Cooperación europea

Observaciones generales

El BCE es una institución de la Unión Europea, si bien, debido a su estatus de independencia y a las tareas específicas que tiene encomendadas, ocupa una posición especial dentro del marco institucional de la UE.

El Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) asigna al BCE un mandato claro, el mantenimiento de la estabilidad de precios (política monetaria), además de otras funciones (Funciones del BCE). Para el cumplimiento de su mandato y demás funciones, el Tratado concede al BCE plena independencia respecto a cualquier intereferencia política (independencia). La independencia del BCE y su competencia exclusiva para definir y ejecutar la política monetaria tiene consecuencias para la naturaleza de sus relaciones con otros organismos responsables de dichas políticas, que no pueden sobrepasar los límites de un diálogo no vinculante.

En la práctica, el BCE mantiene estrechas relaciones con otros organismos de la UE y de la zona del euro a través de diversos canales, tanto en lo que se refiere a las políticas como entre expertos. El diálogo regular entre el BCE y otros responsables de la política económica y agentes sociales ofrece al BCE la oportunidad de obtener información, explicar sus decisiones de política monetaria, y permite a sus contrapartes entender mejor las acciones de la institución y como sus propias actuaciones afectan al proceso de transmisión de los precios. Esta interacción fomenta el flujo de información, ayuda al entendimiento mutuo de la posición de los intervimientes en las políticas y permite un diálogo sobre cuestiones de interés común, respetando plenamente las respectivas competencias.

Además, respecto de aquellas funciones en que el BCE comparte responsabilidades con otras instituciones y organismos de la UE (por ejemplo, en el campo de las estadísticas), el Tratado requiere explícícitamente la cooperación entre el BCE y los organismos o instituciones pertinentes. El BCE participa también en el proceso legislativo (art. 282.5 del TFUE) expresando su opinión respecto a los proyectos legislativos de la UE y nacionales en materias relevantes para el SEBC (Dictámenes del BCE). Asimismo, en casos específicos, el BCE puede proponer legislación de la UE y o actuar como legislador de la UE (El marco jurídico del BCE).

Puede consultarse más información en el artículo titulado Relaciones del BCE con las instituciones y los órganos de la Unión Europea: tendencias y perspectivas publicado en la edición de enero de 2010 del Boletín Mensual.

Relaciones con el Consejo Europeo, el Consejo de la UE, el Eurogrupo y los comités preparatorios

El artículo 284 del TFUE dispone que el presidente del BCE asistirá a las reuniones del Consejo de la UE (generalmente, las reuniones del Consejo en las que participan los ministros de Economía y Hacienda de los Estados miembros de la UE - ECOFIN) cuando éste delibere sobre cuestiones relativas a los objetivos y funciones del SEBC.adem El Consejo ECOFIN es el principal foro para la coordinación de las políticas económicas de los Estados miembros. Además de sus reuniones mensuales de carácter formal, el Consejo ECOFIN celebra asimismo reuniones informales cada seis meses en una composición ampliada en la que participan también los gobernadores de los bancos centrales nacionales del SEBC. Estas reuniones, a las que también asisten el presidente y el vicepresidente del BCE, ofrecen un foro para una discusión franca y abierta.

También se invita al presidente del BCE a participar en el Eurogrupo, las reuniones mensuales de carácter informal de los ministros de Economía y Hacienda de la zona del euro, a las que asisten asimismo el Comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, en las que se discuten «cuestiones relacionadas con las responsabilidades concretas que comparten en relación con la moneda única». (Art. 1 del Protocolo sobre el Eurogrupo, anexo al Tratado de Lisboa).

Las relaciones del BCE con otras instituciones de la UE se han estrechado con el paso del tiempo, y en particular desde la crisis económica y financiera. Por ejemplo, el presidente del BCE asiste a las reuniones del Consejo Europeo, así como a reuniones de Jefes de Estado o de Gobierno de los países de la zona del euro, en las que se tratan temas relevantes como los relacionados con las medidas adoptadas por la UE en respuesta a la crisis económica y financiera.

Como parte de los esfuerzos para reforzar la dimensión de la zona del euro en la coordinación de la política económica, los líderes de la zona del euro han acordado reunirse al menos dos veces al año en "Cumbres del Euro" para ofrecer directrices estratégicas para las políticas económicas y fiscales de la zona del euro. Como reflejo del papel central del Eurogrupo, la Comisión y el BCE en la gestión diaria de la zona del euro, se ha acordado también que deberán celebrarse al menos una reunión mensual entre el presidente de la Cumbre del Euro, el presidente de la Comisión y el presidente del Eurogrupo en la que puede participar el presidente del BCE. (La dimensión de la zona del euro en la coordinación de la política económica).

Asimismo, el BCE asiste a las reuniones de los organismos que preparan las anteriores reuniones. En particular, el BCE es miembro estatutario del Comité Económico y Financiero (CEF) (art. 134.2 del TFUE), compuesto por altos representantes de los ministerios de finanzas, de los bancos centrales de la UE y de la Comisión, y desempena un papel fundamental en las reuniones del Consejo ECOFIN. El BCE también participa en las reuniones del CEF en su composición de la zona del euro, el Grupo de Trabajo del Eurogrupo, que prepara las reuniones del Eurogrupo. Además, el BCE participa en las reuniones del Comité de Política Económica (CPE), otro órgano consultivo de la Unión, que contribuye a la preparación del trabajo del Consejo ECOFIN, en estrecha colaboración con el CEF, con un enfoque específico en las políticas estructurales.

