Gobierno corporativo

Además de los órganos rectores, el gobierno corporativo del BCE comprende un Comité de Auditoría y distintas instancias de control externo e interno.

Comité de Auditoría

Para reforzar el gobierno corporativo del BCE y del Eurosistema, un comité de auditoría de alto nivel presta asistencia al Consejo de Gobierno en el ejercicio de sus responsabilidades relativas a:

  1. la integridad de la información financiera;
  2. la supervisión de los controles internos;
  3. el cumplimiento de las leyes, reglamentos y códigos de conducta aplicables; y
  4. el desempeño de las funciones de auditoría;

conforme a lo previsto en el mandato del Comité de Auditoría.
El Comité de Auditoría está presidido por Erkki Liikanen y consta de otros cuatro miembros: Vítor Constâncio, Ewald Nowotny, Hans Tietmeyer y Jean-Claude Trichet.

Comité de Auditores Internos

El Comité de Auditores Internos, de conformidad con el Estatuto de Auditoría del Eurosistema/SEBC y el Mecanismo Único de Supervisión (MUS) ( ENGLISH), contribuye a la consecución de los objetivos del Eurosistema/SEBC y del MUS prestando servicios independientes y objetivos de aseguramiento y consulta, concebidos para aportar valor añadido y mejorar la eficacia de las funciones y de las actividades del Eurosistema/SEBC y del MUS.

El Comité de Auditores Internos rinde cuentas ante los órganos rectores del BCE y es responsable de elaborar y aplicar el plan de auditoría del Eurosistema/SEBC y del MUS. Asimismo, define los criterios comunes para el trabajo de auditoría en el Eurosistema/SEBC y en el MUS.

Instancias de control externo

Los Estatutos del SEBC prevén dos instancias:

  • los auditores externos; y
  • el Tribunal de Cuentas Europeo.

Los auditores externos auditan las cuentas anuales del BCE (artículo 27.1 de los Estatutos del SEBC). El Tribunal de Cuentas Europeo examina la eficacia operativa de la gestión del BCE (artículo 27.2).

Buenas prácticas para la selección y el mandato de los Auditores Externos conforme al artículo 27.1 de los Estatutos del SEBC/BCE, aprobado por el Consejo de Gobierno del BCE, 14 de junio de 2012, ENGLISH

Los informes de auditoría de los auditores externos se publican en el Informe Anual del BCE.

Los informes del Tribunal de Cuentas Europeo y las respuestas del BCE pueden consultarse en:

Instancias de control interno

Auditoría interna

La Dirección de Auditoría Interna lleva a cabo sus funciones bajo la responsabilidad directa del Comité Ejecutivo. Dichas funciones se encuentran definidas en el Estatuto de Auditoría del BCE, aprobado por el Comité Ejecutivo

El Estatuto de Auditoría se basa en normas profesionales utilizadas a escala internacional, en concreto las del Instituto de Auditores Internos (IAI).

Estructura de control interno

El Comité Ejecutivo tiene la responsabilidad general de supervisar la gestión de riesgos del BCE.

La estructura de control interno del BCE se basa en un planteamiento funcional de tres niveles según el cual cada unidad organizativa (sección, división, dirección o dirección general) tiene la responsabilidad principal de gestionar sus propios riesgos, así como de asegurar la eficacia y la eficiencia de sus actividades.

Las áreas de gestión del riesgo operacional y del riesgo financiero y la Oficina de Cumplimiento y Gobernanza constituyen el segundo nivel de control promoviendo y apoyando la aplicación de mecanismos de equilibrio en la organización.

El área de auditoría interna del BCE constituye el tercer nivel de control prestando servicios independientes y objetivos de consulta concebidos para aportar valor añadido y mejorar las operaciones. Asimismo, el Comité de Auditoría refuerza los niveles de control y el gobierno corporativo del BCE, como se ha explicado.

Régimen deontológico

Como institución de la Unión Europea, el BCE tiene encomendadas funciones de interés público. El régimen deontológico del BCE establece normas éticas y principios generales para asegurar el más alto nivel de integridad, competencia, eficiencia y transparencia en el desempeño de sus tareas. La adhesión a estos principios es un elemento clave de la credibilidad del BCE y es esencial para garantizar la confianza de los ciudadanos europeos en su gestión y actividades.

El régimen deontológico del personal del BCE, contenido en el Reglamento del personal, fue modificado el 3 de diciembre de 2014 a raíz del establecimiento del Mecanismo Único de Supervisión (MUS). El régimen revisado entró en vigor el 1 de enero de 2015, en paralelo al Código de conducta de los miembros del Consejo de Supervisión del BCE que se estableció al mismo tiempo.

Los miembros del Comité Ejecutivo del BCE también se comprometen a respetar los principios establecidos en el régimen deontológico del personal, además de su propio Código suplementario de criterios éticos.

Los miembros del Consejo de Gobierno del BCE cumplen un código de conducta específico, que pone de manifiesto su responsabilidad en la salvaguardia de la integridad y la reputación del Eurosistema y del BCE, y en el mantenimiento de la eficacia de sus operaciones.

