Menu

Introducción

El 1 de enero de 1999, el euro pasó a ser la moneda de más de 300 millones de europeos. Durante los tres primeros años fue una moneda que no circulaba y que se utilizaba únicamente a efectos contables, por ejemplo, en los pagos electrónicos. El efectivo en euros no entró en circulación hasta el 1 de enero de 2002, fecha en la que reemplazó a los billetes y monedas nacionales, como el franco belga o el marco alemán, a tipos de conversión irrevocables.

Actualmente, los billetes y monedas en euros tienen curso legal en 19 de los 27 Estados miembros de la Unión Europea, incluidos los departamentos de ultramar y los territorios e islas que forman parte de esos Estados o que tienen un estatuto de asociación con ellos. Estos países integran la zona del euro. Los microestados de Andorra, Mónaco, San Marino y Ciudad del Vaticano también utilizan el euro en virtud de un acuerdo formal con la Comunidad Europea. Montenegro y Kosovo utilizan la moneda única, aunque no existe un acuerdo formal. Actualmente 340 millones de personas utilizan la misma moneda en sus pagos en efectivo. Los billetes y monedas en euros se han convertido en un símbolo tangible de la integración europea.

Se espera que todos los Estados miembros de la UE, salvo Dinamarca, que se ha acogido a una cláusula de exclusión, participen en la Unión Monetaria y adopten el euro tan pronto cumplan los criterios de convergencia.

Mapa interactivo de la zona del euro

Explore el mapa interactivo y los cuadros que figuran a continuación para saber qué países de la Unión Europea forman parte de la zona del euro y desde cuándo utilizan el euro.

Austria

Miembro de la UE cuya moneda es el euro

Miembro de la UE desde 1995

Adoptó el euro en 1999 (en circulación desde 2002)

Bélgica

Miembro de la UE cuya moneda es el euro

Miembro fundador de la UE en 1957

Adoptó el euro en 1999 (en circulación desde 2002)

Bulgaria

Miembro de la UE cuya moneda no es el euro

Miembro de la UE desde 2007

Chipre

Miembro de la UE cuya moneda es el euro

Miembro de la UE desde 2004

Adoptó el euro en 2008

República Checa

Miembro de la UE cuya moneda no es el euro

Miembro de la UE desde 2004

Alemania

Miembro de la UE cuya moneda es el euro

Miembro fundador de la UE en 1957

Adoptó el euro en 1999 (en circulación desde 2002)

Dinamarca

Miembro de la UE cuya moneda no es el euro

Miembro de la UE desde 1973

Estonia

Miembro de la UE cuya moneda es el euro

Miembro de la UE desde 2004

Adoptó el euro en 2011

España

Miembro de la UE cuya moneda es el euro

Miembro de la UE desde 1986

Adoptó el euro en 1999 (en circulación desde 2002)

Finlandia

Miembro de la UE cuya moneda es el euro

Miembro de la UE desde 1995

Adoptó el euro en 1999 (en circulación desde 2002)

Francia

Miembro de la UE cuya moneda es el euro

Miembro fundador de la UE en 1957

Adoptó el euro en 1999 (en circulación desde 2002)

Grecia

Miembro de la UE cuya moneda es el euro

Miembro de la UE desde 1981

Adoptó el euro en 2001 (en circulación desde 2002)

Croacia

Miembro de la UE cuya moneda no es el euro

Miembro de la UE desde 2013

Hungría

Miembro de la UE cuya moneda no es el euro

Miembro de la UE desde 2004

Irlanda

Miembro de la UE cuya moneda es el euro

Miembro de la UE desde 1973

Adoptó el euro en 1999 (en circulación desde 2002)

Italia

Miembro de la UE cuya moneda es el euro

Miembro fundador de la UE en 1957

Adoptó el euro en 1999 (en circulación desde 2002)

Lituania

Miembro de la UE cuya moneda es el euro

Miembro de la UE desde 2004

Adoptó el euro en 2015

Luxemburgo

Miembro de la UE cuya moneda es el euro

Miembro fundador de la UE en 1957

Adoptó el euro en 1999 (en circulación desde 2002)

Letonia

Miembro de la UE cuya moneda es el euro

Miembro de la UE desde 2004

Adoptó el euro en 2014

Mónaco

País no perteneciente a la UE

Malta

Miembro de la UE cuya moneda es el euro

Miembro de la UE desde 2004

Adoptó el euro en 2008

Países Bajos

Miembro de la UE cuya moneda es el euro

Miembro fundador de la UE en 1957

Adoptó el euro en 1999 (en circulación desde 2002)

Polonia

Miembro de la UE cuya moneda no es el euro

Miembro de la UE desde 2004

Portugal

Miembro de la UE cuya moneda es el euro

Miembro de la UE desde 1986

Adoptó el euro en 1999 (en circulación desde 2002)

