Opciones de búsqueda
Home Medios El BCE explicado Estudios y publicaciones Estadsticas Poltica monetaria El euro Pagos y mercados Empleo
Sugerencias
Ordenar por

El año en cifras

1 Informe de gestión

1.1 Objeto del informe de gestión del BCE

El informe de gestión[1] es una parte integral de las Cuentas Anuales del BCE que proporciona información contextual sobre sus estados financieros[2]. Puesto que las actividades y operaciones del BCE se realizan en apoyo de sus objetivos, su posición financiera y resultados deben considerarse conjuntamente con sus actuaciones.

A este respecto, el informe de gestión presenta las tareas y actividades principales del BCE, así como su impacto en los estados financieros. Asimismo, analiza los cambios más importantes registrados en el balance y en la cuenta de pérdidas y ganancias durante el año e incluye información sobre los recursos financieros del BCE. Por último, describe el entorno de riesgo en el que opera el BCE, presentando información sobre los riesgos específicos a los que está expuesto, así como sobre las políticas de gestión de riesgos aplicadas para mitigarlos.

1.2 Tareas y actividades principales

El BCE forma parte del Eurosistema, cuyo objetivo primordial es el mantenimiento de la estabilidad de precios. El BCE desempeña las tareas que se describen en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea[3] y en los Estatutos del Sistema Europeo de Bancos Centrales y del Banco Central Europeo (Estatutos del SEBC)[4] (Figura 1). El BCE lleva a cabo sus actividades con el objetivo de cumplir su mandato y no con la intención de obtener beneficios.

Figura 1

Tareas principales del BCE

Las operaciones de política monetaria del Eurosistema se registran en los estados financieros del BCE y de los bancos centrales nacionales (BCN) de la zona del euro, conforme al principio de ejecución descentralizada de la política monetaria en el Eurosistema. El cuadro 1 presenta un esquema de las principales operaciones y funciones que realiza el BCE en cumplimiento de su mandato, y su impacto en los estados financieros del BCE.

Cuadro 1

Actividades principales del BCE e impacto en sus estados financieros

Ejecución de la política monetaria

Ejecución de operaciones con divisas y gestión de las reservas exteriores

Promoción del buen funcionamiento de los sistemas de pago

Contribución a la seguridad y solidez del sistema bancario y a la estabilidad del sistema financiero

Otros

1) Puede consultarse información más detallada sobre las operaciones de préstamo de valores en el sitio web del BCE.
2) Puede consultarse información más detallada sobre las líneas de swap de divisas en el sitio web del BCE.

3) Puede consultarse información más detallada sobre las operaciones de liquidez en euros del Eurosistema con activos de garantía admisibles en el sitio web del BCE.

4) Puede consultarse información más detallada sobre TARGET2 en el sitio web del BCE.

1.3 Evolución financiera

1.3.1 Balance

El balance del BCE aumentó en el período 2016-2018 debido principalmente a las compras netas de valores en el marco del programa de compras de activos (APP)[5]. Las compras netas en el marco de este programa concluyeron en diciembre de 2018 y se reanudaron en noviembre de 2019. En el período entre ambas fechas, el BCE reinvirtió íntegramente el principal de los valores mantenidos en las carteras APP que iban venciendo. Como resultado, el crecimiento del balance del BCE se ralentizó en 2019 y estuvo determinado principalmente por los incrementos del valor de mercado de los activos exteriores de reserva del BCE y del valor de los billetes en euros en circulación. En 2020, para hacer frente al impacto de la pandemia de coronavirus (COVD-19), el Consejo de Gobierno decidió un amplio paquete de medidas de política monetaria, que también afectaron al tamaño del balance del BCE.

En 2020, los activos totales del BCE aumentaron en 112,2 mm, situándose en 569,3 mm de euros, debido principalmente a su participación en las compras de valores en el marco del nuevo programa de compras de emergencia frente a la pandemia (PEPP)[6] y el APP. Estas compras se tradujeron en un incremento en la partida «Valores mantenidos con fines de política monetaria», mientras que su liquidación en efectivo en cuentas TARGET2 dio lugar al consiguiente aumento en la partida «Cuentas intra-Eurosistema». El incremento del valor de los billetes en euros en circulación también contribuyó a este aumento.

Gráfico 1

Componentes principales del balance del BCE

(mm de euros)

Fuente: BCE.

Los valores denominados en euros mantenidos con fines de política monetaria suponían el 61 % de los activos totales del BCE a final de 2020. El BCE mantiene en esta partida del balance los activos adquiridos en el contexto del programa para los mercados de valores (SMP), los tres programas de adquisiciones de bonos garantizados (CBPP1, CBPP2 y CBPP3), el ABSPP, el PSPP y el PEPP.

En 2020, el Consejo de Gobierno adoptó varias decisiones en relación con las compras de valores mantenidos con fines de política monetaria con el objetivo de contrarrestar los graves riesgos para la transmisión de la política monetaria y para las perspectivas de la zona del euro derivados de la pandemia de COVID-19. Concretamente, en marzo de 2020, el Consejo de Gobierno decidió añadir al ritmo de compras netas de activos por valor de 20 mm de euros mensuales en el marco del APP una dotación temporal adicional de 120 mm de euros hasta final de año[7]. Ese mismo mes, el Consejo de Gobierno decidió poner en marcha el PEPP con una dotación inicial de 750 mm de euros hasta final de año[8]. En respuesta al avance de la pandemia, el Consejo de Gobierno decidió aumentar la dotación inicial del PEPP en 600 mm en junio de 2020[9] y en 500 mm adicionales en diciembre de 2020[10], lo que eleva la dotación total a 1.850 mm de euros. También decidió ampliar el horizonte de las compras netas de activos en el marco del PEPP al menos hasta final de marzo de 2022 y, en todo caso, hasta que considere que la fase de crisis del COVID-19 ha terminado.

Como resultado de estas compras, la cartera de valores mantenidos por el BCE con fines de política monetaria aumentó en 98,6 mm, situándose en 349,0 mm de euros en 2020 (véase gráfico 2), correspondiendo al PEPP la mayor parte de este incremento. Las tenencias en el marco del SMP, el CBPP1 y el CBPP2 se redujeron en 1,4 mm de euros debido a las amortizaciones.

Gráfico 2

Valores mantenidos con fines de política monetaria

(mm de euros)

Fuente: BCE.

Los valores mantenidos por el BCE a final de diciembre de 2020 en el contexto de los programas de compras de valores mantenidos con fines de política monetaria activos, esto es, el APP y el PEPP, tenían una estructura de vencimientos diversificada[11] (véase gráfico 3).

Gráfico 3

Estructura de vencimientos del APP y el PEPP

Fuente: BCE.
Nota: La estructura de vencimientos de los bonos de titulización de activos se basa en la vida media ponderada de los valores en lugar de en la fecha de vencimiento legal.

En 2020, el valor total equivalente en euros de los activos exteriores de reserva del BCE, formados por tenencias de oro, derechos especiales de giro, dólares estadounidenses, yenes japoneses y renminbis chinos, se mantuvo prácticamente sin variación en 75,8 mm de euros.

El valor equivalente en euros de las tenencias de oro y derechos en oro del BCE se incrementó en 3,1 mm, situándose en 25,1 mm de euros en 2020 (véase gráfico 4), debido a un aumento del precio de mercado en euros de ese metal, aunque no varió el volumen de estas tenencias de onzas de oro fino. Este aumento también dio lugar a un incremento equivalente en las cuentas de revalorización del oro del BCE (véase apartado 1.3.2 Recursos financieros).

Gráfico 4

Tenencias de oro y precios del oro

(escala izquierda: mm de euros; escala derecha: euros por onza de oro fino)

Fuente: BCE.
Nota: las cuentas de revalorización del oro no incluyen las contribuciones de los bancos centrales de los Estados miembros que se incorporaron a la zona del euro después del 1 de enero de 1999 a las cuentas acumuladas de revalorización del oro del BCE a fecha del día anterior a su incorporación al Eurosistema.

La posición neta del BCE en moneda extranjera[12] en dólares estadounidenses, yenes japoneses y renminbis chinos calculada en euros se redujo en 3,0 mm, situándose en 50,1 mm de euros (véase gráfico 5), debido principalmente a la depreciación del dólar frente al euro. La depreciación del dólar también se refleja en el descenso de los saldos de las cuentas de revalorización del BCE (véase apartado 1.3.2 Recursos financieros).

Gráfico 5

Tenencias de divisas

(mm de euros)

Fuente: BCE.

El dólar estadounidense continuó siendo el principal componente de la cartera de reservas exteriores del BCE, suponiendo aproximadamente el 76 % de dicha cartera a final de 2020.

El BCE gestiona la inversión de sus reservas exteriores mediante un enfoque de tres etapas. En primer lugar, los gestores de riesgos del BCE diseñan una cartera de referencia estratégica, que se somete a la aprobación del Consejo de Gobierno. En segundo lugar, los gestores de cartera del BCE definen la cartera de referencia táctica, que se somete a la aprobación del Comité Ejecutivo. En tercer lugar, los BCN ejecutan de forma descentralizada las operaciones de inversión diarias.

Las reservas exteriores del BCE se invierten principalmente en valores y depósitos o se mantienen en cuentas corrientes (véase gráfico 6). Los valores que componen esta cartera se valoran a precio de mercado a fin de año.

Gráfico 6

Composición de las inversiones de reservas exteriores

(mm de euros)

Fuente: BCE.

El objeto de las reservas exteriores del BCE es financiar posibles intervenciones en el mercado de divisas. Este propósito determina los tres objetivos de la gestión de esta cartera, que son, por orden de importancia, la liquidez, la seguridad y la rentabilidad. En consecuencia, esta cartera se compone principalmente de valores con vencimientos a corto plazo (véase gráfico 7).

Gráfico 7

Estructura de vencimientos de los valores denominados en moneda extranjera

Fuente: BCE.

En 2020, el valor de la cartera de recursos propios aumentó en 0,1 mm, situándose en 20,7 mm de euros (véase gráfico 8), debido principalmente a la reinversión de los ingresos por intereses generados y al aumento del valor de mercado de los valores mantenidos en esa cartera. La cartera se compone principalmente de valores denominados en euros valorados a precio de mercado a fin de año. En 2020, los títulos de deuda pública suponían el 73 % del total de la cartera.

Gráfico 8

Cartera de recursos propios del BCE

(mm de euros)

Fuente: BCE.

La cartera de recursos propios del BCE se compone principalmente de las inversiones de los recursos financieros del BCE, a saber, su capital desembolsado, los importes mantenidos en el fondo de reserva general y la provisión para riesgos financieros. Debido a la reinversión de los ingresos obtenidos y a la valoración a precios de mercado de los valores, el volumen de la cartera de recursos propios no se corresponde necesariamente con el de los recursos financieros mencionados. El objeto de esta cartera es proporcionar al BCE los ingresos necesarios para ayudarle a hacer frente a gastos de explotación no relacionados con el desempeño de sus tareas de supervisión[13]. La cartera se invierte en activos denominados en euros dentro de los límites que impone su marco de control de riesgos, lo que da lugar a una estructura de vencimientos más diversificada (véase gráfico 9) que en la cartera de reservas exteriores.

Gráfico 9

Estructura de vencimientos de la cartera de recursos propios del BCE

Fuente: BCE.

A final de 2020, el valor total de los billetes en circulación ascendía a 1.434,5 mm de euros, lo que supone un incremento del 11 % respecto al final de 2019. Al BCE se le ha asignado una participación del 8 % del valor total de los billetes en euros en circulación, que ascendía a 114,8 mm de euros a final del año. Dado que el BCE no pone los billetes en circulación, mantiene activos intra-Eurosistema frente a los BCN de la zona del euro por un importe equivalente al valor de esos billetes.

Los pasivos intra-Eurosistema del BCE, que comprenden fundamentalmente los saldos netos en TARGET2 de los BCN de la zona del euro frente al BCE y los pasivos del BCE relacionados con las reservas en moneda extranjera que los BCN de la zona del euro le transfirieron en el momento de su incorporación al Eurosistema, se incrementaron en 103,8 mm, situándose en 378,4 mm de euros en 2020. El aumento de los pasivos intra-Eurosistema en 2020, así como su evolución en el período 2016-2019, se debió principalmente a la evolución del pasivo neto TARGET2 como resultado de las adquisiciones netas por el BCE de valores mantenidos con fines de política monetaria, que se liquidan en cuentas de TARGET2 (véase gráfico 10).

Gráfico 10

Saldo TARGET2 neto y valores mantenidos con fines de política monetaria

(mm de euros)

Fuente: BCE.

1.3.2 Recursos financieros

Los recursos financieros del BCE se componen de su capital, la provisión para riesgos financieros, las cuentas de revalorización y los beneficios del ejercicio. Estos recursos financieros: i) se invierten en activos que generan ingresos, y/o ii) se utilizan para compensar directamente pérdidas derivadas de la materialización de riesgos financieros. A 31 de diciembre de 2020, los recursos financieros del BCE ascendían a un total de 46,2 mm de euros (véase gráfico 11), cifra 1,5 mm inferior a la registrada en 2019, debido fundamentalmente a: i) la disminución de los saldos de las cuentas de revalorización tras la apreciación del euro frente al dólar estadounidense, y ii) los menores beneficios en 2020.

