Deontología: trabajar con integridad

El BCE se compromete a promover la integridad, un gobierno corporativo adecuado y las normas deontológicas más estrictas.

Nuestros altos cargos y nuestro personal desempeñan sus funciones con imparcialidad e integridad y se comportan como corresponde a la naturaleza del BCE como institución europea.

«Una cultura corporativa sólida ha de complementarse con una cultura ética sólida».

Mario Draghi

¿Qué significa la deontología para el BCE?

Nuestra conducta se rige por las normas y principios éticos establecidos en el Régimen Deontológico aplicable a los miembros del personal y en el Código de Conducta aplicable a los altos cargos del BCE.

Conflictos de intereses
La adecuada gestión de los conflictos de intereses, que puede considerarse el principio más importante del comportamiento ético, está directamente relacionada con el valor que otorgamos a la integridad y sustenta muchos otros elementos de nuestras normas deontológicas. En dichas normas se definen principios y reglas de conducta para evitar situaciones que puedan originar, o pueda considerarse que originan, conflictos de intereses. Los altos cargos y el personal del BCE deben desempeñar sus funciones profesionales con imparcialidad y objetividad.
Regalos y muestras de hospitalidad

Para evitar conflictos de intereses, los miembros del personal generalmente no pueden aceptar ninguna ventaja relacionada con su empleo en el BCE. Esta norma es especialmente relevante cuando tratan con el sector privado, entidades de crédito supervisadas o proveedores, actuales o potenciales. Esta restricción se aplica a cualquier beneficio independientemente de su naturaleza, incluidos los regalos y las muestras de hospitalidad.

Los altos cargos también deben respetar los principios de independencia e imparcialidad y evitar los conflictos de intereses relacionados con la aceptación de ventajas. No obstante, dada su función destacada, pueden aceptar determinadas muestras de hospitalidad y regalos de poco valor.

Actividades externas

Antes de realizar una actividad externa que sea de naturaleza profesional o que exceda lo que pueda considerarse razonablemente una actividad de ocio, los miembros del personal deben solicitar autorización para asegurar que la actividad en cuestión no cree un conflicto de intereses.

Todos los años, los altos cargos informan sobre sus actividades profesionales y privadas en sus declaraciones de intereses.

Después del empleo en el BCE

Los altos cargos y los miembros del personal que terminen su empleo en el BCE podrán estar sujetos a un período de incompatibilidad, es decir, se les podrá pedir que esperen un determinado plazo antes de incorporarse a un nuevo empleo, dependiendo de su función en el BCE, para evitar «puertas giratorias». Dichas restricciones se aplican en particular a los directivos y al personal de supervisión bancaria, que podrán estar sujetos a períodos de incompatibilidad de hasta dos años.

Además de esta medida, los miembros del personal tienen que seguir cumpliendo sus obligaciones de secreto profesional incluso después de dejar de trabajar en el BCE. No pueden divulgar información reservada que hayan conocido en el desempeño de sus funciones. Después de su empleo en el BCE, las operaciones financieras privadas de los altos cargos y los miembros del personal continúan siendo objeto de seguimiento durante un período definido.

Licitaciones

Los miembros del personal han de llevar a cabo los procedimientos de licitación respetando las normas y disposiciones específicas y manteniendo la objetividad, imparcialidad, transparencia y equidad. También se espera que eviten y declaren conflictos de intereses. A tal efecto, los miembros del personal que intervengan en procedimientos de licitación deben cumplimentar un formulario para certificar que han entendido las normas sobre conflictos de intereses y que no se ven afectados por tales conflictos con posibles licitadores.

Contratación

Nuestros procedimientos de contratación incluyen una evaluación de posibles conflictos de intereses con los anteriores empleos de los candidatos y sus relaciones personales con miembros en activo del personal del BCE.

Relaciones con terceros

Los altos cargos y los miembros del personal deben actuar con prudencia y transparencia al decidir con quién y cuándo mantienen reuniones, así como en sus manifestaciones. Se espera que sigan los principios rectores y las normas internas específicas sobre intervenciones y asistencia a reuniones.

