Gobernanza económica de la UEM

El BCE opera en el marco de la Unión Económica y Monetaria (UEM) de la Unión Europea.

Múltiples niveles de gobernanza

Con la introducción del euro, las competencias sobre las políticas monetaria y de tipos de cambio fueron transferidas al BCE, manteniéndose dentro del ámbito de responsabilidad nacional la mayor parte de las competencias en materia económica, como las políticas presupuestaria y del mercado de trabajo.

Esta estructura de gobernanza de la UEM en múltiples niveles refleja, entre otras cosas, una realidad económica: la fuerte interdependencia de las economías de la UE derivada de la moneda única y el mercado único. Ello da lugar a efectos de contagio entre sus miembros, sobre todo entre los que han adoptado el euro. Dicho de otro modo, las decisiones o la evolución económica de un país miembro afectan intensamente a los demás.

Coordinación de las políticas nacionales

Dentro de la UEM, las políticas económicas nacionales están sujetas a un marco europeo de coordinación y supervisión. Esto garantiza que estas políticas se orienten a reforzar la sostenibilidad y la capacidad de resistencia, contribuyendo al buen funcionamiento de la UEM, lo que a su vez apoya el objetivo de la política monetaria única de mantener la estabilidad de precios.

Además, una respuesta coordinada de las políticas nacionales podría resultar más eficaz para evitar o amortiguar perturbaciones económicas que afectan a la mayoría o a la totalidad de los miembros de la unión monetaria.

El Pacto Europeo de Estabilidad y Crecimiento

El Pacto de Estabilidad y Crecimiento fue adoptado en 1997 para reforzar las disposiciones del Tratado sobre sostenibilidad presupuestaria. La solidez de las finanzas públicas contribuye al logro de otros objetivos importantes como la fortaleza y la sostenibilidad del crecimiento, respaldando también la creación de empleo.

El Semestre Europeo

La vigilancia por la UE de las políticas económicas de los Estados miembros se organiza en un ciclo anual, conocido como Semestre Europeo. Este proceso fue establecido para lograr una mejor coordinación de la vigilancia de las políticas económica y presupuestaria, que siguen estando separadas desde el punto de vista jurídico.

Estas políticas son evaluadas simultáneamente con el fin de lograr una mayor coherencia entre los distintos procesos de vigilancia y obtener una visión holística de las economías de los Estados miembros y su interacción.

El procedimiento de desequilibrio macroeconómico

El procedimiento de desequilibrio macroeconómico tiene como objetivo identificar y afrontar los desequilibrios macroeconómicos y las pérdidas de competitividad. Es importante hacer frente a los desequilibrios macroeconómicos para mejorar la resistencia de la economía de la zona del euro y prevenir crisis.

Completar la Unión Económica y Monetaria

A pesar de las diversas mejoras en los últimos años, la estructura de gobernanza económica de la UEM todavía muestra algunas lagunas.

Las decisiones de política económica están sujetas a una coordinación voluntaria a nivel europeo, que puede generar desajustes en la aplicación de políticas económicas sólidas. Cabe esperar por ello nuevas medidas que completen la arquitectura de la UEM.

En 2012 y 2015, el BCE participó en la redacción de sendos proyectos para profundizar en la UEM, que culminaron en la publicación de una hoja de ruta titulada «Realizar la Unión Económica y Monetaria europea», también conocida como informe de los cinco presidentes. Este informe establece los principios clave y los pasos necesarios para completar la UEM, agrupados en cuatro apartados:
una unión económica genuina, una unión financiera, una unión fiscal y una unión política. En él se proponen medidas tanto a corto como a largo plazo, que deberán adoptarse no más tarde de 2025. En este sentido, ofrece un plan de actuación concreto para profundizar en la UEM que aúna objetivos ambiciosos con pragmatismo.