Gráfico 11

Recursos financieros del BCE

(mm de euros)

Fuente: BCE.
Nota: las «cuentas de revalorización» incluyen el total de ganancias por revalorización del oro, la moneda extranjera y los valores, pero no incluyen las revalorizaciones relativas a las prestaciones post-empleo.

Las ganancias no realizadas en oro, divisas y valores sujetos a revalorización no se registran como ingresos en la cuenta de pérdidas y ganancias, sino que se traspasan directamente a cuentas de revalorización en el pasivo del balance. Los saldos de estas cuentas podrán utilizarse para absorber el impacto de futuros movimientos desfavorables de los precios y/o tipos de cambios respectivos, lo que fortalecerá la capacidad del BCE para hacer frente a los riesgos subyacentes. En 2020, las cuentas de revalorización del oro, las divisas y los valores[14] se redujeron en 0,9 mm, situándose en 29,3 mm de euros, debido a los menores saldos de las cuentas de revalorización de las divisas como consecuencia de la apreciación del euro frente al dólar estadounidense y el yen (véase gráfico 12). Esta reducción se vio compensada en parte por el aumento en las cuentas de revalorización del oro resultado de la subida del precio de mercado de ese metal.

Gráfico 12

Tipos de cambio principales y precio del oro en el período 2016-2020

(variaciones porcentuales frente a 2016, datos a cierre de ejercicio)

Fuente: BCE.

Pese a la salida del Bank of England del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC), el capital del BCE desembolsado por los BCN pertenecientes y no pertenecientes a la zona del euro se mantuvo sin variación en 7,7 mm de euros en 2020, dado que los demás BCN cubrieron el capital retirado por el Bank of England, que ascendía a 58 millones de euros. El capital desembolsado total del BCE pasará de 7,7 mm de euros en 2020 a 8,9 mm de euros en 2022, debido a que las participaciones de los BCN de la zona del euro en el capital suscrito del BCE aumentaron tras la salida del Bank of England del SEBC y se desembolsarán en dos pagos anuales de aproximadamente 0,6 mm de euros cada uno en 2021 y 2022[15].

Dada su exposición a los riesgos financieros (véase apartado 1.4.1 Riesgos financieros), el BCE mantiene una provisión para riesgos financieros. El saldo de esta provisión se revisa anualmente teniendo en cuenta una serie de factores, como el volumen de tenencias de activos con riesgo, los resultados proyectados para el siguiente ejercicio y una evaluación de riesgos. La provisión para riesgos financieros, junto con otros importes mantenidos en el fondo de reserva general del BCE, no excederá del capital desembolsado por los BCN de la zona del euro.

En 2020, como resultado del ajuste de las claves de capital de los BCN tras la salida del Bank of England del SEBC y las consiguientes decisiones del Consejo de Gobierno sobre el capital del BCE, los BCN de la zona del euro aportaron 48 millones de euros al capital desembolsado del BCE, lo que elevó el límite máximo de la provisión para riesgos financieros en un importe equivalente. Teniendo en cuenta los resultados de la valoración de las exposiciones del BCE a los riesgos financieros, el Consejo de Gobierno decidió traspasar 48 millones de euros a la provisión para riesgos financieros del BCE, que aumentó hasta su máximo permitido de 7,6 mm de euros.

Los beneficios generados por los activos y pasivos del BCE durante un ejercicio financiero pueden utilizarse para absorber posibles pérdidas incurridas en el mismo ejercicio. Los beneficios del BCE en 2020 fueron de 1,6 mm de euros (véase apartado 1.3.3 Cuenta de pérdidas y ganancias).

1.3.3 Cuenta de pérdidas y ganancias

Tras varios años de aumentos de los beneficios anuales del BCE, debido principalmente al incremento de los ingresos por intereses obtenidos de los activos exteriores de reserva y de los valores mantenidos con fines de política monetaria, esta tendencia se invirtió en 2020 (véase gráfico 13).

Los beneficios del BCE en 2020 fueron de 1.643 millones de euros (2.366 millones en 2019). La disminución de 722 millones de euros respecto a 2019 se debió principalmente al descenso de los ingresos netos por intereses.

Gráfico 13

Componentes principales de la cuenta de pérdidas y ganancias del BCE

(millones de euros)

Fuente: BCE.
Nota: otros ingresos y gastos incluyen «Ingresos/gastos netos por honorarios y comisiones», «Dividendos y otros ingresos de acciones y participaciones», «Otros ingresos» y «Otros gastos».

Los ingresos netos por intereses del BCE disminuyeron en 669 millones, situándose en 2.017 millones de euros (véase gráfico 14), debido principalmente al descenso de los ingresos por intereses obtenidos de los activos exteriores de reserva. También se redujeron los ingresos por intereses procedentes de los valores mantenidos con fines de política monetaria.

Gráfico 14

Ingresos netos por intereses

(millones de euros)

Fuente: BCE.

Los ingresos netos por intereses de activos exteriores de reserva disminuyeron en 577 millones, situándose en 474 millones de euros, como resultado principalmente de los menores ingresos por intereses obtenidos de los valores denominados en dólares estadounidenses. Debido a la tendencia descendente de los rendimientos de los bonos en dólares estadounidenses durante la mayor parte de 2019 y 2020 (véase gráfico 15), especialmente en vencimientos cortos, el BCE adquirió valores con rendimientos más bajos, lo que redujo el rendimiento medio de su cartera en dólares estadounidenses en comparación con el año anterior. Esto tuvo un impacto negativo en los ingresos por intereses obtenidos en esa cartera durante 2020.

Gráfico 15

Rendimientos de la deuda soberana a dos años en Estados Unidos, Japón y China

(porcentajes anuales; datos a final de mes)

Fuente: BCE.

En 2020, los ingresos netos por intereses generados por valores mantenidos con fines de política monetaria fueron de 1.337 millones de euros, 110 millones menos que en 2019 (véase gráfico 16). Este descenso obedeció principalmente a que los ingresos netos por intereses procedentes de las carteras mantenidas en el SMP, el CBPP1 y el CBPP2 se redujeron en 118 millones, situándose en 193 millones de euros, debido al menor tamaño de esas carteras como resultado de vencimientos. Asimismo, los ingresos netos negativos por intereses por importe de 41 millones de euros de la cartera del PEPP también contribuyeron a la disminución general de los ingresos por intereses obtenidos de los valores relacionados con la política monetaria. Los ingresos netos por intereses de la cartera del PEPP fueron negativos debido a la rentabilidad media negativa de los valores del sector público adquiridos, como resultado de los bajos rendimientos de la deuda soberana de la zona del euro en 2020 (véase gráfico 17). Paralelamente, los ingresos netos por intereses generados por el APP solo aumentaron en 48 millones, situándose en 1.184 millones de euros. Este aumento procedió principalmente de la cartera del PSPP, debido a la disminución de las amortizaciones de primas en las tenencias del PSPP adquiridas en ejercicios anteriores[16].

En 2020, los valores adquiridos con fines de política monetaria generaron aproximadamente un 66 % de los ingresos netos por intereses del BCE.

Gráfico 16

Ingresos netos por intereses generados por valores mantenidos con fines de política monetaria

(millones de euros)

Fuente: BCE.

Gráfico 17

Rendimientos de la deuda soberana a diez años de la zona del euro

(porcentajes anuales; datos a final de mes)

Fuente: BCE.

Los ingresos por intereses generados por la participación del BCE en el total de billetes en euros en circulación y los gastos por intereses derivados de la remuneración de activos de BCN en relación con reservas exteriores transferidas fueron cero como resultado del tipo de interés del 0 % aplicado por el Eurosistema en sus operaciones principales de financiación en 2020.

Los otros ingresos netos por intereses aumentaron debido fundamentalmente a la subida de los ingresos por intereses obtenidos en los depósitos aceptados por el BCE, en gran parte como resultado del incremento de los saldos medios durante 2020. Este aumento compensó con creces el descenso de los ingresos por intereses en la cartera de fondos propios derivado del entorno de baja rentabilidad en la zona del euro (véase gráfico 17).

El resultado neto de las operaciones financieras y las minusvalías no realizadas en activos financieros fueron ganancias por importe de 316 millones de euros (véase gráfico 18). Este resultado fue 139 millones superior al de 2019 debido principalmente a un aumento de las ganancias netas realizadas por precio como consecuencia fundamentalmente de las ventas de valores denominados en dólares estadounidenses, cuyo valor de mercado se vio afectado positivamente por los menores rendimientos de los bonos en dólares durante el ejercicio.

Gráfico 18

Resultados realizados y minusvalías no realizadas

(millones de euros)

Fuente: BCE.

Asimismo, el 31 de diciembre de 2020, se traspasó un importe de 48 millones de euros a la provisión para riesgos financieros del BCE. Tras tener en cuenta los resultados de su evaluación de riesgos, el Consejo de Gobierno decidió aumentar la provisión para riesgos financieros hasta 7.584 millones de euros, que es su límite máximo determinado por el capital desembolsado por los BCN de la zona del euro. En 2019, en cambio, se liberó un importe de 84 millones de euros para cumplir el límite máximo (véase apartado 1.3.2 Recursos financieros).

Los gastos operativos totales del BCE, incluidas amortizaciones y gastos de producción de billetes, aumentaron en 43 millones, situándose en 1.199 millones de euros (véase gráfico 19). Esta variación en comparación con 2019 se debió principalmente al aumento de los costes de personal derivado de: i) el incremento del número medio de empleados en 2020, fundamentalmente en supervisión bancaria, y ii) el aumento del gasto relacionado con las prestaciones post-empleo, principalmente como resultado del uso de una tasa de descuento inferior para la valoración actuarial a final de 2020. Los gastos de administración disminuyeron, especialmente en relación con las tareas de supervisión, debido fundamentalmente al menor apoyo de consultoría externa tras la finalización de la revisión específica de modelos internos (TRIM) y a la reducción de los viajes de trabajo como consecuencia de la considerable racionalización de las actividades de supervisión in situ en el contexto de la pandemia de COVID-19. Esta disminución se vio parcialmente compensada por el aumento de los gastos en tecnologías de la información (TI) derivado de la considerable demanda de servicios de TI en relación con el trabajo remoto en 2020.

Los gastos relacionados con la supervisión bancaria se cubren íntegramente con las tasas cobradas a las entidades supervisadas. Sobre la base del gasto realizado por el BCE en el ejercicio de sus actividades de supervisión bancaria, los ingresos por tasas de supervisión en 2020 fueron de 535 millones de euros[17].

Gráfico 19

Gastos de explotación e ingresos por tasas de supervisión

(millones de euros)

Fuente: BCE.

1.4 Gestión de riesgos

La gestión de riesgos es una parte fundamental de las actividades del BCE y se realiza mediante un proceso continuado de i) identificación y valoración de riesgos, ii) revisión de la estrategia y las políticas de riesgos, iii) aplicación de medidas de mitigación de riesgos, y iv) vigilancia y comunicación de riesgos, utilizando para ello metodologías, procesos y sistemas eficaces.

Figura 2

Ciclo de gestión de riesgos

En los apartados siguientes se describen los riesgos, sus fuentes y los sistemas de control de riesgos aplicables.

1.4.1 Riesgos financieros

El Comité Ejecutivo propone normas y procedimientos que aseguran un nivel de protección adecuado frente a los riesgos financieros a los que el BCE está expuesto. El Comité de Gestión de Riesgos (RMC), en el que participan expertos de los bancos centrales del Eurosistema, contribuye al seguimiento, la medición y la comunicación de los riesgos financieros del balance del Eurosistema, y define y revisa las metodologías y marcos correspondientes. De este modo, asiste a los órganos rectores para garantizar un nivel de protección adecuado para el Eurosistema.

Los riesgos financieros se derivan de las actividades básicas del BCE y de las exposiciones que de ellas resultan. Los sistemas de control de riesgos y los límites que el BCE utiliza para gestionar su perfil de riesgo varían según el tipo de operación, en función de la política o los objetivos de inversión de las distintas carteras y de las características de riesgo de los activos subyacentes

Para el seguimiento y la evaluación de los riesgos, el BCE utiliza técnicas de estimación de riesgos elaboradas por sus expertos. Estas técnicas se basan en un marco conjunto de simulación de los riesgos de crédito y de mercado. Los conceptos, técnicas y supuestos básicos de modelización en que se basan las medidas de riesgo siguen los estándares del sector y utilizan datos de mercado disponibles. Normalmente estos riesgos se cuantifican estimando el expected shortfall (ES)[18] con un nivel de confianza del 99 % y un horizonte temporal de un año. Para el cálculo de los riesgos se utilizan dos enfoques: i) el enfoque contable, en el que las cuentas de revalorización del BCE se consideran como un colchón, en línea con las normas contables aplicables, y ii) el enfoque financiero, en el que las cuentas de revalorización no se consideran como un colchón. El BCE también calcula otros indicadores de riesgo con diferentes niveles de confianza, lleva a cabo análisis de sensibilidad y de escenarios de tensión, y elabora proyecciones a más largo plazo de exposiciones e ingresos para obtener una visión global de los riesgos[19].

