Diseño energético

Diseño energético

© Robert Metsch

Desde que se convocara el concurso de diseño, el objetivo del BCE ha sido conseguir en su nueva sede un 30% más de eficiencia energética de lo estipulado por la Energieeinsparverordnung 2007 (directiva alemana sobre el ahorro energético). Para lograrlo, se investigaron y analizaron todas las posibilidades, en particular en cuanto a las fachadas y a los sistemas técnicos. El diseño energético resultante presenta las siguientes características.

Captación del agua de lluvia

© Robert Metsch

El edificio del Grossmarkthalle tiene una superficie de techo aproximada de 10.000 m2. Se instalará un sistema para la recogida del agua de lluvia, con el fin de utilizarla posteriormente tanto para el riego de los jardines cuando no llueva lo suficiente como para las cisternas de los inodoros del Grossmarkthalle.

Calor reciclado

El calor residual generado por el centro informático se reconducirá a un sistema de calefacción por techo para calentar las oficinas. La nueva sede del BCE estará conectada al sistema de producción combinada de electricidad y calor de la ciudad de Fráncfort del Meno, de gran eficiencia energética.

Aislamiento eficiente

Las superficies del Grossmarkthalle como, por ejemplo, el techo y las ventanas se aislarán para crear una envolvente térmica entre las zonas exterior e interior, como el restaurante de los empleados y las salas de reuniones internas. Estas zonas tendrán su propio microclima, puesto que se integrarán en el mercado como sistema casa-en-casa independiente.

Ventilación natural de los espacios para oficinas

Además de los sistemas de ventilación central, los elementos de ventilación motorizados integrados en las fachadas del edificio permitirán la ventilación natural directa de las oficinas. De este modo, podrá proporcionarse la cantidad necesaria de aire fresco por persona sin utilizar la ventilación mecánica, si el usuario así lo prefiere. Asimismo, la gente podrá ver mejor lo que ocurre en el exterior. Para comprobar la viabilidad y la funcionalidad del diseño de la fachada, se construyó una maqueta. Según los resultados de las pruebas, el diseño de la fachada es, efectivamente, viable y funcional.

Protección solar eficiente e iluminación de bajo consumo

Para evitar que los edificios absorban demasiado calor del sol, se integrarán en las fachadas filtros solares y pantallas antideslumbrantes.

Otra forma de ahorrar energía es aprovechar la luz natural. Las oficinas se dotarán de sensores de luz natural para que las luces se apaguen automáticamente cuando haya luz natural suficiente. Por lo que se refiere a la iluminación artificial de las oficinas, así como del atrio y el mercado, se han llevado a cabo numerosos estudios para garantizar su iluminación suficiente y eficiente a todas horas del día.

Uso de energía geotérmica en los sistemas de calefacción y refrigeración

Para reducir todavía más los costes energéticos del edificio, se integraron circuitos geotérmicos en los cimientos de las armaduras, que llegan a unos 30 metros de profundidad, hasta el lecho de roca de Fráncfort. Estos circuitos pueden conectarse al circuito hidráulico y las bombas de calor de la central energética para extraer del subsuelo calor en invierno y frescor en verano.

Para reducir al mínimo el número de sistemas técnicos y la cantidad de energía necesaria, determinadas zonas, como el atrio o los espacios abiertos del mercado, no dispondrán de aire acondicionado. Estas zonas, a su vez, actuarán de amortiguador climático y espacio de transición entre el exterior y el interior.

El 4 de enero de 2003, entró en vigor la Directiva 2002/91/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2002, relativa a la eficiencia energética de los edificios. El Gobierno alemán introdujo las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas necesarias para el cumplimiento de esta Directiva el 1 de octubre de 2007. El proyecto de construcción de la nueva sede del BCE es el primero de gran envergadura en Alemania en cumplir las normativas vigentes.