriorado desde el inicio del PSPP (véase gráfico A). Aunque los dos indicadores han mostrado cierta volatilidad en el período observado, no han registrado una tendencia sostenida al alza, pese al considerable aumento que, con el tiempo, han experimentado las tenencias de valores del PSPP. En esta misma línea, en general, los indicadores no han tenido una reacción significativa a los cambios en el importe de las compras mensuales del PSPP, pese a que los indicadores agregados pueden ocultar cierta heterogeneidad entre países.

Gráfico A

Indicadores de liquidez de los mercados de deuda soberana de la zona del euro desde la puesta en marcha del PSPP

(índice: 100 = 9 de marzo de 2015)

Fuentes: Bloomberg, EuroMTS Ltd y cálculos del BCE.
Notas: Un aumento (disminución) de los indicadores indica un deterioro (mejora) de la situación de liquidez. El gráfico muestra la media móvil de cinco días de los indicadores. El indicador basado en los libros de órdenes es una media ponderada por el PIB de la zona del euro de la deuda soberana a diez años, y el indicador basado en las operaciones ejecutadas es una media ponderada por volumen de toda la deuda soberana negociada en el marco del PSPP. Indicadores normalizados con valor 100 el 9 de marzo de 2015, cuando comenzaron las compras del PSPP. Las líneas verticales señalan las siguientes variaciones del volumen de compras de activos del PSPP: 1) inicio del programa a un ritmo de 60 mm de euros mensuales (9 de marzo de 2015); 2) incremento a 80 mm de euros de las compras netas mensuales (1 de abril de 2016); 3) disminución a 60 mm de euros de las compras netas mensuales (3 de abril de 2017); 4) reducción a 30 mm de euros de las compras netas mensuales (2 de enero de 2018), y 5) disminución a 15 mm de euros de las compras netas mensuales (1 de octubre de 2018). Las últimas observaciones corresponden al 21 de octubre de 2018. Los valores superiores a 600 se han reducido por un factor de 4.

El gráfico A muestra que los indicadores de liquidez tienden a repuntar en torno a acontecimientos políticos y económicos asociados a expectativas de deterioro de la liquidez de los mercados. Por ejemplo, se observaron incrementos durante el período conocido como «Bund tantrum»[17] (que comenzó el 28 de abril de 2015) y después del referéndum del Reino Unido sobre la pertenencia a la UE (23 de junio de 2016). Las elecciones presidenciales en Estados Unidos (8 de noviembre de 2016) y Francia (23 de abril de 2017) también se caracterizaron por aumentos de estos indicadores. No obstante, el mayor incremento de la iliquidez se observó durante el período de tensiones políticas (que comenzó el 28 de mayo de 2018) relacionadas con la formación del nuevo Gobierno en Italia, cuando la liquidez se deterioró, especialmente en el mercado italiano. Los picos reflejan principalmente deterioros de la liquidez en países concretos con limitados efectos de contagio a otros mercados. Por otra parte, la liquidez suele disminuir durante el verano y alrededor del final del año, aunque esto es menos evidente en el gráfico debido a la amplitud de la escala. Por último, las variaciones del indicador basado en las operaciones ejecutadas se asemejan a las que muestra el indicador basado en el libro de órdenes, pero parecen reflejar más «ruido». Un indicador sintético construido empleando metodologías de ponderación sólidas, o mediante la agregación de un amplio conjunto de medidas podría reducir el ruido en las medidas individuales.

Las condiciones muy favorables de financiación de las entidades de crédito se trasladaron a las empresas y a los hogares

La orientación acomodaticia de la política monetaria y el fortalecimiento de los balances bancarios siguieron contribuyendo a que los costes de la financiación bancaria se mantuvieran reducidos. Pese al aumento de la dispersión de los costes de financiación en los distintos países de la zona del euro en la segunda mitad de 2018, dichos costes permanecieron muy por debajo de los niveles observados antes de que el BCE adoptara medidas de expansión crediticia en junio de 2014 (véase gráfico 18). Las condiciones muy favorables de financiación de las entidades de crédito se trasladaron al conjunto de la economía, y las condiciones de financiación de las empresas y los hogares continuaron siendo atractivas en toda la zona del euro. Los tipos de interés de los préstamos bancarios concedidos a las sociedades no financieras (SNF) y a los hogares permanecieron próximos a sus mínimos históricos, y entre principios de junio de 2014 y diciembre de 2018 descendieron unos 130 y 110 puntos básicos, respectivamente, muy por encima de la variación experimentada por los tipos de referencia del mercado (véase gráfico 19).

Gráfico 18

Coste sintético de la financiación de la deuda de las entidades de crédito

(coste sintético de la financiación mediante depósitos y mediante deuda no garantizada; porcentajes)

Fuentes: BCE, Markit iBoxx y cálculos del BCE.
Nota: El coste sintético de los depósitos se calcula como una media de los tipos de interés de las nuevas operaciones de depósitos a la vista, depósitos a plazo y depósitos disponibles con preaviso, ponderada por los correspondientes saldos vivos.

Gráfico 19

Tipos de interés sintéticos de los préstamos bancarios concedidos a las sociedades no financieras y a los hogares

(porcentajes)

Fuente: BCE.
Nota: Los tipos de interés sintéticos de los préstamos bancarios se calculan agregando los tipos a corto y a largo plazo, utilizando una media móvil de 24 meses del volumen de nuevas operaciones.

Los costes de financiación en los mercados de las SNF también siguieron siendo muy favorables y se vieron respaldados por la continuada compresión de los diferenciales resultante del impacto de las compras netas efectuadas en el marco del CSPP (véase recuadro 3). Sin embargo, los diferenciales de los valores de renta fija de las SNF con calificación de grado de inversión aumentaron de forma gradual e ininterrumpida durante 2018 desde los mínimos registrados después de la crisis, debido a la creciente incertidumbre sobre las perspectivas de crecimiento mundial y de la zona del euro.

Por otra parte, los flujos de crédito al sector privado siguieron beneficiándose de unas condiciones de financiación muy favorables. El crecimiento del crédito bancario concedido a las SNF y a los hogares continuó la tendencia progresiva al alza observada desde principios de 2014 (véase sección 1.4). Las emisiones netas de valores representativos de deuda por parte de las SNF siguieron estando respaldadas por el CSPP, aunque experimentaron una leve moderación con respecto al año anterior (véase recuadro 3). De acuerdo con las estadísticas de emisiones de valores del BCE[18], las nuevas emisiones netas denominadas en euros ascendieron a 56 mm de euros en los once primeros meses de 2018, frente a 91 mm de euros en el mismo período de 2017. Las nuevas emisiones netas denominadas en todas las monedas se situaron en −3 mm de euros en los once primeros meses de 2018, en comparación con −7 mm de euros en el mismo período de 2017, una evolución acorde con el incentivo proporcionado por el CSPP a las SNF de la zona del euro para realizar nuevas emisiones de deuda en euros y amortizar estos valores en otras monedas.

Los reducidos tipos de interés oficiales y el APP incrementaron los volúmenes de crédito y suavizaron las condiciones aplicadas por las entidades a las nuevas operaciones de préstamo

Las entidades de crédito continuaron señalando que los criterios de concesión y las condiciones aplicadas por las entidades de crédito a las nuevas operaciones de préstamo se habían relajado, respaldados por las medidas de política monetaria del BCE. Según los resultados de la encuesta sobre préstamos bancarios en la zona del euro, el APP siguió contribuyendo a suavizar las condiciones aplicadas a los nuevos préstamos otorgados a empresas y hogares. Además, las medidas de política monetaria del BCE tuvieron un impacto positivo en los volúmenes de crédito bancario. Los reducidos tipos de interés y la expansión económica de la zona del euro continuaron sosteniendo la demanda de crédito (véase sección 1.4). De acuerdo con la última encuesta sobre el acceso a la financiación de las empresas (SAFE, por sus siglas en inglés)[19], la disponibilidad y las condiciones de financiación externa de las pequeñas y medianas empresas (pymes) siguieron mejorando en 2018, favorecidas por el considerable grado de acomodación de la política monetaria y por la mejora de las condiciones de financiación de las pymes (véase recuadro 3).

Recuadro 3
El impacto del programa de compras de bonos corporativos en la financiación de las sociedades no financieras de la zona del euro

El objetivo del programa de compras de bonos corporativos (CSPP, por sus siglas en inglés), que forma parte del programa de compra de activos del BCE, es mejorar las condiciones de financiación de la economía real de la zona del euro. El análisis efectuado por el BCE que se resume en este recuadro sugiere que el CSPP ha hecho que las condiciones de financiación de las empresas no pertenecientes al sector bancario de la zona del euro se relajen de forma significativa, ya que ha contribuido a la reducción de los diferenciales de los bonos corporativos y a la mejora de las condiciones de oferta en el mercado primario de renta fija privada. Además, el CSPP puede haber propiciado un aumento del crédito bancario a las sociedades no financieras que no tienen acceso al mercado de renta fija privada[20].

El CSPP forma parte del APP

El CSPP consiste en la adquisición, por parte del Eurosistema, de bonos denominados en euros con calificación de grado de inversión emitidos por empresas no pertenecientes al sector bancario (es decir, sociedades no financieras y empresas de seguros) establecidas en la zona del euro. El programa se anunció el 10 de marzo de 2016 y las compras se iniciaron el 8 de junio de ese año. Desde entonces, el Eurosistema ha adquirido valores de renta fija emitidos por sociedades no financieras (SNF) en los mercados primario y secundario. Para poder ser adquiridos, los valores debían estar admitidos como activos de garantía en las operaciones de financiación del Eurosistema y estar denominados en euros. En diciembre de 2018, cuando finalizaron las compras netas de activos efectuadas en el marco del APP, el Eurosistema tenía una cartera de bonos corporativos por importe de 178 mm de euros, lo que representaba algo menos del 7 % del saldo total de los activos mantenidos como resultado de las compras realizadas al amparo del APP.

Impacto sobre los costes de financiación de las SNF: reducción de los diferenciales de los bonos corporativos

Desde que se anunció el CSPP en marzo de 2016, los diferenciales de los bonos corporativos se redujeron de forma ininterrumpida hasta el final de 2017, y durante 2018 volvieron a incrementarse gradualmente (véase gráfico A). Un análisis econométrico[21] muestra que la disminución sostenida de los diferenciales de los bonos admisibles en el CSPP entre mediados de 2016 y el final de 2017 es atribuible, en su mayor parte, al CSPP. Esta caída, a su vez, provocó efectos de recomposición de las carteras y condujo a un descenso de los diferenciales de los bonos corporativos no admisibles en el CSPP[22]. En 2018, las incertidumbres imperantes a escala global y en la zona del euro contrarrestaron con creces el impacto del CSPP y contribuyeron a un aumento paulatino del riesgo de crédito y, en consecuencia, de los diferenciales de los bonos corporativos. El cese de las compras netas de activos en el marco del CSPP al final de 2018, así como la desaparición de las presiones de demanda asociadas, coincidieron con un incremento de las primas de riesgo de crédito y de las valoraciones de los bonos corporativos hacia valores observados antes del anuncio del programa.

Gráfico A

Diferenciales de los bonos corporativos con calificación de grado de inversión y «primas en exceso de los bonos» en la zona del euro

(datos mensuales; puntos porcentuales)

Fuentes: Índices de Merrill Lynch y cálculos del BCE.
Notas: La «prima en exceso de los bonos» (excess bond premia) es la desviación del diferencial del crédito a empresas con respecto al nivel calculado de riesgo de impago del emisor. La serie presentada solo incluye bonos con calificación de grado de inversión. Las líneas verticales señalan las reuniones del Consejo de Gobierno del 10 de marzo y del 2 de junio de 2016. Véase R. A. De Santis, «Credit spreads, economic activity and fragmentation», Working Paper Series, n.º 1930, BCE, julio de 2016. Las últimas observaciones corresponden a diciembre de 2018.

Impacto sobre la emisión de valores de renta fija por parte de las SNF

El CSPP también contribuyó a mejorar las condiciones de oferta en los mercados primarios de valores de renta fija privada, en particular entre los emisores admisibles. Las emisiones netas de las SNF repuntaron en marzo de 2016, coincidiendo con el anuncio de la puesta en marcha del CSPP y la disminución de los diferenciales de los bonos corporativos. Desde entonces, la actividad emisora ha sido más intensa que en años anteriores. Además, el vencimiento de los nuevos bonos emitidos admisibles en el CSPP era mayor, lo que contribuyó a prolongar de forma significativa el vencimiento residual medio de los bonos senior no garantizados con calificación de grado de inversión emitidos por las SNF. Por último, la evidencia empírica sugiere que el CSPP continuó propiciando la emisión por estas sociedades de nuevos bonos admisibles denominados en euros en lugar de en otras monedas. El entorno de bajos rendimientos y los reducidos niveles de los diferenciales de los bonos corporativos también parecen haber impulsado las emisiones por parte de emisores con calificación crediticia más baja.

Impacto sobre la estructura de financiación de las SNF

El aumento de la emisión de bonos por parte de las SNF observado durante los dos años y medio últimos refleja, al menos en principio, que algunas empresas han sustituido la financiación mediante préstamos por la financiación mediante valores de renta fija[23]. El análisis efectuado por el BCE, que abarca el período comprendido entre el final de 2015 y mediados de 2017, pone de manifiesto que, de una amplia muestra de SNF de la zona del euro, las que emitieron bonos admisibles en el CSPP registraron un aumento de la proporción de bonos y una disminución de la de préstamos a largo plazo en su total de pasivos exigibles.

Esta evidencia microeconómica se ve confirmada por las cuentas financieras agregadas de las SNF de la zona del euro. Entre la fecha del anuncio del CSPP y mediados de 2017, la proporción de nuevos préstamos bancarios formalizados por las empresas de la zona del euro en relación con la de sus nuevas emisiones de valores de renta fija se redujo en términos interanuales. Por lo tanto, las SNF de la zona modificaron su estructura de financiación en favor de instrumentos de deuda. Con todo, desde mediados de 2016, los flujos netos de préstamos bancarios concedidos a este sector han sido positivos e incluso han experimentado una aceleración. Desde mediados de 2017, las SNF de la zona del euro han revertido gradualmente la sustitución temporal de valores de renta fija por préstamos bancarios, y la proporción relativa de nuevos préstamos bancarios formalizados volvió a aumentar hasta el final de 2018.

Impacto sobre la oferta de préstamos bancarios

Por último, al combinar los datos con la evidencia procedente de encuestas, parece que el CSPP puede haber contribuido a liberar capacidad en los balances bancarios que posteriormente se utilizó para ampliar el crédito a empresas (principalmente más pequeñas) no admisibles en el CSPP[24]. La encuesta sobre el acceso a la financiación de las empresas muestra que el porcentaje neto de pequeñas y medianas empresas que indicaron mejoras en la disposición de los bancos a conceder crédito, que ha registrado una tendencia al alza desde 2014, volvió a aumentar ligeramente en el primer semestre de 2016, cuando se introdujo el CSPP. Este efecto parece ser más evidente en Francia, a cuyas empresas ha correspondido una elevada proporción del incremento de la emisión de bonos observada desde que se anunció el CSPP.

Las medidas de política monetaria adoptadas desde 2014 han contribuido de forma sustancial a la mejora de la economía de la zona del euro

El amplio grado de acomodación de la política monetaria resultante de las medidas introducidas en 2014 ha representado una importante contribución a la mejora de la evolución económica de la zona del euro, lo que ha favorecido la convergencia de la inflación hacia el objetivo del Consejo de Gobierno. El consumo privado estuvo respaldado por la mejora continua del empleo —debida, en parte, a las reformas acometidas anteriormente en los mercados de trabajo—, así como por el aumento de la riqueza de los hogares. La inversión empresarial se vio impulsada por las favorables condiciones de financiación, la mejora de la rentabilidad empresarial y la fortaleza de la demanda. La inversión en vivienda siguió siendo sólida. Si se consideran todas las medidas de política monetaria adoptadas desde mediados de 2014, se estima que el impacto global sobre el crecimiento del PIB real y de la inflación de la zona del euro será, en ambos casos, de alrededor de 1,9 puntos porcentuales acumulados entre 2016 y 2020[25].


2.2 Evolución del balance del Eurosistema hacia el final de las compras netas de activos

Desde que se inició la crisis financiera mundial en 2007-2008, el Eurosistema ha adoptado una serie de medidas de política monetaria convencionales y no convencionales, que con el tiempo han tenido un impacto directo en el tamaño y la composición del balance del Eurosistema. Las medidas no convencionales han incluido operaciones de préstamo con garantía con plazo de vencimiento inicial de hasta cuatro años para proporcionar financiación a las entidades de contrapartida, así como compras de activos emitidos por entidades privadas y públicas (en el marco del APP) destinadas a mejorar la transmisión de la política monetaria y relajar las condiciones de financiación en la zona del euro. Durante 2018, el balance del Eurosistema siguió creciendo como consecuencia de estas medidas no convencionales, y al final de 2018 había alcanzado un máximo histórico de 4,7 billones de euros, 0,2 billones de euros más que al final de 2017.

El APP condujo a una expansión adicional del balance del Eurosistema en 2018, aunque a un ritmo algo más lento que en años anteriores, debido a la reducción de las compras netas mensuales de activos (véase sección 2.1). Al final de 2018, las partidas del activo relacionadas con la política monetaria ascendían a 3,4 billones de euros, lo que representa el 72 % de los activos totales del balance del Eurosistema (frente al 70 % al final de 2017). Estas partidas incluyen préstamos concedidos a entidades de crédito de la zona del euro, que constituían el 16 % de los activos totales (el 17 % al final de 2017), y valores adquiridos con fines de política monetaria, que representaban alrededor del 56 % de los activos totales (frente al 53 % al final de 2017) (véase gráfico 20). El resto de activos financieros del balance eran principalmente: i) activos en moneda extranjera y oro en poder del Eurosistema; ii) carteras denominadas en euros no relacionadas con operaciones de política monetaria, y iii) la provisión de liquidez de emergencia por parte de algunos bancos centrales nacionales (BCN) del Eurosistema a entidades solventes con problemas transitorios de liquidez. Estos otros activos financieros están sujetos a requisitos internos del Eurosistema en términos de presentación de información y a restricciones derivadas, en particular, de la prohibición de financiación monetaria y de la exigencia de no interferir en la política monetaria, establecidos en distintos textos legales[26].

En cuanto al pasivo, el principal impacto del mantenimiento de la política monetaria acomodaticia en 2018 se observó en las cuentas de reservas de las entidades de contrapartida y en el recurso a la facilidad de depósito, que permanecieron prácticamente sin variación en 2 billones de euros y constituían el 39 % del pasivo al final de 2018, frente al 42 % al final de 2017. Los billetes en circulación se incrementaron en línea con la tendencia histórica de crecimiento, aunque en términos relativos no variaron en comparación con el final de 2017 y representaban el 26 % del pasivo. Otros pasivos, incluidos el capital y las cuentas de revalorización, suponían el 34 % (frente al 32 % al final de 2017), y en términos absolutos aumentaron en 0,2 billones de euros (véase gráfico 20).

Gráfico 20

Evolución del balance consolidado del Eurosistema

(mm de euros)

Fuente: BCE.
Notas: Las cifras positivas se refieren a los activos y las negativas a los pasivos. La línea que muestra el exceso de liquidez se presenta como una cifra positiva, aunque se refiere a la suma de las siguientes partidas del pasivo: saldos en cuenta corriente por encima de las exigencias de reservas y recurso a la facilidad de depósito.

Vencimiento medio de las carteras del APP y distribución por activos y jurisdicciones

Al final de 2018, las tenencias de valores adquiridos en el marco del APP ascendían a 2,6 billones de euros

El ritmo mensual de las compras netas de activos se redujo desde los 30 mm de euros del período enero-septiembre, a 15 mm de euros a partir de octubre de 2018. Al final del año, las tenencias de valores adquiridos en el marco del APP[27] ascendían a 2,6 billones de euros[28].

Al final de 2018, el ABSPP representaba el 1 % (28 mm de euros), el CBPP3 el 10 % (262 mm de euros) y el CSPP el 7 % (178 mm de euros) del total de los valores mantenidos en el marco del APP. Entre los programas de compra de activos del sector privado, el CSPP fue el que más contribuyó al aumento de las tenencias de valores del APP en 2018 con compras netas por importe de 48 mm de euros. En el CSPP, las adquisiciones se efectúan basándose en una cartera de referencia que refleja de manera proporcional el universo de bonos admisibles. Esto implica que la capitalización de mercado proporciona una ponderación para cada una de las jurisdicciones de emisión en la cartera de referencia.

El PSPP representaba el 82 % del total de los valores mantenidos en el marco del APP

El PSPP constituía la parte más grande del APP con 2,1 billones de euros o el 82 % del total de los valores mantenidos en el marco del APP al final de 2018, en comparación con el 83 % al final de 2017. En el PSPP, la asignación de las compras por jurisdicciones se determina en función de la clave en el capital del BCE. Dentro de las cuotas individuales asignadas a cada una de ellas, el BCE y los BCN de la zona del euro tienen flexibilidad para elegir entre valores de la administración central, regional y local, valores emitidos por determinadas agencias establecidas en las respectivas jurisdicciones y, en caso necesario, valores emitidos por instituciones supranacionales. El vencimiento medio ponderado de los valores del PSPP se situaba en 7,4 años al final de 2018, algo menos que los 7,7 años del final de 2017, con algunas variaciones entre jurisdicciones[29].

El Eurosistema reinvierte los pagos de principal de los valores adquiridos en el marco del APP a medida que van venciendo. Las reinversiones efectuadas en el marco de los programas de compra de activos del sector privado ascendieron a 30,9 mm de euros en 2018, mientras que las realizadas en el contexto del PSPP se cifraron en 116,7 mm de euros[30]. Los activos adquiridos en el PSPP y el CSPP siguieron estando disponibles para operaciones de préstamo de valores[31] con el fin de respaldar la liquidez en los mercados de renta fija y de cesiones temporales (repos)[32].

Evolución de las operaciones de financiación del Eurosistema

El saldo vivo de las operaciones de financiación del Eurosistema se ha reducido en 30,6 mm de euros desde el final de 2017 y ascendía a 733,4 mm de euros al final de 2018. Esta reducción es atribuible, en gran parte, a los reembolsos voluntarios por importe de 4,5 mm de euros y al vencimiento de 8,9 mm de euros de fondos de la serie TLTRO-I, así como al reembolso voluntario de 17,8 mm de euros de la serie TLTRO-II. El vencimiento medio ponderado de las operaciones de financiación vivas del Eurosistema disminuyó de unos 2,7 años al final de 2017 a alrededor de 1,8 años al final de 2018. El tipo de interés medio ponderado en las TLTRO-II fue del −0,3650 % (cifra redondeada).


2.3 El marco de gestión de riesgos del APP mitiga los riesgos financieros, al tiempo que contribuye a la consecución del objetivo de la política monetaria

La eficiencia en la gestión de riesgos es un principio fundamental de la función de riesgos del Eurosistema

Las compras de activos se rigen por tres principios fundamentales desde la perspectiva de la política monetaria. En primer lugar, las compras deben ser una herramienta eficaz para alcanzar el objetivo primordial del BCE de mantener la estabilidad de precios. En segundo lugar, deben ser proporcionadas a los objetivos de política monetaria, y debe evitarse que generen distorsiones en los mercados. En tercer lugar, cuando existen varias opciones para cumplir los objetivos de política monetaria, la opción elegida debe ser eficiente desde las perspectivas tanto operativa como del riesgo. En ese contexto, la función de gestión de riesgos del Eurosistema trata de alcanzar la eficiencia con el fin de lograr los objetivos de política monetaria con el menor riesgo posible para el Eurosistema[33].

Las compras simples de activos requieren marcos específicos de gestión de los riesgos

Todos los instrumentos de política monetaria, incluidas las compras simples de activos, conllevan riesgos de cuya gestión y control se ocupa el Eurosistema, en concreto los riesgos de crédito, de mercado, de liquidez, operacionales y legales. Las compras simples de activos requieren marcos específicos de gestión de los riesgos que limiten los riesgos financieros dependiendo de los objetivos concretos de política monetaria y de las características y los perfiles de riesgo de las categorías de activos involucrados. Cada uno de estos marcos está integrado por criterios de admisión, sistemas de evaluación del riesgo de crédito y procedimientos de diligencia debida, sistemas de valoración, valores de referencia y límites. Los marcos de control de los riesgos no solo sirven para mitigar los riesgos financieros, sino que también contribuyen a la consecución de los objetivos de política monetaria enfocando las compras de activos hacia una asignación neutral para el mercado y diversificada. A continuación se describen los marcos de gestión de los riesgos que rigen la ejecución del APP. En el cuadro 1 se presenta un resumen de los principales elementos de los marcos, que seguirán siendo de aplicación durante todo el período de reinversión y mientras los valores mantenidos en el marco de este programa estén en el balance del Eurosistema.

Cuadro 1

Principales elementos del marco de gestión de riesgos del APP

Fuente: BCE.Notas: CQS se refiere al nivel o categoría de calidad crediticia en la escala de calificación armonizada del Eurosistema (véase el sistema de evaluación del crédito del Eurosistema), y CAC a las cláusulas de acción colectiva.

Criterios de admisión en las compras simples de activos

Los criterios de admisión se aplican a todas las categorías de activos

En las compras simples de activos únicamente son admisibles activos negociables aceptados como garantía en las operaciones de crédito del Eurosistema. Los criterios de admisión de los activos de garantía en dichas operaciones están establecidos en el marco general de instrumentos de política monetaria. Entre otros criterios, los activos admisibles deben tener una calificación crediticia que corresponda, como mínimo, a la categoría 3 de calidad crediticia en la escala de calificación armonizada del Eurosistema, es decir, contar con al menos una calificación crediticia[34] otorgada por una agencia externa de evaluación de crédito (ECAI, por sus siglas en inglés) aceptada en el Sistema de Evaluación del Crédito del Eurosistema (ECAF, por sus siglas en inglés). Además, los activos han de estar denominados en euros y deben emitirse y liquidarse en la zona del euro. En el caso de los bonos de titulización de activos (ABS, por sus siglas en inglés), los deudores de los respectivos activos deben estar ubicados principalmente en la zona del euro.

En el caso de activos emitidos o garantizados por administraciones centrales, se puede conceder una exención a la aplicación del umbral mínimo de categoría 3 de calidad crediticia si la jurisdicción respectiva está sujeta a un programa de la UE o del FMI y lo cumple, si así lo decide el Consejo de Gobierno. Los activos que pueden adquirirse en virtud de una exención del cumplimiento del umbral mínimo de categoría 3 de calidad crediticia deben satisfacer requisitos adicionales. Por ejemplo, no se permiten compras durante el período de revisión del programa en cuestión, y solo pueden reanudarse si el resultado de la revisión es positivo. En el ABSPP y el CBPP3, los activos deben tener la máxima calificación que se pueda obtener en la jurisdicción y cumplir otros requisitos para mitigar el mayor riesgo.

Además de los criterios de admisión anteriormente indicados, se aplican otros criterios específicos en función del programa. Por ejemplo, en el PSPP y el CSPP existen límites al vencimiento mínimo y máximo[35]. En el caso del CSPP, no pueden adquirirse activos emitidos por entidades de crédito o por emisores cuya matriz sea una entidad de crédito. Además, en el CSPP y el CBPP3, los activos emitidos por entidades de terminación gradual y sociedades de gestión de activos quedan excluidos de las compras. En el CBPP3, los valores deben estar admitidos como activos de garantía en las operaciones de crédito del Eurosistema y, además, cumplir las condiciones necesarias para su aceptación como activos de garantía de uso propio, es decir, pueden ser utilizados como garantía por la entidad de crédito emisora[36]. Asimismo, desde el 1 de enero de 2019 no pueden adquirirse los bonos garantizados que tengan amortización condicional por traspaso de cobros (conditional pass-through). Por último, las compras de activos no deben eludir el cumplimiento de las normas que prohíben la financiación monetaria a favor de las autoridades públicas, como establece el artículo 123, apartado 1, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.

Evaluación del riesgo de crédito y diligencia debida

Se llevan a cabo de forma continuada evaluaciones del riesgo de crédito y procedimientos de diligencia debida

En los programas de compra de activos del sector privado, el Eurosistema lleva a cabo de forma continuada evaluaciones del riesgo de crédito y procedimientos de diligencia debida adecuados al conjunto de valores susceptibles de ser adquiridos. Existen marcos de seguimiento en los que se utilizan determinados indicadores de riesgo. Estas evaluaciones y procedimientos siguen el principio de proporcionalidad, según el cual los activos de mayor riesgo se someten a un análisis más exhaustivo. En caso necesario, pueden aplicarse medidas adicionales de gestión de los riesgos, también sujetas al principio de proporcionalidad, en concreto limitaciones o la suspensión de las compras y, en casos extraordinarios, incluso ventas de activos, que requieren una valoración caso por caso por parte del Consejo de Gobierno.