Los riesgos totales del BCE aumentaron durante el ejercicio. A final de 2020, los riesgos financieros agregados de las carteras del BCE, medidos por el ES con un nivel de confianza del 99 % para un horizonte de un año de acuerdo con el enfoque contable, ascendían a un total de 12,8 mm de euros, cifra 4,6 mm superior a la estimada a final de 2019 (véase gráfico 20). Este aumento de los riesgos estimados es atribuible principalmente a las compras netas de activos en el contexto del PEPP y el APP.

Gráfico 20

Riesgos financieros totales (enfoque contable – ES 99 %)

(mm de euros)

Fuente: BCE.

El riesgo de crédito procede de las carteras del BCE relacionadas con la política monetaria, su cartera de recursos propios denominados en euros y sus tenencias de reservas exteriores. Aunque los valores mantenidos con fines de política monetaria se valoran a coste amortizado sujeto a deterioro y, en consecuencia, a menos que se vendan, no están sujetos a variaciones de precios asociadas a migraciones del crédito, sí que están sujetos al riesgo de impago. Los recursos propios denominados en euros y las reservas exteriores se valoran a precios de mercado y, por tanto, están sujetos a riesgo de migración y riesgo de impago. El riesgo de crédito se incrementó en comparación con el año anterior debido a la ampliación del balance del BCE como resultado de las compras de valores en el marco del APP y el PEPP.

El riesgo de crédito es mitigado fundamentalmente mediante la aplicación de criterios de admisibilidad, procedimientos de diligencia debida y límites que varían entre carteras.

Los riesgos de tipo de cambio y de materias primas proceden de las tenencias de divisas y oro del BCE. El riesgo de tipo de cambio aumentó en comparación con el año anterior debido a una disminución de las cuentas de revalorización, que actúan como colchones frente a las variaciones adversas del tipo de cambio.

Dado el papel de estos activos en sus políticas, el BCE no cubre los riesgos de tipo de cambio y de materias primas correspondientes. En su lugar, estos riesgos se mitigan por la existencia de cuentas de revalorización y mediante la diversificación de las tenencias entre distintas divisas y oro.

Las reservas exteriores y las carteras de recursos propios denominados en euros del BCE se invierten principalmente en valores de renta fija y están sujetas al riesgo de tipo de interés derivado de la valoración a precios de mercado, dado que se valoran a precios de mercado. Las reservas exteriores del BCE se invierten principalmente en activos con vencimientos relativamente cortos (véase gráfico 7 del apartado 1.3.1 Balance), mientras que los activos de la cartera de recursos propios tienen por lo general vencimientos más largos (véase gráfico 9 del apartado 1.3.1 Balance). Este componente de riesgo, que se mide aplicando el enfoque contable, aumentó ligeramente en comparación con 2019, debido a la evolución de las condiciones del mercado.

El BCE utiliza políticas de asignación de activos y cuentas de revalorización para mitigar este riesgo.

El BCE también está expuesto a un riesgo de desajuste entre el tipo de interés obtenido de sus activos y el tipo de interés pagado por sus pasivos, que afecta a sus ingresos netos por intereses. Este riesgo no está vinculado directamente con ninguna cartera concreta, sino con la estructura del balance del BCE en su conjunto y, en particular, con los desajustes de vencimiento y rentabilidad entre activos y pasivos. El BCE realiza un seguimiento de este tipo de riesgo mediante proyecciones de rentabilidad, según las cuales se espera que el BCE continúe obteniendo ingresos netos por intereses en los próximos años.

Para gestionar este tipo de riesgo se utilizan políticas de asignación de activos. La existencia de pasivos sin remunerar en el balance del BCE también contribuye a mitigar este riesgo.

1.4.2 Riesgo operacional

El Comité Ejecutivo es responsable de la política y del marco de gestión de riesgos[20] operacionales del BCE y de su aprobación. El Comité de Riesgos Operacionales (ORC) apoya al Comité Ejecutivo en su labor de vigilancia de la gestión de dichos riesgos. La gestión de riesgos operacionales forma parte de la estructura[21] de gobierno y de los procesos de gestión del BCE.

El objetivo principal del marco de gestión de riesgos operacionales del BCE es contribuir a garantizar que el BCE cumpla su misión y objetivos, al tiempo que protege su reputación y activos frente a la pérdida, el uso indebido o el deterioro. Dentro de este marco, cada área de negocio realiza tareas de identificación, evaluación, respuesta, comunicación y vigilancia de sus riesgos operacionales, incidentes y controles. En este contexto, la política de tolerancia al riesgo del BCE sirve de guía para las estrategias de respuesta y los procedimientos de aceptación del riesgo. Dicha política está vinculada a una matriz de riesgos de cinco por cinco basada en la clasificación del impacto y la probabilidad aplicando criterios cuantitativos y cualitativos.

El BCE opera en un entorno cada vez más expuesto a amenazas complejas y su actividad diaria está asociada a un amplio abanico de riesgos operacionales. Las principales áreas de preocupación para el BCE abarcan una amplia variedad de riesgos no financieros derivados de personas, información, sistemas, procesos y proveedores terceros externos. En consecuencia, el BCE ha establecido procesos para facilitar una gestión continuada y eficaz de sus riesgos operacionales e integrar la información sobre riesgos en el proceso de adopción de decisiones. El BCE también se centra en mejorar su resiliencia, para lo que ha creado estructuras de respuesta y planes de contingencia destinados a asegurar la continuidad de las funciones críticas en caso de disrupción o crisis (por ejemplo, la pandemia de COVID-19).

1.4.3 Riesgo de conducta

El BCE cuenta con una Oficina de Cumplimiento y Gobernanza específica como función fundamental de control de la gestión de riesgos para reforzar el marco de gobernanza del BCE en relación con el riesgo de conducta[22]. Su objetivo es apoyar al Comité Ejecutivo en la protección de la integridad y la reputación del BCE, promover normas de comportamiento ético y reforzar la rendición de cuentas y la transparencia del BCE. Un Comité de Ética de alto nivel del BCE proporciona asesoramiento y orientación a los altos cargos del BCE en cuestiones de integridad y conducta y presta apoyo al Consejo de Gobierno en la gestión adecuada y coherente de los respectivos riesgos a nivel ejecutivo.

2 Estados financieros del BCE

2.1 Balance a 31 de diciembre de 2020

Notas: Los totales que figuran en los estados financieros y en los cuadros incluidos en las notas pueden no coincidir debido al redondeo. Las cifras 0 y (0) indican importes positivos o negativos redondeados a cero, mientras que un guion (-) indica cero.

2.2 Cuenta de pérdidas y ganancias correspondiente al ejercicio terminado el 31 de diciembre de 2020

Fráncfort del Meno, 9 de febrero de 2021
Banco Central Europeo

Christine Lagarde
Presidenta

2.3 Normativa contable

Forma y presentación de los estados financieros

Los estados financieros del BCE se han elaborado de acuerdo con los principios contables que se detallan a continuación[23], que el Consejo de Gobierno del BCE considera adecuados para presentar la imagen fiel de su situación financiera y reflejar al mismo tiempo la naturaleza de las actividades de un banco central.

Principios contables

Se han aplicado los siguientes principios contables: realidad económica y transparencia, prudencia, registro de acontecimientos posteriores al cierre del balance, importancia relativa, empresa en funcionamiento, devengo, consistencia y comparabilidad.

Reconocimiento de activos y pasivos

Los activos o pasivos solo se reflejan en el balance cuando sea probable que se produzca un resultado económico futuro derivado de los mismos para o por el BCE, la casi totalidad de los riesgos o beneficios asociados se haya transferido al BCE, y el coste o valor del activo o el importe de la obligación pueda determinarse de forma fidedigna.

Criterios de contabilización

Las cuentas se han elaborado siguiendo el criterio del coste histórico, con las modificaciones necesarias para reflejar el precio de mercado de los valores negociables (distintos de los mantenidos con fines de política monetaria), del oro y del resto de activos, pasivos y posiciones fuera del balance denominadas en moneda extranjera.

Las operaciones con activos y pasivos financieros se contabilizan el día en que se liquidaron.

A excepción de las operaciones al contado con valores, las operaciones con instrumentos financieros denominados en moneda extranjera se registran en la fecha de contratación en cuentas fuera del balance. En la fecha de liquidación, los asientos en las cuentas fuera del balance se cancelan y se registran en el balance. Las compras y ventas de divisas afectan a la posición neta en moneda extranjera en la fecha de contratación y los resultados realizados derivados de las ventas se calculan en dicha fecha. Los intereses devengados, las primas y los descuentos relacionados con instrumentos financieros denominados en moneda extranjera se calculan y registran diariamente y, por lo tanto, inciden en la posición en moneda extranjera también de forma diaria.

Oro y activos y pasivos en moneda extranjera

Los activos y pasivos denominados en moneda extranjera se convierten a euros al tipo de cambio vigente en la fecha del balance. Los ingresos y gastos se convierten al tipo de cambio vigente en la fecha en que se registran. La revaluación de los activos y pasivos denominados en moneda extranjera, incluyendo tanto las partidas del balance como las posiciones registradas en partidas fuera del balance, se realiza divisa a divisa.

La revaluación derivada de la variación del precio de mercado de los activos y pasivos en moneda extranjera se calcula y registra de forma separada de la correspondiente al tipo de cambio.

El oro se valora al precio de mercado vigente a la fecha del balance, y no se hace distinción entre las diferencias por precio y por tipo de cambio, registrándose en una sola cuenta la diferencia de valoración, basada en el precio en euros de la onza de oro que, para el ejercicio que finalizó el 31 de diciembre de 2020, se derivó del cambio del euro frente al dólar estadounidense vigente a 31 de diciembre de 2020.

Los derechos especiales de giro (DEG) se definen en términos de una cesta de divisas y su valor está determinado por la suma ponderada de los tipos de cambio de las cinco divisas principales (dólar estadounidense, euro, renminbi, yen y libra esterlina). Las tenencias de DEG del BCE se convirtieron a euros usando el tipo de cambio del DEG frente al euro vigente a 31 de diciembre de 2020.

Valores

Valores mantenidos con fines de política monetaria
Los valores mantenidos con fines de política monetaria se contabilizarán a coste amortizado, minorado por las pérdidas por deterioro.

Otros valores
Los valores negociables (distintos de los mantenidos con fines de política monetaria) y activos similares se valoran de forma individualizada al precio medio de mercado vigente en la fecha del balance o aplicando la curva de rendimientos vigente en esa misma fecha. Las opciones implícitas en los valores no se separan a efectos de valoración. Para el ejercicio financiero finalizado el 31 de diciembre de 2020, se utilizaron los precios de mercado medios al 30 de diciembre de 2020. Las acciones y cualesquiera otros instrumentos de renta variable no líquidos mantenidos como inversiones permanentes se valoran por el coste minorado por las pérdidas por deterioro.

Reconocimiento de ingresos

Los ingresos y gastos se registran en el período en el que se devengan o en el que se producen[24]. Las pérdidas y las ganancias realizadas procedentes de la venta de divisas, oro y valores se registran en la cuenta de pérdidas y ganancias. Estas pérdidas y ganancias realizadas se calculan a partir del coste medio del activo correspondiente.

Las ganancias no realizadas no se registran como ingreso y se traspasan directamente a una cuenta de revalorización.

Las pérdidas no realizadas se registran en la cuenta de pérdidas y ganancias si al final del ejercicio superan las ganancias por revalorización previas acumuladas en la correspondiente cuenta de revalorización. Tales pérdidas no realizadas en cualquier valor, moneda u oro no se compensan con ganancias no realizadas en otro valor, moneda u oro. En el caso de pérdidas no realizadas en algún elemento registradas en la cuenta de pérdidas y ganancias, su coste medio se reduce para ajustarlo al precio de mercado o al tipo de cambio de fin de año. Las pérdidas no realizadas en operaciones de swap de tipos de interés que no se liquidan a través de una entidad de contrapartida central se registran en la cuenta de pérdidas y ganancias al final del ejercicio y se amortizan en años posteriores.

Las pérdidas por deterioro se registran en la cuenta de pérdidas y ganancias y no revierten en ejercicios posteriores a menos que el deterioro se reduzca y que la reducción esté relacionada con un acontecimiento observable que se produzca una vez registrado el deterioro.

Las primas o descuentos de las tenencias de valores se amortizan a lo largo de la vida residual de los activos.

Operaciones temporales

Son operaciones por las cuales el BCE compra o vende activos mediante una cesión temporal o realiza operaciones de crédito con activos de garantía.

Mediante las cesiones temporales se lleva a cabo una venta de valores al contado con el compromiso simultáneo de recomprar a la entidad de contrapartida dichos valores a un precio fijado y en una fecha futura predeterminada. Las cesiones temporales se registran como depósitos con garantía de valores en el pasivo del balance. Los valores cedidos según este tipo de acuerdo permanecen en el balance del BCE.

