Relaciones europeas

Introducción

En este apartado se presenta información sobre las relaciones del BCE con otras instituciones y organismos europeos. También se explica la estructura y el funcionamiento de la Unión Económica y Monetaria (UEM).

Puede obtener más información sobre las obligaciones adicionales de rendición de cuentas del BCE en relación con sus funciones y competencias de supervisión en el sitio web sobre supervisión bancaria.

  • El BCE goza de independencia en el cumplimiento de su mandato y de sus funciones. Como corolario, el BCE está sujeto al cumplimiento estricto del deber de rendir cuentas ante los ciudadanos europeos y sus representantes elegidos, el Parlamento Europeo.
  • En la práctica, el BCE mantiene un diálogo regular con el Parlamento Europeo, principalmente a través de las comparecencias trimestrales del presidente del BCE ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo y la presentación del Informe Anual del BCE, que el presidente realiza ante el Parlamento Europeo en sesión plenaria. Otros miembros del Comité Ejecutivo también comparecen ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios.
  • Además, el BCE responde a las preguntas escritas que le dirigen los miembros del Parlamento Europeo, que se publican junto con la respuesta en el Diario Oficial de la UE y en el enlace Publications.

Vermás

  • La creación de la Unión Económica y Monetaria (UEM) y la introducción del euro pueden considerarse uno de los grandes logros de la integración europea. El proceso de integración comenzó a principios de la década de los cincuenta, con la Declaración Schuman y la creación de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero por seis países europeos (véase Hitos de la integración europea).
  • Tras la firma de los Tratados de Roma en 1957, por los que se estableció la Comunidad Económica Europea, el proceso de integración se amplió con la incorporación de más países y se reforzó mediante la adopción de nuevas políticas. En 1992, los Estados miembros suscribieron el Tratado de Maastricht, que preparó el camino hacia la UEM en tres fases (Unión Económica y Monetaria). En el ámbito de la UEM, las políticas monetaria y cambiaria se aplican en la zona del euro, mientras que las políticas económicas siguen siendo en gran parte competencia de los Estados miembros, sujetas a un marco europeo (véase marco de política de la EMU).
  • El BCE fue creado el 1 de junio de 1998 y asumió la responsabilidad de la política monetaria única el 1 de enero de 1999. Si bien el BCE está plenamente integrado en el marco institucional de la UE, el Tratado le otorga un estatus especial. En particular, el BCE goza de plena independencia (véase independencia) en el cumplimiento de su mandato y sus funciones.
  • Desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa el 1 de diciembre de 2009, el BCE es una institución de la UE. Si bien esta disposición se introdujo para dar más transparencia al marco institucional de la UE, no tiene consecuencias operativas importantes para el BCE o el SEBC/Eurosistema.
  • El BCE interactúa con otros organismos e instituciones europeos por diversos motivos económicos, operativos y jurídicos. En particular, el BCE tiene vínculos con el Consejo Europeo, el Consejo la UE (ECOFIN), el Eurogrupo, y sus comités preparatorios (como el Comité Económico y Financiero y el Comité de Política Económica), el Parlamento Europeo, la Comisión, el Tribunal de Cuentas Europeo y el Tribunal de Justicia Europeo (véase Cooperación europea).