Menu

Un euro digital

El BCE, como guardián del euro, facilita moneda de dos formas: emitiendo billetes y transfiriendo depósitos electrónicos a los bancos y a otras instituciones financieras.

La digitalización se ha introducido en todos los ámbitos de nuestra vida y ha transformado el modo en que pagamos. En esta nueva era, un euro digital garantizaría que los ciudadanos de la zona del euro puedan seguir teniendo acceso sin coste a un medio de pago sencillo, aceptado universalmente, fiable y libre de riesgo. Un euro digital no sería un sustituto del efectivo, sino que lo complementaría. Juntos, darían a los ciudadanos más opciones para efectuar sus pagos y los facilitarían, lo que aumenta la inclusión financiera.

El Eurosistema seguirá garantizando que todos los ciudadanos tengan acceso a los billetes y monedas en euros en toda la zona del euro.

«El euro pertenece a los europeos y nuestra misión es salvaguardarlo. Debemos estar preparados para emitir un euro digital si fuera necesario».

Christine Lagarde, presidenta del BCE

¿Por qué un euro digital?

Un euro digital haría los pagos diarios más rápidos, fáciles y seguros. Respaldaría la digitalización de la economía europea y fomentaría activamente la innovación en los pagos minoristas.

El BCE y los bancos centrales nacionales de la zona del euro están estudiando sus beneficios y sus riesgos a fin de que el dinero siga dando un buen servicio a los europeos.

Informe sobre un euro digital

¿Cuáles son los demás beneficios de un euro digital?

Un euro digital protegería los beneficios que el euro nos ofrece a todos. Sería útil en situaciones en las que el público prefiera no pagar en efectivo, y para atenuar los efectos de sucesos extremos, como catástrofes naturales o pandemias, en los que los servicios de pago tradicionales podrían dejar de funcionar. También podría ser crucial si el público decidiera utilizar medios de pago digitales extranjeros, lo que podría socavar la estabilidad financiera y la soberanía monetaria de la zona del euro.

¿Cuándo estará listo?

Durante la fase de preparación, estamos trabajando en el concepto, iniciando la experimentación práctica de posibles diseños y debatiendo con los interesados y los socios internacionales. Hacia mediados de 2021 decidiremos acerca de la puesta en marcha de un proyecto sobre un euro digital. A continuación se llevará a cabo una fase de investigación sobre los requerimientos de usuario y los proveedores de servicios.

La creación de una moneda digital segura, accesible y eficiente llevaría tiempo. Garantizaremos que los sistemas que usamos para pagar se ajusten a las necesidades de quienes los utilizan.

«Debemos asegurarnos de que nuestra moneda sea adecuada para el futuro. No podemos quedarnos de brazos cruzados».

Fabio Panetta, miembro del Comité Ejecutivo del BCE

Hemos analizado los posibles beneficios y retos de un euro digital

¿Cómo sería?

Es demasiado pronto para identificar un tipo específico de euro digital. Los expertos del BCE y de los bancos centrales nacionales de la zona del euro han establecido una serie de requisitos básicos para un euro digital, como la facilidad de acceso, la solidez, la seguridad, la eficiencia, la confidencialidad y el cumplimiento de la legislación. Estas características nos ayudarán a definir cómo podría ser.

Aunque hasta ahora no haya sido necesario un euro digital, debemos estar preparados si las circunstancias lo requieren.

¿Gestionará el BCE un euro digital?

El BCE es el guardián del euro, ya sea en billetes o en formato digital, en nombre de los ciudadanos europeos. Queremos asegurarnos de que el valor de nuestro dinero se mantenga y de que, en última instancia, el banco central proteja y regule cualquier forma de euro digital.

Cualquiera que sea el diseño y el funcionamiento de un euro digital, sería una forma electrónica de dinero de banco central que todos los ciudadanos y empresas podrían utilizar —como los billetes, pero en formato digital— para realizar sus pagos diarios de manera rápida, fácil y segura.

¿Por qué un euro digital no sería un criptoactivo?

Los criptoactivos son fundamentalmente distintos del dinero de banco central: sus precios son volátiles porque carecen de valor intrínseco y del respaldo de una institución fiable.

Los ciudadanos que utilicen un euro digital depositarían en él el mismo nivel de confianza que en el efectivo, ya que ambos cuentan con el respaldo de un banco central, lo que no es el caso de los criptoactivos como las criptomonedas estables (stablecoins).

El BCE explicado: ¿Qué es el bitcóin?

Comparte tu opinión con nosotros

Al igual que el euro que utilizamos a diario, el diseño de un euro digital debe satisfacer las necesidades de distintos tipos de usuarios. Por lo tanto, su evaluación debe tener en cuenta todas sus implicaciones, por ejemplo, para la política monetaria y la estabilidad financiera.

Hemos iniciado una consulta pública. ¡Danos tu opinión!

¿Tienes alguna pregunta? Envíanos un correo electrónico.

Discursos, entrevistas y publicaciones