Mediante las adquisiciones temporales se compran valores al contado con el compromiso simultáneo de revender dichos valores a la entidad de contrapartida a un precio fijado y en una fecha futura predeterminada. Las adquisiciones temporales de valores se registran como préstamos con garantía de valores en el activo del balance, pero no se incluyen entre las tenencias de valores del BCE.

Las operaciones temporales (incluidas las operaciones de préstamo de valores) realizadas de acuerdo con un programa ofrecido por una entidad especializada solo se registran en el balance cuando la garantía es en forma de efectivo y permanece depositada en una cuenta y no invertida.

Posiciones registradas fuera del balance

La posición a plazo en moneda extranjera, es decir, las operaciones a plazo en divisas, la parte a plazo de las operaciones de swap de divisas y otros instrumentos que conllevan operaciones de cambio de una moneda por otra en una fecha futura, se incluyen en la posición neta en moneda extranjera para calcular las pérdidas y ganancias por tipo de cambio.

La valoración de los instrumentos sobre tipos de interés se revisa elemento por elemento. Las modificaciones diarias del margen de variación de los contratos de futuros sobre tipos de interés vivos y de swaps de tipos de interés compensados a través de una contrapartida central quedan registradas en la cuenta de pérdidas y ganancias. El BCE realiza la valoración de operaciones a plazo con valores y de swaps de tipos de interés que no se compensan a través de una contrapartida central de acuerdo con métodos de valoración generalmente aceptados que utilizan precios y tipos de mercado observables y factores de descuento desde las fechas de liquidación hasta la fecha de valoración.

Acontecimientos posteriores al cierre del balance

Los activos y pasivos se ajustan para reflejar los acontecimientos que tengan lugar entre la fecha del balance anual y la fecha en que el Comité Ejecutivo autoriza la presentación de las cuentas anuales del BCE al Consejo de Gobierno para su aprobación, si tales acontecimientos afectan de manera relevante a la situación de los activos y pasivos a la fecha del balance.

Los acontecimientos importantes posteriores al cierre del balance que no afectan a la situación de los activos y pasivos en la fecha del balance se presentan en las notas.

Saldos intra-SEBC/intra-Eurosistema

Los saldos intra-SEBC resultan principalmente de pagos trasfronterizos realizados en la Unión Europea (UE) que se liquidan en euros en dinero del banco central. Estas operaciones son iniciadas en su mayoría por entidades privadas (es decir, entidades de crédito, empresas y particulares). Se liquidan principalmente a través de TARGET2 —sistema automatizado transeuropeo de transferencia urgente para la liquidación bruta en tiempo real— y dan lugar a saldos bilaterales en las cuentas de cada uno de los bancos centrales de la UE conectados a TARGET2. Estos saldos bilaterales se compensan y después se asignan diariamente al BCE, manteniendo cada banco central nacional (BCN) un único saldo neto frente al BCE. Los pagos realizados por el BCE y liquidados a través de TARGET2 también afectan a las posiciones bilaterales netas individuales. En la contabilidad del BCE, estos saldos representan la posición neta de cada BCN frente al resto del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC). Los saldos intra-Eurosistema de los BCN de la zona del euro con el BCE procedentes de operaciones TARGET2, así como otros saldos intra-Eurosistema denominados en euros (por ejemplo, la distribución provisional de beneficios del BCE a los BCN), se presentan en el balance del BCE por su posición neta en «Otros activos intra-Eurosistema (neto)» u «Otros pasivos intra-Eurosistema (neto)». Los saldos intra-SEBC de los BCN no pertenecientes a la zona del euro con el BCE, derivados de su participación en TARGET2[25], se presentan en «Pasivos en euros con no residentes en la zona del euro».

Los saldos intra-Eurosistema relativos a la asignación de los billetes en euros dentro del Eurosistema se registran como un activo neto en la rúbrica «Activos relacionados con la asignación de los billetes en euros dentro del Eurosistema» (véase «Billetes en circulación» más adelante).

Los saldos intra-Eurosistema derivados de la transferencia de activos exteriores de reserva al BCE por los BCN que se incorporan al Eurosistema están denominados en euros y figuran en el apartado «Pasivos equivalentes a la transferencia de reservas en moneda extranjera».

Activos fijos

Los activos fijos, incluidos los activos inmateriales, y excluidos los terrenos y las obras de arte, se valoran al precio de adquisición menos su amortización. Los terrenos y las obras de arte se valoran por su precio de adquisición. El edificio principal del BCE se valora al precio de adquisición menos su amortización, minorado por las pérdidas por deterioro. Con respecto a la amortización del edificio principal del BCE, los costes se asignan a los componentes oportunos, que se amortizan de acuerdo con las estimaciones de vida útil de los activos. La amortización se calcula de forma lineal en el período de vida útil esperada del activo, comenzando en el trimestre posterior al que el activo está disponible para su uso. La vida útil aplicada a las principales clases de activos es la siguiente:

La duración del período de amortización para gastos de renovación activados relacionados con las oficinas en alquiler que el BCE ocupa actualmente se ha ajustado a fin de tener en cuenta cualquier acontecimiento que pueda influir en el período de vida útil esperado del activo afectado.

El BCE realiza una comprobación anual del deterioro del valor de su edificio principal y de los activos por derecho de uso relacionados con los edificios de oficinas (véase «Arrendamientos» más adelante). Si se identifica un indicador de que puede haberse deteriorado el valor del activo, se estima su importe recuperable. Se registra una pérdida por deterioro del valor en la cuenta de pérdidas y ganancias cuando el importe recuperable del activo es inferior a su importe en libros.

Los activos fijos cuyo coste es inferior a 10.000 euros no se capitalizan en el año de adquisición.

Los activos fijos que cumplen los criterios de capitalización pero que están todavía en construcción o desarrollo se recogen en la rúbrica «Inmovilizado en curso». Los costes relacionados se transferirán a las rúbricas de activos fijos correspondientes una vez puedan utilizarse dichos activos.

Arrendamientos

Para todos los arrendamientos relacionados con un activo tangible, el activo por derecho de uso y el pasivo por arrendamiento correspondientes se reconocen en el balance a la fecha del inicio del arrendamiento, y se incluyen en «Inmovilizado material e inmaterial» y «Diversos» (pasivos), respectivamente. En el caso de los arrendamientos que cumplen los criterios de capitalización, pero el activo en cuestión sigue en construcción o adaptación, los gastos efectuados antes de la fecha de inicio del arrendamiento se registran en la rúbrica «Inmovilizado en curso». El activo por derecho de uso y el pasivo por arrendamiento se reconocen en las rúbricas de activos fijos correspondientes una vez que el activo está disponible para su uso (fecha de inicio del arrendamiento).

Los activos por derecho de uso se valoran al precio de adquisición menos su depreciación. Por otra parte, los activos por derecho de uso relativos a edificios de oficinas están sujetos a deterioro (en lo referido a la comprobación anual del deterioro, véase «Activos fijos» más arriba). La amortización se calcula de forma lineal desde la fecha de comienzo hasta el final de la vida útil del activo por derecho de uso o hasta el final del período del arrendamiento, si fuera anterior.

El pasivo por arrendamiento se mide inicialmente al valor presente de los pagos por arrendamiento que no se hayan pagado en esa fecha (incluyendo solo los componentes del arrendamiento), descontados usando la tasa incremental de endeudamiento del BCE. Posteriormente, el pasivo por arrendamiento se mide a coste amortizado utilizando el modelo de interés efectivo. Los gastos por intereses correspondientes se registran en la cuenta de pérdidas y ganancias en la partida «Otros ingresos por intereses». Si se produce un cambio en los pagos futuros del arrendamiento, derivados de una modificación de un índice u otra reevaluación del contrato existente, se hace una nueva valoración del pasivo por arrendamiento. Esta nueva valoración se reconoce como un ajuste al importe en libros del activo por derecho de uso.

Los arrendamientos a corto plazo con una duración de hasta 12 meses o los activos por un valor inferior a 10.000 euros (coherente con el límite máximo utilizado para el reconocimiento de los activos fijos) se registran como un gasto en la cuenta de pérdidas y ganancias.

Prestaciones post-empleo, otras prestaciones a largo plazo e indemnizaciones por cese de contrato del BCE

El BCE mantiene sistemas de prestación definida para su personal, para los miembros del Comité Ejecutivo y para los miembros del Consejo de Supervisión empleados por el BCE.

El plan de pensiones del personal se financia mediante activos mantenidos en un fondo de prestaciones a largo plazo. Las contribuciones obligatorias del BCE y de los miembros del personal se reflejan en el pilar de prestación definida del plan. Los miembros del personal pueden realizar aportaciones adicionales voluntarias a un sistema de aportación definida con el fin de mejorar la prestación[26]. Estos beneficios adicionales se determinan por el importe de las aportaciones voluntarias junto con los rendimientos de la inversión procedentes de esas aportaciones.

Para los miembros del Comité Ejecutivo y los miembros del Comité de Supervisión empleados por el BCE existen prestaciones post-empleo y otras prestaciones a largo plazo no financiadas a través de un fondo. Para el personal existen prestaciones post-empleo distintas de las pensiones, y otras prestaciones a largo plazo e indemnizaciones por cese, no financiadas a través de un fondo.

Obligación neta por prestación definida
El pasivo reflejado en el balance en la rúbrica «Diversos» (pasivos) con respecto a los planes de prestación definida, incluidas otras prestaciones a largo plazo e indemnizaciones por cese, es el valor actual de las obligaciones por prestaciones definidas a la fecha del balance menos el valor razonable de los activos afectos al Plan destinados a financiar la obligación.

La obligación por prestación definida es calculada con carácter anual por actuarios independientes mediante el método de la unidad de crédito proyectada. El valor actual de la obligación por prestación definida se calcula descontando los flujos de caja futuros estimados, utilizando un tipo de interés que se determina con referencia a los rendimientos de mercado a fecha de balance de valores de renta fija privada de elevada calidad denominados en euros con un vencimiento similar al de la obligación de que se trate.

Las pérdidas y ganancias actuariales pueden ser el resultado de ajustes por experiencia (cuando el resultado real es distinto de los supuestos actuariales adoptados previamente) y de modificaciones de los supuestos actuariales adoptados.

Coste neto de la prestación definida
El coste neto de la prestación definida se contabiliza en la cuenta de pérdidas y ganancias y en la rúbrica «Cuentas de revalorización» del balance, que recoge las nuevas valoraciones relativas a las prestaciones post-empleo.

El importe neto registrado en la cuenta de pérdidas y ganancias comprende:

  1. el coste de los servicios en el ejercicio corriente por prestaciones definidas devengado en el ejercicio;
  2. el coste de los servicios pasados por prestaciones definidas derivado de una modificación de un plan;
  3. el interés neto al tipo de descuento de la obligación neta por prestación definida;
  4. nuevas valoraciones respecto de otras prestaciones a largo plazo e indemnizaciones por cese a largo plazo, de haberlas, en su integridad.

El importe neto de la partida «Cuentas de revalorización» incluye los siguientes elementos:

  1. ganancias y pérdidas actuariales respecto de la obligación por prestación definida;
  2. los rendimientos obtenidos por los activos del plan, excluyendo los importes incluidos en el interés neto de la obligación neta por prestación definida;
  3. las modificaciones en el efecto del techo del activo, excluyendo los importes incluidos en el interés neto de la obligación neta por prestación definida.

Estas obligaciones son valoradas con periodicidad anual por actuarios independientes, a fin de establecer el pasivo adecuado en los estados financieros.

Billetes en circulación

El BCE y los BCN de los países de la zona del euro, que conjuntamente componen el Eurosistema, emiten billetes en euros[27]. El valor total de los billetes en euros en circulación se asigna a los bancos centrales del Eurosistema el último día hábil de cada mes, de acuerdo con la clave de asignación de billetes[28].

Al BCE le ha correspondido una cuota del 8 % del valor total de los billetes en euros en circulación, que se presenta en el balance en la partida del pasivo «Billetes en circulación». La participación del BCE en el total de la emisión de billetes en euros tiene como contrapartida activos frente a los BCN. Estos activos, que devengan intereses[29], se presentan en la su partida «Cuentas intra-Eurosistema: activos relacionados con la asignación de los billetes en euros dentro del Eurosistema» (véase «Saldos intra-SEBC/intra-Eurosistema» más arriba). Los ingresos por intereses devengados por estos activos se incluyen en la cuenta de pérdidas y ganancias en la partida «Ingresos por intereses derivados de la asignación de los billetes en euros dentro del Eurosistema».

