Producción y reservas de billetes

La producción de los billetes en euros es un esfuerzo combinado de los bancos centrales nacionales (BCN) y el Banco Central Europeo (BCE). Comienza con el cálculo del número de billetes que se necesitan cada año. El número de billetes nuevos que se fabrique debe ser suficiente para sustituir los billetes no aptos para la circulación, satisfacer los aumentos de la demanda previstos, por ejemplo, los máximos estacionales, y hacer frente a los aumentos de demanda imprevistos. Las previsiones de demanda de billetes en euros relativas al año siguiente son elaboradas por los BCN, y el BCE calcula una previsión central. Bajo la supervisión del BCE, los BCN redistribuyen los billetes para evitar escaseces o excedentes en un país.

Impresión

Para producir los billetes en euros de manera eficiente, los distintos BCN comparten las tareas de impresión. El BCE asigna volúmenes de producción a algunos BCN, que a continuación suministran una determinada proporción de la producción anual total de una o más denominaciones y se hacen cargo de sus costes de producción. Por ejemplo, los bancos centrales de Alemania, Francia e italia produjeron 1.700 millones de billetes de 50€ en 2017.

La producción se distribuye entre once fábricas de alta seguridad repartidas por Europa. Los billetes son distribuidos a continuación entre los distintos BCN.

Esta producción mancomunada y un sistema común de gestión de calidad aseguran un nivel de calidad uniforme para todos los billetes en euros. Durante el proceso de fabricación, se efectúan cientos de comprobaciones manuales y automatizadas a fin de garantizar que todos los billetes de la misma denominación sean idénticos independientemente de dónde se hayan producido.

Al igual que los billetes de la primera serie, los de la serie Europa se imprimen en papel de fibra de algodón puro, que les confiere su especial firmeza y resistencia al desgaste. Algunos elementos de seguridad, como las marcas de agua y los hilos embebidos, forman parte del propio papel.

Se utilizan distintos tipos de planchas, tintas especiales y varias técnicas: la impresión offset y la impresión calcográfica, la estampación en caliente del holograma y la serigrafía para los números que cambian de color.

Reserva estratégica de billetes del Eurosistema

El Eurosistema tiene reservas logísticas y una reserva estratégica. Las reservas logísticas satisfacen la demanda de billetes en circunstancias normales a fin de:

  • sustituir los billetes devueltos no aptos para la circulación (de calidad insuficiente);
  • atender los aumentos de circulación previstos;
  • hacer frente a las fluctuaciones estacionales de la demanda; y
  • optimizar el transporte de billetes entre las sucursales de los bancos centrales.

La reserva estratégica, destinada a ser utilizada en circunstancias excepcionales, es decir, cuando las reservas logísticas del Eurosistema sean insuficientes para hacer frente a un incremento imprevisto de la demanda de billetes, o en caso de una interrupción repentina del suministro.

Ambas reservas garantizan que los bancos centrales nacionales puedan atender en todo momento la demanda de billetes, con independencia de que provenga de dentro o de fuera de la zona del euro.

¿Maneja efectivo en su trabajo? Consulte nuestro material informativo sobre los billetes en euros.