Las agendas de las reuniones de los miembros del Consejo de Gobierno, el Comité Ejecutivo y el Consejo de Supervisión del BCE se publican periódicamente en aras de la transparencia y la rendición de cuentas.

Las agendas de los demás miembros del Consejo de Gobierno y el Consejo de Supervisión pueden consultarse en los sitios web de los respectivos bancos centrales nacionales o de los supervisores nacionales.

Actividades financieras privadas

Se prohíbe expresamente a los altos cargos y a los miembros del personal utilizar información privilegiada para sus operaciones financieras privadas o para recomendar o desaconsejar tales operaciones. El BCE ha establecido normas estrictas y detalladas sobre operaciones financieras privadas. Dichas normas incluyen directrices para declarar los datos bancarios y para informar de tales operaciones y autorizarlas. El cumplimiento de estas normas se somete a un seguimiento riguroso.

Integración de la deontología en todos los niveles

Los altos cargos y el personal del BCE tienen la responsabilidad de cumplir las normas deontológicas. Estas normas necesitan apoyarse en mecanismos y procedimientos de vigilancia e información que funcionen adecuadamente para que su aplicación sea correcta y coherente.

Como parte de esta responsabilidad, los altos cargos deben cumplimentar declaraciones de cumplimiento del Código de Conducta y declaraciones de intereses, que contendrán información sobre su actividad profesional anterior, actividades privadas e intereses financieros.

Los dos órganos que figuran a continuación desempeñan una función esencial para garantizar el cumplimiento de las normas deontológicas:

Comité Deontológico

Un Comité Deontológico específico proporciona asesoramiento y orientación a los altos cargos del BCE y garantiza que las normas deontológicas se apliquen adecuada y coherentemente.

El Comité está formado por tres miembros externos: personas de excelente reputación cuya independencia está fuera de duda y que comprenden perfectamente los objetivos, funciones y gobierno del BCE, el Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC), el Eurosistema y la supervisión bancaria europea. Está presidido por Patrick Honohan y compuesto por otros dos miembros: Virginia Canter y Erkki Liikanen.

Oficina de Cumplimiento y Gobernanza

La Oficina de Cumplimiento y Gobernanza proporciona orientación y asesoramiento a los miembros del personal, promueve la concienciación sobre cuestiones éticas y supervisa el cumplimiento del Régimen Deontológico.

Para mantener la cultura ética del BCE y mejorar el conocimiento de los motivos que justifican las normas deontológicas, esta oficina ofrece sesiones informativas periódicas para los miembros del personal que contribuyen a que comprendan y asimilen sus responsabilidades éticas y piensen, respondan y adopten decisiones basándose en la deontología.

¿Qué significa la deontología para el Eurosistema y la supervisión bancaria europea?

En los últimos años ha existido una mayor conciencia sobre las normas y cuestiones deontológicas relacionadas con el gobierno corporativo, en particular tras el establecimiento de la supervisión bancaria europea. A fin de mitigar adecuadamente los riesgos de reputación conexos, el Consejo de Gobierno decidió que este mayor nivel de concienciación y escrutinio públicos debía verse reflejado en una cultura ética común adecuada, diseñada para proteger la integridad del BCE, el SEBC, el Eurosistema y la supervisión bancaria europea.

En consecuencia, el Consejo de Gobierno ha establecido normas deontológicas para los bancos centrales del Eurosistema y para la supervisión bancaria europea. Estas normas se refieren, en particular, a la prevención del abuso de información privilegiada, la gestión de conflictos de intereses y la aceptación de regalos y muestras de hospitalidad.

Un Grupo de Trabajo de Responsables de Asuntos Éticos y Cumplimiento, formado por el jefe de cumplimiento o los responsables de asuntos éticos del Eurosistema y la supervisión bancaria europea, ayuda a continuar mejorando y armonizando las normas deontológicas y de cumplimiento sobre la base de la experiencia práctica adquirida.