Distribución provisional de beneficios

Una cantidad equivalente a la suma de los ingresos del BCE procedentes de los billetes en euros en circulación y de los valores mantenidos con fines de política monetaria en el marco de: a) el programa para los mercados de valores, b) el tercer programa de adquisiciones de bonos garantizados, c) el programa de compras de bonos de titulización de activos, d) el programa de compras de valores públicos y e) programa de compras de emergencia frente a la pandemia se distribuye en enero del año siguiente mediante una distribución provisional de beneficios, a menos que el Consejo de Gobierno decida otra cosa[30]. Este importe se distribuye en su totalidad a menos que sea mayor que el del beneficio neto del BCE en el ejercicio o que el Consejo de Gobierno decida dotar una provisión por riesgos financieros. El Consejo de Gobierno podrá también reducir el importe de los ingresos por billetes en euros en circulación que se distribuye en enero por la cuantía de los costes en que incurra el BCE en relación con la emisión y el tratamiento de los billetes en euros.

Reclasificaciones

De conformidad con el artículo 21 de los Estatutos del SEBC, el BCE podrá actuar como agente fiscal de instituciones, órganos u organismos de la Unión, Gobiernos centrales, autoridades regionales o locales u otras autoridades públicas, organismos de Derecho público o empresas públicas de los Estados miembros. En este contexto, el BCE acepta depósitos del Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) que, en las cuentas anuales de 2019, se presentaron bajo la rúbrica «Otros pasivos». A partir del 1 de julio de 2020, Eurostat revisó la clasificación estadística de estas instituciones de «otros intermediarios financieros» al sector «Administraciones públicas»[31]. En consecuencia, a partir de esa fecha los importes correspondientes se presentan bajo la rúbrica «Administraciones públicas».

Los importes comparativos de 2019 se han ajustado como sigue:

Modificaciones de la normativa contable

En 2020 no se introdujeron modificaciones en la normativa contable que aplica el BCE.

Otros asuntos

De acuerdo con el artículo 27 de los Estatutos del SEBC y teniendo en cuenta una recomendación del Consejo de Gobierno del BCE, el Consejo de la UE aprobó el nombramiento de Baker Tilly GmbH & Co. KG Wirtschaftsprüfungsgesellschaft, Düsseldorf (República Federal de Alemania) como auditor externo del BCE por un período de cinco años, que terminará con el ejercicio financiero de 2022. Este período de cinco años puede ampliarse hasta un máximo de dos ejercicios financieros adicionales.

2.4 Notas al balance

Nota 1 - Oro y derechos en oro

A 31 de diciembre de 2020, las tenencias del BCE ascendían a 16.229.522 onzas[32] de oro fino, con un valor de mercado de 25.056 millones de euros (en 2019: 21.976 millones). Durante el ejercicio 2020 no se efectuaron operaciones en oro, por lo que las tenencias del BCE permanecieron sin cambios respecto al nivel que mostraban a 31 de diciembre de 2019. El aumento del valor equivalente en euros de estas tenencias se debió a la subida del precio de mercado del oro en términos de euros (véase «Oro y activos y pasivos en moneda extranjera» en el apartado 2.3 «Normativa contable» y la nota 15 «Cuentas de revalorización»).

Nota 2 - Activos en moneda extranjera frente a no residentes y residentes en la zona del euro

Nota 2.1 - Activos frente al FMI

Esta rúbrica representa las tenencias del BCE en DEG y a 31 de diciembre de 2020 ascendía a 680 millones de euros (en 2019: 710 millones). Estas se derivan de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para la compra o venta de DEG contra euros, por el que el FMI está autorizado a negociar compraventas por cuenta del BCE, con un nivel de tenencias máximo y mínimo. En lo que respecta a la contabilización, los DEG son tratados como moneda extranjera (véase «Oro y activos y pasivos en moneda extranjera» en el apartado 2.3 «Normativa contable»). La disminución del equivalente en euros de las tenencias de DEG fue debida a la depreciación de los DEG contra euros en 2020.

Nota 2.2 - Depósitos en bancos, inversiones en valores, préstamos al exterior y otros activos exteriores; activos en moneda extranjera frente a residentes en la zona del euro

Estas dos partidas incluyen depósitos en bancos y préstamos denominados en moneda extranjera, e inversiones en valores denominados en dólares estadounidenses, yenes japoneses y renminbis chinos.

El valor total de estas partidas disminuyó en 2020 debido principalmente a la depreciación del dólar estadounidense frente al euro.

La posición neta del BCE en moneda extranjera[33] a 31 de diciembre de 2020 era la siguiente:

En 2020 no se realizaron intervenciones en moneda extranjera.

Nota 3 - Activos en euros frente a no residentes en la zona del euro

3.1 Depósitos en bancos, inversiones en valores y préstamos

A 31 de diciembre de 2020, esta partida consistía en un crédito por valor de 1.830 millones de euros concedidos en el marco de los acuerdos de liquidez entre el Eurosistema y los bancos centrales no pertenecientes a la zona del euro. En virtud de estos acuerdos, el Eurosistema proporciona liquidez en euros a los bancos centrales no pertenecientes a la zona del euro a cambio de activos de garantía admisibles[34] para atender las necesidades de liquidez en euros en sus jurisdicciones en caso de disfunción del mercado y minimizar con ello el riesgo de efectos de contagio adversos en los mercados financieros y las economías de la zona del euro.

Nota 4 - Otros activos en euros frente a entidades de crédito de la zona del euro

A 31 de diciembre de 2020 esta partida estaba formada por saldos en cuentas corrientes frente a residentes en la zona del euro de 81 millones de euros (2019: 109 millones).

Nota 5 - Valores emitidos en euros por residentes en la zona del euro

Nota 5.1 - Valores mantenidos con fines de política monetaria

A 31 de diciembre de 2020 esta partida se componía de valores adquiridos por el BCE en el ámbito de los tres programas de adquisiciones de bonos garantizados (CBPP), el programa para los mercados de valores (SMP), el programa de compras de bonos de titulización de activos (ABSPP) el programa de compras de valores públicos (PSPP) y del programa de compras de emergencia frente a la pandemia (PEPP).

1) En las decisiones del Consejo de Gobierno pueden encontrarse otros criterios de admisibilidad para los programas específicos.
2) En el marco del SMP solo se compraron valores de deuda pública emitidos por el tesoro de cinco países de la zona del euro.

3) El BCE no adquiere valores en el marco de su programa de compras de bonos corporativos (CSPP).
4) Los valores emitidos por el Gobierno griego quedaron exentos de cumplir los requisitos de admisión.

En 2020, el Eurosistema mantuvo sus compras netas de valores en el marco del programa de compra de activos (APP)[35] a un ritmo mensual de 20 mm en promedio. En marzo de 2020, el Consejo de Gobierno decidió añadir una dotación temporal de compras netas adicionales de activos por valor de 120 mm de euros hasta final de año. El Consejo de Gobierno espera que las compras netas prosigan durante el tiempo que sea necesario para reforzar el impacto acomodaticio de sus tipos oficiales y que finalicen poco antes de que comience a subir los tipos de interés oficiales del BCE. El Consejo de Gobierno prevé también seguir reinvirtiendo el principal de los valores durante un período prolongado tras la fecha en la que comience a subir los tipos de interés oficiales del BCE y, en todo caso, durante el tiempo que sea necesario para mantener unas condiciones de liquidez favorables y un amplio grado de acomodación monetaria.

Asimismo, en marzo de 2020, el Eurosistema inició un programa de compras de emergencia frente a la pandemia (PEPP)[36], con una dotación inicial de 750 mm de euros, para relajar la orientación general de la política monetaria y contrarrestar los graves riesgos para el mecanismo de transmisión de la política monetaria y para las perspectivas para la zona del euro derivados de la pandemia de coronavirus (COVID-19). Las compras incluyen todas las categorías de activos admisibles en el marco del APP[37] y estaban previstas inicialmente hasta final de 2020. El Consejo de Gobierno aumentó la dotación del PEPP en 600 mm de euros en junio de 2020 y en 500 mm de euros adicionales en diciembre de 2020, con lo que ascendió a un total de 1.850 mm de euros. El horizonte de las compras netas también se amplió hasta final de marzo de 2022 y, en todo caso, hasta que el Consejo de Gobierno considere que la fase de crisis del coronavirus ha terminado. Por otra parte, el Consejo de Gobierno continuará reinvirtiendo el principal de los valores adquiridos en el marco del PEPP que vayan venciendo al menos hasta el final de 2023. La futura extinción de la cartera del PEPP se gestionará de forma que se eviten interferencias con la orientación adecuada de la política monetaria.

Los valores adquiridos en el marco de estos programas se valoran por el coste amortizado minorado por las pérdidas por deterioro (véase «Valores» en el apartado 2.3 «Normativa contable»).

El coste amortizado de los valores mantenidos por el BCE, y su valor de mercado[38] (que no se recoge en el balance ni en la cuenta de pérdidas y ganancias, y se incluye a titulo comparativo) son los siguientes:

Las amortizaciones de valores dieron lugar a una disminución de la valoración a coste amortizado de las carteras mantenidas en el primer y segundo CBPP, así como en el SMP.

El Consejo de Gobierno evalúa periódicamente el riesgo financiero asociado a los valores mantenidos en el marco de estos programas.

Las pruebas de deterioro se realizan anualmente sobre la base de datos a final del ejercicio y son aprobadas por el Consejo de Gobierno. En dichas pruebas cada programa se somete a una evaluación separada sobre indicadores de deterioro. En caso de apreciarse indicadores de deterioro, se realizan análisis adicionales al objeto de confirmar que los flujos de tesorería de los valores subyacentes no se hayan visto afectados por un evento de deterioro. Con base en los resultados de las pruebas de deterioro de este año, en 2020 el BCE no ha registrado ninguna pérdida en relación con los valores mantenidos con fines de política monetaria.

Nota 6 - Activos intra-Eurosistema

Nota 6.1 - Activos relacionados con la asignación de billetes en euros dentro del Eurosistema

Esta partida incluye los activos del BCE frente a los BCN de la zona del euro relativos a la asignación de los billetes en euros dentro del Eurosistema (véase «Billetes en circulación» en el apartado 2.3 «Normativa contable») y a 31 de diciembre de 2020 ascendía a 114.761 millones de euros (2019: 103.420 millones). La remuneración de estas cuentas se calcula diariamente aplicando el tipo marginal más reciente de las operaciones principales de financiación del Eurosistema[39] (véase la nota 23.2 «Ingresos por intereses derivados de la asignación de los billetes en euros dentro del Eurosistema»).

Nota 7 - Otros activos

Nota 7.1 - Inmovilizado material e inmaterial

A 31 de diciembre de 2020 estos activos incluían los siguientes elementos:

El edificio principal del BCE y el derecho de uso de edificios de oficinas, se sometieron a una prueba de deterioro al final del ejercicio sin que se haya registrado ninguna pérdida por deterioro.

Nota 7.2 - Otros activos financieros

Esta partida se compone principalmente de la cartera de recursos propios del BCE, que está compuesta fundamentalmente por inversiones de los recursos financieros del BCE, a saber, el capital desembolsado y los importes mantenidos en las reservas y la provisión para riesgos financieros. Además, incluye 3.211 acciones del Banco de Pagos Internacionales (BPI), contabilizadas a su precio de adquisición de 42 millones de euros y otras cuentas corrientes denominadas en euros.

Los principales componentes de esta partida son:

El incremento neto en esta partida en 2020 se debió principalmente a a) la reinversión de los ingresos por intereses generados en la cartera de recursos propios y al b) aumento del valor de mercado de los valores mantenidos en esta cartera.

Nota 7.3 - Diferencias por valoración de partidas fuera de balance

Esta partida se compone de las diferencias de valoración de los swaps de divisas y de las operaciones a plazo en divisas pendientes a 31 de diciembre de 2020 (véase la nota 20 «Swaps de divisas y operaciones a plazo en divisas»). Estas diferencias de valoración ascendieron a 388 millones de euros (en 2019: 619 millones) y derivan de la conversión de estas operaciones en su equivalente en euros al tipo de cambio vigente en la fecha del balance, comparada con el valor en euros resultante de la conversión de estas operaciones al coste medio de la divisa respectiva en esa fecha (véase «Posiciones registradas fuera del balance» y «Oro y activos y pasivos en moneda extranjera» en el apartado 2.3 «Normativa contable»).

Nota 7.4 - Cuentas de periodificación del activo y gastos anticipados

A 31 de diciembre de 2020, esta partida ascendía a 3.390 millones de euros (2019: 2.572 millones). e incluía principalmente los intereses devengados por cupones de valores, incluidos los intereses devengados pagados en el momento de la adquisición, por valor de 2.757 millones de euros (en 2019: 2.431 millones) (véase la nota 2.2, «Depósitos en bancos, inversiones en valores, préstamos al exterior y otros activos exteriores; y activos en moneda extranjera frente a residentes en la zona del euro», la nota 5, «Valores emitidos en euros por residentes en la zona del euro» y la nota 7.2, «Otros activos financieros»).

Esta partida incluía también un importe de 514 millones de euros correspondiente a las tasas de supervisión que debían percibirse durante el período de la tasa de 2020. Este importe se cobrará en el segundo trimestre de 2021. A partir de 2020, las tasas se exigirán a posteriori sobre la base de los gastos efectivos[40]. Sin embargo, en 2020, por última vez, se ajustó el importe de las tasas de supervisión por un superávit del período anterior (véase la nota 26 «Ingresos gastos/netos por honorarios y comisiones»).

