¿Por qué es independiente el BCE?

12 de enero de 2017

La independencia política del BCE es indispensable para el cumplimiento de su objetivo prioritario de mantener la estabilidad de precios. Esta independencia es uno de los fundamentos del sistema monetario de la zona del euro.

¿Por qué es necesaria la independencia del banco central?

Los bancos centrales no han sido siempre independientes, pero con el paso del tiempo ha habido una tendencia clara a separar la política monetaria de la influencia política directa. La evidencia empírica y el análisis teórico han mostrado ampliamente que los bancos centrales que gozan de independencia tienen una mayor capacidad para mantener las tasas de inflación en niveles bajos.

En su función de salvaguardia de la estabilidad de precios, los bancos centrales crean las condiciones necesarias para una economía sólida y estable. Si los Gobiernos tuvieran control directo sobre los bancos centrales, los políticos podrían verse tentados a modificar los tipos de interés a su conveniencia a fin de crear períodos de expansión económica a corto plazo que les beneficien o de usar el dinero del banco central para financiar medidas políticas populares, lo que representaría un serio perjuicio para la economía a largo plazo.

El BCE se ha creado como una institución independiente a fin de garantizar que actúe en el interés de los ciudadanos europeos. El Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea encomienda al BCE un mandato muy claro y específico: mantener la estabilidad de precios en la zona del euro. Con ello, el BCE puede perseguir una política monetaria que fomente el crecimiento económico y la creación de empleo en Europa.

¿Cuáles son los pilares básicos de la independencia del BCE?

El marco institucional de la política monetaria única aísla al BCE de cualquier influencia política. La independencia del BCE se basa en cinco pilares básicos que se recogen en los Estatutos del Sistema Europeo de Bancos Centrales y en el Tratado de Funcionamiento de la UE.

Independencia institucional

El Tratado dispone que el BCE no podrá solicitar o aceptar instrucciones de las instituciones, de los Gobiernos, ni de ningún otro organismo. Igualmente, prohíbe que los Gobiernos de los Estados miembros y las demás instituciones de la UE traten de influir en los órganos rectores del BCE.

Independencia personal

Los Estatutos protegen la independencia personal de los miembros del Comité Ejecutivo del BCE, que son nombrados para un mandato no renovable de ocho años y solo pueden ser destituidos de su puesto en caso de falta grave en el ejercicio de sus funciones. Ello les permite adoptar decisiones responsables y objetivas.

Independencia funcional y operativa

Los Estatutos asignan al BCE todas las competencias necesarias para lograr su objetivo prioritario de mantener la estabilidad de precios. A este fin, el Eurosistema tiene competencia exclusiva sobre la política monetaria de la zona del euro. Asimismo, la prohibición de financiar directamente al sector privado protege al BCE de presiones de las autoridades públicas.

Independencia financiera y organizativa

Al objeto de reforzar la protección del Eurosistema frente a influencias externas, el BCE y los bancos centrales nacionales disponen de sus propios ingresos y recursos financieros. Los Estatutos permiten al BCE organizar su estructura interna como estime conveniente. Esta autonomía permite al Eurosistema ejercer sus funciones en la forma requerida.

Independencia legal

Por último, el BCE tiene personalidad jurídica propia, lo que le faculta para acudir al Tribunal de Justicia de la Unión Europea a fin de preservar su independencia en caso necesario.

¿Cómo asegura el BCE la rendición de cuentas?

La rendición de cuentas es un complemento necesario para la independencia de un banco central. En consecuencia, el BCE explica sus decisiones y los motivos en que se basan a los ciudadanos de la UE y a sus representantes elegidos democráticamente. Entre otras cosas, el presidente del BCE informa periódicamente en sus comparecencias trimestrales ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo. Los miembros del Parlamento Europeo también pueden formular preguntas escritas al BCE.

En conjunto, los cinco pilares de la independencia permiten al BCE la ejecución autónoma y eficiente de la política monetaria, al tiempo que un marco global garantiza la rendición de cuentas del BCE. De esta forma, el BCE puede trabajar para el logro de su objetivo prioritario de estabilidad de precios y actuar en el interés de los ciudadanos de la zona del euro y de la economía europea.