Sistemas de valoración

Los sistemas de valoración garantizan que las adquisiciones de activos se realicen a precios de mercado

Los sistemas de valoración del APP garantizan que las compras de activos se realicen a precios de mercado, con el fin de minimizar las distorsiones en los mercados y contribuir a alcanzar la eficiencia en la gestión de riesgos. Estos sistemas tienen en cuenta los precios de mercado disponibles, la calidad de los precios y los valores razonables. También se llevan a cabo comprobaciones ex post para determinar si los precios de las operaciones a los que se realizaron las compras reflejaban los precios de mercado en la fecha de las operaciones.

En los programas de compra de activos del sector privado se pueden adquirir activos con una rentabilidad negativa, si esta es superior al tipo de interés de la facilidad de depósito. Las adquisiciones de activos con rendimientos inferiores al tipo de la facilidad de depósito solo están permitidas en el programa de compras de valores públicos y únicamente en la medida en que sea necesario[37].

Carteras de referencia

Las carteras de referencia se utilizan para asegurar la diversificación

Se utilizan carteras de referencia para asegurar la diversificación y contribuir a mitigar los riesgos. En los programas de compra de activos del sector privado, estas carteras se basan en la capitalización de mercado del conjunto de activos que pueden adquirirse, es decir, los saldos nominales de los activos admisibles que cumplan determinadas consideraciones de riesgo. En el caso del PSPP, la clave de capital del BCE sirve para determinar la asignación de las compras entre los distintos países.

Límites

Los límites por emisión y por emisor son una herramienta eficaz para limitar la concentración de riesgos

En el APP se aplica un marco de límites. La calibración de los límites por emisión y por emisor[38] tiene en cuenta consideraciones de política monetaria, operacionales, legales y relativas a la gestión de los riesgos. Los límites se ajustan en función de la categoría de activos, diferenciando entre activos del sector público y del sector privado.

En el PSPP se aplican límites por emisión y por emisor para asegurar el correcto funcionamiento de los mercados y la formación de precios, limitar la concentración de riesgos y asegurar que el Eurosistema no se convierte en el principal acreedor de los Gobiernos de los países de la zona del euro. En este programa, el límite por emisión se ha fijado en el 33 % del saldo vivo de los valores emitidos, sujeto a una verificación, caso por caso, de que las compras no conducirían a una situación en la que el Eurosistema tenga una minoría de bloqueo a efectos de las cláusulas de acción colectiva (CAC)[39]. En caso contrario, el límite por emisión es el 25 %. El límite por emisor se ha fijado en el 33 % del saldo vivo de activos admisibles emitidos por la empresa pública respectiva.

En el caso de los programas de compra de activos del sector privado, el límite por emisión se ha fijado en un máximo del 70 %[40]. En el CSPP se aplican límites por emisión más bajos en casos específicos, por ejemplo, a los valores emitidos por empresas públicas, que reciben un tratamiento coherente con el aplicado en el PSPP. Aparte de los límites por emisión, en el CBPP3 y el CSPP se aplican límites por emisor. En concreto, en el CSPP, estos límites se definen con arreglo a una cartera de referencia basada en la capitalización de mercado del grupo emisor, con el fin de garantizar la diversificación en la asignación de las adquisiciones. Además, se pueden aplicar límites más bajos si se considera necesario en función del resultado de la evaluación del riesgo de crédito y de los procedimientos de diligencia debida, como se ha explicado anteriormente.


3 El sector financiero de la zona del euro: creciente capacidad de resistencia de las entidades de crédito ante riesgos

El sector financiero de la zona del euro afrontó un panorama de riesgos más complejo en 2018. Por una parte, varios factores contribuyeron a la estabilidad financiera, entre ellos, el crecimiento de la economía y la mejora de la capacidad de resistencia del sector bancario. Por otra, en 2018 la situación se vio afectada por el aumento de los riesgos a la baja para el crecimiento, debido, en particular, al creciente proteccionismo comercial, así como por la mayor incertidumbre política y de política económica. La elevada asunción de riesgos en los mercados financieros e inmobiliarios continuó incrementando las vulnerabilidades de los precios de los activos, al tiempo que siguieron acumulándose riesgos en el creciente sector financiero no bancario. En este contexto, los países de la zona del euro, previa consulta con el BCE, aplicaron una serie de medidas macroprudenciales para mitigar y reforzar la capacidad de resistencia frente a los riesgos sistémicos. Asimismo, la Supervisión Bancaria del BCE adoptó medidas microprudenciales y continuó apoyando la estabilidad del sector bancario europeo y la igualdad de condiciones para todas las entidades de crédito de la zona del euro. Transcurridos diez años desde el estallido de la crisis financiera mundial, las principales reformas regulatorias que han ayudado a forjar un sector financiero más resistente están a punto de completarse. Sin embargo, aunque los avances han sido sustanciales, todavía queda trabajo por hacer. A este respecto, en 2018, el BCE siguió participando en los debates en curso sobre la culminación de la unión bancaria y de la unión de los mercados de capitales, y también destacó la importancia de desarrollar herramientas para mitigar los riesgos del sector financiero no bancario.


3.1 Panorama de estabilidad financiera en 2018

El panorama de estabilidad financiera estuvo marcado por mayores retos en 2018, como reflejaron los indicadores de tensiones sistémicas (véase gráfico 21). El análisis de 2018 puso de manifiesto que algunos desarrollos favorecieron la estabilidad financiera, entre ellos, la expansión económica sostenida (véase capítulo 1) y la mejora de la capacidad de resistencia de las entidades de crédito. Sin embargo, la elevada asunción de riesgos en algunos segmentos de los mercados financieros contribuyó a la compresión de las primas de riesgo a escala global. El creciente proteccionismo y las nuevas tensiones en las economías emergentes generaron episodios de volatilidad. En la Unión Europea, el aumento de las incertidumbres relacionadas con el Brexit y las tensiones registradas en los mercados de renta fija de Italia contribuyeron a la intensificación de la incertidumbre política y de política económica.

Gráfico 21

Índice de riesgos para la estabilidad financiera e indicador sintético de tensiones sistémicas en los mercados financieros de la zona del euro

(enero de 2011-octubre de 2018)

Fuentes: Bloomberg, Eurostat, BCE y cálculos del BCE.
Notas: Para más detalles sobre el índice de riesgos para la estabilidad financiera (FSRI, por sus siglas en inglés), véase el artículo A del informe de estabilidad financiera (Financial Stability Review) del BCE de mayo de 2018. La escala del FSRI representa la desviación con respecto a la media histórica expresada en múltiplos de la desviación típica histórica. El indicador sintético de tensiones sistémicas en los mercados financieros (CISS, por sus siglas en inglés) se normaliza para que se sitúe entre 0 y 1. FSRI: frecuencia trimestral; CISS: frecuencia semanal, media móvil de dos semanas.

Cuatro riesgos principales para la estabilidad financiera

En este entorno, en el informe Financial Stability Review semestral del BCE se identificaron cuatro riesgos principales para la estabilidad financiera de la zona del euro en los dos próximos años.

Riesgo de acusadas caídas de los precios de los activos

El primer riesgo importante para la estabilidad financiera en los próximos años es el relativo a la posibilidad de un aumento desordenado de las primas de riesgo a escala mundial. Los principales detonantes de dicho aumento estarían relacionados con factores tanto internos como externos. Entre ellos se incluyen reacciones desordenadas de los mercados ante la incertidumbre política o de política económica, un incremento de las tensiones en las economías emergentes con posibles efectos de contagio a las economías avanzadas y un giro brusco de las perspectivas macrofinancieras en Estados Unidos. Los focos de altas valoraciones de los precios de los activos y las elevadas correlaciones entre los precios de los activos financieros a escala mundial pueden amplificar un posible repunte de las primas de riesgo a nivel global.

Inquietud en torno a la sostenibilidad de la deuda

El segundo riesgo principal estaría relacionado con la inquietud en torno a la sostenibilidad de la deuda. Los indicadores de tensiones en los mercados de deuda soberana de la zona del euro repuntaron ligeramente a mediados de 2018, como consecuencia de los acontecimientos políticos en Italia. Con todo, los repuntes fueron relativamente moderados, lo que indicó que la propagación de las tensiones a otros países de la zona había sido limitada. El endeudamiento de los Estados soberanos de la zona del euro se mantuvo en niveles elevados y la ratio de deuda ha seguido aumentando en varios países altamente endeudados en los últimos años. Además, en algunos países, los niveles de deuda del sector privado siguieron siendo altos, tanto en términos históricos como internacionales, y se situaron por encima de los umbrales normalmente asociados con el sobreendeudamiento, aunque la dinámica de la deuda continuó beneficiándose del fuerte impulso cíclico de la economía de la zona del euro, al que se sumaron unas condiciones financieras muy favorables.

Figura 1

Riesgos principales para la estabilidad financiera de la zona del euro

Fuente: BCE.
Nota: Análisis de la estabilidad financiera a 29 de noviembre de 2018.

Los mercados inmobiliarios de la zona del euro cobraron ímpetu durante 2018. La sólida dinámica de los precios de la vivienda continuó contribuyendo a los leves signos de sobrevaloración observados en los mercados inmobiliarios residenciales de la zona del euro en su conjunto, con notables diferencias entre países. En los mercados inmobiliarios comerciales, los precios de los inmuebles han aumentado a un ritmo significativamente superior al de los alquileres en los últimos años. Así pues, la rentabilidad de los inmuebles comerciales del segmento prime ha seguido una tendencia descendente y ha alcanzado un nuevo mínimo en el ciclo actual. Esta compresión de rendimientos podría indicar una posible sobrevaloración de los precios en los mercados inmobiliarios comerciales. No obstante, también cabe señalar que se observan signos incipientes de que el ciclo ha alcanzado una fase más madura.

Impedimentos a la capacidad de intermediación de las entidades de crédito

El tercer riesgo principal está relacionado con las perspectivas de rentabilidad reducida de las entidades de crédito de la zona del euro y los posibles impedimentos a su capacidad de intermediación. La rentabilidad de los bancos de la zona se estabilizó, situándose la rentabilidad agregada de los recursos propios en el 6,9 % en el tercer trimestre de 2018. El nivel de solvencia de las entidades de crédito se mantuvo bastante estable y la ratio de capital de nivel 1 ordinario (CET1) agregada de las entidades significativas alcanzó el 14,2 % al final del tercer trimestre de 2018, frente al 14,3 % un año antes.

Las cotizaciones de las entidades de crédito de la zona del euro cayeron alrededor de un 30 % en 2018, como consecuencia de la mayor incertidumbre política y de la inquietud en torno a las perspectivas del entorno exterior. Esta caída contribuyó a la disminución de las ratios de cotización, con la ratio de cotización sobre valor en libros agregada de los bancos cotizados de mayor tamaño situándose en 0,6 al final de 2018.

Los préstamos dudosos (NPL) de las entidades de crédito de la zona del euro siguieron disminuyendo de forma continuada. Su volumen se redujo en 94 mm de euros en los tres primeros trimestres de 2018 y la ratio agregada de préstamos dudosos de las entidades significativas de la zona del euro se situó en el 4,2 %, frente al 5,2 % registrado un año antes. El proceso de reducción de estos préstamos se aceleró o prosiguió a buen ritmo en la mayoría de los países que tenían niveles elevados. El detalle de las variaciones de las ratios de préstamos dudosos en este período muestra que la mayoría de las reducciones de estas ratios se debieron a curas, liquidaciones y saneamientos. Al mismo tiempo, la mayor actividad del mercado secundario de activos deteriorados también contribuyó significativamente a reducir el nivel de estos préstamos. Por países, las ventas continuaron siendo más intensas en Italia y España. Pese al incremento de las operaciones, la liquidez de los mercados secundarios de préstamos dudosos siguió viéndose afectada por varios tipos de fallos de mercado. Las plataformas de transacciones para préstamos dudosos podrían ayudar a solventar fallos de mercado ofreciendo perspectivas de mayor transparencia en los mercados de préstamos dudosos, fomentando una participación más amplia de los inversores y dando respuesta a cuestiones de coordinación[41].

Riesgos de liquidez en el sector de fondos de inversión

El cuarto riesgo principal se refiere a posibles tensiones de liquidez en el sector de fondos de inversión. En la zona del euro, los activos totales de este sector se han duplicado con creces en los diez últimos años, pasando de 5,7 billones de euros a finales de 2008 a 13,8 billones de euros en junio de 2018. El sector de fondos de inversión representa actualmente casi el 20 % de los activos totales del sector financiero de la zona del euro y sus tenencias de activos de riesgo siguieron creciendo en 2018. Al mismo tiempo, sus colchones de liquidez disminuyeron, aumentando la vulnerabilidad del sector ante posibles perturbaciones en los mercados financieros mundiales. Por consiguiente, en caso de que se produzcan reembolsos significativos por parte de los inversores, es posible que los fondos necesiten liquidar partes relativamente considerables de sus carteras, lo que podría comprimir los precios de mercado. Aunque la legislación actual de la UE proporciona un marco sólido para abordar la protección de los inversores y las vulnerabilidades propias de los fondos, crece la preocupación por los riesgos cíclicos asociados a una mayor asunción de riesgos de liquidez y a una presencia cada vez mayor del conjunto del sector en el mercado.

En definitiva, los cuatro riesgos están claramente interrelacionados y, si llegaran a materializarse, podrían reforzarse mutuamente.


3.2 La función de política macroprudencial del BCE

Políticas macroprudenciales para abordar los riesgos sistémicos

La aparición de riesgos sistémicos en el sistema financiero se aborda mediante la aplicación de políticas macroprudenciales, y el BCE tiene encomendadas una función importante y facultades específicas en esta materia (véase el Reglamento del MUS). En concreto, se ha atribuido a esta institución la tarea de evaluar las medidas macroprudenciales establecidas en la legislación de la UE y adoptadas por las autoridades nacionales de los países sujetos a la Supervisión Bancaria del BCE, así como la facultad de reforzar dichas medidas nacionales en el sector bancario. Para dar respuesta al entorno de riesgo al que se enfrentaba la zona del euro en 2018, las autoridades nacionales, previa consulta con el BCE, tomaron una serie de medidas macroprudenciales para mitigar los riesgos sistémicos e incrementar la capacidad de resistencia frente a ellos, y para asegurar que los servicios financieros continúen prestándose a la economía real de forma efectiva[42].

Esfuerzos macroprudenciales continuados para preservar la estabilidad financiera

Evaluación de la idoneidad de las políticas macroprudenciales

En 2018, el BCE continuó dedicando intensos esfuerzos al ámbito de la política macroprudencial y contribuyó notablemente a preservar la estabilidad financiera. Además de realizar importantes trabajos analíticos, el BCE sirvió de plataforma para las evaluaciones periódicas conjuntas de riesgos y la coordinación de políticas entre el BCE y las autoridades nacionales de la zona del euro. El BCE y las autoridades nacionales también siguieron manteniendo debates amplios y abiertos en relación con el uso de los instrumentos macroprudenciales y con el desarrollo de métodos para evaluar distintos tipos de riesgos sistémicos. Estos esfuerzos se tradujeron en una mejora adicional del proceso y de los métodos de evaluación de los riesgos sistémicos y de la idoneidad de las medidas de política macroprudencial en la zona del euro.

Mejora de la comunicación sobre cuestiones de política macroprudencial

Asimismo, el BCE siguió mejorando su comunicación sobre cuestiones de política macroprudencial y generó mayor concienciación incrementando la transparencia de sus trabajos y planteamientos actuales en esta área. Además de discursos, notas de prensa y otras publicaciones, como documentos ocasionales, el BCE continuó publicando su Boletín Macroprudencial semestral, que es una herramienta de comunicación importante para explicar su marco de política macroprudencial y sus procedimientos de decisión, así como los avances analíticos y evaluaciones en este ámbito. El BCE también siguió publicando en su sitio web un resumen de las medidas macroprudenciales actualmente aplicadas en los países sujetos a la Supervisión Bancaria del BCE.

Decisiones de política macroprudencial en 2018

En 2018, el BCE evaluó 103 decisiones de política macroprudencial

De acuerdo con su mandato legal, en 2018 el BCE evaluó las notificaciones de 103 decisiones de política macroprudencial realizadas por las autoridades nacionales de la zona del euro en relación con instrumentos para abordar los riesgos sistémicos de carácter cíclico y estructural, así como con otros instrumentos con arreglo al artículo 458 del Reglamento de Requerimientos de Capital (RRC). La mayor parte de las notificaciones estaban relacionadas con la fijación de colchones de capital anticíclicos (CCA) o con la identificación de entidades de importancia sistémica mundial (EISM) y de otras entidades de importancia sistémica (OEIS) y la calibración de sus colchones de capital. En 2018, el Consejo de Gobierno del BCE no objetó a ninguna de las decisiones de política macroprudencial notificadas por las autoridades nacionales.

Las decisiones evaluadas se referían, entre otros aspectos, a la fijación de colchones de capital anticíclicos y a medidas para abordar los riesgos sistémicos de carácter estructural

Cada trimestre, los diecinueve países de la zona del euro evalúan los riesgos sistémicos cíclicos y, en función de dichas evaluaciones, fijan el nivel de sus colchones de capital anticíclicos. Durante 2018, cuatro países aumentaron su porcentaje de CCA. El Národná banka Slovenska decidió aumentar el porcentaje de CCA del 0,5 % al 1,25 %, con efectos a partir del 1 de agosto de 2018, e incrementarlo nuevamente, hasta el 1,5 %, a partir del 1 de agosto de 2019, debido a que Eslovaquia se encuentra entre los países de la UE que registran un crecimiento más dinámico del crédito, tanto del concedido a las empresas como a los hogares. Asimismo, el Lietuvos bankas decidió elevar el porcentaje de CCA desde el 0,5 %, aplicable desde el 31 de diciembre de 2018, hasta el 1 %, a partir del 30 de junio de 2019. Este aumento no se debió al exceso de riesgo cíclico, sino más bien a un cambio de los principios rectores del banco en relación con la fijación del porcentaje de dicho colchón (situado ahora en un nivel positivo en un entorno de riesgo moderado). El Banc Ceannais na hÉireann/Central Bank of Ireland tomó la decisión de activar un porcentaje de CCA del 1 % a partir del 1 de julio de 2019, con la intención de crear un colchón en una fase suficientemente temprana del ciclo y así reforzar su capacidad de resistencia de manera efectiva, teniendo en cuenta, al mismo tiempo, la sensibilidad relativa del entorno macrofinanciero irlandés a los acontecimientos externos. Por último, el Consejo Superior de Estabilidad Financiera (Haut Conseil de stabilité financière) de Francia introdujo un porcentaje de CCA positivo por primera vez, que se fijó en el 0,25 % y que será aplicable a partir del 1 de julio de 2019, para aumentar la capacidad de resistencia de las entidades de crédito frente a los riesgos cíclicos, ante el actual contexto macroeconómico favorable y la continuada aceleración del ciclo financiero.

En relación con los instrumentos macroprudenciales para abordar los riesgos sistémicos estructurales, el BCE evaluó las decisiones de las autoridades nacionales relativas a los colchones de capital de 106 OEIS[43], así como tres decisiones sobre los colchones contra riesgos sistémicos. Por lo que respecta a las medidas notificadas con arreglo al artículo 458 del RRC, el Consejo Superior de Estabilidad Financiera de Francia decidió endurecer los límites a las grandes exposiciones aplicables frente a las sociedades no financieras francesas altamente endeudadas, con el fin de afrontar los riesgos derivados de la aceleración del ciclo financiero y la continua tendencia al alza de la deuda de dichas empresas. Asimismo, el Nationale Bank van België/Banque Nationale de Belgique propuso una medida doble para hacer frente a los riesgos inmobiliarios, consistente en aplicar un recargo general de cinco puntos porcentuales a la ponderación por riesgo de las exposiciones minoristas de las entidades de crédito que utilizan el método basado en calificaciones internas (IRB) que estén garantizadas mediante bienes inmuebles en el país, así como un componente adicional en función del perfil de riesgo de la cartera hipotecaria de cada entidad IRB. La medida está encaminada a incrementar la robustez del método IRB de las entidades de crédito frente a los riesgos macroprudenciales que se derivan de la evolución del mercado inmobiliario y de la creciente vulnerabilidad de los prestatarios.

Cooperación con la Junta Europea de Riesgo Sistémico

Cooperación y apoyo continuos a la JERS

El BCE siguió proporcionando apoyo analítico, estadístico, logístico y administrativo a la Secretaría de la Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS), encargada de la actividad diaria de esta institución. La JERS es responsable de la supervisión macroprudencial del sistema financiero de la UE y de la prevención y mitigación del riesgo sistémico.

El BCE contribuyó regularmente a los trabajos de identificación y seguimiento en curso de los riesgos sistémicos potenciales de la JERS y le prestó apoyo general en sus trabajos de investigación. Por ejemplo, el BCE cooperó con el High-Level Task Force on Safe Assets de la JERS, que se creó para explorar las consideraciones prácticas relativas a los bonos de titulización de activos respaldados por deuda soberana (SBBS, por sus siglas en inglés). Las principales conclusiones de los trabajos de este grupo, así como el análisis técnico que respalda dichas conclusiones, se publicaron en un informe de dos volúmenes. Además, el BCE colaboró en una serie de documentos de trabajo publicados en relación con los SBBS.

Con respecto al sector financiero no bancario de la UE, el BCE contribuyó a la redacción del tercer número del informe de seguimiento anual de la JERS titulado «EU Shadow Banking Monitor», que presenta una descripción general de la evolución del sector y se centra especialmente en evaluar los riesgos potenciales para la estabilidad financiera. Asimismo, en el ámbito financiero no bancario, el BCE participó en el informe de la JERS titulado «Macroprudential provisions, measures and instruments for insurance», que se publicó en noviembre de 2018. Este informe sobre provisiones, medidas e instrumentos macroprudenciales para el sector de seguros sirve de base para los actuales debates sobre Solvencia II relativos al fortalecimiento del marco regulatorio de las empresas de seguros y reaseguros desde una perspectiva macroprudencial.

El BCE copresidió un grupo de expertos que tenía encomendada la labor de responder a la solicitud del Consejo de la UE en la que invitaba a la JERS a elaborar «planteamientos macroprudenciales para prevenir la aparición en todo el sistema de problemas ligados a los préstamos dudosos, teniendo debidamente en cuenta los efectos procíclicos de las medidas destinadas a afrontar el problema de la cartera de préstamos dudosos y los posibles efectos sobre la estabilidad financiera». En el informe publicado se identifican los factores determinantes de los aumentos de estos préstamos en todo el sistema y se concluye que no parece necesario introducir cambios fundamentales en el conjunto de herramientas macroprudenciales existentes, si bien se podrían considerar algunas mejoras.

Además, el BCE presidió el grupo de trabajo que preparó los escenarios adversos de la JERS para las pruebas de resistencia a escala de la UE de 2018 de la Autoridad Bancaria Europea y para las pruebas de resistencia del sector seguros de 2018 de la Autoridad Europea de Seguros y Pensiones de Jubilación, prestando también apoyo técnico y de modelización. Asimismo, el BCE organizó el seminario anual sobre pruebas de resistencia, celebrado en diciembre de 2018.

Por último, el BCE siguió prestando apoyo a la JERS en el análisis de la base de datos a gran escala de que dispone esta institución, de conformidad con el Reglamento Europeo de Infraestructuras de Mercado. Este trabajo permitió pasar a recopilar, procesar y analizar los datos diariamente. Esta labor analítica está ayudando actualmente a la JERS, y a sus comités consultivos y sus estructuras, a realizar una vigilancia más estrecha de los mercados de derivados.

Puede consultarse más información sobre la JERS en su sitio web y en sus Informes Anuales.


3.3 Actividades microprudenciales para garantizar la solidez individual de las entidades de crédito

A lo largo de 2018, la Supervisión Bancaria del BCE siguió contribuyendo a la estabilidad del sector bancario europeo y a la igualdad de condiciones para todas las entidades de crédito de la zona del euro. Aunque estas han incrementado su capacidad de resistencia en los últimos años, continúan enfrentándose a retos considerables.

Uno de los retos más apremiantes para las entidades de crédito de la zona del euro es la falta de beneficios

Uno de los retos más apremiantes para las entidades de crédito de la zona del euro es la falta de beneficios y, aunque la situación ha mejorado en general, continúan viéndose presionadas para ajustar sus modelos de negocio y necesitando encontrar formas de ser rentables de manera sostenible a lo largo del ciclo económico. En 2018, la Supervisión Bancaria del BCE finalizó y publicó una revisión temática sobre rentabilidad y modelos de negocio. Los resultados de la revisión mostraron que la situación varía ampliamente entre unas entidades y otras, y que sus capacidades de dirección estratégica son un factor importante que influye en su rentabilidad. La Supervisión Bancaria del BCE seguirá vigilando la situación y poniendo a prueba los modelos de negocio de las entidades.

Es prioritario resolver el problema de los préstamos dudosos

Después de la rentabilidad, los activos problemáticos, como los préstamos dudosos, continúan representado un problema para el sector bancario de la zona del euro. Los préstamos dudosos frenan los beneficios de las entidades de crédito, merman su capacidad de resistencia y reducen su capacidad para financiar la economía. Aunque resolver este problema es principalmente responsabilidad de las entidades afectadas, ha sido una prioridad máxima de las autoridades de la UE (como pone de manifiesto el plan de acción de la UE para hacer frente a los préstamos dudosos en Europa) y en particular de la Supervisión Bancaria del BCE. Ya en marzo de 2017, la Supervisión Bancaria del BCE publicó una guía cualitativa sobre la gestión de los préstamos dudosos, que se complementó en marzo de 2018 con un apéndice en el que se exponen las expectativas en relación con las provisiones de los nuevos préstamos dudosos. En julio de 2018, la Supervisión Bancaria del BCE anunció nuevos pasos en la gestión del volumen de estos préstamos.

Mejora de las herramientas y métodos de supervisión

A lo largo del ejercicio, la Supervisión Bancaria del BCE continuó mejorando sus herramientas y métodos. Una vez concluidas las consultas públicas que se iniciaron en marzo de 2018, la Supervisión Bancaria del BCE publicó, en noviembre de 2018, las guías finales para entidades de crédito en materia de gestión del capital interno y de la liquidez interna (el proceso de evaluación de la adecuación del capital interno —ICAAP— y el proceso de evaluación de la adecuación de la liquidez interna —ILAAP—). En relación con la revisión específica de los modelos internos (TRIM) que está en curso, también publicó, después de llevar a cabo una consulta pública, el primer capítulo de su guía sobre modelos internos en noviembre de 2018. Adicionalmente, publicó guías para la evaluación de las solicitudes de autorización que también incluyen a las entidades de crédito fintech. Otra guía, publicada en septiembre de 2018, se centra en las inspecciones in situ y en las investigaciones de modelos internos, y su objetivo es explicar la forma en que se llevan a cabo dichas inspecciones. La Supervisión Bancaria del BCE también colaboró en las pruebas de resistencia de la Autoridad Bancaria Europea aplicadas a los bancos europeos (véase recuadro 4).

Asimismo, en 2018, la Supervisión Bancaria del BCE participó en la gestión de la inviabilidad de un banco significativo de la zona del euro. Este caso concreto puso de manifiesto que es necesario seguir armonizando las normas para gestionar los bancos inviables y, aunque el BCE no tiene facultades en materia de blanqueo de capitales, también puso de relieve que es preciso un enfoque más armonizado de esta cuestión a escala europea.

Puede consultarse información más detallada sobre la Supervisión Bancaria del BCE en su sitio web y en el Informe Anual sobre las actividades de supervisión del BCE de 2018.

