Emisión y circulación de los billetes en euros

El BCE y los bancos centrales de la zona del euro están facultados para emitir billetes en euros. En la práctica, sólo los bancos centrales nacionales (BCN) emiten físicamente y retiran de la circulación los billetes en euros (también las monedas). El BCE no cuenta con un departamento de caja y no realiza operaciones en efectivo. Por lo que se refiere a las monedas, los emisores legales son los países de la zona del euro. La coordinación de todas las cuestiones relativas a las monedas en el ámbito de la zona del euro corresponde a la Comisión Europea. Para más información, véase el sitio web de la Comisión Europea.

El BCE se encarga de supervisar las actividades de los BCN y de proponer las medidas encaminadas a incrementar la armonización de los servicios de caja dentro de la zona del euro, mientras que los BCN se ocupan del funcionamiento adecuado de los sistemas de distribución del efectivo a escala nacional. Los BCN ponen en circulación los billetes y monedas a través del sistema bancario y, en menor medida, del comercio minorista. El BCE no puede llevar a cabo estas operaciones puesto que no tiene asignadas estas funciones ni dispone de departamentos técnicos propios (es decir, unidades de distribución, unidades procesadoras de billetes, cámaras acorazadas, etc.).

El número de billetes en circulación se ha incrementado progresivamente desde la introducción del euro. Los billetes más usados para los pagos diarios son los de valor bajo y medio, mientras que los de mayor denominación se utilizan preferentemente como depósito de valor y para las adquisiciones más costosas.

Para más información sobre los volúmenes de las distintas denominaciones de billetes (y monedas) en circulación en la zona del euro, consúltese la sección de estadística.

Evolución fuera de la zona del euro

Los billetes en euros no solo son utilizados por los residentes en la zona del euro. El euro es una moneda internacional y por ello algunos billetes salen y se mantienen fuera de la zona del euro. Se estima que, en términos de importe, entre un 20 % y un 25 % de los billetes en euros en circulación se mantiene fuera de la zona del euro, principalmente en los países vecinos. La demanda de billetes en euros aumentó significativamente, especialmente en los países de Europa del Este no pertenecientes a la UE, con la irrupción de la crisis financiera en 2008 y la depreciación de las monedas nacionales frente al euro. Estos billetes en euros siguen en circulación, lo que indica que están en poder de no residentes en la zona del euro.

El ciclo del efectivo

Los billetes siguen un recorrido específico en la economía. Las entidades de crédito piden billetes a los bancos centrales y los distribuyen a través de los cajeros automáticos. Los ciudadanos los usan para sus pagos en tiendas, mercados y otros establecimientos y los comerciantes y otros clientes depositan a su vez los billetes en las entidades de crédito. Estas entidades y otros profesionales que manejan efectivo los devuelven a sus respectivos bancos centrales o reintroducen los billetes a la circulación tras comprobar su autenticidad y aptitud para la circulación. Nuestro vídeo ilustra el ciclo completo:

La organización de la cadena de oferta de efectivo varía de país a país y depende de distintos factores como, por ejemplo:

  • la estructura del banco central, incluyendo su red de sucursales,
  • las entidades de crédito y sus redes de sucursales,
  • el régimen jurídico,
  • los hábitos de pago del público,
  • la infraestructura de las empresas de transporte de fondos que operan en el mercado, y
  • la geografía, la historia y las tradiciones de cada país.

A pesar de estas diferencias, el Eurosistema sigue avanzando hacia una mayor convergencia de los servicios de efectivo ofrecidos por los bancos centrales nacionales de la zona del euro. A este fin se consulta con las entidades de crédito, las empresas de transporte de fondos y otros profesionales que manejan efectivo, tanto a escala nacional como a nivel europeo. Una mayor armonización e integración permitirá a los interesados obtener mayores beneficios de la moneda única.

Para más información, véase el Informe Anual del BCE.

¿Apto o no apto?

Los billetes en euros han de ser auténticos y tener una alta calidad para que el público confíe en ellos. Por ello, los BCN de la zona del euro disponen de máquinas de procesamiento automático, que comprueban los billetes que reciben son auténticos y aptos para volver a la circulación.