En esta partida también se incluyen: a) ingresos devengados de proyectos comunes del Eurosistema (véase la nota 28 «Otros ingresos»); b) diversos pagos anticipados; y c) ingresos por intereses devengados por otros activos y pasivos financieros.

Nota 7.5 - Diversos

A 31 de diciembre de 2020, esta partida ascendía a 1.970 millones de euros (en 2019: 2.221 millones) e incluía principalmente el devengo de la distribución provisional de los beneficios del BCE de 1.260 millones de euros (en 2019: 1.431 millones) (véase «Distribución provisional de beneficios» en el apartado sobre normativa contable y la nota 12.2, «Otros pasivos intra-Eurosistema (neto)»).

También incluía saldos con un valor de 692 millones de euros (en 2019: 757 millones) relativos a swaps y operaciones a plazo en divisas pendientes a 31 de diciembre de 2020 derivados de la conversión de estas operaciones en su equivalente en euros al coste medio de la divisa respectiva en la fecha del balance, comparada con el valor en euros al que las operaciones se registraron inicialmente (véase «Posiciones registradas fuera del balance» en el apartado 2.3 «Normativa contable»).

Nota 8 - Billetes en circulación

Esta partida recoge la participación del BCE (8 %) en el total de billetes en euros en circulación (véase «Billetes en circulación» en el apartado 2.3 «Normativa contable») y a 31 de diciembre de 2020, ascendía a 114.761 millones de euros (en 2019: 103.420 millones).

Nota 9 - Otros pasivos en euros con entidades de crédito de la zona del euro

Los bancos centrales del Eurosistema tienen la posibilidad de aceptar efectivo como garantía en sus operaciones de préstamo de valores del PSPP, sin necesidad de reinvertirlo. En el caso del BCE, estas operaciones son realizadas a través de una entidad especializada. Las mismas condiciones se aplican a las tenencias del sector público en el marco del PEPP.

A 31 de diciembre de 2020, el saldo vivo por dichas operaciones de préstamo de valores con garantías en efectivo realizadas con entidades de crédito de la zona del euro ascendía a 2.559 millones de euros (en 2019: 1.325 millones). El efectivo recibido en garantía fue transferido a cuentas de TARGET2. Dado que dicho efectivo no se había invertido al final del ejercicio, estas operaciones fueron registradas en el balance (véase «Operaciones temporales» en el apartado 2.3 «Normativa contable»)[41].

Nota 10 - Pasivos en euros con otros residentes en la zona del euro

10.1 - Administraciones Públicas

A 31 de diciembre de 2020, el valor de esta partida ascendía a 10.012 millones de euros (en 2019: 18.198 millones) e incluyó depósitos del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y del Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) (véase «Reclasificaciones» en la sección 2.3 «Políticas contables»).

Nota 10.2 - Otros pasivos

A 31 de diciembre de 2020, el valor de esta partida ascendía a 3.688 millones de euros (en 2019: 2.268 millones). Esta partida incluye depósitos o pagos de fondos aceptados por el BCE y realizados por, o por cuenta de, los participantes en EURO1 y en RT1[42] que se utilizan como fondo de garantía para la liquidación en EURO1 o para respaldar la liquidación en RT1.

Nota 11 - Pasivos en euros con no residentes en la zona del euro

A 31 de diciembre de 2020, el valor de esta partida ascendía a 11.567 millones de euros (en 2019: 7.245 millones). El mayor componente de esta partida era un importe de 4.685 millones de euros (en 2019: 3.271 millones). Esta rúbrica se compone de los saldos TARGET2 de los BCN no pertenecientes a la zona del euro frente al BCE (véase «Saldos intra-SEBC/intra-Eurosistema» en el apartado 2 «Normativa contable»). El aumento de estos saldos en 2020 corresponde al flujo neto de pagos de titulares de cuentas de los países de la zona del euro a titulares de cuentas de países no pertenecientes a la zona del euro que se liquidan a través de TARGET2.

Esta partida también incluye un importe de 3.457 millones de euros (en 2019: 3.350 millones) procedente del acuerdo de divisas recíproco de carácter permanente con el Banco de la Reserva Federal de Nueva York. En el marco de este acuerdo, la Reserva Federal suministra dólares estadounidenses al BCE mediante operaciones de swap a fin de ofrecer financiación en dólares estadounidenses a corto plazo a las entidades de crédito del Eurosistema. Simultáneamente, el BCE acuerda realizar operaciones de swap con BCN de la zona del euro, que utilizan los fondos obtenidos para efectuar operaciones de inyección de liquidez en dólares estadounidenses con entidades de contrapartida del Eurosistema en forma de operaciones temporales. Las operaciones de swap se traducen en saldos intra-Eurosistema entre el BCE y los BCN. Las operaciones swap realizadas con la Reserva Federal y los BCN de la zona del euro también se traducen en activos y pasivos a plazo que se recogen en cuentas fuera de balance (véase la nota 20 «Swaps de divisas y operaciones a plazo en divisas»).

El resto de esta partida lo compone un importe de 3.425 millones de euros (en 2019: 625 millones) procedente de operaciones de préstamo de valores realizadas con no residentes en la zona del euro en el marco del PSPP y de valores del sector público mantenidos en el marco del PEPP en las cuales se recibió efectivo en garantía que fue transferido a cuentas de TARGET2 (véase la nota 9, «Otros pasivos en euros con entidades de crédito de la zona del euro»).

Nota 12 - Activos intra-Eurosistema

Nota 12.1 - Pasivos equivalentes a la transferencia de reservas en moneda extranjera

Representan los pasivos frente a los BCN pertenecientes a la zona del euro que surgieron al inicio de su participación en el Eurosistema por la transferencia al BCE de activos exteriores de reserva. De acuerdo con el artículo 30.2 de los Estatutos del SEBC, las contribuciones de los BCN se fijan en proporción a su participación en el capital del BCE. A raíz: a) del aumento experimentado por la ponderación de los BCN de la zona del euro (que han transferido al BCE activos exteriores de reserva) en el capital suscrito del BCE como resultado de la salida del Bank of England del SEBC; y b) de una decisión del Consejo de Gobierno del BCE de reducir la proporción de las contribuciones de los BCN de la zona del euro, de forma que el importe total de los activos exteriores de reserva transferidos por los BCN de la zona del euro se mantenga en el nivel actual, el pasivo equivalente a esta transferencia se ajustó ligeramente. Ello se tradujo en un pequeño descenso de 0,2 millones de euros el 1 de febrero de 2020, que han sido reembolsados a los BCN de la zona del euro.

La remuneración de estas cuentas se calcula diariamente aplicando el tipo marginal más reciente de las operaciones principales de financiación del Eurosistema, ajustado para tener en cuenta el rendimiento nulo del componente de oro (véase la nota 23.3 «Remuneración de activos de BCN en relación con reservas exteriores transferidas»).

Nota 12.2 - Otros pasivos intra-Eurosistema (neto)

En 2020, esta partida se componía de los saldos en TARGET2 de los BCN de la zona del euro frente al BCE y el importe debido a los BCN de la zona del euro en relación con la distribución provisional de beneficios (véase «Saldos intra-SEBC/intra-Eurosistema» y «Distribución provisional de beneficios» en el apartado 2.3 «Normativa contable»).

El aumento del pasivo neto de TARGET2 se debió principalmente a las compras netas de valores en el marco del PEPP y del APP, que se liquidaron a través de las cuentas de TARGET2 (véase la nota 5, «Valores emitidos en euros por residentes en la zona del euro»). Además, el descenso de los depósitos aceptados por el BCE en su función de agente fiscal (véase la nota 10.1 «Administraciones públicas») y el pago de la distribución de beneficios del BCE para 2019 también contribuyeron al aumento del pasivo en 2020. Este aumento se vio parcialmente compensado por los ingresos por intereses obtenidos de valores mantenidos con fines de política monetaria y por el aumento del efectivo recibido como garantía frente a los préstamos de valores mantenidos en el marco del PSPP y valores del sector público del PEPP (véase la nota 9 «Otros pasivos frente a entidades de crédito de la zona del euro denominados en euros» y la nota 11 «Pasivos denominados en euros frente a no residentes en la zona del euro»).

La remuneración de las posiciones de TARGET2, con la excepción de los saldos derivados de las operaciones de swap en relación con operaciones de provisión de liquidez en dólares estadounidenses, se calcula diariamente aplicando el tipo de interés marginal más reciente de las operaciones principales de financiación del Eurosistema.

Nota 13 - Otros pasivos

Nota 13.1 - Diferencias por valoración de partidas fuera de balance

Esta partida se compone de las diferencias de valoración de los swaps de divisas y de las operaciones a plazo en divisas pendientes a 31 de diciembre de 2020 (véase la nota 20 «Swaps de divisas y operaciones a plazo en divisas»). Estas diferencias de valoración ascendieron a 636 millones de euros (en 2019: 709 millones) y derivan de la conversión de estas operaciones en su equivalente en euros al tipo de cambio vigente en la fecha del balance, comparada con el valor en euros resultante de la conversión de estas operaciones al coste medio de la divisa respectiva en esa fecha (véase «Posiciones registradas fuera del balance» y «Oro y activos y pasivos en moneda extranjera» en el apartado 2.3 «Normativa contable»).

Nota 13.2 - Cuentas de periodificación del pasivo e ingresos percibidos por adelantado

A 31 de diciembre de 2020 estos activos incluían los siguientes elementos:

Nota 13.3 - Diversos

A 31 de diciembre de 2020, esta partida ascendía a 2.419 millones de euros (2019: 2.188 millones) e incluía saldos por valor de 507 millones de euros (en 2019: 662 millones) derivados de los swaps de divisas y de las operaciones a plazo en divisas pendientes a 31 de diciembre de 2020 (véase la nota 20, «Swaps de divisas y operaciones a plazo en divisas»). Estos saldos derivan de la conversión de estas operaciones en su equivalente en euros al coste medio de la divisa respectiva en la fecha del balance, comparada con el valor en euros con el que las operaciones se registran inicialmente (véase «Posiciones registradas fuera del balance» en el apartado 2.3 «Normativa contable»).

La partida incluye también un pasivo por arrendamiento de 199 millones de euros (2019: 232 millones) (véase «Arrendamientos» en el apartado 2.3 «Normativa contable»).

Esta partida también incluye la obligación neta por prestación definida del BCE relativa a las prestaciones post-empleo y otras prestaciones a largo plazo para los miembros del personal[43], del Comité Ejecutivo y de los miembros del Consejo de Supervisión empleados por el BCE. Incluye asimismo las indemnizaciones por cese de contrato de los miembros del personal del BCE.

Prestaciones post-empleo, otras prestaciones a largo plazo e indemnizaciones por cese de contrato del BCE

Balance
Las cantidades que se reflejan en el balance en la rúbrica «Diversos» (pasivos) respecto a las prestaciones post­empleo, otras prestaciones a largo plazo e indemnizaciones por cese de contrato fueron las siguientes:

Nota: Nota: Los importes relativos tanto al Comité Ejecutivo como al Consejo de Supervisión se incluyen en la columna «CE y CS».

En 2020, el valor actual de la obligación frente al personal de 3.034 millones de euros (en 2019: 2.497 millones) incluyó beneficios no financiados por importe de 364 millones de euros (en 2019: 323 millones) relacionados con prestaciones post-empleo distintas de las pensiones, otras prestaciones a largo plazo, e indemnizaciones por cese de contrato. El valor actual de la obligación frente a los miembros del Comité Ejecutivo y los miembros del Consejo de Supervisión de 44 millones de euros (en 2019: 39 millones) incluye solo beneficios no financiados para prestaciones post-empleo y otras prestaciones a largo plazo.

Las nuevas valoraciones de la obligación neta por prestación definida relativas a las prestaciones post-empleo se registran en el balance en la partida del pasivo «Cuentas de revalorización». En 2020, las pérdidas por nuevas valoraciones incluidas en esta partida del pasivo ascendieron a 1.067 millones de euros (2019: 749 millones) (véase la nota 15 «Cuentas de revalorización»).

Variaciones de la obligación por prestaciones definidas, activos afectos al Plan y resultados de la revalorización
Las variaciones del valor actual de las obligaciones por prestaciones definidas fueron las siguientes:

Nota: Los importes relativos tanto al Comité Ejecutivo como al Consejo de Supervisión se incluyen en la columna «CE y CS».
1) Cifra neta que incluye contribuciones y transferencias obligatorias a/de los planes Las contribuciones obligatorias pagadas por el personal del BCE son el 7,4 %, mientras que las que abona el BCE son el 20,7 % del salario base.

Las pérdidas totales, por nueva valoración de 363 millones de euros resultantes de las obligaciones por prestación definida en 2020, se debieron principalmente al aumento de la tasa de incremento de las pensiones futuras desde el 1,0 % en 2019 hasta el 1,7 % en 2020. Además, el tipo de descuento utilizado para la valoración disminuyó aún más del 1,2 % en 2019 al 1,1 % en 2020.