Para más información, véase:

Aplicación del régimen deontológico

Con la creación del MUS, las cuestiones de gobierno corporativo han adquirido mayor relieve para el BCE. Para que la aplicación del régimen deontológico sea correcta y coherente y para mejorar el gobierno corporativo del BCE, el Consejo de Gobierno decidió el 17 de diciembre de 2014 establecer un Comité Deontológico. Este Comité ha asumido las funciones asignadas al Asesor en cuestiones deontológicas conforme al Código de conducta de los miembros del Consejo de Gobierno y las funciones asignadas al Responsable de asuntos éticos del BCE conforme al Código suplementario de criterios éticos aplicables a los miembros del Comité Ejecutivo.

La principal función del Comité Deontológico es proporcionar asesoramiento a los órganos que participan en los procesos de toma de decisiones del BCE en cuestiones deontológicas en respuesta a solicitudes concretas.

Decisión del BCE (BCE/2014/59) sobre el establecimiento de un Comité deontológico y su reglamento interno

En consonancia con su compromiso de asegurar que las actividades del BCE cumplan los principios de integridad y observen el máximo rigor ético, el Comité Ejecutivo también ha creado una Oficina de Cumplimiento y Gobernanza, que comenzó a funcionar cuando la versión revisada del Reglamento del personal del BCE entró en vigor. Las responsabilidades de la Oficina de Cumplimiento y Gobernanza incluyen las funciones que anteriormente desempeñaba el Responsable de asuntos éticos en lo que respecta al personal.

La Oficina de Cumplimiento y Gobernanza constituye una función de control independiente fundamental para reforzar el marco de gobernanza del BCE apoyando al Comité Ejecutivo en la protección de la integridad y la reputación del BCE, promoviendo niveles éticos en la conducta del personal y fomentando la rendición de cuentas y la transparencia del BCE.

Autoridad presupuestaria

El Consejo de Gobierno es la autoridad presupuestaria del BCE que aprueba el presupuesto del BCE a propuesta del Comité Ejecutivo. Además, el Comité de Presupuestos presta asistencia al Consejo de Gobierno en asuntos relacionados con dicho presupuesto.

Responsable para la protección de datos

De conformidad con el Reglamento (CE) nº 45/2001 del Parlamento Europeo y del Consejo, el Comité Ejecutivo nombró a un responsable para la protección de datos personales, con efectos a partir del 1 de enero de 2002.

Prevención del fraude en el BCE y normas aplicables a las investigaciones de la OLAF

Medidas de lucha contra el fraude aplicables en el ámbito de la UE

En 1999 el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE adoptaron el Reglamento (CE) nº 1073/1999 relativo a las investigaciones efectuadas por la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude («Reglamento OLAF») para intensificar la lucha contra el fraude, la corrupción y cualquier otra actividad ilegal que vaya en detrimento de los intereses financieros de las Comunidades. Prevé, entre otras medidas, la investigación interna por parte de la OLAF de posibles fraudes en las instituciones, órganos y organismos de la UE.

Medidas de lucha contra el fraude aplicables al BCE

Decisión del BCE relativa a las condiciones que rigen las investigaciones de la OLAF. El 3 de junio de 2004, el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo adoptó la Decisión (BCE/2004/11) relativa a las condiciones que rigen las investigaciones que la Oficina Europea de Lucha Contra el Fraude efectúe en el Banco Central Europeo en materia de lucha contra el fraude, la corrupción y toda actividad ilegal que vaya en detrimento de los intereses financieros de las Comunidades Europeas y por la que se modifican las Condiciones de contratación del personal del Banco Central Europeo. Esta Decisión entró en vigor el 1 de julio de 2004.

Sistema de lucha contra el fraude que el BCE aplicaba con anterioridad

Aun reconociendo y aceptando plenamente la necesidad de adoptar medidas más decididas para prevenir el fraude, el Consejo de Gobierno era de la opinión de que la independencia y las funciones estatutarias del BCE imposibilitaban la aplicación del Reglamento OLAF a esta institución. Por ello adoptó la Decisión del BCE, de 7 de octubre de 1999, sobre prevención del fraude (BCE/1999/5), que preveía el establecimiento de un amplio sistema de lucha contra el fraude bajo el control último de un Comité de Lucha contra el Fraude independiente.

La Comisión Europea, apoyada por el Reino de los Países Bajos, el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE, interpuso posteriormente un recurso (Asunto C-11/00). El 10 de julio de 2003, el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas emitió su fallo en relación con las alegaciones presentadas por las partes y anuló la Decisión BCE/1999/5.

El fallo del Tribunal situaba claramente al BCE «dentro del marco de la Comunidad», al tiempo que reconocía que el legislador había querido asegurar que el BCE pudiera efectuar de forma independiente las funciones que le habían sido conferidas. Sin embargo, el Tribunal dictaminó que la independencia no suponía separar totalmente al BCE de la Comunidad, ni eximirlo de las normas del derecho comunitario. Lo anterior está en línea con el enfoque adoptado por el BCE. La aplicación del Reglamento OLAF no debe afectar a la independencia del BCE en el desempeño de sus funciones.

Durante el período en que desarrolló su actividad, el Comité de Lucha contra el Fraude del Banco Central Europeo elaboró los siguientes informes anuales: