El tipo de interés negativo del BCE

12 de junio de 2014

El mandato del Banco Central Europeo es garantizar la estabilidad de precios manteniendo la tasa de inflación en un nivel inferior, aunque próximo, al 2 % a medio plazo. Al igual que la mayoría de los bancos centrales, el BCE influye sobre la inflación fijando los tipos de interés. Si el banco central quiere actuar contra una inflación demasiado alta, generalmente incrementa los tipos de interés, lo que hace que obtener dinero a préstamo resulte más caro y sea más atractivo ahorrar. Si, por el contrario, quiere luchar contra una inflación demasiado baja, reduce los tipos de interés.
Puesto que se espera que la inflación de la zona del euro se mantenga en un nivel considerablemente inferior al 2 % durante un período prolongado, el Consejo de Gobierno del BCE ha considerado necesario bajar los tipos de interés. El BCE tiene tres tipos de interés principales sobre los que puede actuar: el de la facilidad marginal de crédito para préstamos a un día a las entidades de crédito, el de las operaciones principales de financiación y el de la facilidad de depósito. El tipo principal de financiación es el tipo al que los bancos pueden obtener fondos regularmente del BCE, mientras que el tipo de depósito es el que se aplica a los bancos por los fondos depositados en el banco central. Los tres tipos se han rebajado.
Para mantener el funcionamiento del mercado monetario en el que los bancos comerciales se prestan dinero, estos tipos no pueden estar demasiado próximos entre sí. Dado que el tipo de depósito estaba ya situado en el 0 % y el tipo de financiación en el 0,25 %, una rebaja de este hasta el 0,15 % implicaba que el tipo de depósito tenía que bajarse al −0,10 % para mantener esta banda.
La rebaja es parte de un conjunto de medidas diseñadas para garantizar la estabilidad de precios a medio plazo, que es una condición necesaria para el crecimiento sostenible en la zona del euro.

¿Tengo que pagar a mi banco para que guarde mis ahorros? ¿Cuál es efecto de este tipo de depósito negativo en mis ahorros?

No habrá ningún efecto directo en sus ahorros. Solo tendrán que pagar las entidades de crédito que depositen dinero en determinadas cuentas mantenidas en el BCE. Obviamente, los bancos comerciales podrán decidir bajar los tipos de interés que pagan a los ahorradores. No obstante, los consumidores y las empresas pueden obtener crédito a un precio menor, y esto ayuda a estimular la recuperación de la economía.
En una economía de mercado, el rendimiento del ahorro está determinado por la oferta y la demanda. Por ejemplo, unos tipos de interés a largo plazo reducidos son el resultado de un bajo nivel de crecimiento y de un rendimiento insuficiente del capital. De hecho, las decisiones del BCE respecto a los tipos de interés beneficiarán en última instancia a los ahorradores porque están orientadas a favorecer el crecimiento y, en consecuencia, a crear un entorno en el que los tipos de interés puedan volver gradualmente a niveles más altos.

¿Por qué castigar a los ahorradores y premiar a los prestatarios?

La actividad principal del banco central es hacer más o menos atractivo para hogares y empresas ahorrar u obtener crédito, pero esto no se hace con la intención de castigar o premiar. Al reducir los tipos de interés y hacer con ello que resulte menos atractivo ahorrar y más atractivo pedir crédito, el banco central está animando a los ciudadanos a gastar dinero o a invertir. Si, por otra parte, el banco central sube los tipos de interés, los incentivos se inclinan más hacia el ahorro y menos hacia el gasto, lo que podría ayudar a enfriar una economía con una inflación demasiado alta. Esta forma de actuar no es característica del BCE, la aplican todos los bancos centrales.

¿Pueden evitar las entidades de crédito el tipo negativo de depósito? ¿Pueden decidir, por ejemplo, mantener más billetes?

Si un banco mantiene más dinero del necesario para respetar las reservas mínimas y no está dispuesto a prestar a a otros bancos comerciales, solo tiene dos opciones: mantener el dinero en una cuenta con el banco central o mantenerlo en efectivo. Pero mantener efectivo tampoco está libre de costes, aunque solo sea por la necesidad de contar con un almacenamiento de alta seguridad para los billetes. Por ello es improbable que los bancos se decidan por esta esta opción. Lo más probable es que presten dinero a otros bancos o que paguen el tipo negativo de depósito.