Recuadro 4
Pruebas de resistencia realizadas a las entidades de crédito de la UE en 2018

Diseño general de las pruebas de resistencia de 2018 y participación del BCE

El BCE estuvo involucrado en la preparación y la ejecución de las pruebas de resistencia a escala de la UE de 2018, bajo la coordinación global de la Autoridad Bancaria Europea (ABE). El objetivo de estas pruebas era evaluar la capacidad de resistencia de las entidades financieras detectando los principales focos de vulnerabilidad en un escenario base y en un escenario adverso. Además, los resultados de las pruebas se utilizan en la evaluación del Proceso de Revisión y Evaluación Supervisora (PRES) de cada entidad de crédito participante en el ejercicio, desde una perspectiva tanto cuantitativa como cualitativa. Como parte del trabajo preparatorio, el BCE participó en el diseño del escenario base y del escenario adverso. Este último se diseñó junto con la JERS y la ABE y en estrecha colaboración con las autoridades nacionales competentes (ANC). Por otra parte, el BCE, junto con las ANC, participó activamente en la elaboración de la Nota Metodológica de las pruebas de resistencia de la ABE. El principal reto de la metodología utilizada en las pruebas de 2018 fue la introducción de la Norma Internacional de Información Financiera 9 (NIIF 9), que afectó a varios perfiles de riesgo (riesgo de crédito, riesgo de mercado e ingresos netos por intereses) de las entidades que participaron en la prueba. Asimismo, el BCE, gracias a una fructífera interacción con los expertos de la ABE y de las ANC, generó los parámetros de referencia del riesgo de crédito para las pruebas de resistencia. Se espera que las entidades apliquen estos parámetros a las carteras para las que no se disponga de modelos de riesgo de crédito adecuados.

Tras la puesta en marcha de las pruebas de resistencia a escala de la UE el 31 de enero de 2018, el BCE se responsabilizó del proceso de control de calidad de las entidades de crédito que se encuentran bajo su supervisión directa. Como consecuencia de la introducción de la NIIF 9, el calendario del ejercicio de 2018 se amplió con respecto a años anteriores, con el fin de que las entidades dispusieran de más tiempo para presentar los datos para las pruebas. El objetivo principal del proceso de control de calidad, que llevaron a cabo conjuntamente el BCE y las ANC, era asegurar que las entidades aplicaran correctamente la metodología común desarrollada por la ABE. Dicho proceso requirió la participación de más de 200 empleados del BCE. Desde la función de supervisión microprudencial del BCE, los miembros de los Equipos Conjuntos de Supervisión se encargaron del análisis exhaustivo de las proyecciones presentadas por las entidades, teniendo en cuenta las características específicas de cada una. También se ocuparon de la interacción directa con los bancos. Los equipos horizontales bottom-up fueron responsables de evaluar el cumplimiento de las exigencias metodológicas por parte de las entidades de crédito y de contrastar la coherencia y la credibilidad de los resultados individuales de cada banco mediante un análisis comparativo de bancos semejantes. Los equipos top-down de la función macroprudencial del BCE contrastaron los resultados remitidos por las entidades utilizando sus propios modelos top-down. El trabajo recibió el apoyo de un departamento de gestión de proyectos específico, así como de equipos de infraestructura y de coordinadores de país, que facilitaron la interacción con las autoridades nacionales.

De las 48 entidades de crédito sometidas a las pruebas de resistencia de la ABE, 33 son supervisadas directamente por la Supervisión Bancaria del BCE y representan el 70 % de los activos del sector bancario de la zona del euro. El 2 de noviembre de 2018, la ABE publicó los resultados individuales de las 48 entidades, junto con información detallada de sus balances y sus exposiciones al cierre de 2017. Además de los 33 bancos supervisados por el BCE incluidos en la muestra de la ABE, el BCE sometió en paralelo a su propia prueba de resistencia del PRES a otras 54 entidades que supervisa directamente, pero que no estaban incluidas en la muestra de la ABE[44]. Este ejercicio se basó en la misma metodología y escenarios que las pruebas de resistencia efectuadas a escala de la UE, aunque se aplicaron enfoques menos sofisticados y umbrales de presentación de información menos estrictos para garantizar un trato proporcional a las entidades de menor tamaño.

Anteriormente en 2018, el BCE también realizó una prueba de resistencia a cuatro entidades de crédito griegas que se encuentran bajo su supervisión directa. Aunque se siguió la misma metodología, escenarios y proceso de control de calidad que en las pruebas de resistencia de la ABE, en esta prueba se aplicó un calendario acelerado para concluir el ejercicio antes de que finalizara el tercer programa de apoyo a Grecia del Mecanismo Europeo de Estabilidad.

Los escenarios

El escenario adverso para las pruebas de resistencia de 2018 se basó en un conjunto coherente de perturbaciones macrofinancieras susceptibles de materializarse en un contexto de crisis. Para la zona del euro, el escenario incluía una contracción acumulada del PIB del 2,4 %, una caída acumulada de los precios inmobiliarios del 17 % y un descenso inmediato de las cotizaciones del 31 %.

El escenario reflejó los principales riesgos sistémicos identificados en el momento de la puesta en marcha del ejercicio, es decir: i) un reajuste brusco y significativo de las primas de riesgo en los mercados financieros mundiales; ii) preocupación acerca de la sostenibilidad de la deuda pública y privada; iii) una retroalimentación negativa entre la escasa rentabilidad bancaria y el bajo crecimiento nominal, y iv) riesgos de liquidez en el sector financiero no bancario con posibles efectos de contagio al sistema financiero en general.

Para hacer frente al largo período transcurrido entre el inicio de la realización de las pruebas de resistencia de la ABE a principios de 2018 y la publicación de los resultados, el BCE llevó a cabo análisis de sensibilidad complementarios de los riesgos que habían cobrado mayor relevancia a lo largo del año, como los asociados a una desaceleración brusca en las economías emergente de mayor importancia para las entidades de crédito de la zona del euro y a las tensiones adicionales observadas en los mercados de deuda soberana, y los resultados se publicaron en el Financial Stability Review (FSR) de noviembre de 2018.

Resultados de las pruebas de resistencia de la ABE de 2018 y factores determinantes

En el escenario adverso, el capital de nivel 1 ordinario (CET1) agregado sin aplicar medidas transitorias (fully loaded) disminuyó en 3,8 puntos porcentuales para las 33 entidades de crédito supervisadas directamente por el BCE, pasando del 13,7 % al cierre de 2017 al 9,9 % al cierre de 2020. Estos resultados incluyeron un impacto de 0,3 puntos porcentuales por la primera aplicación de la NIIF 9, que entró en vigor el 1 de enero de 2018. La reducción correspondiente es 0,5 puntos porcentuales mayor que en la prueba de 2016.

Un factor clave de la disminución del capital en el escenario macroeconómico adverso fueron los deterioros crediticios, que se explican en su mayor parte por el hecho de que el escenario macroeconómico fue más severo que en las pruebas de resistencia de 2016 y por la introducción de la NIIF 9 (en particular el modelo de provisiones por insolvencias durante toda la vida de los préstamos). Los niveles de préstamos dudosos tuvieron una influencia menor en las pruebas de 2018 que en las de 2016, lo que reflejó la mejora de los balances bancarios. Un segundo factor determinante fue una perturbación del diferencial de financiación que afectaba al riesgo de mercado de las entidades, que quedó contrarrestado en cierta medida por el efecto positivo de los tipos de interés más elevados a largo plazo. Un tercer factor clave fue el impacto de perturbaciones de los precios de mercado y de liquidez sobre las carteras valoradas a valor razonable. El impacto total de la revaloración de estas carteras fue más acusado en las entidades de importancia sistémica mundial (EISM) que, sin embargo, fueron capaces de compensar gran parte de las pérdidas con los elevados ingresos de clientes. El impacto de las tensiones sobre las reservas de liquidez y por incertidumbre del modelo también afectó a las EISM más que a otras entidades. Otro factor determinante fueron las significativas tensiones sobre los ingresos netos por comisiones.

La mayor disminución del capital fue también resultado de una metodología más sensible al riesgo. Ello se vio compensado, solo parcialmente, por los efectos de la mayor calidad de los activos, sobre todo como consecuencia de la reducción de los volúmenes de préstamos dudosos, y de los beneficios derivados del aumento más acusado de los tipos de interés a largo plazo en dicho escenario.

Pese a la mayor caída del capital, la ratio de CET1 agregada sin aplicar medidas transitorias (fully loaded) al final del horizonte temporal del ejercicio se situó en el 9,9 %, por encima del 8,8 % registrado en las pruebas de resistencia de 2016, gracias a los continuos esfuerzos de las entidades de crédito por gestionar los activos problemáticos, así como a la constante acumulación de capital en los últimos años. Los resultados confirmaron la mayor capacidad de resistencia de las entidades participantes frente a perturbaciones macroeconómicas; sin embargo, también pusieron de manifiesto vulnerabilidades en bancos concretos y aportaron información adicional importante sobre la capacidad de gestión de riesgos y de realización de pruebas de resistencia de las entidades, que está siendo objeto de seguimiento por parte de los supervisores.

Los resultados de los análisis de sensibilidad complementarios, publicados en el último FSR, indicaban que la materialización de los riesgos adicionales considerados habría provocado una reducción mayor del capital CET1 (de unos 0,3 a 0,7 puntos porcentuales), además de la caída del capital de 3,8 puntos porcentuales.


3.4 Contribución del BCE al fortalecimiento de la unión bancaria y la unión de los mercados de capitales

Las reformas regulatorias acometidas tras la crisis han creado un sector financiero más resistente, pero se requieren más esfuerzos

Diez años después del estallido de la crisis financiera mundial, las principales reformas regulatorias que han contribuido a crear un sector financiero más resistente están a punto de completarse. Aunque en la última década se han conseguido avances sustanciales, todavía es preciso superar algunos retos legales e institucionales antes de que las entidades de crédito europeas puedan operar en un marco auténticamente integrado y de que los usuarios de los servicios financieros se beneficien de un mercado único bancario más integrado. También se requieren más esfuerzos para desarrollar los mercados de capitales, fortaleciendo, al mismo tiempo, el marco regulatorio y supervisor del sector financiero no bancario.

Culminación de la unión bancaria y de la unión de los mercados de capitales

En 2018, el BCE siguió contribuyendo al debate en curso sobre la culminación de la unión bancaria y de la unión de los mercados de capitales (UMC). Ambas iniciativas ayudan a mejorar el funcionamiento de la UEM. La creación de un mecanismo de respaldo común para el Fondo Único de Resolución (FUR) y de un sistema europeo de garantía de depósitos (SEGD) permitirá una integración financiera más profunda e incrementará la credibilidad de la unión bancaria. La mayor integración de los mercados financieros aumentará la eficiencia en la asignación del crédito, facilitará el reparto de riesgos a través de canales privados y ayudará a diversificar las fuentes de financiación de la economía real.

Más avances en la unión bancaria

En junio de 2018, los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 Estados miembros de la UE alcanzaron un primer conjunto de acuerdos sobre la reforma de la UEM, entre ellos, la culminación de la unión bancaria. Acordaron que el Mecanismo Europeo de Estabilidad proporcione un mecanismo de respaldo común para el FUR. Los términos de referencia de ese respaldo común se refrendaron en diciembre de 2018. Asimismo, decidieron que debe comenzarse a trabajar en trazar una hoja de ruta para empezar las negociaciones políticas sobre el SEGD, y en diciembre acordaron crear un grupo de trabajo de alto nivel para que determine cuáles son los siguientes pasos en relación con el SEGD.

Un mecanismo de respaldo común para el FUR

En el marco del apoyo prestado a los foros de la UE para el establecimiento de un mecanismo de respaldo común para el FUR, el BCE dio su opinión al respecto en su dictamen sobre la propuesta de la Comisión Europea de un reglamento relativo a la creación del Fondo Monetario Europeo. En concreto, el BCE manifestó que este mecanismo de respaldo común debe extenderse a todas las medidas que pueda adoptar la Junta Única de Resolución (JUR), incluidas las destinadas a apoyar la solvencia y la liquidez de las entidades objeto de resolución. Además, la toma de decisiones relativa a los desembolsos del mecanismo de respaldo debe ser rápida y no retrasar la adopción y ejecución de las decisiones de resolución de la JUR.

La reducción de los riesgos observada puede favorecer el avance del debate político sobre el SEGD

Asimismo, el BCE considera que la reducción de los riesgos observada puede favorecer el avance del debate político sobre el SEGD. A este respecto es importante que la hoja de ruta de junio de 2016 se siga lo más de cerca posible. En relación con las condiciones para poner efectivamente en marcha el SEGD, el BCE considera que tendrían que ser proporcionales al grado de reparto de riesgos en la primera fase del SEGD. El BCE también aclaró que al considerar distintos modelos de diseño para esta primera fase, sería preferible crear un fondo centralizado con el fin de asegurar que se dote al sistema de recursos financieros sólidos y que el marco de gobernanza permita adoptar decisiones rápidas y conjuntas a escala europea.

El BCE también continuó prestando asesoramiento técnico sobre el SEGD. En concreto, presentó al Grupo ad hoc sobre el Fortalecimiento de la Unión Bancaria su análisis cuantitativo actualizado sobre la capacidad del SEGD[45]. En este análisis se concluye que un fondo europeo de garantía de depósitos con plenos recursos financieros sería suficiente para cubrir los pagos en caso de una perturbación muy severa. Tampoco habría subvenciones cruzadas sistemáticas no justificadas dentro del SEGD, en el sentido de que algunos sistemas bancarios aportaran sistemáticamente una cantidad inferior a la que podrían obtener del fondo, aun considerando las perturbaciones específicas de cada país.

El BCE contribuyó al debate sobre las medidas de reducción de los riesgos

Asimismo, el BCE siguió estrechamente y contribuyó al debate sobre las medidas de reducción de riesgos. En consonancia con las conclusiones del Consejo de junio de 2016, la culminación de la unión bancaria requiere nuevas medidas centradas en la reducción y el reparto de riesgos en el sector financiero. La disminución continua de los riesgos interesa directamente al BCE como banco central y supervisor bancario, ya que refuerza la capacidad de resistencia del sistema bancario y de la unión bancaria en general. En 2018, el BCE contribuyó a la elaboración de un informe sobre este tema (Joint Monitoring report on risk reduction), preparado conjuntamente con la Comisión Europea y la Junta Única de Resolución, en el que se facilita un análisis actualizado de cómo están evolucionando los riesgos en la unión bancaria. En una ponencia presentada en el European University Institute en mayo de 2018, el presidente del BCE explicó que la dicotomía entre la reducción de riesgos y el reparto de riesgos que caracteriza el debate es artificial en muchos sentidos. Con el marco de políticas correcto, estos dos objetivos se refuerzan mutuamente.

El BCE respalda firmemente el proyecto de la UMC

El BCE ha respaldado firmemente del proyecto de la UMC desde su inicio. Como recordó el BCE en su informe Financial Stability Review de noviembre de 2018, es necesario avanzar en este proyecto, dado que una UMC plenamente desarrollada podría impulsar el crecimiento económico y desempeñar un papel fundamental en el fortalecimiento de la arquitectura financiera y del régimen de supervisión de la UE. Para la consecución de dicha UMC plenamente desarrollada sería esencial que la Autoridad Europea de Valores y Mercados jugara un papel más destacado. Por tanto, es de vital importancia concluir las diversas iniciativas legislativas presentadas en el Plan de Acción de la UMC de la Comisión. Además, en el informe del BCE Financial integration in Europe de mayo de 2018 se ponían de relieve varias vías identificadas en sus trabajos de investigación que harían que los beneficios del proyecto de la UMC fueran incluso mayores en lo que respecta al reparto de riesgos. Estas vías se centran en el valor de las reformas de las pensiones y la inversión institucional, el valor de estimular la educación financiera y el valor de seguir avanzando para aumentar la armonización de los marcos de insolvencia europeos.

Necesidad de desarrollar herramientas para mitigar los riesgos del sector financiero no bancario

Como se refleja en la senda marcada en el Plan de Acción de la UMC de la Comisión, es probable que el sector financiero no bancario desempeñe un papel cada vez más importante en la financiación de la economía de la zona del euro. Ello ofrece muchas oportunidades para conseguir un sistema financiero más diversificado, pero —a medida que la intermediación financiera se desplaza de los bancos a las instituciones financieras no bancarias— los riesgos existentes pueden migrar y pueden surgir otros nuevos. Así pues, en 2018, el BCE subrayó la importancia de desarrollar herramientas para mitigar los riesgos del sector financiero no bancario. Por ejemplo, los legisladores de la UE deberían introducir herramientas macroprudenciales diseñadas para abordar los riesgos sistémicos relativos a los desajustes de liquidez y al uso del apalancamiento en los fondos de inversión.


4 Funcionamiento fluido de las infraestructuras de mercado y de los pagos

El Eurosistema ejerce un papel fundamental en el desarrollo, la gestión y la vigilancia de las infraestructuras de mercado que garantizan el libre flujo de pagos, valores y activos de garantía en Europa. Desde la introducción del euro en 1999, ha contribuido en gran medida a reconfigurar y consolidar las infraestructuras de grandes pagos, de los servicios de poscontratación de instrumentos financieros y, más recientemente, de los servicios de pagos minoristas inmediatos. Asimismo, el Eurosistema vigila la evolución del proceso de transformación digital, con el fin de garantizar que se mantengan la seguridad y la eficiencia de las infraestructuras del mercado financiero.


4.1 Servicios de TARGET

Los servicios de TARGET del Eurosistema incluyen tres componentes: TARGET2, un sistema de liquidación bruta en tiempo real para las operaciones de pago en euros relacionadas con las operaciones de política monetaria del Eurosistema, así como las operaciones comerciales y entre entidades de crédito; TARGET2-Securities (T2S), una plataforma única para la liquidación de valores en Europa, y el servicio de liquidación de pagos inmediatos de TARGET (TIPS, por sus siglas en inglés), que permite a los proveedores de servicios de pago ofrecer a sus clientes la transferencia de fondos en tiempo real durante las 24 horas del día, todos los días del año. Los tres servicios se liquidan en dinero de banco central, eliminando así el riesgo de crédito en la liquidación de las operaciones.

Más de 1.700 bancos utilizan TARGET2 para iniciar operaciones en euros, ya sea por cuenta propia o de sus clientes. Si se tienen en cuenta las sucursales y filiales, a través de TARGET2 puede accederse a más de 52.000 entidades de crédito de todo el mundo. En 2018, TARGET2 procesó una media de 346.834 pagos diarios por un importe medio diario de 1,7 billones de euros.

En T2S se puso en marcha la funcionalidad multidivisa con la conexión de la corona danesa

Un año después de la última fase de migración a T2S, la conexión de la corona danesa a la plataforma de liquidación constituyó un hito importante, ya que por primera vez se permitió liquidar operaciones en T2S, en la modalidad de entrega contra pago, en una moneda distinta del euro. En 2018, T2S procesó una media de 572.172 operaciones diarias por un importe medio diario de 925,69 mm de euros.

En noviembre de 2018, el Eurosistema puso en marcha el servicio TIPS, que ofrece la liquidación final e irrevocable de pagos inmediatos en euros en menos de diez segundos a cualquier hora del día, todos los días del año. TIPS se desarrolló para facilitar los pagos inmediatos a escala paneuropea. Se basa en el esquema de transferencias SEPA inmediatas (SCT Inst), un esquema de pagos inmediatos paneuropeos que ya han adoptado más de 2.000 proveedores de servicios de pago en 16 países. Además, TIPS se desarrolló como una extensión de TARGET2, que ya ofrece una extensa red de participantes en toda Europa que pueden aprovechar el nuevo servicio.

La puesta en marcha de TIPS en noviembre de 2018 facilitó la realización de transferencias de fondos en menos de diez segundos a los particulares y las empresas utilizando los servicios de pagos inmediatos

En última instancia, TIPS puede tener un amplio alcance y escala, al utilizar una red establecida de participantes en TARGET2 y códigos BIC accesibles. Existen opciones flexibles para interactuar con TIPS, de forma que distintos tipos de usuarios pueden acceder a la plataforma mediante diferentes funciones.


4.2 Mantenimiento de la seguridad y la eficiencia de las infraestructuras financieras a través del proceso de transformación digital

Aunque la integración europea ha ido avanzando, las infraestructuras del mercado financiero y los pagos están sujetos al proceso integral de transformación digital del sector financiero y de la sociedad en general. El Eurosistema ha asumido este doble reto fomentando la integración y la innovación en su función de catalizador. Además, promueve la seguridad y la eficiencia de las infraestructuras de mercado y de los pagos en el marco de su mandato de vigilancia.

En el ámbito de los pagos, el Eurosistema ha impulsado continuamente el proceso de integración e innovación en Europa. Un análisis de la migración a la Zona Única de Pagos en Euros (SEPA, por sus siglas en inglés) muestra que la estandarización de las transferencias y adeudos directos en euros ha sido un éxito y que su impacto en los pagos es positivo. Sin embargo, la «discriminación del IBAN», es decir, la práctica de los acreedores de negarse a aceptar cuentas de pago en el extranjero para los adeudos directos, todavía no se ha eliminado por completo. Asimismo, se requieren nuevas medidas para desarrollar soluciones de mandato electrónico para los adeudos directos SEPA, mientras que la SEPA para las tarjetas aún no se ha concluido. El BCE está animando a los esquemas de tarjetas europeos a que promuevan la interoperabilidad y el pleno alcance paneuropeo, permitiendo que cualquier tarjeta pueda utilizarse en cualquier terminal.

Bajo los auspicios del Consejo de Pagos Minoristas en Euros (ERPB, por sus siglas en inglés) —un foro de alto nivel presidido por el BCE que fomenta el desarrollo de un mercado integrado, innovador y competitivo para los pagos minoristas en euros en la UE— se continuó trabajando en la estandarización de tarjetas, así como en la promoción de la innovación en los pagos inmediatos, los pagos por móvil entre particulares y la accesibilidad a los servicios de pagos minoristas.

En el ámbito de los servicios de iniciación de pagos —servicios online que acceden a una cuenta de pago de un usuario para iniciar la transferencia de fondos en nombre del usuario y con su consentimiento y autenticación—, el ERPB estableció un conjunto común de requisitos de tipo técnico, operativo y de negocio, para la prestación eficiente de servicios de iniciación de pagos a escala paneuropea. En lo que respecta a la facturación electrónica, el ERPB se centró en la adopción de un mensaje de solicitud de pago conforme al estándar ISO 20022 y en aumentar la armonización entre los proveedores de soluciones de presentación y pago de facturas electrónicas (EIPP, por sus siglas en inglés).

En el ámbito de los valores, el Eurosistema ha continuado fomentando la armonización de T2S y de la poscontratación mediante la adaptación de su marco de vigilancia para la armonización de la poscontratación con el fin de tener en cuenta la finalización de la migración a T2S. El 85 % de los mercados de T2S cumplen con los estándares de armonización de T2S, pero es preciso seguir trabajando a nivel del mercado para aumentar el cumplimiento de los estándares de T2S sobre eventos corporativos.

En el área de la gestión de activos de garantía, el BCE, junto con los principales agentes de los mercados financieros europeos, ha presentado un primer conjunto de procesos de negocio y flujos de trabajo armonizados basados en el estándar de mensajería ISO 20022 para la gestión de activos de garantía. Más concretamente, en 2018 se publicó un informe de armonización sobre la gestión tripartita de activos de garantía y un informe de armonización sobre eventos corporativos, y el BCE cuenta con el apoyo de los participantes en los mercados para implementar las propuestas de armonización presentadas en estos informes, en particular, para respaldar el desarrollo del nuevo Sistema de Gestión de Activos de Garantía del Eurosistema (ECMS, por sus siglas en inglés).

Nuevos trabajos de investigación sobre el posible uso de la tecnología DLT para las infraestructuras del mercado financiero

En el ámbito de las fintech, se intensificaron y ampliaron los trabajos de investigación sobre las implicaciones de la tecnología de registros distribuidos (distributed ledger technology, DLT) para las infraestructuras del mercado financiero europeo. El programa conjunto de investigación del BCE y el Banco de Japón para estudiar el posible uso de la tecnología DLT en las infraestructuras del mercado financiero continuó en 2018 con la finalización de la fase 2 del Proyecto Stella. Se analizó un enfoque muy novedoso para conseguir la interoperabilidad entre registros que no requiere una conexión o acuerdos institucionales entre registros.

Para garantizar la seguridad y la eficiencia de las infraestructuras del mercado financiero y los pagos, el Eurosistema establece objetivos de vigilancia en reglamentos, normas, orientaciones y recomendaciones específicos sobre esta labor y lleva a cabo sus tareas de vigilancia recopilando la información pertinente, evaluando la información mediante su contrastación con los objetivos establecidos e induciendo el cambio, en caso necesario. En 2018, el Eurosistema reforzó su vigilancia mediante la mejora de la notificación de incidentes graves por parte de los proveedores de servicios de pago[46], los sistemas de pago y los esquemas de pago.

Basado en su seguimiento continuado del fraude en las operaciones con tarjeta, en 2018, el Eurosistema publicó su quinto informe sobre fraude con tarjeta. El informe reveló una inversión de la tendencia, con una ligera disminución de las tasas de fraude con tarjetas emitidas dentro de la SEPA y una acusada caída del fraude en las operaciones con tarjeta en cajeros automáticos. Sin embargo, el fraude por internet sigue aumentando (aunque en un porcentaje menor que en el número de operaciones no presenciales) y representa casi tres cuartas partes del fraude total en las operaciones con tarjeta.

En cuanto a la vigilancia de los sistemas de liquidación de valores, el BCE participa, junto con los bancos centrales de la zona del euro, en la autorización y la revisión y seguimiento periódicos de los depositarios centrales de valores (DCV) de conformidad con el Reglamento sobre los DCV en su calidad de banco central emisor del euro. En 2018, el Eurosistema emitió los correspondientes dictámenes sobre la autorización de cinco DCV y un dictamen sobre la autorización de un DCV que presta servicios auxiliares de tipo bancario.

En 2018 se puso en marcha la primera evaluación global de T2S en funcionamiento con arreglo a los Principios aplicables a las infraestructuras del mercado financiero, del CPMI-IOSCO. El Eurosistema está llevando a cabo la evaluación en consulta con el T2S Cooperative Arrangement, que está formado por los responsables de la vigilancia y la supervisión de los DCV que utilizan los servicios de T2S, los bancos centrales emisores de monedas que se liquidan en T2S y la Autoridad Europea de Valores y Mercados.

Sigue siendo de vital importancia y urgente aprobar un marco de supervisión revisado para las ECC

Por lo que se refiere a las entidades de contrapartida central (ECC), el Eurosistema ha seguido participando en las actividades de los colegios de supervisores establecidos de conformidad con el Reglamento Europeo de Infraestructuras de Mercado (EMIR, por sus siglas en inglés). La creciente relevancia de las ECC está aumentando la capacidad de resistencia del sistema financiero, pero también está concentrando los riesgos de liquidez, lo que puede afectar al mercado monetario y al funcionamiento fluido de los sistemas de pago y requerir la provisión de liquidez por parte del banco central, en especial en circunstancias excepcionales. El Eurosistema necesita un marco adecuado para seguir, evaluar y, si procede, hacer frente a estos riesgos, tanto dentro de la UE como en terceros países. Esto es particularmente importante en vista de que una parte significativa de las actividades de compensación de operaciones en euros se realizan en el Reino Unido. Por tanto, sigue siendo de vital importancia y urgente aprobar un marco de supervisión revisado para las ECC.


5 Esfuerzos para facilitar el funcionamiento de los mercados y servicios financieros prestados a otras entidades

En respuesta a la creciente preocupación sobre la viabilidad del índice medio del tipo de interés del euro a un día (eonia), en 2017, el BCE empezó a elaborar un nuevo tipo de referencia, el tipo de interés a corto plazo del euro (€STR), basado íntegramente en el marco de presentación de información estadística sobre los mercados monetarios (MMSR, por sus siglas en inglés). La metodología para calcular el €STR se publicó en junio de 2018 después de recibir amplio apoyo en dos consultas públicas y, posteriormente, el grupo de trabajo sobre tipos de interés libres de riesgo para la zona del euro lo recomendó para sustituir al eonia. Por consiguiente, se espera que el €STR pase a ser uno de los principales tipos de referencia en los mercados de la zona del euro.

El BCE es responsable de la gestión de diversas operaciones financieras en nombre de la UE y también desempeña una función general de coordinación en relación con el marco de Servicios de Gestión de Reservas del Eurosistema.

Con el fin de promover la integridad y el correcto funcionamiento del mercado mayorista de divisas, se ha elaborado un conjunto de principios de buenas prácticas (véase el recuadro 5 al final de este capítulo).


5.1 €STR, el nuevo tipo de referencia a un día para los mercados monetarios de la zona del euro

En respuesta a la incertidumbre, el BCE elaborará su propio tipo de interés a un día, el €STR

A lo largo de su existencia, el mercado financiero de la zona del euro se ha basado en tipos de referencia como el eonia[47]. El eonia se utiliza ampliamente como tipo de referencia subyacente en una variedad de contratos de derivados, como los swaps de tipos de interés, o para determinar los pagos futuros en diversos contratos vivos. Asimismo, se emplea con frecuencia en la valoración de productos financieros (para descontar flujos de caja futuros), por lo que es de vital importancia para el funcionamiento de los mercados. Los tipos de referencia como el eonia también son importantes para los bancos centrales, dado que son un indicador de cómo está afectando la política monetaria del banco central a los distintos segmentos de mercado y cómo se está transmitiendo al resto de la economía.

