Presentación general

Un nuevo hogar para el BCE

Siguiendo la recomendación del Tribunal de Cuentas Europeo a todas las instituciones europeas de que es mucho más barato a largo plazo tener una sede en propiedad que oficinas en alquiler, el BCE ha construido su propia sede en el solar del Grossmarkthalle (antiguo mercado mayorista de Fráncfort). La nueva sede ha sido diseñada por el estudio de arquitectura vienés COOP HIMMELB(L)AU, ganador del primer premio en el concurso internacional de planificación urbana y diseño arquitectónico celebrado en 2004.

Torre de oficinas: 185 m de altura más

Superficie total del solar: 120.000 m² más

Longitud del Grossmarkthalle: 250 m más

La elección del lugar

En el Tratado de Maastricht, firmado en 1992, se decidió que la sede del BCE estaría en la ciudad de Fráncfort del Meno. Cuando el BCE se estableció en 1998 en unas oficinas en alquiler en la Eurotower, comenzó la búsqueda de un emplazamiento adecuado para su futura sede en Fráncfort. De las 35 opciones consideradas en toda la ciudad, el BCE eligió el solar del Grossmarkthalle e incorporar el edificio existente al proyecto de su nueva sede.

De acuerdo con un estudio de viabilidad, este solar era el más adecuado desde el punto de vista económico, contaba con buenas infraestructuras, podía garantizar las necesidades de espacio y se adaptaba perfectamente a las medidas de seguridad requeridas por un banco central. También ofrecía espacio suficiente para ampliaciones y nuevas edificaciones.

La mayoría de los empleados encargados de las tareas de política monetaria trabajan ahora bajo un mismo techo en el distrito Ostend de Fráncfort. Sin embargo, puesto que cuando se proyectó la nueva sede no estaba previsto que el BCE asumiera funciones de supervisión bancaria en la zona del euro, el BCE decidió en noviembre de 2013 seguir alquilando la Eurotower para alojar a su personal de supervisión. El personal que presta servicios comunes está repartido en ambos edificios.

73 km de juntas restauradas más

4.300 t de acero más

3.500 puertas más

Funcional y flexible

El pliego del concurso, la decisión final del jurado y las posteriores fases de planificación se centraron en la funcionalidad y sostenibilidad de la nueva sede, aspectos que siguen siendo fundamentales para organizar su uso. El diseño de la estructura y del espacio de la nueva sede crea un entorno laboral que cumple distintos requisitos funcionales y facilita una comunicación abierta, promoviendo el trabajo en equipo y la interacción a todos los niveles. Al mismo tiempo, el elevado grado de flexibilidad del proyecto permite su fácil adaptación a las modificaciones que se requieran.

6.000 paneles en la fachada más

Más de 700 árboles más

14 armazones de acero diagonales más

Hito urbano

El conjunto arquitectónico fue desarrollado en el marco de un proceso de ordenación urbana que tomaba como premisa la armonía con el centro de la ciudad de Fráncfort. El resultado es un hito urbano claramente visible en el solar del antiguo Grossmarkthalle, con una torre de oficinas que amplía hacia el este el perfil de rascacielos de la ciudad. La transformación del antiguo mercado mayorista y su integración en el proyecto aportan valor histórico a la nueva sede del BCE, lo que acentúa la singularidad de este hito arquitectónico en el Ostend de Fráncfort.