¿Qué condiciones debe cumplir un país para incorporarse a la zona del euro?

23 de mayo de 2018

En primer lugar, debe ser miembro de la UE, siendo la adopción del euro un paso importante de la pertenencia a la UE.

El euro, que se introdujo el 1 de enero de 1999, ha sustituido a las monedas nacionales de 19 de los 28 Estados miembros de la UE y es la moneda que comparten 340 millones de ciudadanos de la UE, que pueden confiar en que los precios se mantengan estables también cuando cruzan las fronteras para trabajar o viajar. De los otros nueve Estados miembros de la UE —Dinamarca y el Reino Unido están acogidos a un régimen especial— siete han asumido en virtud del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea el compromiso de adoptar el euro, por lo que han de esforzarse por cumplir los criterios de convergencia establecidos en el Tratado. ¿Cuáles son esos criterios?

En primer lugar, para poder adoptar el euro, el Tratado requiere que los Estados miembros hayan alcanzado un alto grado de convergencia económica sostenible. Esto significa que su economía debe poder seguir el ritmo de aquellas que ya utilizan el euro. La convergencia económica se mide en función del progreso en relación con:

  • la evolución de los precios, es decir, la inflación
  • el saldo presupuestario y la deuda pública
  • los tipos de cambio
  • los tipos de interés a largo plazo

También se tienen en cuenta otros factores relevantes para la integración y la convergencia económicas, por ejemplo, la solidez del entorno institucional del país.

La convergencia también debe ser sostenible, es decir, no basta con cumplir los criterios de convergencia económica en algún momento: deben cumplirse de forma duradera. Esto es muy importante para los países que comparten una misma moneda. Deben asegurar la capacidad de resistencia de su economía, para que la unión monetaria funcione correctamente y todos sus miembros se beneficien de la estabilidad monetaria.

También existen requisitos legales, por ejemplo, la legislación nacional debe ser compatible con los Tratados, especialmente con los Estatutos del Sistema Europeo de Bancos Centrales y del Banco Central Europeo.

La criterios de convergencia económica en mayor detalle

Evolución de los precios

La evolución de los precios es la variación de los precios de los bienes y los servicios a lo largo del tiempo, es decir, la inflación. Para que la economía funcione y exista bienestar económico los precios no deben aumentar demasiado rápido, sino mantenerse estables y evolucionar solo gradualmente a lo largo del tiempo. Si los precios permanecen estables, el dinero conserva su valor y las personas mantienen su poder adquisitivo. En general, esto significa que el dinero puede cumplir sus funciones básicas como medio de cambio y depósito de valor estable.

Se considera que un país cumple el criterio de estabilidad de precios si su tasa media de inflación no excede en más de 1,5 puntos porcentuales la de los tres Estados miembros de la UE con mejor comportamiento durante un período de un año.

Evolución del saldo presupuestario y de la deuda pública

De acuerdo con el Tratado, se considera que la posición financiera general de un Estado miembro es sostenible si se cumplen dos criterios:

  • el gasto público no es muy superior a sus ingresos (específicamente, el déficit público anual no excede del 3 % del producto interior bruto)
  • la deuda pública total no excede del 60 % del producto interior bruto

Con estos criterios se pretende asegurar la sostenibilidad de las finanzas públicas y que el gobierno pueda gestionar su deuda. No obstante, el Tratado prevé cierta flexibilidad en relación con estos dos criterios y su evaluación definitiva corresponde al Consejo Ecofin, es decir, la reunión de los ministros de finanzas de los Estados miembros de la UE.

Evolución de los tipos de cambio

Los países deben mantener estable el tipo de cambio de su moneda. Esto es importante para que las empresas y los particulares puedan hacer planes de futuro confiando en que los precios de las exportaciones y las importaciones se mantendrán estables.

Para evaluar la estabilidad de los tipos de cambio se examina si el tipo de cambio de la moneda del país se ha mantenido entre las bandas de fluctuación que establece el mecanismo europeo de tipos de cambio (MTC II) durante al menos los dos últimos años, sin que se haya producido devaluación frente al euro.

Evolución de los tipos de interés a largo plazo

El tipo de interés a largo plazo de un país no debe exceder en más de 2 puntos porcentuales el de los tres Estados miembros con mejor comportamiento durante un período de un año antes del examen. El tipo de interés se mide con referencia a los bonos del Estado a largo plazo u otros valores comparables. Este criterio es importante para demostrar que la convergencia del país es duradera y sostenible.

¿Quién evalúa si un Estado miembro de la UE está preparado para adoptar el euro?

Al menos una vez cada dos años, o a petición de cualquier Estado miembro de la UE que aún no haya adoptado el euro, el BCE y la Comisión Europea presentarán informes al Consejo de la UE acerca de los avances de esos Estados miembros en el cumplimiento de los criterios de convergencia previstos en el Tratado de Maastricht. Esos informes se denominan «informes de convergencia».

Lista completa de informes de convergencia

Además de elaborar dichos informes, el BCE y la Comisión vigilan con regularidad los progresos realizados a lo largo del año.

La decisión última sobre si un país puede adoptar el euro corresponde al Consejo de la Unión Europea. Representantes de todos los países de la UE adoptan una decisión sobre la base de una propuesta de la Comisión Europea y previa consulta al Parlamento Europeo.