El uso del eonia quedará prohibido en el futuro, por lo que se necesita un sustituto con urgencia

El uso del eonia en su forma actual quedará prohibido en el futuro, ya que no cumple las exigencias del Reglamento de la UE sobre Índices de Referencia (BMR, por sus siglas en inglés). Tras consultar a las entidades del panel, el European Money Markets Institute (EMMI), el administrador del eonia, anunció en febrero de 2018 que no proseguiría con la modificación de la metodología para calcular el eonia. Por tanto, se necesita un sustituto del eonia con urgencia para mantener el correcto funcionamiento de todos los mercados que se basan en la existencia de un tipo a un día sólido.

En vista de la incertidumbre en torno al eonia, el BCE anunció en septiembre de 2017 que iba a elaborar su propio tipo de interés a un día, el tipo a corto plazo del euro (€STR), basado íntegramente en los datos a disposición del Eurosistema a través de la información estadística recopilada diariamente sobre los mercados monetarios. En julio de 2016 comenzaron a recopilarse datos para apoyar al Eurosistema en la implementación de la política monetaria sobre la base del Reglamento relativo a las estadísticas de los mercados monetarios. Para ello se cuenta con la participación de las 50 entidades de crédito de mayor tamaño de la zona del euro en términos de balance, que, cada día hábil antes de las 7:00 horas (hora central europea), informan sobre todas las operaciones realizadas el día hábil anterior en los mercados monetarios con y sin garantía, en el mercado de swaps de divisas y en el mercado de swaps de índices a un día (OIS, por sus siglas en inglés).

El €STR tendrá todas las características que necesitan los participantes en el mercado

El BCE comenzó a elaborar el €STR con la clara intención de que debía tener todas las características que necesitaban los participantes en el mercado. Por consiguiente, el BCE trata de seguir las mejores prácticas en la elaboración de tipos de referencia, plasmadas en los Principios de la IOSCO (Organización Internacional de Comisiones de Valores), y se esforzará por lograr la mayor transparencia posible en el diseño del tipo de interés, que ha tenido en cuenta los comentarios recibidos en dos consultas públicas. La primera consulta pública, que se inició en noviembre de 2017, se refería al ámbito de aplicación del €STR y su «interés subyacente», mientras que la segunda consulta pública, llevada a cabo en marzo de 2018, abarcó las modalidades concretas para el cálculo del tipo de interés. La metodología final para calcular el €STR se publicó en junio de 2018.

El €STR abordará algunas deficiencias de la actual metodología de cálculo del eonia

El diseño del €STR también tiene por objeto abordar algunas deficiencias de la actual metodología de cálculo del eonia, además de seguir siendo bastante sencillo y aproximarse a lo que están acostumbrados los participantes en el mercado. Al igual que el eonia, el €STR es un tipo de interés a un día aplicable a las operaciones sin garantía, lo que significa que su valor refleja el coste neto de los fondos y no se ve afectado por otras consideraciones, como los activos de garantía. Asimismo, como el eonia, el €STR es un tipo de interés a un día, que es el plazo de vencimiento del grueso de la actividad en los mercados de operaciones sin garantía. Con todo, el eonia y el €STR presentan diferencias significativas. Mientras que el eonia es un tipo de interés interbancario de oferta, el €STR refleja el tipo de demanda de fondos no solo entre entidades de crédito, sino también entre otras instituciones financieras, como fondos de pensiones, empresas de seguros y sociedades gestoras de activos, teniendo en cuenta, por tanto, que la importancia de la actividad puramente interbancaria ha disminuido en el segmento no garantizado del mercado monetario mayorista de la zona del euro. Además, si bien el eonia se basa en la contribución voluntaria de un panel de entidades cuyo tamaño se ha reducido con el tiempo, el €STR se basa en la información estadística presentada por una muestra mucho más amplia y estable de agentes informadores, por lo que los volúmenes subyacentes son más elevados que los correspondientes al eonia. Los volúmenes diarios del €STR se sitúan, en promedio, en 32 mm de euros y oscilan entre 16,5 mm de euros y 44,1 mm de euros y, cada día, presentan información una media de alrededor de 32 entidades de crédito. Por otra parte, el €STR muestra menor volatilidad que el eonia y es menos sensible a comportamientos idiosincrásicos (véase gráfico 22).

Gráfico 22

Pre-€STR y eonia – volúmenes subyacentes y tipos

(panel izquierdo: mm de euros; panel derecho: porcentajes; 15 de marzo de 2017-18 de septiembre de 2018)

Fuentes: EMMI y BCE.
Nota: El €STR preliminar (pre-€STR) se refiere a una serie de datos que el BCE actualiza una vez cada período de mantenimiento y se calcula aplicando la metodología del €STR a la información estadística disponible sobre los mercados monetarios.

El eonia y el €STR se diferencian en dos aspectos esenciales que los participantes en el mercado deben tener en cuenta y para los que deben prepararse. En primer lugar, dada la diferente definición de estos dos tipos de interés, en particular el hecho de que el €STR sea un tipo de interés de toma de fondos y el eonia sea un tipo de interés de préstamo desde el punto de vista del agente informador, en la actualidad existe un diferencial de unos nueve puntos básicos entre los dos tipos de referencia. En segundo lugar, dado que el ciclo de presentación de información estadística sobre los mercados monetarios finaliza a las 7:00 horas del día hábil siguiente, el €STR solo puede publicarse un día hábil después de la fecha de contratación de las operaciones admisibles, mientras que el eonia se publica el mismo día. Esto significa que todos los usuarios que actualmente se basan en un tipo de referencia a un día disponible el mismo día deberán preparar los cambios técnicos y de procedimiento necesarios para ajustarse a la hora de publicación del €STR.

El €STR estará disponible a partir de octubre de 2019

El €STR estará disponible a partir de octubre de 2019, después de haber realizado una serie de pruebas internas exhaustivas de los sistemas y procedimientos a escala del Eurosistema. Entretanto, el BCE está actualizando la serie de datos pre-€STR una vez cada período de mantenimiento. Esta serie trata de dar una idea al público en general sobre cómo sería y se comportaría el €STR si ya se aplicase. Incluye cálculos diarios desde marzo de 2017, que ayudarán a facilitar la adopción del €STR cuando entre en vigor.

En septiembre de 2018, un grupo de trabajo del sector privado sobre tipos de interés libres de riesgo, creado con el apoyo del BCE, la Autoridad Europea de Valores y Mercados, la Autoridad belga de Mercados y Servicios Financieros (FSMA, por sus siglas en inglés) y la Comisión Europea, recomendó el €STR para sustituir al eonia y también como el tipo de interés que puede servir de base para desarrollar alternativas para los contratos actualmente referenciados al euríbor (tipo de interés de oferta en el mercado interbancario del euro). Esta recomendación se formuló tras realizar una consulta pública sobre los posibles candidatos, que incluían tipos de interés aplicados a las operaciones con garantía y sin garantía. Las numerosas respuestas recibidas en la consulta sirvieron para: i) confirmar la calidad del análisis, y ii) ofrecer orientaciones claras sobre el tipo libre de riesgo preferido. El €STR se consideró el futuro tipo libre de riesgo para la zona del euro más apropiado, principalmente por tratarse de un tipo de interés de depósito, por su metodología de compilación y su baja volatilidad, así como por el hecho de que será administrado por el BCE, una institución de la UE.

La recomendación del €STR como tipo de interés libre de riesgo para la zona del euro es solo el primer paso del complejo proceso de sustitución del eonia. En diciembre de 2018, el grupo de trabajo publicó un informe sobre las posibles opciones de transición para dejar de utilizar el eonia. Las posibles sendas de transición se basan en la respuesta a cuatro preguntas clave: i) ¿el eonia y el €STR se publicarán paralelamente o el €STR sucederá al eonia tras la fecha de transición establecida en el Reglamento de la UE sobre Índices de Referencia (BMR, por sus siglas en inglés)?, ii) ¿el eonia y el €STR serán tipos de interés independientes o la metodología de cálculo del eonia evolucionará de forma que pase a depender del €STR tras la fecha de transición establecida en el BMR?, iii) ¿puede un diferencial eonia-€STR facilitar la transición?, iv) ¿pueden coexistir las curvas de descuento del OIS del eonia y del OIS del €STR? En el informe se recomienda que el EMMI, en calidad de administrador del eonia, modifique la metodología actual del eonia para que, en lugar de ser determinado por un panel de entidades de crédito, se calcule como un diferencial fijo con respecto al €STR durante un período de tiempo limitado, hasta que el eonia deje de utilizarse. Esto proporcionaría una plataforma estable para facilitar una transición progresiva y fluida al €STR.

Es importante que todos los usuarios del eonia comiencen a planificar la transición

En las siguientes fases de este proceso es de vital importancia que todos los usuarios del eonia comiencen a planificar la transición. Son muchas las medidas que pueden tomarse antes de que se publique el €STR, por ejemplo: i) aumentar la concienciación a nivel interno sobre los riesgos y las exposiciones asociados a productos vinculados con el eonia; ii) empezar a prepararse revisando los contratos y evaluando el impacto de la transición para prescindir del eonia; iii) presupuestar los posibles cambios en los sistemas y los modelos de valoración internos, en especial en lo que respecta a las entidades de compensación, y iv) comunicarse de forma activa directamente con los clientes, participar en los foros pertinentes como grupos de trabajo y mesas redondas del sector que corresponda, y responder a las consultas públicas. El éxito de la transición depende del grado de preparación de cada parte, de modo que es fundamental que todos los usuarios conozcan y participen de forma amplia y activa en los debates y consultas.


5.2 Gestión de las operaciones de endeudamiento y de préstamo

El BCE gestiona las operaciones realizadas con arreglo al MTFA y al MEEF

El BCE es responsable de la gestión de las operaciones de endeudamiento y de préstamo realizadas por la UE con arreglo al mecanismo de ayuda financiera a medio plazo (MTFA, por sus siglas en inglés)[48] y al Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera (MEEF)[49]. En 2018, el BCE procesó pagos de intereses de los préstamos concedidos en el marco del MTFA. A 31 de diciembre de 2018, el importe total del saldo vivo de los préstamos concedidos al amparo de este mecanismo ascendía a 1,7 mm de euros. En 2018, el BCE también procesó varios pagos, y pagos de intereses, relacionados con los préstamos otorgados en el contexto del MEEF. El saldo vivo total de estos préstamos a 31 de diciembre de 2018 se cifraba en 46,8 mm de euros.

El BCE procesa pagos en el contexto de la FEEF y del MEDE, y los relacionados con acuerdos de préstamo

Del mismo modo, el BCE es responsable de la gestión de determinados pagos generados por las operaciones efectuadas en el contexto de la Facilidad Europea de Estabilización Financiera (FEEF)[50] y el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE)[51]. En 2018, el BCE procesó varios pagos por intereses y comisiones en relación con los préstamos concedidos al amparo de la FEEF. El BCE también procesó las aportaciones de los miembros del MEDE y varios pagos por intereses y comisiones de los préstamos otorgados en el marco de este mecanismo.

Por último, el BCE es responsable de procesar todos los pagos relacionados con el acuerdo de préstamo suscrito con Grecia[52]. A 31 de diciembre de 2018, el saldo vivo total en el contexto de este acuerdo ascendía a 52,9 mm de euros.


5.3 Servicios de Gestión de Reservas del Eurosistema

El Eurosistema presta servicios con arreglo al marco de ERMS

En 2018 se continuó prestando una amplia gama de servicios financieros dentro del marco de Servicios de Gestión de Reservas del Eurosistema (ERMS, por sus siglas en inglés) establecido en 2005 para la gestión de activos de reserva denominados en euros de sus clientes. Varios BCN del Eurosistema («los proveedores de servicios del Eurosistema») ofrecen a bancos centrales, autoridades monetarias y organismos públicos situados fuera de la zona del euro, así como a organizaciones internacionales, el conjunto completo de servicios en condiciones y términos armonizados de conformidad con los estándares generales del mercado. El BCE desempeña una función general de coordinación, garantizando el buen funcionamiento del marco e informando al Consejo de Gobierno.

El número de clientes de los servicios del Eurosistema a través de ERMS era de 277 al final de 2018, en comparación con 278 al final de 2017. Por lo que respecta a los servicios prestados, el total de tenencias agregadas (que incluyen las tenencias de efectivo y de valores) gestionado en el marco de ERMS aumentó aproximadamente un 10 % con respecto al volumen gestionado durante el mismo período.

En 2018 se modificó el marco jurídico de los ERMS para incluir varios cambios operativos, aclarar algunos aspectos y atender algunas de las sugerencias extraídas de la encuesta a clientes de los ERMS que se llevó a cabo en 2017. Con este fin, y para no tener que adoptar un nuevo acto jurídico que modificase el marco, todos los cambios introducidos en el marco jurídico de los ERMS se han consolidado en la nueva Orientación del BCE sobre la prestación por el Eurosistema de servicios de gestión de reservas en euros a bancos centrales y países no pertenecientes a la zona del euro y a organizaciones internacionales (Orientación BCE/2018/14 [refundición]).

Recuadro 5
El Código Global del Mercado de Divisas

El Código Global del Mercado de Divisas es un conjunto de principios de buenas prácticas elaborado con el objetivo de promover la integridad y el correcto funcionamiento del mercado mayorista de divisas. El Código se publicó en mayo de 2017 en respuesta al deterioro de la confianza en el mercado de divisas tras varios escándalos relacionados con malas prácticas, entre ellas, en particular, la manipulación de los índices de referencia (benchmarks), como el tipo de cambio de referencia de WMR Londres de las 16.00 horas (WMR London 4 p.m. fixing). El Código es fruto de un esfuerzo conjunto sin precedentes de un grupo de bancos centrales (incluido el BCE) y de participantes en el mercado de los principales centros de negociación de divisas de todo el mundo que ha trabajado bajo los auspicios del Banco de Pagos Internacionales. El objetivo del Código es promover un mercado robusto, equitativo, líquido, abierto y suficientemente transparente a escala mundial a través de una serie de principios, en lugar de normas. Los 55 principios del Código se centran en la transparencia, la equidad y la mitigación de los riesgos en seis ámbitos clave: ética, gobernanza, ejecución, intercambio de información, gestión de riesgos y cumplimiento normativo, y confirmación y liquidación.

El Código Global del Mercado de Divisas es distinto de códigos anteriores del sector en lo que respecta a su marco de adhesión y de gobernanza, así como a su revisión periódica. En primer lugar, es el primer código de conducta elaborado conjuntamente por todos los participantes que operan en el mercado de divisas (bancos centrales, entidades que actúan como vendedoras [sell-side] y compradoras [buy-side], proveedores de liquidez no pertenecientes al sector bancario, operadores de plataformas electrónicas de negociación y otras entidades que prestan servicios de intermediación, ejecución y liquidación), lo que demuestra el firme compromiso entre una amplia diversidad de destacados participantes en este mercado. En segundo lugar, a diferencia de códigos de conducta previos elaborados por distintas asociaciones de mercado o comités locales del mercado de divisas, el Código Global del Mercado de Divisas se aplica a escala mundial a todos los participantes en el mercado mayorista de divisas, entre los que se incluyen entidades que actúan como vendedoras (por ejemplo, entidades de crédito), determinados proveedores de infraestructuras de mercado, y entidades que actúan como compradoras (gestores de activos, empresas, etc.). En tercer lugar, el Código incluye el principio de proporcionalidad para alcanzar un equilibro entre el respeto de la diversidad entre jurisdicciones, tanto en términos de estructura de mercado como de tratamiento regulatorio, y garantizar la coherencia de una iniciativa global. En cuarto lugar, aunque, anteriormente, las entidades no tenían obligación de publicar sus compromisos de adhesión a códigos de conducta, se ha preparado una Declaración de Compromiso con el Código Global del Mercado de Divisas para que las entidades puedan declarar públicamente su adhesión al Código. Para aumentar la transparencia, las Declaraciones de Compromiso de los participantes en el mercado son públicas y pueden consultarse en el Global Index of Public Registers. Por último, el Código es propiedad colectiva del Comité Global del Mercado de Divisas (GFXC), un foro integrado por comités del mercado de divisas de los principales centros de negociación de divisas, que se encarga de su mantenimiento. El GFXC analiza periódicamente si la nueva información disponible o la evolución del mercado exigen actualizaciones o adiciones al Código. Por ejemplo, en diciembre de 2017, el GFXC lo actualizó para explicar mejor la negociación durante la ventana de last look (último vistazo), una práctica utilizada en las actividades de negociación electrónica en las que un participante en el mercado que recibe una solicitud de cotización tiene una última oportunidad de aceptarla o rechazarla en función del precio cotizado. Asimismo, el GFXC supervisará las revisiones más exhaustivas del Código que se llevarán a cabo con menos frecuencia.

Los bancos centrales que forman parte del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC), que conjuntamente desempeñan un papel fundamental en el mercado internacional de divisas, han apoyado el Código Global del Mercado de Divisas en sus respectivas jurisdicciones. Más concretamente, los bancos centrales del SEBC esperan que sus contrapartes habituales en las actividades de negociación de divisas se adhieran al Código y firmen la Declaración de Compromiso, y la mayor parte de las contrapartes del BCE ya se han adherido. La firma de la Declaración de Compromiso es también una condición indispensable para que los participantes en el mercado puedan ser miembros del Grupo de Contacto con el Mercado de Divisas (FX Contact Group) del BCE, un foro de debate del BCE y profesionales del sector activos en el mercado de divisas.

Además de animar a los participantes en el mercado a adoptar el Código, los bancos centrales del SEBC ya han tomado la iniciativa y han firmado el Código. Estos bancos han revisado sus prácticas internas, han llevado a cabo análisis de deficiencias para evaluar sus actividades de divisas a nivel interno en relación con los principios aplicables del Código, han ajustado sus procedimientos internos en los casos necesarios y han realizado sesiones periódicas de formación de su personal. El BCE efectuó su propia evaluación y el 29 de noviembre de 2017 publicó su Declaración de Compromiso. Ese día, otros catorce bancos centrales del SEBC publicaron sus Declaraciones de Compromiso con el Código, y los demás lo hicieron a lo largo de 2018. Para los bancos centrales es importante que los mercados financieros funcionen correctamente a fin de asegurar una transmisión fluida de la política monetaria a la economía real que, en última instancia, debería beneficiar a todos los ciudadanos.

Un número significativo de participantes en el mercado en todo el mundo han demostrado públicamente su adhesión al Código, y en octubre de 2018, más de 400 instituciones habían firmado la Declaración de Compromiso, de las que más de la mitad son entidades de crédito, alrededor del 10 % son bancos centrales y algo menos del 10 % son participantes que actúan como compradores (véase gráfico A). Los bancos centrales del SEBC seguirán contactando con diversos participantes en el mercado y con sus asociaciones de manera coordinada con el fin de dar a conocer el Código, fomentar la adhesión generalizada y promover unos mercados de divisas sólidos. Para ello, el BCE está al frente del grupo de trabajo de difusión del Código Global del Mercado de Divisas entre los participantes que actúan como compradores, que trata de encontrar vías para facilitar el uso y el compromiso con el Código por parte de las empresas que operan como compradoras.

Gráfico A

Detalle de las Declaraciones de Compromiso por tipos de participantes en el mercado

(porcentajes, octubre de 2018)

Fuentes: GFXC y cálculos del BCE.


6 Más billetes en circulación, menos falsificaciones

El BCE y los bancos centrales nacionales (BCN) de la zona del euro son los responsables de emitir los billetes en euros dentro de la zona del euro y de mantener la confianza en la moneda. El número de billetes en euros en circulación y su importe lleva aumentando desde su introducción en 2002, y en los últimos años lo ha hecho a un ritmo mayor que el crecimiento económico. Debido a una combinación de factores, entre los que se encuentran los elementos de seguridad mejorados de la nueva serie Europa, la colaboración con los cuerpos y fuerzas de seguridad, y los esfuerzos de comunicación y formación a escala nacional y europea, el número de billetes falsos ha seguido disminuyendo y se sitúa en un nivel muy bajo. El 28 de mayo de 2019 la serie Europa se completará con la introducción de los nuevos billetes de 100 y 200 euros que incorporan elementos de seguridad nuevos e innovadores.


6.1 Incremento sostenido de los billetes en circulación

El número de billetes en euros en circulación y su importe han aumentado de forma continuada

En 2018, el número de billetes en circulación y su importe aumentaron en torno a un 5,6 % y un 5,2 %, respectivamente. Al final del año estaban en circulación 22.600 millones de billetes en euros, por un importe total de 1.231 mm de euros (véanse gráficos 23 y 24). Los billetes de 100 euros registraron la tasa de crecimiento interanual más elevada, que en 2018 se situó en el 6,9 %. A finales de 2018, el importe total de los billetes de 100 euros en circulación ascendía a 280.000 millones de euros, lo que equivale al importe agregado de todas las denominaciones de billetes en euros en circulación en mayo de 2002. El crecimiento del billete de 50 euros mantuvo su dinamismo con una tasa del 6,3 %.

Gráfico 23

Número e importe de los billetes en euros en circulación

(escala izquierda: mm de euros; escala derecha: miles de millones)

Fuente: BCE.

Gráfico 24

Importe de los billetes en euros en circulación, por denominaciones

(mm de euros)

Fuente: BCE.

En términos de importe, un tercio de los billetes en euros en circulación se encuentran fuera de la zona del euro

Se estima que, en términos de importe, alrededor de un tercio de los billetes en euros en circulación se encuentran fuera de la zona del euro principalmente en países vecinos y corresponden, sobre todo, a las denominaciones más altas. Se utilizan como depósito de valor y para liquidar operaciones en mercados internacionales.

La producción de billetes en euros se comparte entre los BCN de la zona del euro, a los que se asignó en total la producción de aproximadamente 4.000 millones de billetes en 2018.

El número total de monedas en euros en circulación aumentó un 3,7 % en 2018, hasta situarse en 130.700 millones al cierre del año. El importe de las monedas en circulación ascendía a 29.000 millones de euros, cifra que supera en un 3,6 % la registrada a finales de 2017.

En 2018, los BCN de la zona del euro comprobaron la autenticidad y el estado de uso de unos 31.000 millones de billetes, y de ellos, retiraron alrededor de 5.000 millones por no ser aptos para la circulación. Además, el Eurosistema continuó prestando asistencia a los fabricantes de maquinaria de tratamiento de billetes a fin de garantizar que sus máquinas cumplan con los estándares del BCE para comprobar la autenticidad y el estado de uso de los billetes en euros antes de retornar a la circulación. En 2018, las entidades de crédito y otros profesionales del manejo del efectivo comprobaron la autenticidad y el estado de uso de unos 37.000 millones de billetes en euros utilizando ese tipo de máquinas. A continuación, en el recuadro 6, se presenta información relativa a la encuesta del Eurosistema sobre los servicios de efectivo ofrecidos por las entidades de crédito y la aceptación de pagos en efectivo en el comercio minorista.

Recuadro 6
Encuesta del Eurosistema sobre los servicios de efectivo ofrecidos por las entidades de crédito y la aceptación de pagos en efectivo en el comercio minorista

Pese al creciente peso de los pagos electrónicos, la demanda de efectivo continuó aumentando en 2018. En los debates actuales sobre el papel del efectivo se afirma a menudo que es un instrumento de pago costoso y que las entidades de crédito están reduciendo los servicios de efectivo que ofrecen. Como continuación del estudio sobre el uso del efectivo por los hogares realizado por el BCE en 2016, el BCE y los 19 BCN del Eurosistema realizaron una encuesta en 2018 en la que participaron 87 entidades de crédito, 55 representantes de empresas que participan a título profesional en el manejo de efectivo (o de empresas de transporte de fondos) y 157 negocios (como tiendas, comercio minorista y hostelería) para conocer la percepción de los distintos participantes en el ciclo del efectivo sobre este instrumento de pago (véase figura A) y estudiar cómo se podría mejorar la eficiencia de la infraestructura del efectivo. Los datos de la encuesta se recopilaron a través de entrevistas, por lo que sus resultados son de carácter cualitativo y las cifras que se presentan más adelante deben considerarse con cautela.

Figura A

El ciclo del efectivo en la zona del euro

Fuente: BCE.

Servicios de efectivo de las entidades de crédito

Aunque todas las entidades de crédito describieron sus servicios de efectivo a clientes como intensivos en recursos y costes, el 75 % los calificó como importantes o muy importantes, el 20 % expresó una opinión neutral, y sólo el 5 % consideró que no eran importantes. Las presiones de los costes sobre las entidades siguen impulsando la automatización de los procesos de gestión del efectivo y la ampliación del autoservicio bancario. La sustitución gradual de los cajeros automáticos tradicionales (meros dispensadores de efectivo) por cajeros automáticos multifunción, en particular, por máquinas recicladoras de efectivo que también permiten realizar ingresos de fondos, es una tendencia que continuará en los próximos años y que se ve favorecida por las innovaciones técnicas en este sector. Según la encuesta, se estima que, actualmente, los clientes recurren al autoservicio para obtener aproximadamente el 75 % de los billetes en euros que retiran, mientras que sus operaciones de ingreso de billetes las realizan, distribuidas a partes iguales, utilizando servicios presenciales (ventanilla bancaria) y terminales no atendidos (automatizados) (véase gráfico A).

Gráfico A

Grado de automatización de los servicios de retirada e ingreso de billetes de las entidades de crédito

(porcentajes)

Fuente: Encuesta de 2018 a entidades de crédito realizada por los BCN del Eurosistema.

Por razones de eficiencia de costes, las entidades de crédito analizan detenidamente la viabilidad económica de la ubicación de los cajeros automáticos y reubican o desinstalan los cajeros infrautilizados. Otros factores que están contribuyendo a la reducción de las redes de cajeros automáticos son, por ejemplo, las fusiones bancarias y los modelos de cooperación interbancaria que permiten a los clientes utilizar de forma gratuita los cajeros automáticos de otros bancos. Esta disminución puede observarse actualmente en Países Bajos, Francia y Portugal. En cambio, en Italia, Grecia y Chipre, las redes de cajeros automáticos están creciendo. En el gráfico B se representan los planes a medio plazo de las entidades de crédito en relación con las redes de cajeros, que muestran que las actuales tendencias divergentes pueden continuar en los próximos años. Una manera eficiente de poner a disposición de los ciudadanos pequeñas cantidades de efectivo son los sistemas de cash-back, en los que el establecimiento entrega efectivo al cliente cuando este paga bienes o servicios con tarjeta. Actualmente, estos sistemas se ofrecen en once países de la zona del euro, aunque en algunos a escala muy limitada, y se consideran un servicio adicional que el comercio minorista puede prestar a sus clientes.

Gráfico B

Planes de desarrollo de las redes de cajeros automáticos de las entidades de crédito de la zona del euro

(porcentaje de entidades de crédito)

Fuente: Encuesta de 2018 a entidades de crédito realizada por los BCN del Eurosistema.
Nota: El gráfico muestra las respuestas de 81 entidades de crédito en 17 países de la zona del euro (excluidos Austria y Finlandia) a la pregunta: «¿Cuáles son sus planes actuales en relación con la red de cajeros automáticos de cara a los próximos cinco a siete años?».

El transporte de efectivo entre el comercio minorista, los centros de tratamiento de efectivo y los BCN, así como los procesos internos de gestión del efectivo, están ampliamente externalizados a empresas especializadas en el manejo de efectivo, sobre todo en el caso de las monedas. En el gráfico C se muestra una representación gráfica de la externalización de las principales actividades de manejo de efectivo. No se prevén cambios importantes en los próximos años, lo que sugiere que las entidades de crédito ya gestionan de manera eficiente esas actividades.

Gráfico C

Grado de externalización de los procesos relacionados con el efectivo por las entidades de crédito

(porcentajes)

Fuente: Encuesta de 2018 a entidades de crédito realizada por los BCN del Eurosistema.
Nota: Datos basados en las respuestas de 85 entidades de crédito en 18 países de la zona del euro (excluida Austria).

Existe margen de mejora de la eficiencia en el área de tratamiento de monedas, ya que se consideró que la logística era laboriosa y que el rendimiento de las máquinas de tratamiento de monedas era menos satisfactorio que el de las de billetes. En opinión de las entidades de crédito, la eficiencia en el manejo del efectivo podría aumentar introduciendo mayor flexibilidad en la comprobación obligatoria de las monedas y suprimiendo el uso de las monedas de 0,01 y 0,02 euros. Las entidades mencionaron que el suministro de monedas también podría mejorar si los BCN y las autoridades emisoras adaptasen sus operaciones mayoristas y ofreciesen más servicios de efectivo más cerca del lugar en el que lo precise el comercio minorista.

