¿Por qué son importantes las estadísticas?

19 de octubre de 2016 (actualizado el 9 de enero de 2018)

Las estadísticas, es decir, la información o porciones de información generadas a partir de un conjunto de datos numéricos, son muy importantes para el BCE y para los bancos centrales en general. Gran parte del trabajo del BCE, ya esté relacionado con nuestra función primordial de política monetaria, con la estabilidad financiera o con la supervisión bancaria, requiere estadísticas de calidad, necesarias para la adopción de decisiones bien fundadas.

El análisis de la evolución económica, monetaria y financiera que se realiza para preparar cada reunión de política monetaria es un claro ejemplo de la importancia de las estadísticas para el BCE y también para los ciudadanos de los países pertenecientes a la zona del euro. Estas estadísticas constituyen una aportación fundamental para las decisiones de política monetaria del Consejo de Gobierno, que influyen a su vez en los tipos de interés que pagan los particulares y las empresas. En consecuencia, las estadísticas pueden afectar indirectamente a la vida de muchas personas.

La importancia de unas estadísticas de calidad

Tomar decisiones adecuadas requiere contar con estadísticas de calidad. Por ello observamos estándares estrictos que garantizan la precisión y coherencia de las estadísticas del BCE y su elaboración oportuna y de conformidad con las normas internacionales sin interferencias externas. La independencia se traduce en datos fiables que refuerzan la credibilidad de nuestras decisiones y la confianza en el BCE.

También es necesario disponer de datos relevantes

La reciente crisis financiera ha puesto de manifiesto la necesidad de recopilar datos relevantes y más detallados o granulares. En consecuencia, el ámbito de las estadísticas producidas por los bancos centrales no solo abarca datos agregados, para los que siempre se utilizan medias, sino también datos micro (más detallados) referentes, por ejemplo, a préstamos, operaciones o entidades de crédito individuales.

Los datos granulares permiten una mejor comprensión de cómo se transmite la política monetaria a los distintos rincones de la economía, ayudan a mejorar el diseño de las futuras medidas de política monetaria y, en el caso de datos atípicos (anomalías) o riesgos de cola (eventos o resultados con una probabilidad pequeña de producirse pero con un fuerte impacto), hacen posible una respuesta más oportuna. El proyecto AnaCredit del BCE, que prevé la creación de una nueva base de datos con información detallada sobre préstamos bancarios individuales en la zona del euro, es un ejemplo característico de datos granulares.

La dificultad de recoger datos detallados

La recogida de información estadística detallada puede suponer un reto muy importante, especialmente en lo que se refiere a la elección de metodologías y métodos de cáculo que aseguren la comparabilidad entre países.

Otra dificultad es obtener información de entidades que operan fuera del sistema bancario y cuyas actividades pueden afectar al sistema financiero y, por tanto, a la política monetaria. Dos ejemplos de ello son los fondos de inversión libre o hedge funds —fondos de inversión que agrupan el dinero de un número limitado de inversores individuales o institucionales— y la banca en la sombra —formada por entidades que prestan servicios similares a las entidades de crédito pero que no tienen acceso explícito a la liquidez del banco central—.

También preocupa imponer una carga excesiva a los bancos, ya que la tarea de recopilar y presentar los datos exige tiempo, dinero y otros recursos.

Además, ha de garantizarse la confidencialidad de los datos individuales, sobre todo en el caso de los datos de carácter supervisor utilizados en actividades conjuntas con entidades externas.

La armonización de datos es fundamental

La armonización es también esencial pues permite obtener resultados significativos y efectuar comparaciones fiables. Por ejemplo, podemos estar seguros de la exactitud de los datos de inflación utilizados, porque se obtienen a partir de datos nacionales basados en un conjunto común de definiciones y clasificaciones, es decir, en una misma cesta de bienes y servicios.

¿Dónde se pueden encontrar las estadísticas del BCE?

Las estadísticas recopiladas, desarrolladas y producidas por el BCE se centran en la zona del euro. También compartimos datos básicos.

Puede consultar una amplia gama de estadísticas en el sitio web Nuestras estadísticas, que incluye gráficos en formatos fáciles de insertar en medios digitales, o en el sitio web Statistical Data Warehouse, que ofrece estadísticas completas.

El Statistical Data Warehouse incluye:

  • tipos de interés oficiales y tipos de cambio del BCE/Eurosistema
  • estadísticas monetarias, bancarias, de crédito y de mercados financieros
  • estadísticas de balanza de pagos y otras estadísticas exteriores
  • estadísticas macroeconómicas y sectoriales
  • estadísticas de pagos
  • estadísticas supervisoras y prudenciales
  • datos relativos a la inflación, otros precios, costes, producto y mercados de trabajo

El Sistema Europeo de Bancos Centrales se enorgullece de ser una de las dos fuentes europeas de estadísticas europeas de calidad. Ello es posible gracias a la estrecha colaboración entre el BCE y los bancos centrales nacionales, así como con otras instituciones de la UE y oficinas estadísticas nacionales e internacionales, como Eurostat.

Nota: esta página fue actualizada el 9 de enero de 2018 para incluir información más detallada sobre este tema.