European Central Bank - eurosystem
Opciones de búsqueda
Home Medios El BCE explicado Estudios y publicaciones Estadísticas Política monetaria El euro Pagos y mercados Empleo
Sugerencias
Ordenar por

¿Qué es el exceso de liquidez?

28 de diciembre de 2017 (Actualizado por última vez el: 31 de octubre de 2023)

Algunos instrumentos de política monetaria inyectan dinero en el sistema bancario, lo que puede llevar a que haya más dinero disponible de lo que los bancos necesitan estrictamente. Es lo que se conoce como «exceso de liquidez». Veamos con más detalle qué es el exceso de liquidez cómo se genera.

En primer lugar, ¿qué es la liquidez y cual es su origen?

«Liquidez» se refiere al dinero que los bancos comerciales tienen en su poder. Parte de la liquidez se mantiene en efectivo en las cámaras acorazadas de los bancos pero, sobre todo, es dinero que mantienen en cuentas con el banco central. Estos fondos líquidos que mantienen los bancos comerciales en un banco central se denominan por lo general «reservas de los bancos centrales».

Un banco central inyecta liquidez principalmente a través de sus operaciones de política monetaria. En el BCE, estas son nuestras operaciones de financiación y las compras de activos.

¿Para qué se utiliza la liquidez?

Los bancos utilizan esta liquidez para cumplir sus obligaciones a corto plazo, como pagos y retiradas de efectivo de los clientes. También la emplean para cubrir los requisitos de reservas mínimas establecidos por los bancos centrales.

Para los bancos centrales, la liquidez que proporcionan —en concreto, cuánto y a qué coste— es un cauce importante para influir en las condiciones de los mercados financieros y transmitir la política monetaria.

Que haya menos liquidez disponible o que sea más cara, influirá en las decisiones de los bancos sobre el importe y las condiciones de la financiación que conceden y solicitan. Es lo que los expertos consideran un endurecimiento de las condiciones de financiación.

Y con unas condiciones de financiación más estrictas y unos tipos de interés más elevados, los particulares y las empresas son más reacios a pedir préstamos, por lo que consumen e invierten menos. Como resultado, la economía se enfría y la inflación se reduce.

También sucede lo contrario. Cuando los bancos disponen de más liquidez a un coste más bajo, los particulares y las empresas están más dispuestos a pedir préstamos. Esta relajación de las condiciones de financiación estimula el crédito bancario e impulsa la economía.

Así, si esto es la liquidez, ¿qué es el exceso de liquidez?

El exceso de liquidez es el dinero que queda en el sistema bancario después de que los bancos comerciales hayan cumplido los requisitos específicos de mantenimiento de reservas mínimas. Los bancos deben tener en su poder estas reservas mínimas para hacer frente a ciertas obligaciones, relacionadas principalmente con los depósitos de clientes. Mantienen estos fondos en la cuenta corriente abierta en su banco central nacional.

Este exceso de liquidez puede circular en el sistema bancario a medida que las entidades de crédito operan entre sí.

¿Por qué existe un exceso de liquidez en el sistema bancario?

La crisis financiera de 2008 constituyó un punto de inflexión. Antes de la crisis, el BCE estimaba la liquidez que el conjunto del sistema bancario de la zona del euro necesitaba y ponía a disposición de los bancos la cantidad de dinero pertinente. Esto se hacía a través de préstamos ofrecidos a través de operaciones regulares de financiación. Entonces, los bancos presentaban sus pujas para los préstamos como en una subasta. Si la puja de un banco se aceptaba, este podía cubrir sus necesidades o prestar el dinero a otros bancos mediante los llamados «préstamos interbancarios».

No obstante, tras la quiebra de Lehman Brothers, los bancos se mostraron cada vez menos dispuestos a confiar en los demás y, básicamente, dejaron de prestarse dinero entre sí. En este clima de desconfianza, preferían recurrir al banco central como única fuente fiable de liquidez, presentando pujas más agresivas en las subastas de financiación del BCE, y dando lugar en el proceso a un aumento de los tipos de interés de los préstamos. Así, en este momento, el BCE pasó a proporcionar la liquidez que las entidades necesitaban a un tipo fijo (lo que se conoce como «adjudicación plena a tipo de interés fijo»). Lógicamente, los bancos tenían que aportar activos suficientes como garantía del importe solicitado.

Con este nuevo sistema, los bancos consideraban que era mejor pedir algo más de liquidez de la necesaria. Cada vez más bancos empezaron a «acumular» liquidez solo para «estar sobre seguro». Y el sistema bancario en su conjunto terminó por solicitar más liquidez de la estrictamente necesaria para cumplir las obligaciones a corto plazo y las exigencias de reservas mínimas, lo que generó un exceso de liquidez en el sistema bancario.

Los bancos comerciales pueden depositar su exceso de liquidez en el banco central, ya sea en una cuenta corriente o en la facilidad de depósito del banco central. El Consejo de Gobierno del BCE decide el tipo de interés de la facilidad de depósito, que es uno de sus tres tipos de interés oficiales. El tipo de interés pagado por los saldos en cuenta corriente es cero.

Entonces, ¿cuál es la situación actual de este exceso de liquidez?

Los bancos todavía pueden obtener toda la liquidez que necesitan a través de nuestro sistema de adjudicación plena a tipo fijo, que sigue vigente.

Durante algún tiempo, el exceso de liquidez del sistema bancario siguió aumentando, debido a las compras de activos por parte del BCE y a las operaciones de financiación a plazo más largo con objetivo específico.

Los programas de compra ofrecieron una mayor relajación de la política monetaria en un momento en el que los tipos de interés no podían reducirse más. Sin embargo, desde noviembre de 2022, el exceso de liquidez es cada vez menor, lo se debe principalmente a que las entidades de crédito están reembolsando gradualmente los fondos obtenidos en nuestras operaciones de financiación a plazo más largo con objetivo específico. Otro motivo es que, desde marzo de 2023, el Eurosistema ha venido reduciendo las tenencias de sus carteras de valores mantenidos con fines de política monetaria