Aceptación de pagos en efectivo en el comercio minorista

La amplia variedad de negocios minoristas participantes en la encuesta dificultó la obtención de resultados cualitativos representativos. No obstante, los resultados permiten hacerse una idea clara de las opiniones de los comerciantes a escala de la zona del euro, ya que se entrevistó a empresas de distinto tamaño y de diversos sectores. En general, los comercios minoristas encuestados consideraron que la fiabilidad de las operaciones de pago y la preferencia de los clientes por el medio de pago son los criterios más relevantes al evaluar los instrumentos de pago. En segundo lugar se encuentran la velocidad de las transacciones y los costes totales asociados a los pagos, seguidos de aspectos relativos a la seguridad. De acuerdo con estos criterios, el efectivo obtuvo una buena puntuación, especialmente entre el comercio minorista más pequeño, cuyos costes internos de manejo de efectivo suelen ser más bajos que las comisiones aplicadas a los pagos electrónicos, y en los países en los que las entidades de crédito cobran comisiones reducidas o no cobran comisiones por los servicios de efectivo que prestan (véase gráfico D).

Gráfico D

Criterios del comercio minorista para aceptar diferentes instrumentos de pago

Fuente: Encuesta de 2018 a entidades de crédito realizada por los BCN del Eurosistema.
Nota: El gráfico muestra puntaciones medias en un rango comprendido entre 1 (mejor puntuación) y 5 (peor puntuación).

Los comerciantes encuestados sugirieron distintas maneras de mejorar la eficiencia del ciclo del efectivo, entre ellos rebajar las comisiones bancarias aplicadas a los ingresos de efectivo, abonar con mayor rapidez (de forma instantánea) los ingresos de efectivo en las cuentas bancarias y distribuir más billetes de 5 euros a través de cajeros automáticos para que se reduzca su necesidad de cambio. Asimismo, manifestaron su deseo de que haya mayor competencia en el sector de empresas dedicadas al manejo del efectivo. Además, en algunos Estados miembros los comerciantes participantes en la encuesta abogaron por una mayor participación del BCN en el suministro de monedas, entre otras vías, ofreciendo un acceso directo a los servicios de monedas del BCN. Por último, una medida propuesta con frecuencia para reducir costes fue la supresión del uso de monedas de 0,01 y 0,02 euros (junto con normas para redondear el importe total de los pagos al múltiplo de 5 céntimos más próximo).

Los resultados de la encuesta sugieren que la inmensa mayoría de las entidades de crédito prevén continuar ofreciendo un abanico de servicios de efectivo adecuado, con un mayor uso del autoservicio bancario. Sin embargo, dado que más de una tercera parte de las entidades encuestadas tiene previsto reducir su red de cajeros automáticos, el BCE y los BCN del Eurosistema realizarán un seguimiento más estrecho del ciclo del efectivo y de los servicios de efectivo de los bancos en el futuro. Aunque los resultados de la encuesta no suscitan preocupación sobre la aceptación del efectivo en el comercio minorista, en un entorno de rápida evolución de los sistemas de pago es importante que el efectivo no se encuentre en situación de desventaja, que continúe siendo ampliamente aceptado como medio de pago y que su papel como instrumento de curso legal no se vea perjudicado.


6.2 El número de billetes en euros falsos se mantuvo en niveles reducidos y continuó disminuyendo

El número total de billetes falsos en euros continuó reduciéndose en 2018, y se retiraron de la circulación alrededor de 563.000 billetes falsos. Esta evolución obedece a una combinación de factores, como los elementos de seguridad mejorados de la nueva serie Europa, la colaboración con los cuerpos y fuerzas de seguridad, y los esfuerzos en comunicación y formación a escala nacional y europea. En comparación con el número de billetes en euros auténticos en circulación, la proporción de falsificaciones ha seguido disminuyendo y es muy baja. El gráfico 25 muestra la evolución a largo plazo del número de billetes falsos retirados de la circulación. El principal objetivo de los falsificadores son las denominaciones de 20 y 50 euros, que en 2018 representaron, en conjunto, más del 80 % del total de billetes falsos incautados. El porcentaje de falsificaciones de billetes de 20 euros volvió a descender en 2018.

Gráfico 25

Número de billetes falsos por cada millón de billetes en euros auténticos en circulación

(unidades por millón)

Fuente: BCE.

El BCE aconseja al público que se mantenga alerta y que no deje de aplicar el método «toque-mire-gire»

A pesar de que los billetes falsos retirados de la circulación son de baja calidad, el BCE sigue aconsejando al público que se mantenga alerta ante la posibilidad de fraude, que no deje de aplicar el método «toque-mire-gire» y que no se limite a examinar solamente uno de los elementos de seguridad. Además, de forma continuada se imparten cursos de formación a los profesionales del manejo del efectivo, tanto en Europa como en otros países, y se está distribuyendo material informativo actualizado como medida de apoyo a la lucha del Eurosistema contra la falsificación. Asimismo, el BCE colabora estrechamente con Europol, Interpol y la Comisión Europea en la consecución de este objetivo.


6.3 Presentación de los billetes de 100 y 200 euros con elementos de seguridad mejorados

El 17 de septiembre de 2018 se presentaron los nuevos billetes de 100 y 200 euros con elementos de seguridad mejorados. Después de los billetes de 5, 10, 20 y 50 euros, el 28 de mayo de 2019 entrarán en circulación las dos últimas denominaciones de la serie Europa, los billetes de 100 y 200 euros, lo que marca el final de varios años de preparación y cooperación en el Eurosistema.

La segunda serie de billetes en euros se ha completado

El Consejo de Gobierno del BCE decidió excluir el billete de 500 euros de la serie Europa, teniendo en cuenta la preocupación de que esta denominación pueda facilitar la realización de actividades ilícitas. En vista del papel internacional del euro y la confianza generalizada de que gozan los billetes en euros, la denominación de 500 euros seguirá siendo de curso legal y, en consecuencia, podrá continuar utilizándose como medio de pago y depósito de valor. Los billetes en euros mantendrán su valor indefinidamente, ya que podrán canjearse en los BCN de la zona del euro durante un período de tiempo ilimitado.

El BCE y los BCN de la zona del euro han llevado a cabo una campaña informativa para preparar al público y a los profesionales del manejo del efectivo de cara a la introducción de los nuevos billetes de 100 y 200 euros. Como en las demás denominaciones, la autenticidad de los nuevos billetes es fácil de comprobar con el método «toque-mire-gire», pero estos dos billetes de alta denominación también incorporan elementos de seguridad nuevos e innovadores. En términos de importe, la denominación de 100 euros es la segunda más utilizada (después de la de 50 euros), y en lo que se refiere al número de billetes en circulación, ocupa el tercer lugar (por detrás de las denominaciones de 50 y 20 euros y por delante de las de 5 y 10 euros). El Eurosistema está colaborando con fabricantes y propietarios de máquinas de tratamiento y dispositivos de autenticación de billetes en los preparativos para la introducción de los nuevos billetes. Esta colaboración incluye facilitar la realización de pruebas en sus equipos, la posibilidad de solicitar a los BCN que les presten billetes no emitidos de la serie Europa y la publicación de una lista de las máquinas de tratamiento de billetes que se han considerado aptas para procesar los nuevos billetes de la serie Europa.


7 Estadísticas

El BCE, en colaboración con los BCN, y en las tareas relativas al Mecanismo Único de Supervisión (MUS), con las ANC, elabora, recoge, compila y difunde una amplia gama de estadísticas que sirven de apoyo a la política monetaria de la zona del euro, a las funciones de supervisión del BCE, a la estabilidad financiera y a otras tareas del SEBC, así como a la labor de la JERS. Estas estadísticas también son utilizadas por las autoridades públicas, los participantes en los mercados financieros, los medios de comunicación y el público en general, contribuyendo así a cumplir el objetivo de transparencia del BCE. El SEBC siguió intensificando su cooperación con el Sistema Estadístico Europeo, en particular en las reflexiones e iniciativas para medir la globalización y las actividades de las multinacionales. En 2018, el SEBC continuó proporcionando regularmente estadísticas de la zona del euro de forma fluida y puntual. Además, dedicó esfuerzos considerables a cumplir los nuevos requerimientos de información estadística de alta calidad y más detallada a escala de países, sectores e instrumentos.


7.1 Novedades y mejoras en las estadísticas de la zona del euro

Clara tendencia hacia datos detallados para permitir análisis rápidos y flexibles

La estrategia del SEBC y de su Comité de Estadísticas con respecto a la recogida de datos de las entidades de crédito tiene por objeto estandarizar e integrar, en la medida de lo posible, los marcos estadísticos del SEBC en los distintos ámbitos y países. Este enfoque se basará en conceptos, definiciones y requerimientos claros y armonizados, así como en la promoción de la estandarización de datos, lo que contribuiría a automatizar el tratamiento de los datos y a mejorar su calidad. Otro componente importante de esta estrategia es el cambio orientado a recopilar datos más granulares, lo que permite cumplir nuevas obligaciones de información de forma más flexible y puntual, reduciendo la necesidad de solicitudes ad hoc. Los objetivos principales de este enfoque son aumentar la eficiencia de la información presentada y reducir la carga que soportan las entidades de crédito.

Uno de los elementos de este enfoque estratégico —el marco de información integrada (IReF, por sus siglas en inglés) del SEBC— aspira a integrar las obligaciones de información estadística de las entidades de crédito en una sola capa de recogida de datos (collection layer) que abarque toda la información que necesita y exige el SEBC. El IReF incluiría también las reglas de transformación necesarias para elaborar los agregados monetarios y financieros necesarios que cumplan exigencias específicas, partiendo de la capa integrada de recogida de información. Otro de los elementos —el diccionario de información integrada de las entidades de crédito (BIRD, por sus siglas en inglés)— es una capa de entrada (input layer) que tiene por objeto ayudar a los agentes informadores a organizar de forma eficiente los datos almacenados en sus sistemas internos y que se complementaría con las reglas de transformación aplicadas por las entidades de crédito para cumplir sus obligaciones de información. Una vez adoptado el IReF, las entidades podrán reutilizar el mismo conjunto de reglas de transformación en todos los países de la zona del euro. El enfoque basado en la colaboración con el sector bancario que sigue el SEBC se describe en el recuadro 7.

Recuadro 7
Un enfoque basado en la colaboración para las estadísticas del SEBC

Los responsables de la toma de decisiones en el SEBC necesitan estadísticas de alta calidad para la política monetaria y para la supervisión macro y microprudencial. El sector bancario facilita gran parte de estas estadísticas, por lo que es importante que las entidades de crédito conozcan bien sus obligaciones de información para asegurarse de que los datos que comunican al SEBC son de gran calidad.

La calidad de los datos también mejorará si se armonizan los requerimientos de información y se evita duplicar las solicitudes. Teniendo presentes estas consideraciones, el Comité de Estadísticas del SEBC decidió entablar un diálogo con el sector bancario para intercambiar opiniones sobre las iniciativas nuevas y en curso en el ámbito de las estadísticas del SEBC. Las reuniones del foro «Banking Industry Dialogue on ESCB statistics» tienen lugar en el BCE, normalmente una vez al año. Su primera reunión se celebró el 16 de marzo de 2018. En línea con las directrices sobre transparencia, en el sitio web del BCE se publican el orden del día, el resumen y las presentaciones.

Durante la reunión, los participantes intercambiaron primero sus opiniones sobre las perspectivas a medio plazo para armonizar los requerimientos de información a través del marco de información integrada (IReF, por sus siglas en inglés). Los representantes del sector bancario mostraron su apoyo al IReF y expresaron su deseo de armonizar las obligaciones de información no solo de las estadísticas del SEBC, sino también de los datos recabados a efectos de supervisión o por exigencias nacionales específicas o no relacionadas con el SEBC. El sector bancario también manifestó su apoyo al diccionario de información integrada de las entidades de crédito (BIRD, por sus siglas en inglés), que describe los datos que deben extraerse de los sistemas de TI internos de las entidades de crédito para obtener los informes que necesita el SEBC, así como la información que debe presentarse con fines de supervisión. Esto contribuye a mejorar la calidad de la información presentada. El SEBC instó a más bancos comerciales a adherirse a la iniciativa del BIRD para asegurar que siga avanzando. El BCE también publica la «Sección para bancos» en el sitio web de Nuestras estadísticas, que proporciona a la comunidad bancaria estadísticas en un formato fácilmente descargable.

Después de la reunión ha continuado el diálogo entre el sector bancario y el SEBC. Como resultado del intercambio continuo de opiniones, la Federación Bancaria Europea ha publicado recientemente sus principios de información integrada en los que reitera su apoyo al IReF y al BIRD.

En consonancia con la puesta en práctica de esta estrategia, en 2018 la Dirección General de Estadística del BCE elaboró numerosos conjuntos de datos detallados para poder realizar análisis flexibles y exhaustivos aplicando múltiples criterios. Un ejemplo destacado es la recopilación de datos granulares de crédito y de riesgo crediticio con arreglo al marco de AnaCredit, que comenzó en 2018. AnaCredit es una iniciativa para recopilar información detallada, puntual y armonizada sobre los préstamos concedidos por entidades de crédito a empresas y a otras personas jurídicas, y ponerla a disposición de los usuarios respetando las normas de confidencialidad adecuadas. Su modelo de datos permite obtener con rapidez innumerables combinaciones de datos granulares, dotando de mayor flexibilidad a los análisis efectuados por los usuarios de diversas áreas de banca central y de supervisión bancaria y aumentando el valor de esos análisis, además de permitir comparaciones con estadísticas agregadas como parte del control de calidad de los datos. Cuando todos los BCN de la zona del euro comiencen a remitir toda la información a AnaCredit, se espera recopilar información sobre unos 50 millones de instrumentos cada mes.

También se lograron avances significativos en el grupo de estadísticas sobre carteras de valores (SHSG, por sus siglas en inglés). El conjunto de datos sobre estas estadísticas es muy detallado, y la información puede desglosarse hasta por miembros de una lista limitada de grupos bancarios (inversores) y por valores (tenencias). Entre otras ventajas, este nivel de detalle permite la identificación correcta y flexible de los riesgos y de los efectos de contagio en los mercados financieros. La recopilación de datos sobre valores individuales en poder de grupos bancarios concretos se amplió para incluir más grupos bancarios y más atributos. Desde el tercer trimestre de 2018, la ampliación de los requerimientos de información abarca a todos los grupos bancarios directamente supervisados por el BCE. Además, los nuevos atributos se presentan con arreglo a los conceptos establecidos en AnaCredit, de modo que los datos sobre préstamos y valores pueden combinarse y analizarse conjuntamente de manera armonizada. Los conjuntos de datos granulares de AnaCredit y los relativos a las estadísticas sobre carteras de valores se basan en un sistema de registros que contienen información completa, precisa y actualizada sobre las unidades institucionales (la Base de Datos del Registro de Instituciones y Filiales [RIAD, por sus siglas en inglés]) y sobre los instrumentos financieros (la Base de Datos Centralizada de Valores [CSDB, por sus siglas en inglés]). Estos dos registros se mejoraron de forma significativa durante 2018.

Del mismo modo, durante el año pasado y según lo previsto, la capacidad de la base de datos RIAD del SEBC, que es el conjunto compartido de datos de referencia de unidades jurídicas y otras unidades institucionales estadísticas, se amplió para reforzar su apoyo a los procesos de negocio en todo el Eurosistema y el desempeño de las funciones del SEBC y del MUS. Asimismo, en junio de 2018, el BCE publicó la Orientación sobre RIAD (Orientación BCE/2018/16), que mejora la coordinación de las tareas que realizan los BCN con respecto a la presentación de datos de referencia a RIAD. En 2018, el BCE propuso una modificación del Reglamento relativo a las estadísticas de los mercados monetarios (Reglamento BCE/2014/48). El Reglamento modificado velará por que estén cubiertas las operaciones con todas las contrapartes financieras, reforzará el uso del identificador de entidad jurídica (LEI, por sus siglas en inglés) y concretará las obligaciones de los agentes informadores de cumplir normas rigurosas diseñadas para proteger la integridad de la información. Tras realizar dos consultas públicas, el 28 de junio de 2018 el BCE anunció la metodología para calcular el tipo de interés a corto plazo del euro (el €STR; véase la sección 5.1). El €STR se publicará a partir de octubre de 2019. Entretanto, el BCE ha empezado a publicar cifras (que se conocen como pre-€STR) que los participantes en el mercado pueden utilizar para valorar la idoneidad del nuevo tipo de interés antes de que comience a utilizarse y para ajustar sus procesos y procedimientos con el fin de asegurar una transición sin problemas. El €STR preliminar (pre-€STR) incluye datos diarios de series históricas desde el 15 de marzo de 2017.

Las estadísticas macroeconómicas están evolucionando para conservar su vigencia y utilidad

Para conservar su vigencia y utilidad y atender las necesidades de los usuarios en un entorno cambiante, las estadísticas macroeconómicas del BCE también están evolucionando constantemente. El 17 de febrero de 2018 se publicó un nuevo Reglamento del BCE sobre las obligaciones de información estadística de los fondos de pensiones (Reglamento BCE/2018/2), que tiene por objeto aumentar la transparencia y mejorar la comparabilidad de los datos en este subsector en rápido crecimiento dentro del sector financiero. El Reglamento subsanará las deficiencias observadas en las actuales estadísticas trimestrales no armonizadas e incompletas sobre fondos de pensiones que se publican desde junio de 2011, en particular la difusión limitada de los datos de las operaciones debido a la insuficiente calidad de la información.

La Orientación del BCE sobre las estadísticas monetarias y financieras se modificó en 2018 (Orientación BCE/2018/17) y ahora establece la transmisión de más información al BCE cuando esté disponible en los BCN, incluidos datos mensuales sobre el ajuste de los préstamos de las instituciones financieras monetarias (IFM), para tener en cuenta las actividades relacionadas con las ventas de préstamos y la titulización, la centralización nocional de tesorería (notional cash pooling), las posiciones de las IFM frente a la Junta Única de Resolución, un desglose del capital y las reservas de las IFM en subcategorías, y los datos que identifiquen a organismos de inversión colectiva en valores mobiliarios (OICVM) en las estadísticas de fondos de inversión.

La Orientación del BCE en materia de estadísticas exteriores también se modificó (Orientación BCE/2018/19) para cumplir nuevas exigencias analíticas en el ámbito de la política monetaria y la estabilidad financiera, entre ellas fomentar una mayor integración entre las estadísticas trimestrales de la balanza de pagos y de la posición de inversión internacional y las cuentas nacionales (incluidas las sectoriales). Los cambios principales se han plasmado en desgloses geográficos y por sector adicionales. Estos datos se presentarán a partir de marzo de 2021.

Las bases de datos granulares desarrolladas recientemente pueden ser muy útiles para las estadísticas macroeconómicas de distintas maneras. Vincular datos agregados y datos granulares puede aumentar la calidad de las estadísticas, ofrecer nuevos datos estadísticos y mejorar la flexibilidad de los análisis. En este contexto, el BCE prosiguió con su proyecto para vincular microdatos (encuesta sobre la situación financiera y el consumo de los hogares) y datos agregados (cuentas sectoriales) sobre los activos y pasivos de los hogares. El objetivo es elaborar información macroeconómica sobre la distribución de la riqueza y la deuda del sector hogares, ofreciendo información nueva y valiosa para los análisis económicos.

El análisis conjunto de microdatos en tiempo casi real integrados en los distintos segmentos de mercado allana el camino para analizar comportamientos del mercado más complejos, imprevistos y en rápida evolución en tiempo casi real. Para facilitar el avance, el BCE ha reforzado su compromiso y liderazgo en los esfuerzos de estandarización de datos a escala global, como el sistema global de identificador de entidad jurídica, ya operativo, —que debe desarrollarse hasta alcanzar una cobertura total—, y la elaboración de normas ISO. Por último, los esfuerzos que se están realizando para estandarizar datos en los mercados mejorarán la calidad del corpus de datos recopilados, al tiempo que los costes y los riesgos operativos se reducirán para todas las partes interesadas.


7.2 Mejora de la transparencia y la comunicación

En 2018, el BCE continuó esforzándose por aumentar su transparencia mejorando el acceso, la facilidad de uso y la interactividad de sus estadísticas para los usuarios profesionales externos y para el público en general. En consonancia con la iniciativa del BCE consistente en dar prioridad al acceso a través de los dispositivos móviles (mobile first o «móvil primero»), todas las notas de prensa sobre estadísticas están disponibles ahora en formatos web, que facilitan el acceso a las estadísticas y su difusión en las redes sociales. Mientras que las estadísticas del BCE pueden consultarse en el Statistical Data Warehouse —su sitio web de referencia mejorado dedicado a las estadísticas—, la nueva información estadística y las visualizaciones de las estadísticas de la zona del euro y de las estadísticas nacionales comparables se publican en «Nuestras estadísticas». Los usuarios profesionales, como los periodistas, pueden reutilizar las visualizaciones en sus propios canales de noticias o sus sitios web en el idioma de la UE que prefieran.

Las estadísticas supervisoras sobre el sector bancario también han evolucionado para responder a los cambios en el mercado y en el entorno regulatorio, así como a las peticiones y comentarios de los usuarios. El BCE recopila y publica trimestralmente estas estadísticas sobre las entidades que supervisa directamente. Los datos incluyen información sobre la composición del balance y la rentabilidad, la adecuación del capital, el apalancamiento, la financiación y la liquidez. Desde el tercer trimestre de 2018, su cobertura se ha ampliado para incluir las exposiciones frente a las Administraciones Públicas, los desgloses de los activos con arreglo a la jerarquía del valor razonable y los parámetros de riesgo de crédito basados en calificaciones internas. Asimismo, en 2018, el BCE publicó por primera vez información individualizada conforme al Pilar 3 sobre los activos ponderados por riesgo, desglosados por tipo de riesgo y método de cálculo, de las entidades de importancia sistémica mundial (EISM) supervisadas por el BCE y otras entidades de importancia sistémica (OEIS) (75 entidades), además de las tres ratios de solvencia y de apalancamiento de 118 entidades significativas. Este nuevo nivel de transparencia permite que las partes interesadas realicen comparaciones significativas de métricas prudenciales. En 2018, el BCE mejoró la comunicación con el sector bancario en relación con el proceso de calidad de la información supervisora. Se invitó a representantes del sector bancario a analizar el desarrollo de las comprobaciones adicionales de calidad de los datos relacionados con el MUS. En aras de la transparencia, en los sitios web del BCE y de las ANC se ha publicado la primera lista de comprobaciones.

El BCE fue también uno de los coorganizadores de la conferencia bienal titulada «Conference of European Statistics Stakeholders 2018» celebrada en Bamberg (Alemania), en la que los asistentes, entre ellos representantes del ámbito científico y académico, productores de estadísticas y grupos sociales, tuvieron la oportunidad de establecer redes de contactos y debatir sobre metodología estadística. El BCE también celebró los primeros veinte años de estadísticas del SEBC con una conferencia titulada «Ninth ECB Statistics Conference – 20 years of ESCB statistics: What’s next?» (véase recuadro 8).

Recuadro 8
Veinte años de estadísticas del SEBC – Próximos pasos

La función estadística del SEBC ha evolucionado considerablemente durante los últimos veinte años. La línea cronológica de las estadísticas destaca los principales hitos, como la ampliación de las funciones y tareas del BCE con motivo de la creación de la JERS en 2010 y el MUS en 2013. Otros hechos significativos incluyen las sucesivas ampliaciones de la zona del euro, el cambio de la compilación de datos agregados al suministro de información sobre distribuciones, la recopilación de datos polivalentes y granulares, y una infraestructura estadística básica en rápida evolución (normas y bases de datos de referencia) que permite integrar la información.

Sin embargo, existen tres principios fundamentales que no han cambiado con los años y que seguirán siendo cruciales en el futuro.

En primer lugar, los datos deben ser de alta calidad. Las decisiones de política macroeconómica se toman a partir de la evidencia estadística, y el BCE mantiene su compromiso para que el público continúe confiando en las estadísticas, en las instituciones y en las decisiones de política basadas en estadísticas documentadas.

En segundo lugar, la colaboración es un elemento clave en el ámbito estadístico y lo seguirá siendo en el futuro. La cooperación, tanto interna dentro del Eurosistema y del MUS como externa con el sector bancario, con el Sistema Estadístico Europeo y a escala internacional, es indispensable para la consecución de los objetivos del SEBC.

En tercer lugar, las estadísticas del SEBC deben ser pertinentes. El SEBC ha tenido que estar a la altura de las circunstancias en el pasado y tendrá que seguir estándolo en el futuro en un mundo donde los cambios se suceden con más rapidez que nunca. Las nuevas tecnologías ayudarán a expandir y profundizar en el uso de la gran cantidad de datos recopilados. La información disponible a gran escala aumentará y los expertos en estadística se beneficiarán de los nuevos avances en materia de ciencia de datos, aprendizaje automático e inteligencia artificial.

El objetivo de la estrategia para el futuro es integrar diversas fuentes de datos para obtener una imagen completa y coherente del sistema financiero. Para ello será necesario realizar esfuerzos de estandarización a escala europea y mundial, a los que el BCE seguirá contribuyendo en los próximos años. En este sentido, la reciente incorporación del BCE a la red internacional para el intercambio de experiencias en el manejo estadístico de datos granulares (International Network for Exchanging Experience on Statistical Handling of Granular Data, INEXDA) ayudará a compartir buenas prácticas con otros bancos centrales y organizaciones internacionales, y a afrontar los nuevos retos que plantee el tratamiento de microdatos.

Por último, dado que las estadísticas financieras son cada vez más complejas, la comunicación con el público adquirirá mayor importancia (véase sección 7.2).

El BCE celebró los primeros veinte años de las estadísticas del SEBC con la conferencia titulada «Ninth ECB Statistics Conference - 20 years of ESCB statistics – What’s next?» («Novena Conferencia sobre Estadísticas del BCE - Veinte años de estadísticas del SEBC – Próximos pasos») que se celebró en Fráncfort el 11 de julio de 2018. En la conferencia, estadísticos, responsables de políticas y expertos del mundo académico analizaron cómo se había ampliado el ámbito de trabajo con los años y expresaron sus opiniones sobre el futuro de las estadísticas del SEBC.


8 Prioridades de investigación del BCE

Las prioridades de investigación del BCE se revisan y se ajustan periódicamente con el fin de ofrecer bases analíticas sólidas para abordar los retos que afrontan los responsables de política monetaria del BCE. Las actividades que están desarrollando tres grupos (clusters) de investigación y dos redes de investigación impulsan la colaboración en el SEBC. En un entorno caracterizado por tipos de interés oficiales negativos, la transmisión de las medidas de política monetaria no convencionales y la interrelación entre la política monetaria, la estabilidad financiera y el sector real de la economía siguieron siendo las principales prioridades de investigación en 2018. En los trabajos realizados se analizaron los efectos de las medidas no convencionales para contrarrestar las consecuencias económicas de perturbaciones financieras adversas mediante la reducción de la incertidumbre en los mercados y la mejora del acceso a la financiación bancaria de las pequeñas y medianas empresas. Una vez establecido el marco de política macroprudencial, se creó un nuevo grupo de investigación para estudiar la interacción entre las políticas monetaria y macroprudencial y su coordinación óptima. Otras áreas prioritarias fueron el papel que desempeñan los factores financieros en el comportamiento de las empresas y de los hogares de la zona del euro, la dinámica de fijación de precios y salarios, y el diseño de mecanismos institucionales y de política para fortalecer la UEM. El papel que juegan las fricciones financieras en la transmisión de la política monetaria y en la propagación de perturbaciones económicas ocupa un lugar destacado en la nueva versión del modelo del BCE para la zona del euro (New Area-Wide Model, NAWM) y en el ulterior desarrollo de modelos multipaís utilizados para realizar previsiones y análisis de política monetaria[53].


8.1 Actividades de los grupos (clusters) de investigación del SEBC y el proyecto PRISMA

Para potenciar la colaboración entre los investigadores del SEBC, en 2016, los jefes de los departamentos de investigación del SEBC decidieron establecer tres nuevos grupos (clusters) de investigación. Estos grupos tienen por objeto coordinar los trabajos realizados en áreas de investigación de alta prioridad a través de seminarios y de proyectos de investigación conjunta (véase figura 2).

Figura 2

Grupos de investigación del SEBC

Fuente: BCE.
Nota: Estructura de los grupos de investigación del SEBC conforme a lo decidido por los jefes de los departamentos de investigación del SEBC en 2016.