Por otra parte, de acuerdo con el Tratado, los responsables de las políticas de la UE pueden participar en las reuniones del Consejo de Gobierno del BCE, aunque sin derecho de voto. De acuerdo con el art. 284 del TFUE, el presidente del Consejo de la UE (y un miembro de la Comisión Europea, ver más abajo) podrán participar en las reuniones del Consejo de Gobierno y podrá someter una moción a la deliberación del Consejo de Gobierno (en la práctica, el presidente del Eurogrupo asiste en lugar del presidente del Consejo de la UE).

Relaciones con la Comisión Europea

La Comisión Europea, en sus funciones como iniciador de la legislación de la UE y guardián de los Tratados, es otro interlocutor clave del BCE. El diálogo entre la Comisión y el BCE reviste particular importancia en vista del papel crucial que desempeña la Comisión Europea en la coordinación de las políticas económicas y por el hecho de que a la Comisión Europea se le hayan encomendado diversas tareas específicas relacionadas con la UEM (como el seguimiento de los asuntos presupuestarios y los desequilibrios macroeconómicos y la consiguiente presentación de informes al Consejo de la UE y la evaluación de la convergencia en los Estados miembros de la UE acogidos a una excepción). Por último, corresponde a la Comisión velar por la aplicación adecuada de las normas comunes de la UE y, si resultase necesario, exigir su ejecución ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

El Comisario de Asuntos Económicos y Monetarios y el Euro, que es también uno de los vicepresidentes de la Comisión, puede asistir a las reuniones del Consejo de Gobierno del BCE, pero sin derecho de voto. En el contexto de las mencionadas reuniones de la UE y de los órganismos de la zona del euro, en las que participan la Comisión y el BCE, se producen contactos adicionales. Por último, las dos instituciones han desarrollado una estrecha relación de trabajo y una amplia gama de contactos periódicos y puntuales de trabajo (por ejemplo, en materia de estadísticas y de sistemas de pago).

Contactos con el Parlamento Europeo

En las sociedades democráticas, la independencia política está acompañada de la obligación de rendir cuentas. En cumplimiento de este principio, el BCE está obligado a demostrar que actúa dentro de los límites y de acuerdo con las facultades que el Tratado le impone. El Parlamento Europeo, elegido directamente por los ciudadanos de Europa, desempeña un papel fundamental en la rendición de cuentas del BCE. Para una información más detallada del cumplimiento de la obligación de rendir cuentas del BCE consúltese la sección sección sobre rendición de cuentas.

Asimismo, el Parlamento Europeo participa en el procedimiento de nombramiento de los miembros del Comité Ejecutivo del BCE, expresando su parecer sobre los candidatos recomendados por el Consejo de la UE (art. 283.2 del TFUE).

Contactos con los interlocutores sociales de la UE

Asimismo, el BCE mantiene contactos con los interlocutores sociales de la UE, en particular, en el marco del Diálogo Macroeconómico, que fue establecido por el Consejo Europeo en junio de 1999 y que permite al BCE explicar su política contribuyendo al anclaje de las expectativas de inflación y obtener información de primera mano de los interlocutores sociales en asuntos de interés común.

El papel del BCE en la nueva arquitectura de la supervisión financiera

El BCE ha apoyado los esfuerzos para establecer un marco de supervisión y regulación más coherente así como establecer un marco regulador y supervisor más coherente en los Estados miembros, en particular, con la creación de tres Autoridades Europeas de Supervisión (AES) y la Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS). De conformidad con la legislación adoptada por el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE, se ha encomendado al BCE la tarea de asumir las funciones de secretaría para la JERS y, ofreciéndole apoyo analítico, estadístico, administrativo y logístico.

Para más información, puede consultarse el sitio web e la JERS.

 El papel del BCE en el marco de gestión de crisis

El BCE participa en parte de las operaciones del Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera (EFSM, en sus siglas en inglés), la Facilidad Europea de Estabilización Financiera (EFSF, en sus siglas en ingles) y el futuro Mecanismo Europeo de Estabilidad, en ámbitos como el análisis de sostenibilidad de la deuda, la preparación de programas de ajuste macroeconómico para los Estados miembros que soliciten asistencia financiera, el segumiento de la aplicación del programa, y actúa como agente en las actividades que el EFSF realiza en el mercado secundario (véase marco de política de la UEM para más información).

Otros contactos

La gestión y la integridad financiera del BCE está sometida a escrutinio. Los Estatutos del SEBC y del BCE contemplan dos niveles de control externo: Por una parte, se nombra un auditor externo independiente para auditar las cuentas anuales del BCE (art. 27.1 de los Estattutos del SEBC). Por otra parte. el Tribunal de Cuentas Europeo examina la eficacia operativa de la gestión del BCE (artículo 27.2 de los Estatutos del SEBC). Además, el BCE entra dentro del ámbito del plan de prevención del fraude. Véase Gobierno corporativo.

Al igual que las demás instituciones de la UE, el BCE está sujeto a la jurisdicción del Tribunal de Justicia Europeo.