Rumanía

Miembro de la UE cuya moneda no es el euro

Miembro de la UE desde 2007

Suecia

Miembro de la UE cuya moneda no es el euro

Miembro de la UE desde 1995

Eslovenia

Miembro de la UE cuya moneda es el euro

Miembro de la UE desde 2004

Adoptó el euro en 2007

Eslovaquia

Miembro de la UE cuya moneda es el euro

Miembro de la UE desde 2004

Adoptó el euro en 2009

San Marino

País no perteneciente a la UE

Miembros de la Unión Europea y países de la zona del euro

Miembros de la Unión Europea cuya moneda es el euro

País Incorporación a la UE Adopción del euro
Austria 1995 1999 (en circulación desde 2002)
Bélgica 1957 1999 (en circulación desde 2002)
Chipre 2004 2008
Estonia 2004 2011
Finlandia 1995 1999 (en circulación desde 2002)
Francia 1957 1999 (en circulación desde 2002)
Alemania 1957 1999 (en circulación desde 2002)
Grecia 1981 2001 (en circulación desde 2002)
Irlanda 1973 1999 (en circulación desde 2002)
Italia 1957 1999 (en circulación desde 2002)
Letonia 2004 2014
Lituania 2004 2015
Luxemburgo 1957 1999 (en circulación desde 2002)
Malta 2004 2008
Países Bajos 1957 1999 (en circulación desde 2002)
Portugal 1986 1999 (en circulación desde 2002)
Eslovaquia 2004 2009
Eslovenia 2004 2007
España 1986 1999 (en circulación desde 2002)

Miembros de la Unión Europea cuya moneda no es el euro

País Incorporación a la UE
Bulgaria 2007
Croacia 2013
República Checa 2004
Dinamarca 1973
Hungría 2004
Polonia 2004
Rumanía 2007
Suecia 1995

El Reino Unido, que fue miembro de la Unión Europea entre 1973 y 2020, no adoptó el euro.

Tipos de conversión irrevocables del euro
Moneda
1 40,3399 BEF (francos belgas)
1 1,95583 DEM (marcos alemanes)
1 15,6466 EEK (coronas estonias)
1 0,787564 IEP (libras irlandesas)
1 340,750 GRD (dracmas griegas)
1 166,386 ESP (pesetas españolas)
1 0,585274 CYP (libras chipriotas)
1 6,55957 FRF (francos franceses)
1 1.936,27 ITL (liras italianas)
1 0,702804 LVL (lats letón)
1 3,45280 LTL (litas lituanas)
1 40,3399 LUF (francos luxemburgueses)
1 0,429300 MTL (liras maltesas)
1 2,20371 NLG (florines holandeses)
1 13,7603 ATS (chelines austríacos)
1 200,482 PTE (escudos portugueses)
1 239,640 SIT (tólares eslovenos)
1 30,1260 SKK (coronas eslovacas)
1 5,94573 FIM (marcos finlandeses)

Flujos de efectivo en la zona del euro

Los billetes (y monedas) en euros circulan por toda la zona del euro debido principalmente al turismo, los viajes de negocios y las compras transfronterizas. Antes de la introducción del euro, aunque de forma mucho más limitada, los billetes nacionales también cruzaban fronteras y era necesario repatriarlos al banco central que los había emitido, principalmente a través del sistema de bancos comerciales. Con el euro, estas devoluciones han dejado de ser necesarias. Sin embargo, dado que grandes cantidades de billetes en euros no permanecen en el país en el que fueron emitidos, sino que se utilizan para efectuar pagos en otros países de la zona del euro, los bancos centrales nacionales deben redistribuirlos a fin de evitar déficits de billetes en un determinado país y excedentes en otro. Estas transferencias de grandes cantidades de billetes son financiadas y coordinadas de forma centralizada por el BCE.

La importancia del efectivo y sus características singulares

El valor y el número de billetes en euros en circulación han aumentado sin cesar desde la introducción del efectivo en euros en 2002. El efectivo es, con diferencia, el instrumento más utilizado para pagos al por menor en la zona del euro si se tiene en cuenta el número de operaciones, aunque su importancia es mucho menor si se tiene en cuenta el valor de estas. Sin embargo, en ambos casos, el efectivo ha ido perdiendo protagonismo en las últimas décadas, mientras que el uso de las tarjetas de débito y crédito ha aumentado y se espera que siga aumentando.

Como instrumento de pago, el efectivo presenta algunas características singulares:

  • es el medio de pago más fácil y rápido de utilizar en operaciones al por menor, y el más importante para pagos imprevistos;
  • es el instrumento más barato para pequeños pagos al por menor, con un coste medio por operación inferior al de instrumentos de pago electrónico comparables;
  • es universal, pues permite que efectúen pagos quienes no tienen cuentas bancarias, o tienen acceso limitado a ellas, o no pueden utilizar medios de pago electrónico;
  • permite a los consumidores controlar mejor el gasto;
  • sirve como instrumento de pago y como depósito de valor; y
  • ha demostrado ser seguro frente a la falsificación y el fraude.

Por estas características, la sociedad no está dispuesta a prescindir del efectivo y seguirá siendo indispensable como instrumento de pago durante muchos años.

Posición del Eurosistema en relación con el efectivo como medio de pago

Una de las funciones básicas del Eurosistema que le atribuye el Tratado de Funcionamiento de la UE es promover el buen funcionamiento de los sistemas de pago. El Eurosistema es neutral respecto de los diversos instrumentos de pago; no prefiere uno en lugar de otro. Sin embargo, los bancos centrales del Eurosistema tienen una responsabilidad especial en lo que respecta al efectivo, pues son los emisores de los billetes en euros. Asimismo, la mayoría de esos bancos ponen en circulación las monedas en euros, que emiten los Estados miembros. Por tanto, el Eurosistema tiene el compromiso de velar por la disponibilidad general, facilidad de uso, fiabilidad y eficiencia del efectivo como medio de pago en las operaciones al por menor. En el ámbito de sus competencias, el Eurosistema vigila y trata continuamente de promover la seguridad, resistencia y eficiencia de los ciclos del efectivo en la zona del euro.