Las actividades de los tres grupos de investigación del SEBC impulsaron la coordinación de los trabajos de investigación

En 2018, los grupos de investigación organizaron varios seminarios, en los que los equipos de investigación abordaron aspectos como el diseño óptimo de la política monetaria en un contexto de incertidumbre, las imperfecciones de los mercados financieros y los efectos de contagio a escala internacional. En el ámbito de la estabilidad financiera se organizó un seminario en el que se analizaron las implicaciones de los requerimientos de capital y de liquidez para el comportamiento de las entidades de crédito y para los mercados monetarios. Otra línea de investigación se centró en los determinantes microeconómicos del crecimiento de la productividad, en particular el papel de las fricciones financieras, la asignación ineficiente del crédito y la organización de la producción. Los resultados preliminares pusieron de relieve la importancia de tener en cuenta la función que desempeñan las empresas pequeñas para comprender los patrones del crecimiento de la productividad agregada.

La HFCN continuó trabajando en la tercera edición de la encuesta

De las redes de investigación del Eurosistema/SEBC, la red sobre la situación financiera y el consumo de los hogares (Household Finance and Consumption Network, HFCN) continuó trabajando en la tercera edición de la encuesta sobre la situación financiera y el consumo de los hogares (Household Finance and Consumption Survey), cuyos resultados se publicarán previsiblemente en 2019. Esta red ha estudiado, entre otras cuestiones, las implicaciones de la heterogeneidad de los hogares para la transmisión de la política monetaria. Por ejemplo, los investigadores de esta red han cuantificado cómo afecta la política monetaria al consumo de los hogares individuales en función de su situación laboral y la estructura de sus carteras. La conclusión de que la política monetaria afecta de manera desproporcionada al empleo en las partes inferiores de la distribución de la renta implica que, como resultado de la política monetaria expansiva, en la zona del euro se ha reducido la desigualdad de la renta y del consumo. Los trabajos de investigación de la red también han avanzado en ámbitos como los efectos de la incertidumbre en las decisiones de los hogares, la fragilidad financiera de los hogares y la medición del tramo superior de la distribución de la riqueza. Además, la encuesta ha sido también ampliamente utilizada por investigadores externos.

Creación de una nueva red de investigación para estudiar la formación de precios en el sector minorista utilizando microdatos

Una nueva red de investigación del SEBC denominada «PRISMA» (análisis de microdatos sobre la formación de precios), creada en 2018 con un mandato del Consejo de Gobierno, examinará el proceso de formación de precios en empresas individuales y en el sector minorista utilizando conjuntos de microdatos sobre precios. Los trabajos se centrarán en la relación entre el proceso de formación de precios y la dinámica de la inflación agregada. Concretamente, se estudiará si el proceso de formación de precios ha cambiado durante el período de baja inflación y si se ve afectado por la orientación de la política monetaria, la situación del ciclo económico y el tipo de perturbaciones agregadas que afectan a la economía.

Dado que ya se ha establecido un marco de política macroprudencial, se creó un nuevo grupo de trabajo de investigación para estudiar la interacción entre las políticas monetaria y macroprudencial. Una de las prioridades de los trabajos de este grupo es analizar los diversos efectos de contagio (spillovers) entre las dos políticas, entre ellos, los efectos de la política monetaria sobre la estabilidad financiera y el impacto de las medidas de política macroprudencial sobre la economía real. En vista de estos spillovers, su segundo foco de atención es la coordinación óptima de las dos políticas.


8.2 Conferencias y publicaciones

El Foro de Sintra y la ARC contribuyeron a continuar el diálogo con el mundo académico y con instituciones de política económica

Para continuar su intenso diálogo con economistas del ámbito académico y de otras instituciones de política económica, el BCE organizó diversos eventos de alto nivel relacionados con la investigación en 2018, como el Foro del BCE sobre Banca Central (ECB Forum on Central Banking) celebrado en Sintra y la segunda Conferencia Anual de Investigación del BCE (Annual Research Conference, ARC). El Foro se centró en los orígenes y las implicaciones de la dinámica de baja inflación que caracterizó a la recuperación posterior a la crisis en muchas economías avanzadas, y entre los temas debatidos se incluyeron la fijación de precios y de salarios y el papel de las expectativas de inflación. En la Conferencia Anual de Investigación de 2018 se presentaron trabajos innovadores sobre temas como la función que desempeñan los mercados de activos en la señalización de la política monetaria, los mercados hipotecarios, la evolución de la competitividad en los mercados financieros y de bienes, y la globalización. En otras conferencias destacadas se trataron las reformas estructurales en la zona del euro, el comercio mundial, los mercados de trabajo y la digitalización, así como las políticas monetaria y macroprudencial[54].

Muchas de las actividades de investigación del BCE también se han plasmado en publicaciones en revistas académicas y en documentos de trabajo

Muchas de las actividades de investigación del BCE también se han plasmado en la publicación de artículos en revistas académicas y en documentos de trabajo. En 2018 se publicaron 98 trabajos elaborados por expertos del BCE en la serie de documentos de trabajo (Working Paper Series) del BCE, así como varios estudios analíticos sobre cuestiones más operativas de las políticas económicas en la serie de documentos ocasionales (Occasional Paper Series), la serie de documentos estadísticos (Statistics Paper Series) y la serie de documentos de debate (Discussion Paper Series) del BCE. Este conjunto de trabajos de investigación de alta calidad sirvieron de base para una mejor comunicación de los resultados de la investigación del BCE a un público más amplio, con la publicación de doce artículos en el Boletín de Investigación (Research Bulletin) del BCE durante 2018[55].


9 Asuntos jurídicos

En este capítulo se describen los asuntos del Tribunal de Justicia de la Unión Europea relativos al BCE, los dictámenes del BCE y los casos de incumplimiento de la obligación de consultar al BCE sobre proyectos de disposiciones legales que entren en su ámbito de competencia, así como el seguimiento del cumplimiento de las prohibiciones relativas a la financiación monetaria y al acceso privilegiado.


9.1 Asuntos del Tribunal de Justicia de la Unión Europea relativos al BCE

El Tribunal General desestimó la reclamación por daños y perjuicios presentada contra el BCE en relación con la reestructuración de la deuda de Grecia en 2012

En marzo de 2018, el Tribunal General de la Unión Europea (el «Tribunal General») desestimó la reclamación por daños y perjuicios presentada por una asociación privada de pensionistas (ESTAMEDE) contra el BCE en el asunto T-124/17. Los miembros de ESTAMEDE son beneficiarios del fondo de pensiones griego de los ingenieros y contratistas públicos. Los daños y perjuicios solicitados estaban relacionados con el recorte que afectó a determinada deuda soberana griega en el contexto de una reestructuración parcial de dicha deuda en 2012, que supuestamente sufrieron el fondo de pensiones y sus beneficiarios, y no la propia asociación. El recurso pretendía atribuir al BCE diversos incumplimientos del Derecho y de los principios de la UE, incluidos derechos fundamentales amparados por la Carta de Derechos Fundamentales de la UE, como el derecho de propiedad. En su fallo, el Tribunal General declaró la inadmisibilidad manifiesta del recurso, sin examinar el fondo del asunto, eximiendo así de cualquier responsabilidad al BCE con respecto a los daños y perjuicios solicitados. El Tribunal General consideró que el demandante carecía de legitimación ante el Tribunal General y que el recurso no cumplía los requisitos formales de admisibilidad.

El Tribunal General desestimó los recursos en los que se solicitaban daños y perjuicios presentados contra el BCE en relación con las medidas de resolución de 2013 de Chipre

En julio de 2018, el Tribunal General también desestimó los recursos en los que se solicitaban daños y perjuicios presentados, entre otros, contra el BCE por varios depositantes, accionistas y tenedores de deuda en entidades de crédito de Chipre sujetas a las medidas de resolución adoptadas en 2013 (asuntos T-680/13 y T-786/14). Las sentencias acatan las decisiones tomadas en 2016 por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (el «Tribunal de Justicia») en dos recursos de casación (asuntos Mallis[56] y Ledra[57]) con asuntos similares. Los demandantes alegaban que el BCE y otros demandados habían impuesto las medidas de resolución en cuestión a través, entre otras vías, de su participación en las reuniones del Eurogrupo, del papel desempeñado en la negociación y adopción del Memorándum de Entendimiento de Chipre, y de las decisiones del Consejo de Gobierno del BCE referentes a la provisión de liquidez de emergencia (ELA, por sus siglas en inglés). El Tribunal General consideró que el BCE y los demás demandados no habían infringido el derecho de propiedad, el principio de confianza legítima ni el principio de igualdad de trato. Las dos sentencias se han recurrido ante el Tribunal de Justicia.

El Tribunal de Justicia decidió que el examen de las cuestiones prejudiciales remitidas no había puesto de manifiesto ninguna circunstancia que pudiera afectar a la validez del PSPP

En diciembre de 2018, el Tribunal de Justicia decidió que el examen de las cuestiones prejudiciales remitidas por el Tribunal Constitucional Federal alemán en el asunto C-493/17 (Weiss) no había puesto de manifiesto ninguna circunstancia que pudiera afectar a la validez del programa de compras de valores públicos (el «PSPP») del BCE. En primer lugar, el PSPP se encuadra en el ámbito de la política monetaria y respeta el principio de proporcionalidad. El objetivo específico de este programa puede vincularse al objetivo principal de la política monetaria de la Unión y no consta que el criterio por el que se concreta este objetivo principal, en términos cuantitativos, en el mantenimiento de las tasas de inflación en niveles inferiores, aunque próximos, al 2 % a medio plazo adolezca de un error manifiesto de apreciación ni que sobrepase el marco establecido por los Tratados. Asimismo, el BCE ponderó los diferentes intereses en juego para evitar de modo efectivo que, al aplicar el PSPP, pudieran producirse inconvenientes manifiestamente desproporcionados con respecto al objetivo que se pretendía lograr con este programa. El BCE decidió no establecer una norma general de reparto de pérdidas en vista de los riesgos a los que el gran volumen de adquisiciones de valores realizadas con arreglo al PSPP podía exponer a los BCN. En segundo lugar, el PSPP es compatible con la prohibición de financiación monetaria. La circunstancia de que este programa permita anticipar, a escala macroeconómica, la adquisición de un volumen significativo de bonos en los mercados secundarios no puede generar certezas en los operadores privados concretos que les permitan actuar, de hecho, como intermediarios del Eurosistema para la adquisición directa de bonos a autoridades y organismos públicos de los Estados miembros. Además, esa previsibilidad macroeconómica no reduce el incentivo para que los Estados miembros apliquen una política presupuestaria sólida dado el carácter temporal y contingente del programa y una serie de salvaguardas que limitan los efectos del PSPP sobre dicho incentivo. El Tribunal de Justicia también precisó que la prohibición de financiación monetaria no se opone a la tenencia de bonos hasta su vencimiento ni a la adquisición de bonos con un rendimiento negativo al vencimiento. Sobre la base de esta decisión adoptada en la cuestión prejudicial planteada, el Tribunal Constitucional Federal alemán se pronunciará sobre los recursos constitucionales que indirectamente cuestionan el PSPP.


9.2 Dictámenes del BCE y casos de incumplimiento

El artículo 127, apartado 4, y el artículo 282, apartado 5, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea requieren que el BCE sea consultado acerca de cualquier propuesta de acto de la UE o proyecto de disposición legal nacional que entre en su ámbito de competencia. Todos los dictámenes emitidos por el BCE se publican en su sitio web. Los dictámenes del BCE sobre propuestas de legislación de la UE se publican además en el Diario Oficial de la Unión Europea.

En 2018, el BCE adoptó 16 dictámenes sobre propuestas de actos de la Unión y 42 dictámenes sobre proyectos de disposiciones legales nacionales que entraban en su ámbito de competencia.

El BCE emitió dictámenes sobre propuestas de legislación de la UE

En relación con la UE, el BCE emitió dictámenes sobre propuestas de legislación en materia de supervisión macro y microprudencial, que incluyen la reforma de la Junta Europea de Riesgo Sistémico[58], la Autoridad Bancaria Europea[59] y la Autoridad Europea de Valores y Mercados[60], el tratamiento del capital de exposiciones dudosas y bonos garantizados[61], el tratamiento prudencial de las empresas de servicios de inversión[62] y el fortalecimiento del papel de la Autoridad Bancaria Europea en la prevención de la utilización del sistema financiero para el blanqueo de capitales o la financiación del terrorismo[63]. El BCE formuló dictámenes sobre otras propuestas de legislación de la UE con impacto en los mercados financieros, por ejemplo, la reforma de los mercados de bonos garantizados[64], la normativa sobre los administradores de créditos, los compradores de créditos y la recuperación de las garantías reales[65], las comisiones por pagos transfronterizos y por conversión de divisas[66], y la ley aplicable a los efectos frente a terceros de las cesiones de créditos[67]. Asimismo, el BCE emitió dictámenes sobre el marco que regula la UEM, incluidas disposiciones para reforzar la responsabilidad fiscal y la orientación presupuestaria a medio plazo en los Estados miembros[68], y sobre la propuesta de establecimiento de la Función Europea de Estabilización de las Inversiones[69] y de creación del Fondo Monetario Europeo[70]. El BCE también se pronunció sobre las estadísticas empresariales europeas[71] y el programa de formación de la UE para la protección del euro contra la falsificación («Programa Pericles IV»)[72].

El BCE adoptó dictámenes sobre proyectos de disposiciones legales nacionales relativas a los BCN

El BCE adoptó dictámenes sobre proyectos de disposiciones legales nacionales relativas a los BCN, que incluyen el gobierno y la independencia financiera del Central Bank of Cyprus[73], la independencia institucional del Българска народна банка (Banco Nacional de Bulgaria)[74], la auditoría estatal del Hrvatska narodna banka[75], el régimen de responsabilidad de los consejeros y empleados de la Banca Naţională a României[76], las exigencias de reservas mínimas del Magyar Nemzeti Bank[77] y la atribución de una gran variedad de funciones a los BCN referentes a cuestiones como la supervisión del cumplimiento de las tasas de intercambio aplicables a las operaciones de pago con tarjeta[78], la seguridad y protección de las infraestructuras críticas[79], la seguridad de las redes y los sistemas de información en el sector financiero[80], las actividades de titulización[81], la emisión de bonos garantizados[82], los procedimientos para la conversión de los préstamos denominados en francos suizos a préstamos denominados en euros[83], las actividades de entidades de crédito relacionadas con los mercados de instrumentos financieros[84], los documentos informativos básicos de los paquetes de inversión minorista y basada en seguros de las entidades de crédito[85], las facultades para investigar y adoptar medidas de ejecución en respuesta a la presentación de información falsa o errónea por parte de entidades de crédito y financieras[86], las funciones relativas a la regulación de determinadas cuentas de ahorros[87], la cooperación con las autoridades competentes en relación con el regreso de fondos de determinados paraísos fiscales[88], el mantenimiento del registro central de cuentas bancarias y operaciones financieras[89] y una base de datos de indemnizaciones de seguros nacionales[90]. Un tema recurrente en varios de estos dictámenes fue la evaluación de la atribución de nuevas funciones a los BCN en relación con la prohibición de financiación monetaria con arreglo al artículo 123 del Tratado habida cuenta de la financiación por parte de los bancos centrales de funciones que desempeña el Estado.

El BCE también emitió dictámenes sobre proyectos de disposiciones legales nacionales relativos a la supervisión macro y microprudencial de entidades de crédito y financieras, entre ellos, el establecimiento de una cooperación estrecha entre el BCE y el Българска народна банка (Banco Nacional de Bulgaria)[91], la reforma de los bancos populares y las cooperativas de crédito en Italia[92], las herramientas macroprudenciales en España[93] y el mandato prudencial y el gobierno de las entidades de crédito en Bulgaria[94], los instrumentos macroprudenciales para resolver los desequilibrios en el sector inmobiliario residencial y la aplicación recíproca de instrumentos macroprudenciales en Luxemburgo[95], la introducción de una ratio de financiación interbancaria en Hungría[96], los requisitos aplicables a la amortización de préstamos hipotecarios en Suecia[97], la remuneración fija de los miembros del órgano de administración de las entidades de crédito de importancia sistémica en los Países Bajos[98], la transmisión de información supervisora con fines estadísticos en Alemania[99], la reorganización de la Autoridad de Servicios Financieros de Polonia[100], y las fuentes de financiación y el gobierno de la Autoridad de Servicios Financieros de Malta[101].

El BCE adoptó dictámenes sobre otros proyectos de disposiciones legales nacionales con impacto en las entidades de crédito y financieras, tales como el marco de resolución de préstamos hipotecarios en mora y la regulación de la actividad de los propietarios de contratos de crédito en Irlanda[102], el régimen jurídico de los bonos garantizados en la República Checa y Eslovaquia[103], el marco de titulización en Chipre[104], la conversión de préstamos denominados en francos suizos a préstamos denominados en euros en Eslovenia[105], la fórmula de remuneración de los extractos regulados de determinadas cuentas de ahorros francesas[106] y las obligaciones en materia de preparación del sector financiero de Finlandia en una situación de contingencia/emergencia[107].

Dictámenes del BCE sobre el impacto de la legislación nacional en materia de información y ciberseguridad sobre las infraestructuras críticas de los mercados y la supervisión prudencial

Como reflejo de la creciente importancia de la ciberseguridad, el BCE emitió dictámenes dirigidos a varios Estados miembros sobre el impacto de la legislación nacional en materia de información y ciberseguridad sobre las infraestructuras críticas de los mercados y la supervisión prudencial de las entidades de crédito[108]. El BCE también se pronunció sobre las nuevas normas de redondeo de los pagos en euros en Bélgica[109].

Casos claros, importantes y/o reiterados de incumplimiento de la obligación de consultar sobre legislación de la UE

Se registró un caso de incumplimiento de la obligación de consultar al BCE sobre propuestas de legislación de la Unión. El BCE no fue consultado sobre la propuesta de reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo relativo a la ley aplicable a los efectos frente a terceros de las cesiones de créditos. El BCE emitió un Dictamen al respecto por iniciativa propia donde señalaba las deficiencias de la propuesta sobre la ley aplicable a los efectos frente a terceros de las cesiones de créditos[110]. Este caso se consideró un caso «claro e importante» de incumplimiento de la obligación de consultar al BCE. Los dos casos de incumplimiento de 2017, junto con el caso de incumplimiento identificado en 2018, se consideraron «claros y reiterados».

Caso de incumplimiento de la obligación de consultar sobre legislación nacional

En 2018 se identificó una cuestión horizontal relativa a las leyes nacionales por las que se aplica la Directiva (UE) 2016/1148 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de julio de 2016, relativa a las medidas destinadas a garantizar un elevado nivel común de seguridad de las redes y sistemas de información en la Unión. Como consecuencia de la discrecionalidad ejercida por algunos Estados miembros en la transposición de esta Directiva, el BCE está valorando en la actualidad la medida en que sus competencias consultivas se han visto sustancialmente afectadas en lo que respecta a los BCN, los sistemas de pago y liquidación y/o las funciones del BCE relativas a la supervisión prudencial de las entidades de crédito. Hasta la fecha, el BCE ha enviado a una autoridad nacional una carta por incumplimiento de la obligación de consultar (non-consultation letter) en relación con este asunto (Chipre). Además, las autoridades de Rumanía no consultaron al BCE sobre una ordenanza de urgencia del Gobierno que introducía un impuesto sobre los activos bancarios.


9.3 Cumplimiento de las prohibiciones relativas a la financiación monetaria y al acceso privilegiado

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 271, letra d, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, el BCE tiene encomendada la tarea de supervisar el cumplimiento de las prohibiciones recogidas en los artículos 123 y 124 del Tratado y en los Reglamentos (CE) nº 3603/93 y nº 3604/93 del Consejo por parte de los bancos centrales nacionales (BCN) de la UE y del BCE. Con arreglo al artículo 123, queda prohibida la autorización de descubiertos o la concesión de cualquier otro tipo de créditos por el BCE y por los BCN en favor del sector público de los Estados miembros y de las instituciones u organismos de la UE, así como la adquisición en el mercado primario de instrumentos de deuda emitidos por estas instituciones. En virtud del artículo 124, queda prohibida cualquier medida, que no se base en consideraciones prudenciales, que establezca un acceso privilegiado del sector público de los Estados miembros y de las instituciones u organismos de la UE a las entidades financieras. En paralelo al Consejo de Gobierno, la Comisión Europea supervisa el cumplimiento de estas disposiciones por parte de los Estados miembros.

El BCE también supervisa las adquisiciones realizadas por los bancos centrales de la UE en el mercado secundario de instrumentos de deuda del sector público del Estado miembro de que se trate, del sector público de otros Estados miembros y de organismos e instituciones de la UE. De conformidad con los considerandos del Reglamento (CE) nº 3603/93 del Consejo, las adquisiciones de instrumentos de deuda del sector público en el mercado secundario no deben servir para eludir el objetivo del artículo 123 del Tratado, es decir, tales adquisiciones no deben constituir una forma de financiación monetaria indirecta del sector público.

El ejercicio de seguimiento realizado en 2018 confirmó que, en general, se cumplieron las disposiciones de los artículos 123 y 124 del Tratado y de los Reglamentos del Consejo relacionados.

El ejercicio de seguimiento puso de manifiesto que, en 2018, la mayoría de los BCN de la UE aplicaban políticas de remuneración de los depósitos del sector público que cumplían plenamente los límites máximos de remuneración. No obstante, algunos BCN deben garantizar que el tipo de interés al que se remuneran los depósitos del sector público no se sitúe por encima del límite.

En el informe anual del BCE de 2016 se señaló que la creación y la financiación de MARK Zrt., una sociedad de gestión de activos, por parte del Magyar Nemzeti Bank, constituía un incumplimiento de la prohibición de financiación monetaria que debe corregirse. Tras la adopción de las medidas correctoras necesarias por parte de este banco central, el caso ha quedado cerrado.

En respuesta a las preocupaciones reflejadas en los informes anuales del BCE desde 2014, el BCE continuó realizando un seguimiento de varios programas puestos en marcha por el Magyar Nemzeti Bank en 2014 y 2015. En 2018, el Magyar Nemzeti Bank siguió adoptando medidas para responder a las preocupaciones del BCE y puso fin a un programa de adquisición de obras de arte y bienes culturales húngaros. No obstante, en vista del número, el alcance y la magnitud de estas operaciones, el BCE continuará realizando un estrecho seguimiento del cumplimiento de la prohibición relativa a la financiación monetaria y al acceso privilegiado. El BCE también seguirá realizando un seguimiento de la vinculación del Magyar Nemzeti Bank con la Bolsa de Budapest, ya que la adquisición de una participación mayoritaria en noviembre de 2015 podría seguir planteando problemas de financiación monetaria.

La reducción de los activos relacionados con la IBRC por parte del Central Bank of Ireland durante 2018, mediante la venta de bonos a tipo de interés variable a largo plazo supone un avance significativo en la dirección necesaria de enajenación íntegra de estos activos. Un programa de venta más ambicioso podría aliviar en mayor medida los problemas más persistentes y graves relacionados con la financiación monetaria.


10 Asuntos principales de la agenda europea e internacional

En 2018, el BCE siguió manteniendo un estrecho diálogo con diversas instituciones y foros europeos, como el Consejo Europeo, el Consejo ECOFIN, el Eurogrupo, el Parlamento Europeo y la Comisión Europea. Las perspectivas económicas, la profundización de la Unión Económica y Monetaria (UEM) y cuestiones relacionadas con el marco de gobernanza económica y fiscal de la UE fueron algunos de los temas tratados en las reuniones del Consejo Europeo, el Eurogrupo y el Consejo ECOFIN en las que participaron el presidente del BCE y otros miembros del Comité Ejecutivo.


10.1 Profundización de la UEM

En 2018, el BCE participó en los debates sobre el fortalecimiento de la UEM, brindando asesoramiento técnico en sus áreas de competencia y especialización. Los debates mantenidos en foros de la UE se centraron en tres cuestiones principales: la culminación de la unión bancaria, la reforma del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y el diseño de un instrumento de estabilización macroeconómica para la zona del euro. Entre las aportaciones más importantes a estos debates se encontraba un documento de reflexión publicado por la Comisión Europea en mayo de 2017, con propuestas conexas, y el acuerdo franco-alemán alcanzado en Meseberg en junio de 2018.

La unión bancaria se está completando gradualmente

En primer lugar, por lo que se refiere a la unión bancaria[111], se estuvo ultimando un paquete regulatorio con directivas y reglamentos que establecen una ratio de apalancamiento para evitar que los bancos incrementen excesivamente su endeudamiento, refuerzan los requisitos de capital sensible al riesgo de las entidades de crédito que negocian con valores y derivados, y aumentan la capacidad de recapitalización y de absorción de pérdidas de las entidades de importancia sistémica global. Además, se alcanzó un acuerdo sobre los nuevos requisitos de cobertura mínima de pérdidas derivadas de nuevas exposiciones dudosas en los balances de las entidades de crédito. Asimismo, en las Cumbres del Euro de junio y de diciembre se decidió que el MEDE asumiera la función de respaldo común del Fondo Único de Resolución (FUR) para entidades de crédito en resolución. En cuanto a la creación de un sistema europeo de garantía de depósitos (SEGD), los líderes europeos consideran necesario proseguir con las labores técnicas, para lo que se ha creado un grupo de trabajo de alto nivel que presentará sus conclusiones en junio de 2019. Siguiendo todos los puntos de la hoja de ruta de 2016 en el orden establecido, se iniciaron los trabajos orientados a elaborar una hoja de ruta para iniciar las negociaciones políticas sobre el SEGD. Mientras tanto, las entidades de crédito de la zona del euro siguieron reforzando sus balances y reduciendo su nivel de apalancamiento y el volumen de préstamos dudosos (NPL) con el respaldo de la supervisión bancaria europea. Por último, se continuó avanzando en la creación de una unión de los mercados de capitales (UMC) europeos, en línea con el plan de acción para la UMC de 2015.

En segundo lugar, a raíz de los debates sobre la reforma del MEDE, el BCE emitió un dictamen en el que apoyaba su integración en el marco jurídico de la UE, la mejora de sus instrumentos de asistencia financiera de carácter precautorio asegurando una condicionalidad adecuada, y la revisión de su marco de gobernanza para garantizar una toma de decisiones rápida y creíble basada en un asesoramiento experto independiente de calidad.

En tercer lugar, prosiguieron los trabajos técnicos relativos al diseño y el calendario para establecer un mecanismo de estabilización fiscal, así como otros posibles instrumentos presupuestarios para la zona del euro. En línea con el Informe de los cinco presidentes de 2015, el BCE acogió con satisfacción estos trabajos, y subrayó que cualquier mecanismo fiscal deberá sostener la demanda agregada, en particular cuando se produzcan recesiones que afecten a toda la zona del euro, y evitar al mismo tiempo que los incentivos para la adopción de políticas económicas y fiscales nacionales sólidas se vean comprometidos. El BCE también emitió un dictamen sobre la propuesta de la Comisión Europea para la creación de una Función Europea de Estabilización de las Inversiones (EISF, por sus siglas en inglés). En la Cumbre del Euro de diciembre se encomendó al Eurogrupo que trabaje en la concepción de un instrumento presupuestario de convergencia y competitividad para la zona del euro y los Estados miembros del MTC II de manera voluntaria, en el contexto del Marco Financiero Plurianual. Otra de las cuestiones sobre las que se debatió en foros de la UE fue una propuesta de la Comisión relativa a un reglamento sobre los bonos de titulización de deuda soberana (BTDS).

La reforma del MEDE y la creación de una función de estabilización ocuparon un lugar destacado en los debates

Por lo que se refiere a cuestiones económicas de carácter estructural, la Comisión Europea propuso un programa de apoyo a las reformas para respaldar la implementación de reformas estructurales como parte del siguiente marco financiero plurianual (2021-2027). La UE también acordó incrementar la dotación financiera de su actual programa de apoyo a las reformas estructurales para elevar su presupuesto hasta un importe total de 222,8 millones de euros durante el período 2017-2020.

Dentro del debate sobre la profundización de la UEM, el BCE subrayó en repetidas ocasiones que la plena aplicación de las normas presupuestarias y una coordinación más efectiva de las políticas económicas seguían siendo cruciales para reforzar la capacidad de resistencia de la zona del euro y generar la confianza necesaria entre los Estados miembros para avanzar hacia una mayor integración. En este sentido, los progresos realizados han sido insuficientes.


10.2 Rendición de cuentas

La rendición de cuentas del BCE es la contrapartida necesaria de su independencia. El BCE es una institución independiente que tiene autonomía para utilizar sus instrumentos como considere necesario con el fin de desempeñar sus funciones y cumplir su mandato. La independencia conferida al BCE fue una decisión adoptada democráticamente como parte de la ratificación de los Tratados, que también le otorgaron un mandato claro por el que ha de rendir cuentas ante los ciudadanos. La rendición de cuentas, complementada con el control jurisdiccional del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, garantiza que la independencia no se traduzca en arbitrariedad y que el BCE actúe con arreglo a su mandato.