En 2020, las variaciones del valor razonable de los activos afectos al Plan en relación con el sistema de prestación definida fueron las siguientes:

En 2020 las ganancias por nueva valoración de los activos afectos al Plan reflejan el hecho de que los rendimientos obtenidos de las participaciones del Plan fueron superiores a los ingresos por intereses estimados de los activos del Plan, que se basó en el supuesto sobre la tasa de descuento.

Las variaciones en 2020 en los resultados por nueva valoración fueron las siguientes:

Cuenta de pérdidas y ganancias
Las cantidades reflejadas en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio 2020 fueron las siguientes:

Nota: Los importes relativos tanto al Comité Ejecutivo como al Consejo de Supervisión se incluyen en la columna «CE y CS».

En 2020 el coste actual del servicio se incrementó hasta 142 millones de euros (en 2019: 92 millones), debido al descenso de la tasa de descuento desde el 2,3 % registrado en 2018 hasta el 1,2 % observado en 2019[44].

Supuestos principales
Para realizar las valoraciones a las que se hace referencia en esta nota, los actuarios independientes se han basado en supuestos que han sido aceptados por el Comité Ejecutivo a efectos contables e informativos. En el siguiente cuadro se señalan los supuestos principales utilizados para el cálculo de las obligaciones derivada de las prestaciones post-empleo y otras prestaciones a largo plazo:

1) Estos supuestos se han utilizado para calcular la obligación por prestación definida del BCE, que se financia con activos con una garantía de capital subyacente.
2) Asimismo, se tienen en cuenta posibles incrementos salariales futuros de hasta un 1,8 % anual, dependiendo de la edad de los participantes en el Plan.

3) De conformidad con las normas del plan de pensiones del BCE, las pensiones se incrementarán anualmente. Si los ajustes salariales generales de los empleados del BCE se situaran por debajo de la inflación de precios, los incrementos de las pensiones serían acordes a dichos ajustes. Si los ajustes salariales generales son superiores a la inflación de los precios, se aplicarán para determinar el incremento de las pensiones, siempre que la situación financiera de los planes de pensiones del BCE permitan dicho incremento.

Nota 14 - Provisiones

Esta partida recoge principalmente una provisión para riesgos financieros, que el Consejo de Gobierno utilizará en la medida en que lo considere necesario para compensar futuras pérdidas realizadas y no realizadas. El volumen de esta provisión y la necesidad de mantenerla se revisan anualmente, de acuerdo con la valoración del BCE de su exposición a estos riesgos y teniendo en cuenta una serie de factores. Su volumen, sumado a otros importes mantenidos en el fondo de reserva general, no excederá el importe del capital del BCE desembolsado por los BCN de la zona del euro.

Teniendo en cuenta los resultados de la evaluación de las exposiciones del BCE a riesgos financieros y el límite máximo permitido de la provisión del BCE para riesgos financieros, el Consejo de Gobierno decidió transferir, a 31 de diciembre de 2020, un importe de 48 millones de euros a esta provisión. Esta transferencia redujo los beneficios netos del BCE en 2020 a 1.643 millones de euros y aumentó el volumen de la provisión a 7.584 millones de euros, lo que corresponde al valor del capital del BCE desembolsado por los BCN de la zona del euro en esa fecha.

Esta partida también incluye provisiones administrativas por importe de 57 millones de euros (en 2019: 50 millones).

Nota 15 - Cuentas de revalorización

Esta partida recoge principalmente las cuentas de revalorización procedentes de ganancias no realizadas en activos y pasivos e instrumentos fuera de balance (véanse «Reconocimiento de ingresos», «Oro y activos y pasivos en moneda extranjera», «Valores» y «Posiciones registradas fuera del balance» en el apartado 2.3 «Normativa contable»). Asimismo, incluye nuevas valoraciones de la obligación neta por prestación definida del BCE relativas a las prestaciones post-empleo (véase «Prestaciones post-empleo, otras prestaciones a largo plazo e indemnizaciones por cese de contrato del BCE» en el apartado 2.3 «Normativa contable») y la nota 13.3 «Diversos»).

El descenso de las cuentas de revalorización se debe principalmente a la depreciación del dólar estadounidense y del yen frente al euro en 2020. Este descenso se vio compensado en parte por un aumento del tamaño de las cuentas de revalorización del oro debido al aumento del precio de mercado del oro en 2020.

Los tipos de cambio aplicados para la revalorización de final de año fueron:

Nota 16 - Capital y reservas

Nota 16.1 - Capital

Cambio de la clave de suscripción de capital del BCE
De conformidad con el artículo 29 de los Estatutos del SEBC, las participaciones de los BCN en la clave de capital del BCE se obtienen ponderando, con igual peso, los datos relativos a la participación de los respectivos Estados miembros en la población y en el producto interior bruto de la UE[45] . Estas ponderaciones se ajustan cada cinco años y cada vez que se produce un cambio en la composición de los BCN que contribuyen al capital del BCE, es decir, los BCN de los Estados miembros de la UE. Como consecuencia de la salida del Reino Unido de la Unión Europea el 31 de enero de 2020 y la consiguiente retirada del Bank of England del SEBC, las ponderaciones asignadas a los demás BCN en la clave de suscripción del capital del BCE se han ajustado con efectos a partir del 1 de febrero de 2020 como sigue:

Capital del BCE
El capital suscrito del BCE asciende a 10.825 millones de euros. El BCE ha mantenido su capital suscrito sin variación tras la retirada del Bank of England del SEBC. La participación del Bank of England en el capital suscrito del BCE, que era del 14,3 %, se redistribuyó entre los BCN de la zona del euro y el resto de BCN no pertenecientes a la zona del euro.

El capital desembolsado del BCE se mantuvo sin variación en la cifra de 7.659 millones de euros en 2020, dado que los demás BCN cubrirán el capital desembolsado anteriormente por el Bank of England, que ascendía a 58 millones de euros. En los dos próximos años, los BCN de la zona del euro desembolsarán, en dos pagos anuales, la parte correspondiente al aumento de su suscripción al capital del BCE tras la salida del Bank of England del SEBC. Ello incrementará el capital desembolsado del BCE desde 7.659 millones de euros en 2020 hasta 8.270 millones de euros en 2021 y 8.880 millones de euros en 2022.

2.5 Posiciones registradas fuera del balance

Nota 17 - Programas de préstamo de valores

Para la gestión de sus fondos propios, el BCE tiene un acuerdo relativo a un programa de préstamo de valores, por el que una entidad especializada realiza operaciones de préstamo de valores por cuenta del BCE.

Además, de conformidad con las decisiones del Consejo de Gobierno, el BCE permite utilizar para las operaciones de préstamo sus tenencias de valores adquiridos en el marco del primer, segundo y tercer CBPP, del PSPP, del PEPP, así como sus tenencias de valores adquiridos en el marco del SMP que son también admisibles para su adquisición en el marco del PSPP[46].

A menos que estas operaciones de préstamo de valores se lleven a cabo con garantías en efectivo no invertidas al final del ejercicio, se registran en cuentas fuera de balance[47]. Tales operaciones de préstamo de valores por valor de 17.214 millones de euros (en 2019: 10.076 millones de euros) seguían vivas a 31 de diciembre de 2020. De este importe, 12.615 millones de euros (en 2019: 5.502 millones) estaban relacionados con el préstamo de valores mantenidos con fines de política monetaria.

Nota 18 - Futuros sobre tipos de interés

A 31 de diciembre de 2020 estaban vivas las siguientes operaciones en divisas, presentadas a los tipos de mercado de fin de año:

Estas operaciones se realizaron en el marco de la gestión de las reservas exteriores del BCE.

Nota 19 - Swaps de tipos de interés

A 31 de diciembre de 2020 no había operaciones pendientes de swap de tipos de interés, mientras que a final de 2019 existían operaciones pendientes con un valor nocional de 703 millones de euros, valoradas a los tipos de mercado de fin del ejercicio. Estas operaciones se realizaron en el marco de la gestión de las reservas exteriores del BCE.

Nota 20 - Swaps de divisas y operaciones a plazo en divisas

Gestión de reservas exteriores
En 2020 se realizaron swaps de divisas y operaciones a plazo en divisas en el marco de la gestión de las reservas exteriores del BCE. Los activos y pasivos derivados de estas operaciones que seguían vivos a 31 de diciembre de 2020 se presentan a los tipos de mercado de fin de año:

Acuerdos recíprocos de provisión de liquidez
El BCE ha celebrado acuerdos de provisión de liquidez (líneas swap) con el Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón, el Banco de la Reserva Federal de Nueva York y el Banco Nacional de Suiza y el Banco Central de la República Popular de China. Estos acuerdos permiten proporcionar: a) liquidez en cualquiera de las monedas respectivas de los bancos centrales mencionados anteriormente a los bancos centrales de la zona del euro o b) liquidez en euros a las entidades financieras de las jurisdicciones de los bancos centrales mencionados. Además, también existen líneas swap con el Banco Nacional de Bulgaria, el Hrvatska narodna banka, el Danmarks Nationalbank y el Sveriges Riksbank para la provisión de liquidez en euros a las entidades financieras de sus jurisdicciones. Estos acuerdos tienen la finalidad de hacer frente a las posibles necesidades de liquidez para contrarrestar posibles disfunciones del mercado.

Activos y pasivos denominados en dólares estadounidenses con fecha de vencimiento en 2021 surgidos como consecuencia del suministro de liquidez en dólares estadounidenses a las entidades de contrapartida del Eurosistema (véase la nota 11, «Pasivos en euros con no residentes en la zona del euro»).

Nota 21 - Gestión de las operaciones de endeudamiento y de préstamo

En 2020, el BCE siguió siendo responsable de la gestión de las operaciones de endeudamiento y de préstamo realizadas por la UE en el contexto del mecanismo de ayuda financiera a medio plazo y el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, del acuerdo de préstamo suscrito con Grecia, así como de gestionar los pagos relacionados con dos préstamos concedidos por el FEEF.

Además, en 2020, en respuesta a la pandemia de COVID-19, la UE concedió préstamos a los Estados miembros en el marco de su nuevo instrumento de Apoyo Temporal para Mitigar los Riesgos de Desempleo en una Emergencia (Unemployment Risks in an Emergency, SURE). El BCE y los BCN de los Estados miembros prestatarios de la UE apoyaron a la Comisión Europea en la administración de estos préstamos.

En 2020, el BCE tramitó los pagos relacionados con todas las operaciones mencionadas.

Nota 22 - Pasivos contingentes y demandas judiciales pendientes

Varios depositantes, accionistas y bonistas de entidades de crédito chipriotas interpusieron demandas judiciales contra el BCE y otras instituciones de la UE. Los demandantes alegaron que habían sufrido pérdidas financieras como consecuencia de actuaciones que consideraban que habían dado lugar a la reestructuración de estas entidades de crédito en el contexto del programa de ayuda financiera de Chipre en 2013. En 2018 el Tribunal General de la UE desestimó por motivos de fondo dos de estas demandas, designadas como asuntos de prueba, y las demandantes y el Consejo presentaron recursos contra estas sentencias. Mediante sentencia de 16 de diciembre de 2020, el Tribunal de Justicia de la UE desestimó los recursos interpuestos por las demandantes en primera instancia contra estos dos asuntos de prueba y confirmó con ello las sentencias del Tribunal General (de 2018) por las que se desestimaban los recursos por daños y perjuicios dirigidos contra el BCE. Se espera que todos los demás asuntos similares, que habían sido suspendidos, se decidan de conformidad con el resultado final de los asuntos de prueba, por lo que deberían resolverse a favor del BCE. Esto sigue a los autos del Tribunal General dictados en 2014 en que doce demandas similares se declararon íntegramente inadmisibles y a los fallos emitidos contra los recursos presentados, en los que, en 2016, el Tribunal de Justicia confirmó la inadmisibilidad de las demandas o falló a favor del BCE. La participación del BCE en el proceso que culminó con la conclusión del programa de asistencia financiera se limitó a la prestación de asesoramiento técnico, de conformidad con el Tratado constitutivo del Mecanismo Europeo de Estabilidad, en colaboración con la Comisión Europea, y a la elaboración de un dictamen no vinculante sobre el proyecto de ley de resolución de Chipre. Por tanto, se considera que el BCE no incurrirá en pérdidas como consecuencia de estas demandas, teniendo también en cuenta la resolución del Tribunal de Justicia en los asuntos de prueba antes mencionados.

2.6 Notas a la cuenta de pérdidas y ganancias

Nota 23 - Ingresos netos por intereses

Nota 23.1 - Ingresos por intereses de activos exteriores de reserva

Este apartado recoge los ingresos por intereses, netos de gastos, procedentes de los activos exteriores de reserva netos del BCE, de la siguiente forma:

En 2020, el descenso general de los ingresos netos por intereses se debió principalmente al aumento de los ingresos netos por intereses recibidos en la cartera en dólares estadounidenses.

