La introducción inicial del euro (2002)

La introducción del euro en el 2002 supuso un acontecimiento importante de la historia de Europa y un gran logro técnico. El 1 de enero de ese año, se pusieron en circulación los billetes y monedas en euros en doce países, con una población total de 308 millones de habitantes. Este hecho constituyó el cambio de moneda más importante de la historia, y en él participaron el sector bancario, las empresas de transporte de fondos, el comercio minorista, la industria de máquinas expendedoras y, naturalmente, todos los ciudadanos.

Se llevaron a cabo grandes preparativos. El efectivo empezó a distribuirse a las entidades de crédito y comercios en septiembre del 2001, a fin de evitar una escasez de liquidez en la cadena de suministro. Por lo tanto, ya desde los primeros días del 2002 se disponía ampliamente de efectivo en todos los sectores. El 3 de enero, el 96% de los cajeros automáticos de la zona del euro dispensaban billetes en euros. Una semana después de la introducción de la nueva moneda, más de la mitad de las transacciones en efectivo se realizaban en euros.

Tras un período de doble circulación, que en algunos países se prolongó hasta dos meses, y en el que los pagos podían realizarse con efectivo en euros o en la moneda nacional, el 1 de marzo de 2002 el euro pasó a ser la única moneda de curso legal en la zona del euro. En esa fecha, ya se habían retirado de la circulación más de seis mil millones de billetes y cerca de treinta mil millones de monedas nacionales.

Para más información, ver:

Fabricación

Impresión de los billetes en euros

El BCE coordinó y realizó el seguimiento de la producción de billetes, que se llevó a cabo en quince fábricas y con materias primas procedentes de aproximadamente cuarenta proveedores distintos. Un sistema de control de calidad común garantizó un nivel de calidad idéntico para todos los billetes.

Si bien los distintos países se han responsabilizado de las monedas en euros, el BCE les ha prestado su asesoramiento independiente en cuanto a la calidad de las mismas, con el fin de garantizar que puedan ser utilizadas en las máquinas expendedoras de toda la zona del euro.

La producción de billetes en euros comenzó en julio de 1999 y se llevó a cabo en quince fábricas ubicadas en distintos puntos de la Unión Europea. El 1 de enero de 2002 se había finalizado la fabricación de la remesa inicial de 14.890 millones de billetes para los doce países participantes, cifra que incluía a los destinados a las reservas logísticas. Estos billetes representan un valor nominal total de 633.000 millones de euros, y con ellos podría formarse una cadena que recorrería cinco veces la distancia a la luna.

El Consejo de Gobierno del BCE aprobó posteriormente la producción de un volumen adicional, que ascendía a 1.910 millones de billetes. Esta provisión tenía por objeto cubrir los principales riesgos derivados de posibles retrasos en la fabricación de la remesa inicial requerida y de las reservas logísticas, y, por tanto, contribuyó a que la puesta en circulación del efectivo en euros se realizase con fluidez. El remanente de billetes de la reserva central, una vez que ésta hubo cumplido su función, fue transferido a la reserva estratégica del Eurosistema, que se creó tras la puesta en circulación para hacer frente a los incrementos que pudieran producirse en la demanda.

Se acuñaron aproximadamente 52.000 millones de monedas, por un valor total de 15.750 millones de euros, en 16 fábricas de monedas europeas, para lo que se utilizaron 250.000 toneladas de metal.

Cifras de fabricación iniciales

En el cuadro 1 se muestra el volumen del suministro inicial, fabricado entre 1999 y el 2001, para la puesta en circulación del efectivo que tuvo lugar en el 2002. En el cuadro 2 figuran las cifras de fabricación por denominación. La decisión del lugar en el que se imprimiría la remesa de billetes en euros que cada país iba a necesitar inicialmente correspondió a los respectivos bancos centrales nacionales, y cada Estado miembro se responsabilizó de sus propias necesidades en lo que a monedas se refiere. Cifras de producción de billetes y monedas.

Cuadro 1

País Millones de billetes en euros fabricados por cada país el 1 de enero de 2002
Bélgica 550
Alemania 4.783
Grecia 617
España 1.924
Francia 2.265
Irlanda 294
Italia 2.440
Luxemburgo 46
Países Bajos 659
Austria 550
Portugal 537
Finlandia 225
TOTAL de billetes de la puesta en circulación inicial 14.890

Cuadro 2

Denominación Millones de billetes fabricados el 1 de enero de 2002
5€ 3.155
10€ 3.221
20€ 3.406
50€ 3.283
100€ 1.231
200€ 223
500€ 371
TOTAL
de billetes de la puesta en circulación inicial
14.890