El BCE ha de rendir cuentas ante el Parlamento Europeo

Los Tratados asignan al Parlamento Europeo —como órgano elegido democráticamente que representa a la ciudadanía de la UE— un papel central en la exigencia de rendición de cuentas al BCE. En 2018, el presidente del BCE asistió a cuatro comparecencias ordinarias ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo[112] y participó en el debate plenario del Parlamento sobre el Informe Anual del BCE. Asimismo, el BCE publicó sus comentarios sobre las observaciones formuladas por el Parlamento Europeo en su resolución sobre el Informe Anual de 2016 del BCE[113]. El BCE también rinde cuentas mediante la presentación de información periódica y respondiendo a las preguntas escritas que le dirigen los miembros del Parlamento Europeo. Las respuestas del presidente del BCE a las 36 preguntas recibidas en 2018 se publicaron en el sitio web del BCE[114]. La mayoría de las cuestiones planteadas por los miembros del Parlamento Europeo se centraban en la aplicación de las medidas de política monetaria no convencionales del BCE, la situación económica y financiera y cuestiones institucionales relacionadas con el BCE y la UE. Por último, el BCE también debe rendir cuentas de sus actividades de supervisión bancaria ante el Parlamento Europeo y ante el Consejo de la UE[115].

El BCE ha participado activamente en el debate sobre independencia y rendición de cuentas de los bancos centrales

El BCE siguió participando en el debate que ha surgido en los últimos años sobre la independencia y la rendición de cuentas de los bancos centrales. En 2018, los miembros del Comité Ejecutivo pronunciaron varios discursos sobre estos temas[116] y en un artículo del Boletín Económico se analizó la evolución de las prácticas de rendición de cuentas del BCE[117]. Entre otros aspectos, el artículo ofrecía nueva evidencia cuantitativa y cualitativa de cómo había aumentado y evolucionado la interacción del BCE con el Parlamento Europeo durante la crisis en términos de frecuencia, modalidades y cuestiones tratadas.

Según la encuesta del Eurobarómetro[118] de 2018, la popularidad del euro alcanzó un máximo histórico, ya que el 75 % de los 340 millones de ciudadanos de la zona del euro respaldan la moneda única. Se trata del mayor nivel de apoyo registrado en la encuesta desde la introducción del euro.


10.3 Implicaciones del Brexit

En el FSR de noviembre se analizan más ampliamente los riesgos para la estabilidad financiera relacionados con el Brexit

Aunque no interviene en las negociaciones, el BCE ha continuado realizando un seguimiento y analizando la evolución de los acontecimientos relacionados con el Brexit en el ámbito de sus competencias. En el informe del BCE titulado Financial Stability Review (FSR) de noviembre de 2018 se examinaron las posibles implicaciones del Brexit para la estabilidad financiera de la zona del euro. La conclusión del análisis fue que el Brexit constituye, en general, un riesgo limitado para la estabilidad financiera de la zona, debido en gran medida a las diversas opciones de que dispone el sector privado para mitigar los posibles riesgos. La transición a un nuevo equilibrio post-Brexit conllevará costes de ajuste de carácter excepcional y podría generar fricciones en algunos segmentos de mercado si no se prepara adecuadamente. Con todo, el riesgo de que la economía real de la zona del euro se vea privada del acceso a los servicios financieros tras la salida del Reino Unido de la UE parece reducido. Asimismo, el análisis indica que, en términos generales, los riesgos para la posición de capital del sector bancario de la zona del euro son limitados. Sin embargo, un Brexit sin acuerdo podría llevar a una revisión de los precios en los mercados más generalizada e intensa que la observada en 2018, así como provocar un brusco aumento de las primas de riesgo y de la volatilidad.

En abril de 2018, el BCE y el Banco de Inglaterra crearon un grupo de trabajo técnico conjunto, cuyo mandato se centra en la gestión de riesgos en el ámbito de los servicios financieros en el período en torno al 30 de marzo de 2019. El grupo informó de sus conclusiones a la Comisión Europea y al Tesoro británico en octubre de 2018.

En su comparecencia de febrero de 2018 ante el Parlamento Europeo, el presidente del BCE subrayó la importancia de realizar avances en normas fundamentales de la legislación financiera de la UE —como el Reglamento EMIR II— con bastante antelación al Brexit, a fin de estar preparados frente a cualquier contingencia posible, incluido un escenario de salida sin acuerdo.

En el ámbito de la supervisión bancaria europea, el BCE y los supervisores nacionales se han centrado en la comunicación y el cumplimiento de las expectativas supervisoras sobre cuestiones relacionadas con el Brexit, así como en la evaluación de los planes para el Brexit y las solicitudes de autorización de entidades de crédito internacionales que están trasladando sus actividades del Reino Unido a la zona del euro, y en los planes relacionados con el Brexit de los bancos de la zona del euro con actividades importantes en el Reino Unido. En el Informe Anual sobre las actividades de supervisión del BCE de 2018 se proporciona información más detallada.

En la fecha de cierre de este informe no se había alcanzado un acuerdo de retirada.


10.4 Relaciones internacionales

G-20

Entre los temas principales abordados se encuentran el comercio, las condiciones financieras y el diseño futuro del sistema financiero internacional

En un entorno de crecimiento económico continuado, pero con mayores riesgos a la baja para las perspectivas globales, los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales del G-20 debatieron acerca de las consecuencias de las tensiones comerciales para la economía mundial en 2018, subrayando la necesidad de intensificar el diálogo y las medidas de mitigación de los riesgos. Los miembros del G-20 también analizaron las implicaciones del endurecimiento de las condiciones financieras globales, en particular para las economías emergentes. El G-20 continuó con su labor de seguimiento orientada a la consecución de un crecimiento sólido, sostenible, inclusivo y equilibrado a escala mundial y repasó los avances realizados para alcanzar el objetivo de crecimiento colectivo del 2 % para 2018. Las medidas implementadas en este contexto han sentado las bases para que la economía mundial crezca por encima del 2 %, aunque más tarde de lo inicialmente anticipado. Los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales renovaron su compromiso de velar por la estabilidad de los tipos de cambio e implementar reformas en el sector financiero. Entre las prioridades fijadas bajo la presidencia argentina del G-20 se encontraban cuestiones como el apoyo a la financiación de infraestructuras y el futuro del trabajo. El G-20 también siguió trabajando en cuestiones relacionadas con la tributación internacional y consideró los beneficios y los riesgos potenciales asociados a las innovaciones tecnológicas, como los criptoactivos. Asimismo, reafirmó su compromiso de seguir reforzando la red de seguridad financiera global con un FMI fuerte, basado en cuotas y con una dotación adecuada de recursos como eje central de esta red, y la arquitectura financiera internacional. En este contexto, el grupo Eminent Persons Group on Global Financial Governance del G-20 publicó un informe titulado «Making the Global Financial System Work for All».

Políticas relacionadas con el FMI y la arquitectura financiera internacional

El BCE siguió participando activamente en los debates sobre el sistema monetario y financiero internacional que se celebraron en el FMI y en otros foros, promoviendo una posición común europea desde la óptica de un banco central[119]. El FMI sometió a debate o inició revisiones importantes de las políticas de su marco de supervisión y de su actividad crediticia. En febrero de 2018 introdujo aclaraciones importantes en sus políticas de diseño de programas en uniones monetarias. En abril de 2018 se concluyó la revisión intermedia de las actividades de supervisión del FMI y, en diciembre, la Oficina de Evaluación Independiente del FMI formuló recomendaciones sobre la labor de supervisión financiera de esta institución. Asimismo, inició una revisión de la condicionalidad y el diseño de los programas respaldados por el Fondo, así como del marco de sostenibilidad de la deuda para países con acceso a los mercados. Además, en 2018 prosiguieron los trabajos sobre la decimoquinta revisión de cuotas del FMI.

En 2018 se llevó a cabo el primer FSAP de la zona del euro

En julio de 2018, el FMI concluyó su primer Programa de Evaluación del Sector Financiero (FSAP, por sus siglas en inglés) de la zona del euro, un análisis exhaustivo en el que participaron diversas instituciones europeas, como el BCE —tanto en su faceta de banco central como de supervisor—. El FMI destacó que la supervisión bancaria de la zona del euro había mejorado considerablemente desde la creación del Mecanismo Único de Supervisión (MUS). Además, indicó que, aunque la capacidad de resistencia de los grandes bancos de la zona del euro había aumentado, subsistían ciertas vulnerabilidades asociadas a los riesgos de crédito y de mercado. Este ejercicio también servirá de apoyo y facilitará la realización de los FSAP a nivel de cada país de la zona del euro. En el informe relativo a la consulta del FMI sobre las políticas de la zona del euro, también finalizado por el FMI en julio de 2018, se indicaba que la expansión de la zona del euro mantenía su solidez, pero que el ritmo de avance se estaba moderando. Asimismo, señalaba que en algunos países de la zona seguía siendo prioritaria la acumulación de colchones suficientes para aplicar políticas anticíclicas y la realización de reformas estructurales. En las Reuniones Anuales celebradas en octubre de 2018 en Bali, el FMI puso en marcha una iniciativa denominada «Bali Fintech Agenda» para analizar las oportunidades y los riesgos asociados a los desarrollos fintech, y que centra su atención en las implicaciones de los avances en esta área para el sector financiero.

Cooperación internacional entre bancos centrales

El BCE está dispuesto a compartir su experiencia globalmente

Aunque sus recursos son limitados, el BCE siguió respondiendo positivamente al gran interés de los bancos centrales no pertenecientes a la UE por intercambiar experiencias, lo que refleja el importante papel que desempeña en la economía mundial y como institución europea.

El BCE amplió el alcance geográfico de sus actividades de cooperación y suscribió un Memorando de Entendimiento (MoU) con el South African Reserve Bank. Además, siguió estrechando sus relaciones con los principales bancos centrales de Asia y América Latina sobre la base de los MoU bilaterales existentes. El BCE también reforzó su cooperación con organizaciones regionales para extender el alcance de sus actividades de cooperación. Asimismo, los debates a escala del Eurosistema prosiguieron también en una reunión entre representantes de alto nivel del Eurosistema y sus homólogos de América Latina.

El BCE continúa desempeñando su papel como institución de la UE en debates específicos con bancos centrales de países con perspectivas de adhesión a la UE. Una serie de seminarios regionales sirven de plataforma principal, y, en la medida de lo posible, los debates se organizan en estrecha colaboración con los BCN de la UE. Asimismo, el BCE participa en actividades de cooperación específicas organizadas por los BCN de la UE y dirigidas a los bancos centrales de estos terceros países.


11 Mejora de la comunicación

En los últimos años, la comunicación de los bancos centrales se ha ido transformando en un elemento central de la política monetaria, convirtiéndose incluso en un instrumento de política monetaria por sí mismo. Al señalar claramente sus intenciones y comunicar sus políticas, especialmente a los mercados financieros y al público experto, el BCE ha logrado mejorar la eficacia de estas políticas. En 2018, el BCE incrementó sus esfuerzos por trascender su público habitual. El objetivo es interactuar con la sociedad civil en sentido amplio, y mantener conversaciones y escuchar al público en general recurriendo a nuevas plataformas y formatos. A diferencia de la comunicación con los mercados y los expertos, en este tipo de interacción a menudo se abordan preguntas básicas sobre qué hace el BCE, por qué lo hace y en qué medida es relevante para cada ciudadano y para las colectividades a las que pertenece. Lo que el BCE pretende al tratar de llegar a un público más amplio y establecer con él un diálogo auténticamente bidireccional es mejorar la comprensión de su papel y de sus políticas y, asimismo, generar confianza en el BCE como institución.

Foco de la atención en los jóvenes

Para el BCE es especialmente importante llegar a los jóvenes de Europa. Con este propósito, ha puesto en marcha el programa «Back to School», en el que se anima a los empleados de la institución a que visiten centros escolares, en particular, sus antiguos colegios, y conversen con los estudiantes sobre Europa y el euro, respondiendo a sus preguntas y compartiendo con ellos su percepción personal de lo que significa trabajar en una institución de la UE. En 2018, 77 empleados participaron en esta iniciativa, lo que demuestra el entusiasmo del personal del BCE por presentar sus argumentos a favor del euro, contribuir a acercar la UE a sus ciudadanos y devolver a sus comunidades parte de lo que han recibido.

El BCE vuelve al colegio

El BCE responde a las preguntas planteadas por los jóvenes en los «Youth Dialogues»

Además, en 2018 el BCE amplió sus «Youth Dialogues», una fórmula innovadora que ofrece a los estudiantes y a jóvenes profesionales plataformas para establecer un auténtico diálogo con responsables de la toma de decisiones en el BCE. Por ejemplo, en enero, el BCE organizó, en colaboración con la plataforma digital Debating Europe, un «Youth Dialogue» con Mario Draghi, presidente del BCE. A través del hashtag #AskDraghi, se invitó a los jóvenes europeos a que enviaran preguntas directamente al BCE sobre diversos temas, como el desempleo juvenil y las criptomonedas. Se recibieron más de 280 preguntas de toda Europa y el presidente Draghi respondió a las cinco que se consideraron más importantes en una entrevista publicada en el sitio web del BCE que también obtuvo una amplia atención mediática.

Muchos aspectos de la política de los bancos centrales son complejos y a menudo de difícil comprensión para los no expertos. No obstante, el BCE tiene el firme propósito de hacer que su comunicación sea más accesible y atractiva, y para ello ha adoptado medidas novedosas e innovadoras. Un ejemplo fueron los esfuerzos por ampliar el alcance del Foro del BCE sobre Banca Central (ECB Forum on Central Banking) celebrado en Sintra y conseguir que los importantes y profundos debates que se mantuvieron resultaran interesantes y comprensibles para los jóvenes. El BCE invitó al youtuber Simon Clark, recientemente doctorado, a encargarse de la cobertura de la sesión de jóvenes economistas a través de sus canales en las redes sociales. Con imágenes exclusivas grabadas fuera de las reuniones y entrevistas espontáneas con los economistas, ofreció una perspectiva más fresca de este foro, haciendo que su contenido fuera más comprensible y cercano para los jóvenes. El vídeo en YouTube ya ha tenido más de 30.000 visualizaciones.

El BCE está ampliando su presencia digital

El espacio digital es crucial para los esfuerzos del BCE por estar presente allí donde los ciudadanos —especialmente los jóvenes— reciben las noticias que les interesan y se informan. En noviembre de 2018, el BCE abrió una cuenta oficial en Instagram, en la que, utilizando fundamentalmente imágenes, trata de reflejar el lado humano de la institución, presentando a empleados y compartiendo experiencias sobre el trabajo cotidiano en el BCE. La cuenta de Instagram también tiene una finalidad educativa, mediante la difusión de contenido visualmente atractivo a través de las redes sociales. Asimismo, más de 457.000 seguidores están en contacto con el BCE a través de su canal de Twitter. Además, el BCE ha seguido ampliando sus contenidos en internet, y sus sitios web cuentan ahora con más 160.000 páginas, muchas de ellas en 23 idiomas. También se ha creado una sección especial, #EUROat20, en colaboración con otras instituciones de la UE, para conmemorar el vigésimo aniversario de la moneda única en la web.

Como parte de las iniciativas del BCE por trascender el público experto y conversar sobre cómo afecta la política monetaria del BCE a las comunidades y a las empresas locales en toda la zona del euro, Benoît Cœuré, miembro del Comité Ejecutivo, visitó la Francia rural en octubre, donde mantuvo encuentros con políticos, con trabajadores de fábricas y con estudiantes para explicar las recientes decisiones de política monetaria del BCE, escuchar sus inquietudes y responder a las críticas.

Ejemplo del acercamiento del BCE a empresas y trabajadores locales para conversar sobre la política monetaria del BCE – Visita de Benoît Cœuré a la fábrica de Vorwerk/Semco en Cloyes, Francia, el 3 de octubre de 2018

Por último, el Centro de Visitantes del BCE recibió 20.743 visitas en su primer año completo de funcionamiento. Este Centro, ubicado en la sede principal del BCE en Fráncfort, permite a los ciudadanos explorar las funciones, historia y misión del BCE, así como conversar con un representante de la institución.


12 Buen gobierno, excelencia en la organización, resiliencia y comportamiento medioambiental

Dos de las prioridades estratégicas del BCE son el fortalecimiento de su reputación como institución de referencia mundial y la constatación de la institución como fuente de inspiración y como promotora del desarrollo y el compromiso de sus empleados. En 2018, estas prioridades guiaron los esfuerzos del BCE para: i) lograr la excelencia en su organización a través de una cultura más diversa e inclusiva y de una mayor integridad, transparencia y rendición de cuentas a los ciudadanos de la UE; ii) reforzar la resiliencia frente a amenazas tecnológicas mejorando la capacidad para defender al BCE y al ecosistema financiero de los ciberataques, y iii) velar por un buen comportamiento medioambiental reduciendo constantemente la huella ecológica del BCE.


12.1 Diversidad e inclusión: medios para impulsar la excelencia

El BCE cree que la diversidad y la inclusión pueden impulsar la excelencia: los equipos con una composición diversa ofrecen una variedad más amplia de puntos de vista, lo que se traduce en mejores decisiones y resultados más sólidos. Fomentar la diversidad en los equipos y el comportamiento inclusivo es de vital importancia para garantizar que el BCE pueda lograr los mejores resultados posibles para sus empleados y para la UE. De ahí que la diversidad, el respeto, una cultura deontológica y el bienestar de su personal sean objetivos estratégicos para el BCE.

La diversidad y la inclusión son elementos clave para mejorar el desempeño de la organización

En 2018, el BCE continuó esforzándose por promover la diversidad y la inclusión como elementos clave para mejorar el desempeño de la organización. El eje central de estos esfuerzos son el respeto, la justicia, la inclusión y la igualdad de oportunidades para sus empleados con independencia de su sexo, nacionalidad, religión, orientación sexual, origen étnico, edad, contexto cultural o discapacidad, entre otros aspectos. El BCE cuenta con varias redes de diversidad que mantienen un contacto frecuente con Recursos Humanos y cuyo objetivo es atender las necesidades de todas las facetas de la diversidad. En el ámbito del SEBC/MUS, el BCE mantiene un diálogo con los BCN y las ANC sobre las mejores prácticas en cuanto a diversidad e inclusión, y prueba de ello es la tercera reunión anual de la Red sobre Diversidad del SEBC y el MUS que se celebró en Roma en octubre de 2018.

En 2018, el programa completo de actividades del BCE incluyó el izado de la bandera arcoíris en el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia (IDAHOT, por sus siglas en inglés), seminarios dedicados al «liderazgo inclusivo» dirigidos a directivos del BCE, la celebración del Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial y la organización de actos públicos centrados en temas relacionados con el colectivo LGBT+ y la igualdad de género.

El BCE sigue trabajando para aumentar el número de mujeres en puestos de dirección. Para mejorar la equidad de género, el Comité Ejecutivo del BCE fijó objetivos para finales de 2019 que complementó con un amplio conjunto de medidas para asegurar su consecución, entre ellas, un programa de formación específico (Women in Leadership), numerosas oportunidades de flexibilidad laboral, un enfoque centrado en el liderazgo inclusivo dirigido a los directivos, y la designación de embajadores de la diversidad en cada área de negocio para mejorar la equidad de género a ese nivel.

A finales de 2018, el 29 % de los puestos de dirección estaban ocupados por mujeres, en comparación con el objetivo del 35 % fijado para el final de 2019. En cargos de alta dirección, el porcentaje era del 22 %, frente al objetivo del 28 % (véase cuadro 2) para 2019. El porcentaje total de mujeres en la plantilla del BCE en todos los niveles es del 44 %.

Cuadro 2

Objetivos de género y porcentaje de mujeres en la plantilla del BCE

Fuente: BCE.
Notas: El porcentaje total se refiere a los empleados con contratos indefinidos y de duración determinada. Datos a 1 de enero de 2019.

El BCE trata de atraer a más mujeres

Habida cuenta de los retos que se plantean en este ámbito, en 2018, el Comité Ejecutivo del BCE adoptó medidas adicionales para mejorar la diversidad de género y decidió que, en cada área de negocio, como mínimo un miembro del equipo de alta dirección y un tercio del número total de directivos deben ser mujeres. Asimismo, los procedimientos de selección del BCE se han ajustado para atraer a más candidatas. Esto incluye, por ejemplo, un mayor recurso a agencias de contratación encargadas de buscar a posibles candidatas, y, si un procedimiento de selección no atrae a un número satisfactorio de mujeres, puede interrumpirse e iniciarse de nuevo. Además, se incrementará la participación de empleadas del BCE en los paneles de selección para contrarrestar posibles sesgos y garantizar una toma de decisiones más equilibrada por géneros.


12.2 Reforzamiento de los estándares de integridad y de buen gobierno

El BCE procura mantener los máximos estándares de integridad y de buen gobierno con el apoyo de su Comité Deontológico y su Comité de Auditoría.

El Código de Conducta Único introduce un completo y avanzado régimen deontológico

Por recomendación del Comité de Auditoría, el Consejo de Gobierno pidió al Comité Deontológico que elaborase un Código de Conducta Único para altos cargos del BCE. El nuevo Código introduce un completo y avanzado régimen deontológico para los miembros del Consejo de Gobierno, del Comité Ejecutivo y del Consejo de Supervisión. Asimismo, los principios rectores para las actividades de comunicación externa se hacen extensivos de manera expresa a los miembros del Consejo de Gobierno y del Consejo de Supervisión. Los miembros del Consejo General y de otros órganos de alto nivel del BCE, como el Comité de Auditoría, el Comité Deontológico y el Comité Administrativo de Revisión, se comprometen a cumplir los principales principios generales. El Código Único refleja los valores y principios básicos del BCE, al tiempo que toma debidamente en consideración sus características específicas como banco central, supervisor bancario e institución de la UE. Responde además a las sugerencias enviadas por partes involucradas del BCE en relación con los estándares de integridad, rendición de cuentas y transparencia.

Con respecto a los miembros del personal, tras una recomendación formulada por el auditor externo del BCE, la comprobación anual del cumplimiento de las operaciones financieras privadas de un grupo de empleados seleccionado aleatoriamente se complementó con una verificación ad hoc, centrada en un grupo específico de empleados o en tipos concretos de operaciones.

Durante 2018, el Comité de Auditoría del BCE evaluó aspectos clave del gobierno corporativo del BCE, en su faceta tanto de banco central como de supervisor, y del Eurosistema. El Comité se centró, en particular, en el correcto funcionamiento del marco de gestión del riesgo financiero del Eurosistema, en los progresos realizados hacia la coordinación de planes de acción para hacer frente a los ciberriesgos y en iniciativas de tipo organizativo para mejorar la eficacia del MUS.

Como parte de su compromiso con la apertura y la transparencia, el BCE decidió establecer un registro público de documentos. Este registro se mejorará y se complementará gradualmente para facilitar al público en general y a los mercados el acceso a documentos sobre las políticas, las actividades y las decisiones del BCE de manera estructurada y fácil de extraer.


12.3 Ciberresiliencia

El intercambio de información es necesario para el correcto funcionamiento del ecosistema financiero, incluidos los bancos centrales y el propio BCE. Por consiguiente, es primordial proteger la integridad y la confidencialidad de la información y asegurar la disponibilidad de los sistemas informáticos. La creciente interconexión y complejidad del entorno tecnológico y la cantidad cada vez mayor de datos disponibles en plataformas digitales y en las distintas redes han ido acompañados de una mayor exposición a ciberataques y a posibles ciberincidentes[120]. Los ciberataques a entidades financieras y a sus proveedores de servicios suscitan gran preocupación, ya que tienen un impacto negativo en los consumidores y en las empresas y podrían generar riesgos sistémicos, afectar a la estabilidad financiera e incluso perjudicar el crecimiento económico.

El BCE ha mejorado sus capacidades de defensa desarrollando marcos de gobernanza y reforzando los controles de seguridad utilizando la tecnología (incluidos su diseño, desarrollo y funcionamiento), los procesos, la formación y la realización de pruebas. Además, el BCE, en colaboración con los socios del ecosistema financiero, promueve la resiliencia de todo el sistema. La ciberresiliencia es la capacidad de prever y adaptarse a las ciberamenazas y a otros cambios significativos que se producen en el entorno, y de resistir, contener y recuperarse rápidamente de un ciberincidente.

El BCE ha desarrollado un marco de gobernanza de la seguridad digital y la ciberresiliencia en el que se describen la estructura de gobernanza y las medidas organizativas establecidas para la seguridad digital y ciberresiliencia de la institución, en el que también se explican las funciones y las responsabilidades. Los ciberriesgos son riesgos operacionales y, por tanto, se encuadran en el marco general de gestión del riesgo operacional. El marco de seguridad digital y ciberresiliencia complementa los marcos que rigen el enfoque adoptado por el BCE con respecto a la gestión del riesgo no financiero y posibilita un conocimiento y una sensibilización mayores en relación con la seguridad digital, el ciberriesgo y la ciberresiliencia. En 2019, el BCE seguirá reforzando su capacidad de respuesta y de recuperación ante la eventualidad de un ciberataque contra la propia institución mejorando los planes de continuidad del negocio y sometiendo a prueba los mecanismos actuales de gestión de incidentes y de crisis.

La seguridad implica recopilar y analizar la información disponible sobre amenazas y aplicar medidas defensivas, además de aumentar la capacidad de detección y de reacción. La comunicación de incidentes, la colaboración y el intercambio de información son esenciales para una protección eficaz. Dentro del BCE, un nuevo comité, el Cyber Security Steering Committee (CSSC), facilita el intercambio de información, la alineación de políticas y la cooperación entre distintos grupos de trabajo para potenciar la ciberresiliencia de la institución y del sector financiero europeo. El BCE promueve el intercambio de información en el SEBC y contribuye a la red para el intercambio de información denominada Operational Security Situational Awareness (OSSA), a la que pertenecen 33 instituciones de todo el mundo.

Dado que los ciberataques evolucionan continuamente, es necesario mantener permanentemente informados a los empleados sobre las nuevas amenazas para la seguridad y las posibles medidas para combatirlas. Para el BCE es crucial que los empleados estén muy concienciados sobre cuestiones de seguridad tecnológica para garantizar la protección de los usuarios y de la información. El personal recibe formación para mejorar sus conocimientos y competencias en esta área. En 2019 se pondrá en marcha un programa de formación online obligatorio. Periódicamente se realizan pruebas para evaluar tanto el comportamiento del personal como de los sistemas y procesos informáticos.

Se promueve la resiliencia de todo el sistema

Desde una perspectiva regulatoria, el BCE evalúa la ciberresiliencia como parte de sus consideraciones relativas al riesgo operacional para las infraestructuras del mercado financiero (IMF), esforzándose por garantizar la implementación de los estándares adecuados en la zona del euro y promoviendo la armonización a escala internacional. En línea con este enfoque, el Eurosistema ha establecido una estrategia de ciberresiliencia para las IMF con una serie de medidas en las que se abordan la resiliencia de cada IMF, la resiliencia del sector y el compromiso estratégico de los reguladores y de la industria.

Con el fin de garantizar la aplicación sistemática de la guía sobre ciberresiliencia de las infraestructuras del mercado financiero («Guidance on cyber resilience for financial market infrastructures») del Comité de Pagos e Infraestructuras del Mercado y la Organización Internacional de Comisiones de Valores (CPMI-IOSCO, por sus siglas en inglés), el Eurosistema ha elaborado un documento relativo a las expectativas de vigilancia sobre resiliencia para las infraestructuras del mercado financiero («Cyber resilience oversight expectations for financial market infrastructures [CROE])». Estas expectativas tienen tres objetivos principales:

  • proporcionar a las IMF orientaciones detalladas sobre cómo implementar la guía y asegurar que pueden promover mejoras y reforzar su ciberresiliencia durante un largo período de tiempo;
  • facilitar a las autoridades a cargo de la vigilancia expectativas claras para evaluar a las IMF de las que son responsables, y
  • establecer las bases para un debate constructivo entre las IMF y las respectivas autoridades responsables de su vigilancia.

En mayo de 2018, el BCE publicó el marco europeo para ataques cibernéticos controlados basados en inteligencia de seguridad (European framework for Threat Intelligence-based Ethical Red Teaming [TIBER-EU]), desarrollado por el Eurosistema como una herramienta para que los operadores de IMF puedan reforzar su ciberresiliencia. TIBER-EU es el primer marco común europeo que facilita la realización de pruebas controladas específicas de simulación de ataques basadas en inteligencia de seguridad en sistemas en funcionamiento de carácter crítico que imitan las tácticas, técnicas y procedimientos de atacantes reales. Este marco tiene como objetivos asegurar la homogeneización y el reconocimiento mutuo de las pruebas de ciberseguridad en toda la UE y evitar que las IMF tengan que someterse a pruebas distintas en cada Estado miembro de la UE.

Como parte de los esfuerzos por reforzar la resiliencia operacional del sector financiero, el Eurosistema, conforme a su mandato de vigilancia, organiza ejercicios de simulación basados en la comprobación de los procedimientos de comunicación en situaciones de crisis para todo el mercado. En 2018, el Eurosistema llevó a cabo un ejercicio de estas características denominado UNITAS. El escenario presentado a los participantes, entre los que se encontraban representantes de grandes sistemas de pago de la zona del euro, de depositarios centrales de valores, de entidades de contrapartida central, de proveedores de servicios y de supervisores de las infraestructuras del mercado financiero y de bancos centrales, fue un ciberataque contra IMF que comprometía la integridad de su información. El ejercicio se desarrolló en forma de debate entre los distintos participantes del mercado, lo que les permitió hacer observaciones y establecer conclusiones basándose en el escenario presentado, así como identificar posibles áreas de trabajo conjunto para seguir reforzando la ciberresiliencia del sector en general.

El Eurosistema, consciente de la necesidad de contar con un foro que reúna a los agentes de mercado, las autoridades competentes y los profesionales de la ciberseguridad a nivel paneuropeo, creó el Consejo de Ciberresiliencia del Euro para las Infraestructuras Financieras Paneuropeas (ECRB, por sus siglas en inglés). Su objetivo es reforzar la ciberresiliencia de las IMF y de sus proveedores de servicios críticos, así como del sector financiero de la UE en general, en consonancia con las normas internacionales. Para conseguir este objetivo se impulsarán la confianza y la colaboración, y se facilitará la puesta en marcha de iniciativas conjuntas, bien entre los agentes de mercado o entre estos agentes y las autoridades.

Se supervisan los riesgos tecnológicos de las entidades de crédito

El BCE incluye la ciberresiliencia y la resiliencia operacional en la supervisión de los riesgos tecnológicos de las entidades de crédito. El ciberriesgo merece especial atención en vista de la creciente interconexión de las entidades de crédito y su mayor dependencia de las TI, y la velocidad a la que los atacantes pueden detectar y explotar vulnerabilidades.

En 2018, el BCE implementó las Directrices sobre la evaluación del riesgo de TIC en el marco del proceso de revisión y evaluación supervisora (PRES) (EBA/GL/2017/05) de la Autoridad Bancaria Europea (ABE), lo que permitió realizar una evaluación coherente y exhaustiva de la situación del riesgo tecnológico de todas las entidades de crédito significativas supervisadas en la zona del euro. Esto se tradujo, a su vez, en actividades de seguimiento concretas en distintas entidades y conclusiones sobre cuestiones específicas cuyos resultados deberán abordarse a mayor escala. En líneas más generales, el BCE ha subrayado que las entidades de crédito deben seguir manteniéndose alerta ante cualquier tipo de riesgo tecnológico y no restringir sus actividades a determinadas áreas de riesgo tecnológico.

El BCE ha contribuido notablemente a la elaboración de las Directrices sobre gestión de riesgos de TIC y de seguridad de la ABE, que se publicaron con fines de consulta en diciembre de 2018. Se espera que estas directrices armonicen los requisitos de gestión del riesgo tecnológico de las entidades de crédito de toda Europa y promuevan una mayor igualdad de condiciones. Además, la supervisión de los riesgos tecnológicos en el BCE sigue incluyendo la supervisión continuada por equipos conjuntos de supervisión, inspecciones in situ específicas e intrusivas centradas en objetivos de riesgo tecnológico concretos y el marco de comunicación de ciberincidentes del BCE, a través del que se mantiene informado de ciberataques.

El BCE sigue colaborando activamente en todo el mundo y, en particular, a nivel europeo, para reforzar la ciberresiliencia del ecosistema financiero.


12.4 Reducción de la huella ecológica del BCE

El BCE se esfuerza por mejorar continuamente su comportamiento medioambiental

Como institución europea, el BCE es consciente de su responsabilidad de contribuir a la protección del medio ambiente y de abordar los retos que plantea el cambio climático para el bienestar de la sociedad y de las generaciones futuras. Desde la adopción de su primera política medioambiental en 2007, el BCE ha trabajado sin cesar en la mejora de su comportamiento medioambiental y en la reducción de su huella de carbono. Asimismo, está registrado en el sistema europeo de gestión y auditoría medioambientales (EMAS, por sus siglas en inglés) desde 2010, y su sistema de gestión medioambiental cubre los tres edificios de Fráncfort que albergan a su personal —el edificio principal en Sonnemannstrasse, el Japan Center y la Eurotower—.

La protección del medio ambiente es una parte integrante de la estrategia de negocio del BCE y determina sus operaciones y procesos diarios. La institución se esfuerza por reducir continuamente su huella ecológica y para ello cuenta con el apoyo de más de 50 representantes internos en materia de medio ambiente y de muchos equipos y personas comprometidos en toda la organización. El BCE está demostrando su compromiso concienciando a su personal, implantando medidas de eficiencia y trabajando con diversas partes interesadas para conseguir sus objetivos en este ámbito. Una de esas medidas fue la introducción de una herramienta de colaboración online versátil que permite al BCE interactuar con sus contrapartes en remoto. Esta herramienta no solo enriquece las interactuaciones online, sino que también permite evitar desplazamientos cuando es posible, lo que reduce las emisiones. Además, el BCE ha seguido optimizando el perfil de iluminación de su edificio principal para rebajar la intensidad lumínica en determinadas áreas y ha ajustado sus horarios de funcionamiento para conseguir ahorros energéticos adicionales. Además, en las áreas comunes, los vasos desechables se han sustituido por vasos reutilizables, con lo que los residuos han disminuido considerablemente.

2018 fue un año lleno de actividades de concienciación medioambiental

2018 fue un año de intensa actividad de concienciación medioambiental para el BCE, ya que participó en varias campañas internacionales. El BCE se sumó a la comunidad de Fráncfort en su llamada a la acción para poner el foco en el cambio climático durante la Hora del Planeta 2018 de WWF. Junto con otras 183 empresas e instituciones de Fráncfort, el BCE apagó todas las luces no esenciales y animó a los empleados a unirse a la campaña y a identificar nuevas formas de ser más respetuosos con el entorno. Otra iniciativa de la institución fue su participación por sexta vez en la Semana Europea de la Movilidad. Con el fin de alentar a sus empleados a elegir alternativas más verdes en sus desplazamientos diarios entre el trabajo y sus hogares, el BCE organizó diversas actividades, como comprobaciones de seguridad de las bicicletas, competiciones por equipos y concursos sobre movilidad y clima. Además, facilitó al personal información sobre movilidad respetuosa con el medio ambiente en el BCE.

El apoyo de los proveedores externos también es fundamental para reducir el impacto medioambiental del BCE. Por ejemplo, en la selección de la contrata de limpieza de la institución se tuvieron en cuenta criterios de sostenibilidad, que llevaron a la introducción de muchos materiales ecológicos en las actividades diarias, como papel reciclado en los aseos. La empresa que presta los servicios de limpieza al BCE utiliza solo productos totalmente biodegradables, no peligrosos e innovadores y procedimientos de limpieza profunda mecánica. Asimismo, se ha optimizado el proceso de dosificación para reducir el consumo de agua y mejorar su reciclado en la limpieza de los suelos.

Colaboración para proteger mejor el medio ambiente

Con el fin de tener un mayor impacto y de seguir aprendiendo mutuamente, el BCE trabaja estrechamente con los BCN y con otras instituciones y organismos europeos, ya que juntos pueden compartir buenas prácticas, debatir y explorar nuevas soluciones a los retos comunes e informar conjuntamente de su comportamiento medioambiental. En el sitio web común EMAS in the European Institutions, las instituciones y organismos europeos investigan las ventajas prácticas de estar registrado en el EMAS y comparten buenas prácticas y ahorros de recursos. Por tanto, la colaboración interinstitucional es otro pilar fundamental del compromiso del BCE con la protección del medio ambiente.

El BCE también publica información sobre su comportamiento medioambiental y sobre las medidas que ha implementado en la página web Protección del medio ambiente en el BCE.


Cuentas Anuales

https://www.ecb.europa.eu/pub/pdf/annrep/ecb.annualaccounts2018~cd3eabaa40.es.pdf


Balance consolidado del Eurosistema a 31 de diciembre de 2018

https://www.ecb.europa.eu/pub/pdf/other/ecb.eurosystembalancesheet2018~5b51d1aefe.es.pdf


Estadísticas (sección disponible solo en inglés)

https://www.ecb.europa.eu/pub/pdf/annrep/ecb.ar_annex2018_statistical_section~7ddac28291.en.pdf

© Banco Central Europeo, 2019

Apartado de correos 60640 Frankfurt am Main, Alemania
Teléfono +49 69 1344 0
Sitio web www.ecb.europa.eu

Todos los derechos reservados. Se permite la reproducción para fines docentes o sin ánimo de lucro, siempre que se cite la fuente.

Traducción efectuada por el Banco de España y el Banco Central Europeo. En caso de discrepancia, prevalece la versión original en inglés.

La recepción de datos para elaborar este informe se cerró el 8 de febrero de 2019 (con la excepción de la tasa de paro correspondiente a diciembre de 2018) y la de los datos estadísticos incluidos en el informe el 14 de marzo de 2019.

Puede consultarse terminología específica y las siglas y abreviaturas en el glosario del BCE (disponible solo en inglés).

HTML ISBN 978-92-899-3431-2, ISSN 1725-2873, doi: 10.2866/44350, QB-AA-19-001-ES-Q


[1]En marzo de 2019, el Consejo de Gobierno comunicó que esperaba que los tipos de interés oficiales se mantuvieran en sus niveles actuales al menos hasta el final de 2019 y, en todo caso, durante el tiempo necesario para asegurar la continuación de la convergencia sostenida de la inflación hacia niveles inferiores, aunque próximos, al 2 % a medio plazo.
[2]Fuente de los datos: Hamburg Institute of International Economics (HWWI).
[3]En el recuadro titulado «Cambios en la composición del crecimiento del empleo en la zona del euro durante la recuperación», Boletín Económico, número 8, BCE, 2018, se presenta información más detallada sobre la composición del empleo por edades.
[4]Véase el recuadro 1 del artículo titulado «Labour supply and employment growth», Boletín Económico, número 1, BCE, 2018.
[5]Para más información, véase el artículo titulado «Labour supply and employment growth», Boletín Económico, número 1, BCE, 2018.
[6]La orientación fiscal refleja la dirección y el tamaño del estímulo proporcionado por las políticas fiscales a la economía, más allá de la reacción automática de las finanzas públicas al ciclo económico, y se mide como la variación de la ratio de saldo primario ajustado de ciclo, excluidas las ayudas públicas al sector financiero. En el artículo titulado «The euro area fiscal stance», Boletín Económico, número 4, BCE, 2016, se presenta información más detallada sobre el concepto de orientación de la política fiscal de la zona del euro.
[7]Véase «The 2018 Ageing Report: Economic and Budgetary Projections for the EU Member States (2016‑2070)», Comisión Europea, 25 de mayo de 2018. El informe sobre el envejecimiento de 2018 es el último de los informes que, cada tres años, prepara el Grupo de Trabajo sobre el Envejecimiento (AWG, por sus siglas en inglés) del Comité de Política Económica y la Comisión Europea.
[8]En el caso de Grecia, el descenso previsto del gasto asociado al envejecimiento es consecuencia, en gran medida, de las reformas del sistema de pensiones adoptadas recientemente. Con todo, estas perspectivas más favorables podrían verse comprometidas si las resoluciones judiciales dieran lugar a una reversión de anteriores reformas de dicho sistema.
[9]Aunque a menudo ha de transcurrir cierto tiempo para que los efectos de las reformas se materialicen plenamente, las evaluaciones plurianuales de la Comisión también indican que el impulso reformista se ha debilitado en los últimos años. Esto podría deberse a varios factores, entre ellos la fatiga reformista y la percepción de una menor urgencia de acometer reformas. También es posible que algunas de las reformas pendientes sean particularmente complejas.
[10]Véase K. Masuch, R. Anderton, R. Setzer y N. Benalal (editores), «Structural policies in the euro area», Occasional Paper Series, n.º 210, BCE, junio de 2018.
[11]Para un análisis de estas medidas en la zona del euro, véase el artículo titulado «Measures of underlying inflation for the euro area», Boletín Económico, número 4, BCE, 2018.
[12]Véase el recuadro titulado «El papel de los salarios en el repunte de la inflación», Boletín Económico, número 5, BCE, 2018.
[13]Véase el recuadro titulado «Evolución de la concesión de préstamos hipotecarios en la zona del euro», Boletín Económico, número 5, BCE, 2018.
[14]Un libro de órdenes limitadas es un sistema de negociación en el que los precios de compra y de venta presentados por los participantes en el mercado permanecen almacenados en espera y se ejecutan con arreglo a una secuencia predeterminada.
[15]El indicador de liquidez del libro de órdenes se basa en datos sobre los diferenciales entre los precios de compra y de venta y en los volúmenes cotizados obtenidos de los libros de órdenes limitadas. Para un bono concreto se calcula como la suma de las cinco mejores cotizaciones de compra y de venta del libro de órdenes, dividida por la suma de los volúmenes cotizados correspondientes.
[16]El indicador de liquidez basado en las operaciones ejecutadas utiliza la información obtenida de cotizaciones en firme de precios de las operaciones realizadas en el PSPP. Para un bono determinado, este indicador se define como el diferencial entre las dos mejores cotizaciones recibidas en el mercado OTC, dividido por la duración del bono. Solo se consideran cotizaciones de operaciones realmente ejecutadas.
[17]El «Bund tantrum» se refiere al episodio de aumento brusco del rendimiento de la deuda soberana a diez años de Alemania, que se incrementó 82 puntos básicos (del 0,16 % al 0,98 %) en un período de unas seis semanas.
[18]El BCE elabora estadísticas de emisiones de valores a partir de datos mensuales enviados por los bancos centrales nacionales de la zona del euro. Estas estadísticas incluyen datos sobre saldos vivos, emisiones, amortizaciones y tasas de crecimiento de valores representativos de deuda y acciones cotizadas. Los datos se detallan por país y sector emisor, tipo de instrumento, plazo a la emisión, tipo de cupón y moneda de denominación. La observación más reciente corresponde a noviembre de 2018.
[20]Este recuadro se basa en el artículo titulado «The impact of the corporate sector purchase programme on corporate bond markets and the financing of euro area non-financial corporations», Boletín Económico, número 3, BCE, 2018.
[21]Para una descripción de la metodología econométrica empleada, véase el artículo titulado «The impact of the corporate sector purchase programme on corporate bond markets and the financing of euro area non-financial corporations», Boletín Económico, número 3, BCE, 2018 (nota a pie de página 61).
[22]Por ejemplo, bonos emitidos por entidades de crédito, bonos de alta rentabilidad y bonos con una estructura de pagos de cupón no admisible. Los menores rendimientos y diferenciales de los bonos adquiridos por el Eurosistema proporcionan un incentivo para que los inversores recompongan sus carteras con activos caracterizados por un perfil de riesgo similar pero con mayor rentabilidad esperada.
[23]Véase B. Grosse-Rueschkamp, S. Steffen y D. Streitz, «Cutting out the middleman – The ECB as corporate bond investor», SSRN, octubre de 2017, y O. Arce, R. Gimeno y S. Mayordomo, «Making room for the needy: The credit-reallocation effects of the ECB’s corporate QE», Documentos de Trabajo, n.º 1743, Banco de España, 2017.
[24]En la literatura se encuentra evidencia econométrica de que los volúmenes de crédito concedido por los bancos con una proporción más elevada de prestatarios admisibles en el CSPP en sus carteras de préstamos registraron un aumento más acusado que los otorgados por bancos con una proporción menor de este tipo de prestatarios; véase Grosse-Rueschkamp, Steffen y Streitz, op. cit. También se dispone de evidencia econométrica de un incremento del crédito a empresas no admitidas en el CSPP en España en torno a las fechas en las que se anunció este programa; véase Arce, Gimeno y Mayordomo, op. cit.
[25]Para conocer un análisis detallado del impacto del APP en la economía de la zona del euro, véase el artículo titulado «Taking stock of the Eurosystem’s asset purchase programme after the end of net asset purchases», Boletín Económico, BCE, 2019, de próxima publicación.
[26]La prohibición de financiación monetaria se establece en el artículo 123 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. Para conocer las restricciones aplicables a los activos no relacionados con la política monetaria, véase, en particular, la Orientación del BCE sobre las operaciones internas de gestión de activos y pasivos por los bancos centrales nacionales (BCE/2014/9), el Acuerdo de 19 de noviembre de 2014 sobre activos financieros netos y el Acuerdo de 17 de mayo de 2017 sobre provisión de liquidez de emergencia.
[27]Las tenencias de valores del APP se presentan a coste amortizado.
[28]El BCE publica semanalmente información sobre la evolución de los valores mantenidos en el marco del APP. El desglose de las tenencias derivadas de las compras, tanto en el mercado primario como en el secundario, de los valores adquiridos en el contexto del programa de compras de bonos de titulización de activos (ABSPP), del tercer programa de adquisiciones de bonos garantizados (CBPP3), y del programa de compras de bonos corporativos (CSPP) se publica mensualmente. En relación con el CSPP se publica una lista completa de todos los valores adquiridos, incluyendo los nombres de los emisores, las fechas de vencimiento y los tipos de interés de los cupones, así como datos agregados sobre los valores mantenidos en este programa por riesgo país, calificación crediticia y sector. En el PSPP, el BCE facilita datos sobre las tenencias por país del emisor, incluyendo el vencimiento medio ponderado (las tenencias de valores emitidos por instituciones supranacionales se publican a nivel agregado).
[29]El Eurosistema trata de realizar una asignación de activos neutral para el mercado, adquiriendo en todas las jurisdicciones valores a todos los plazos de vencimiento admitidos, de forma que refleje la composición del mercado de deuda pública de la zona del euro.
[30]El BCE publica los importes de amortización mensuales previstos para los doce meses siguientes en el marco del APP.
[31]Para información sobre las operaciones de préstamo de valores en el marco del CBPP3 y el ABSPP véase «General APP securities lending framework».
[32]En el marco del PSPP, el BCE publica mensualmente la media mensual agregada del saldo de préstamos del Eurosistema y el importe medio mensual agregado del efectivo entregado como garantía.
[34]Los ABS deben tener al menos dos calificaciones crediticias otorgadas por una ECAI. Los ABS con calificación inferior a la categoría 2 de calidad crediticia deben cumplir requisitos adicionales, entre ellos, los siguientes: i) no pueden utilizarse préstamos dudosos para respaldar el ABS en el momento de la emisión ni añadirse durante la vida del ABS, ii) los flujos financieros que respaldan a los ABS no deben estar estructurados, sindicados o apalancados, y iii) debe contener disposiciones que garanticen la continuidad del servicio de administración de los activos titulizados.
[35]En el PSPP, la vida residual mínima es un año y la máxima 30 años, mientras que, en el CSPP, la vida residual mínima es seis meses y la máxima 30 años.
[36]Véase el artículo 138, apartado 3, letra b), de la Orientación (UE) 2015/510 del Banco Central Europeo, de 19 de diciembre de 2014, sobre la aplicación del marco de la política monetaria del Eurosistema (BCE/2014/60) (DO L 91 de 2.4.2015, p. 3).
[37]El 19 de enero de 2017, el Consejo de Gobierno decidió que las adquisiciones de activos con rendimientos inferiores al tipo de interés de la facilidad de depósito únicamente se permitirían en el marco del PSPP y confirmó que en el CBPP3, el ABSPP y el CSPP no estaba previsto realizar ese tipo de compras. Para más detalles, véase el sitio web del BCE.
[38]El límite por emisor se refiere al porcentaje máximo del saldo vivo de valores de un emisor que puede mantener el Eurosistema.
[39]En el caso de la deuda supranacional, el límite por emisión y por emisor es el 50 %.
[40]Para los ABS y los bonos garantizados que pueden adquirirse en virtud de la exención del cumplimiento del requisito de calidad crediticia mínima, el límite máximo es el 30 %.
[41]Véase J. Fell, M. Grodzicki, D. Krušec, R. Martin y E. O’Brien, «Overcoming non-performing loan market failures with transaction platforms», Financial Stability Review, BCE, noviembre de 2017.
[42]Las autoridades nacionales conservan la facultad de activar y aplicar las medidas macroprudenciales contempladas en la legislación de la UE, pero deben informar al BCE antes de tomar una decisión sobre dichas medidas. El BCE evalúa las medidas previstas y puede oponerse a la decisión propuesta, y, si lo considera necesario, también puede aplicar medidas más rigurosas que las adoptadas a nivel nacional para abordar los riesgos para la estabilidad financiera (artículo 5 del Reglamento del MUS y artículo 13 del Reglamento interno del BCE [Decisión BCE/2014/1]).
[43]Véase «ECB floor methodology for setting the capital buffer for an identified Other Systemically Important Institution (O-SII)», Macroprudential Bulletin, número 3, BCE, junio de 2017.
[45]Para más detalles, véase J. Carmassi, S. Dobkowitz, J. Evrard, L. Parisi, A. Silva y M. Wedow, «Completing the Banking Union with a European Deposit Insurance Scheme: who is afraid of cross-subsidisation?», Occasional Paper Series, n.º 208, BCE, abril de 2018.
[46]Basada en las Directrices de la ABE sobre la notificación de incidentes graves de conformidad con la Directiva (UE) 2015/2366 (PSD2) (EBA/GL/2017/10).
[47]El eonia es un índice que refleja el tipo de interés medio al que un panel de entidades de crédito que participan de forma voluntaria conceden préstamos en euros con vencimiento a un día en el mercado interbancario de operaciones sin garantía. Se calcula cada día sobre la base de la información presentada por las entidades del panel y su administrador es el EMMI.
[48]De conformidad con el artículo 141, apartado 2, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, los artículos 17, 21.2, 43.1 y 46.1 de los Estatutos del SEBC, y el artículo 9 del Reglamento (CE) n.º 332/2002 del Consejo, de 18 de febrero de 2002.
[49]De conformidad con el artículo 122, apartado 2, y el artículo 132, apartado 1, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, los artículos 17 y 21 de los Estatutos del SEBC, y el artículo 8 del Reglamento (UE) n.º 407/2010 del Consejo, de 11 de mayo de 2010.
[50]De conformidad con los artículos 17 y 21 de los Estatutos del SEBC (en conjunción con el artículo 3(5) del Acuerdo Marco de la FEEF).
[51]De conformidad con los artículos 17 y 21 de los Estatutos del SEBC (en conjunción con el artículo 5.12.1 de las Condiciones Generales del MEDE para los Acuerdos sobre Líneas de Asistencia Financiera).
[52]En el contexto del acuerdo de préstamo suscrito entre los Estados miembros cuya moneda es el euro (distintos de Grecia y de Alemania) y el Kreditanstalt für Wiederaufbau (actuando en aras del interés público, sujeto a las instrucciones de la República Federal de Alemania y con su aval), como prestamistas, y la República Helénica como prestatario y el Bank of Greece como agente del prestatario, y en virtud de lo previsto en los artículos 17 y 21.2 de los Estatutos del SEBC y el artículo 2 de la Decisión BCE/2010/4, de 10 de mayo de 2010.
[53]En el sitio web del BCE puede consultarse información más detallada sobre sus actividades de investigación, incluida información sobre eventos, publicaciones y redes de investigación.
[54]Todos los trabajos, debates y discursos presentados en el Foro de Sintra pueden consultarse en el libro electrónico de la conferencia, y los vídeos de todas las sesiones pueden verse en el canal de YouTube del BCE.
[55]El Research Bulletin del BCE es una plataforma web donde se difunden resultados de investigación relevantes a un público más amplio. Los números de esta publicación están disponibles en el sitio web del BCE.
[56]Asuntos acumulados C-105/15 P a C-109/15 P.
[57]Asuntos acumulados C-8/15 P a C-10/15 P.
[58]Véase CON/2018/12.
[59]Véase CON/2018/19.
[60]Véase CON/2018/26.
[61]Véanse CON/2018/32 y CON/2018/37.
[62]Véase CON/2018/36.
[63]Véase CON/2018/55.
[64]Véase CON/2018/37.
[65]Véase CON/2018/54.
[66]Véase CON/2018/38.
[67]Véase CON/2018/33.
[68]Véase CON/2018/25.
[69]Véase CON/2018/51.
[70]Véase CON/2018/20.
[71]Véase CON/2018/1.
[72]Véase CON/2018/35.
[73]Véase CON/2018/23.
[74]Véase CON/2018/53.
[75]Véanse CON/2018/17 y CON/2018/45.
[76]Véase CON/2018/56.
[77]Véase CON/2018/48.
[78]Véanse CON/2018/10 y CON/2018/11.
[79]Véase CON/2018/15.
[80]Véase CON/2018/27.
[81]Véase CON/2018/16.
[82]Véase CON/2018/18.
[83]Véase CON/2018/21.
[84]Véanse CON/2018/2 y CON/2018/3.
[85]Véase CON/2018/5.
[86]Véase CON/2018/24.
[87]Véase CON/2018/28.
[88]Véase CON/2018/8.
[89]Véanse CON/2018/4 y CON/2018/57.
[90]Véase CON/2018/43.
[91]Véase CON/2018/49.
[92]Véase CON/2018/42.
[93]Véase CON/2018/58.
[94]Véase CON/2018/52.
[95]Véanse CON/2018/9 y CON/2018/34.
[96]Véase CON/2018/7.
[97]Véase CON/2018/30.
[98]Véase CON/2018/44.
[99]Véase CON/2018/40.
[100]Véase CON/2018/50.
[101]Véase CON/2018/6.
[102]Véase CON/2018/31.
[103]Véanse CON/2018/18 y CON/2018/39.
[104]Véase CON/2018/16.
[105]Véase CON/2018/21.
[106]Véase CON/2018/28.
[107]Véase CON/2018/46.
[109]Véase CON/2018/41.
[110]Véase CON/2018/33.
[111]En la sección 3.4 de este Informe Anual se presenta un análisis más detallado de los avances realizados en relación con la unión bancaria y la unión de los mercados de capitales, y las opiniones del BCE al respecto.
[112]Los comunicados preliminares pueden consultarse en el sitio web del BCE.
[113]Los comentarios sobre las observaciones formuladas por el Parlamento Europeo en su resolución sobre el Informe Anual de 2017 del BCE se publicarán el mismo día que este Informe Anual.
[114]Las respuestas del presidente del BCE a las preguntas formuladas por los miembros del Parlamento Europeo se publican en una sección específica del sitio web del BCE.
[115]En eI Informe Anual sobre las actividades de supervisión de 2018 del BCE se proporciona información más detallada.
[116]En particular, los discursos pronunciados por Mario Draghi, presidente del BCE, «Central bank independence», el 26 de octubre de 2018 en el Nationale Bank van België/Banque Nationale de Belgique y por Benoît Cœuré, miembro del Comité Ejecutivo, «Central banking in times of complexity», el 25 de mayo de 2018 en el Sveriges Riksbank. Estos discursos siguieron la estela de otros ejemplos recientes, como el discurso de Yves Mersch, miembro del Comité Ejecutivo, «Aligning accountability with sovereignty in the European Union: the ECB’s experience», presentado el 4 de septiembre de 2017 en la ECB Legal Conference, y el de Benoît Cœuré, «Independence and accountability in a changing world», pronunciado el 28 de marzo de 2017 en el encuentro organizado por Transparency International EU «Two sides of the same coin? Independence and accountability of the European Central Bank».
[117]Véase el artículo titulado «The evolution of the ECB’s accountability practices during the crisis», Boletín Económico, número 5, BCE, 2018.
[118]Véase la pregunta QA15.1, Eurobarómetro Standard 90, ola 90.3, Comisión Europea, diciembre de 2018.
[119]En 2018, el BCE publicó dos documentos ocasionales elaborados por el IRC Task Force on IMF Issues sobre cuestiones relacionadas con el FMI. Véanse IRC Task Force on IMF Issues, «Strenghening the Global Financial Safety Net - Moving relations between the IMF and Regional Financing Arrangements forward», Occasional Paper Series, n.º 207, BCE, marzo de 2018, y IRC Task Force on IMF Issues, «A quantitative analysis of the size of IMF resources», Occasional Paper Series, n.º 213, BCE, octubre de 2018.
[120]Para una definición de «ciberincidente» y de otros términos, véase el Cyber Lexicon del Consejo de Estabilidad Financiera.