Nota 23.2 - Ingresos por intereses derivados de la asignación de billetes en euros dentro del Eurosistema

Este apartado recoge los ingresos por intereses devengados relativos a la participación del 8 % del BCE en el total de billetes emitidos en euros (véase «Billetes en circulación» en el apartado 2.3 «Normativa contable» y la nota 6.1 «Activos relacionados con la asignación de los billetes en euros dentro del Eurosistema»). En 2020, el valor de estos ingresos por intereses fue cero, lo que refleja el hecho de que el tipo aplicable a las operaciones principales de financiación se mantuvo en el 0 % durante todo el año.

Nota 23.3 - Remuneración de activos de BCN en relación con reservas exteriores transferidas

La remuneración abonada a los BCN de la zona del euro por sus activos de contrapartida de las reservas en moneda extranjera transferidas al BCE (véase la nota 12.1 «Pasivos equivalentes a la transferencia de reservas en moneda extranjera») figura en este apartado. En 2020, esta remuneración fue cero, lo que refleja el hecho de que el tipo aplicable a las operaciones principales de financiación se mantuvo en el 0 % durante todo el año.

Nota 23.4 - Otros ingresos por intereses y otros gastos por intereses

Otros ingresos por intereses y otros gastos por intereses en 2020 fueron los siguientes:

1) Los ingresos netos por intereses correspondientes a las tenencias de bonos griegos del BCE en el programa SMP ascendieron a 50 millones de euros (en 2019: 94 millones).

Nota 24 - Ganancias/pérdidas realizadas procedentes de operaciones financieras

Las ganancias netas realizadas procedentes de operaciones financieras en 2020 fueron las siguientes:

Las ganancias netas realizadas por precio incluyeron las ganancias y pérdidas realizadas en valores, futuros sobre tipos de interés y swaps de tipos de interés. En 2020, el aumento de las ganancias netas realizadas por precio se debió principalmente al incremento de las ganancias realizadas por precio en la cartera en dólares estadounidenses, como resultado del descenso de los rendimientos de los valores en dólares estadounidenses frente a 2019.

Nota 25 - Minusvalías en activos y posiciones financieras

En 2020, las minusvalías no realizadas en activos y posiciones financieras fueron las siguientes:

El aumento de las minusvalías en comparación con 2019 se debió a las pérdidas no realizadas por tipo de cambio procedentes de las tenencias en renminbi. El coste medio de adquisición de esta tenencia se desembolsó a su tipo de cambio de final de 2020 como consecuencia de la depreciación de esta moneda frente al euro a un nivel inferior a su coste medio.

Nota 26 - Ingresos/gastos netos por honorarios y comisiones

En 2020, los ingresos de este apartado recogen principalmente las tasas de supervisión. Los gastos se debieron principalmente a los honorarios de custodia.

Ingresos y gastos relacionados con las funciones de supervisión
El BCE cobra una tasa anual a las entidades supervisadas destinada a sufragar los gastos en que incurra en el ejercicio de sus tareas de supervisión. Tras la aplicación de la facturación a posteriori de este año con arreglo al marco revisado de tasas[48], las tasas se basan en los gastos anuales efectivos de las funciones de supervisión efectuados en el respectivo período de la tasa ajustados por los importes reembolsados a las entidades individuales o recibidos de estas por tasas de períodos anteriores y otros ajustes, incluidos los intereses percibidos por retrasos en los pagos[49]. En 2020, por última vez, el importe recaudado se verá afectado por el excedente arrastrado del período de tasas anterior. Las tasas individuales de supervisión se facturan en el segundo trimestre siguiente al cierre del ejercicio respectivo.

Sobre la base del gasto realizado por el BCE en el ejercicio de sus actividades de supervisión bancaria, los ingresos por tasas de supervisión en 2020 fueron de 535 millones de euros. Sin embargo, las tasas anuales de supervisión que se cobrarán a las entidades supervisadas para 2020 ascienden a 514 millones de euros (véase la nota 7.4 «Cuentas de periodificación del pasivo e ingresos percibidos por adelantado»)[50] tras los ajustes realizados por: a) el superávit de 22 millones de euros correspondiente al período de la tasa de 2019, y b) un importe de 1 millón de euros correspondiente a los importes netos reembolsados a las distintas entidades relativos a períodos de la tasa anteriores y otros ajustes, incluidos los intereses de demora recibidos.

El BCE también puede imponer sanciones administrativas a las entidades supervisadas que no cumplan las obligaciones establecidas en la regulación bancaria de la UE sobre requisitos prudenciales (incluidas las decisiones de supervisión del BCE). Los ingresos correspondientes no se consideran en el cálculo de las tasas anuales de supervisión, sino que se registran como un ingreso en la cuenta de pérdidas y ganancias del BCE y se distribuye a los BCN de la zona del euro como parte del régimen de distribución de beneficios. En 2020 no se obtuvieron ingresos de las sanciones impuestas a las entidades supervisadas.

En consecuencia, los ingresos del BCE relacionados con las funciones de supervisión en 2020 fueron los siguientes:

Los gastos relacionados con la supervisión bancaria se derivan de la supervisión directa de las entidades de crédito significativas, la vigilancia de la supervisión de las entidades de crédito menos significativas y el desempeño de funciones horizontales y servicios especializados. Comprenden los costes directos de las Direcciones Generales de Supervisión Bancaria del BCE y los relacionados con las funciones de apoyo necesarios para el cumplimiento de las funciones de supervisión del BCE, entre las que se encuentran oficinas y servicios, gestión de recursos humanos, servicios administrativos, presupuesto y control, contabilidad, servicios jurídicos, servicios de comunicación y traducción, auditoría interna, estadística y servicios de tecnologías de la información (TI).

El total de los gastos realizados en 2020 relacionados con las funciones de supervisión del BCE, que se recuperan a través de las tasas anuales de supervisión, ascendieron a 535 millones de euros (en 2019: 537 millones). El ligero descenso general se debió a la disminución de los gastos en relación con: a) el apoyo de consultores externos, que se debió principalmente a la finalización de la revisión específica de los modelos internos (Targeted Review of Internal Models, TRIM) y b) los viajes de trabajo, debido a la considerable racionalización de las actividades de supervisión in situ en razón de la pandemia de COVID-19. Este descenso se vio compensado en gran medida por el aumento de los costes de personal tras el crecimiento del número medio de empleados que trabajaban para la Supervisión Bancaria del BCE.

Nota 27 - Dividendos y otros ingresos de acciones y participaciones

Los dividendos recibidos por las acciones que el BCE tiene del Banco de Pagos Internacionales (véase la nota 7.2 «Otros activos financieros») figuran en este apartado. No se recibieron dividendos en 2020 (en 2019: 1 millón de euros) dado que la Asamblea General Anual del BPI aprobó la propuesta del Consejo de Administración de retener todos los beneficios del BPI para el período 2019/2020[51].

Nota 28 - Otros ingresos

Los otros ingresos obtenidos durante 2020 proceden principalmente de las aportaciones devengadas por los BCN de la zona del euro en relación con los costes incurridos por el BCE en proyectos conjuntos del Eurosistema.

Nota 29 - Gastos de personal

En 2020, los gastos de personal fueron los siguientes:

1) La estructura de salarios y de complementos salariales se ha diseñado básicamente tomando como referencia el esquema retributivo de las instituciones de la UE, y es comparable con este último.

El número medio de empleados, expresado en términos de equivalentes a jornada completa (EJC)[52], era de 3.923 (en 2019: 3.770), de los que 356 ocupaban cargos directivos (en 2019: 349).

Los costes de personal se incrementaron en 2020 debido principalmente al aumento del número medio de empleados del BCE y del gasto relacionado, en particular, con otras prestaciones post-empleo, como resultado del uso de una tasa de descuento inferior para la valoración actuarial a final de 2020 (véase la nota 13.3 «Diversos»).

Remuneración de los miembros del Comité Ejecutivo y del Consejo de Supervisión
Los miembros del Comité Ejecutivo y los miembros del Consejo de Supervisión empleados por el BCE reciben un salario básico y un complemento por residencia. La Presidenta dispone de una residencia oficial propiedad del BCE en lugar de la prestación por residencia. Los miembros del Comité Ejecutivo y el presidente del Consejo de Supervisión también reciben un complemento por representación. De acuerdo con lo dispuesto en las Condiciones de Contratación del Personal del Banco Central Europeo, los miembros del Comité Ejecutivo y del Consejo de Supervisión tienen derecho a complementos salariales por residencia, hijos y educación, en función de sus circunstancias individuales. Los salarios están sujetos a tributación en la UE y a deducciones por aportaciones al plan de pensiones y a los seguros médico, de cuidados a largo plazo y de accidentes. Los complementos salariales no están sujetos a tributación y no computan a efecto de pensiones.

En 2020, los salarios básicos abonados a los miembros del Comité Ejecutivo y a los miembros del Consejo de Supervisión empleados por el BCE (es decir, excluidos los representantes de los supervisores nacionales) fueron[53]:

1) Frank Elderson asumió el cargo de Miembro del Comité Ejecutivo el 15 de diciembre de 2020; su remuneración correspondiente al resto de diciembre se incluirá en los gastos para 2021.
2) Se excluye del total el salario Sabine Lautenschläger, vicepresidenta del Consejo de Supervisión hasta febrero de 2019 y de Yves Mersch, vicepresidente desde octubre de 2019 hasta el 14 de diciembre de 2020, que figura con los de los demás miembros del Comité Ejecutivo.

Los complementos salariales abonados a los miembros del Comité Ejecutivo y del Consejo de Supervisión y las aportaciones del BCE a los seguros médico, de cuidados de larga duración y de accidentes ascendieron a un total de 1.1201.810 euros (en 2019: 1.182.767 euros).

Pueden realizarse pagos transitorios a antiguos miembros del Comité Ejecutivo y del Consejo de Supervisión tras el cese en sus cargos durante un período limitado. En 2020, estos pagos, las prestaciones familiares asociadas y las aportaciones del BCE a los seguros médico, de cuidados de larga duración y de accidentes de los antiguos miembros del Comité Ejecutivo y del Consejo de Supervisión ascendieron a 1.555.042 euros (en 2019: 864.287 euros). El aumento de estos pagos se debe principalmente a que el número de miembros del Comité Ejecutivo y del Consejo de Supervisión que han cesado en sus cargos en el BCE en 2019 y 2020.

Las pensiones, incluidas las prestaciones post-empleo y las aportaciones a los seguros médico, de cuidados a largo plazo y de accidentes abonadas a antiguos miembros del Comité Ejecutivo o a sus beneficiarios ascendieron a 928.149 euros (en 2019: 1.848.157 euros)[54].

Nota 30 - Gastos de administración

En 2020, los gastos de administración fueron los siguientes:

La disminución general de los gastos administrativos en 2020 se debió principalmente al descenso de los gastos de apoyo de consultores externos («Servicios externos») y viajes de trabajo («Otros gastos»), principalmente relacionados con funciones de supervisión (véase la nota 26 «Ingresos gastos/netos por honorarios y comisiones»). Este descenso se vio compensado en parte por el aumento de los gastos relacionados con TI debido a la considerable demanda de servicios de tecnología de la información relacionados con el trabajo a distancia en 2020, a raíz de la pandemia de COVID-19.

Nota 31 - Gastos de producción de billetes

Estos gastos se deben principalmente a los costes de transporte internacional de billetes en euros entre las fábricas de billetes y los BCN, para el suministro de los nuevos billetes, y entre BCN, para la compensación de situaciones de escasez de billetes con excedentes de reservas. Estos costes corren a cargo del BCE de forma centralizada.

3 Informe de auditoría independiente

A la Presidenta y al Consejo de Gobierno
del Banco Central Europeo

Fráncfort del Meno

Informe sobre la auditoría de los estados financieros del BCE 2020

Opinión

Hemos auditado los estados financieros del Banco Central Europeo (BCE) correspondientes al ejercicio que terminó el 31 de diciembre de 2020 —incluidas las cuentas anuales del BCE—, que comprenden el balance, la cuenta de pérdidas y ganancias, y un resumen de la normativa contable relevante y otras notas explicativas.

A nuestro parecer, los estados financieros ofrecen una imagen fiel de la situación financiera del BCE a 31 de diciembre de 2020 y del resultado de sus operaciones durante el período finalizado en esa fecha, con arreglo a los principios establecidos por el Consejo de Gobierno, recogidos en la Decisión (UE) 2016/2247 del BCE, de 3 de noviembre de 2016, sobre las cuentas anuales del BCE (BCE/2016/35), en su versión modificada, basada en la Orientación (UE) 2016/2249 del BCE, de 3 de noviembre de 2016, sobre el régimen jurídico de la contabilidad y la información financiera en el Sistema Europeo de Bancos Centrales (BCE/2016/34), en su versión modificada.

Fundamento de nuestra opinión

Hemos llevado a cabo nuestra auditoría de acuerdo con las normas internacionales de auditoría. Nuestro papel en virtud de dichas normas se describe detalladamente en el apartado «Responsabilidades del auditor en relación con la auditoría de los estados financieros» que figura más abajo. Somos independientes del BCE conforme a las normas éticas alemanas relevantes para nuestra auditoría de los estados financieros, las cuales están en consonancia con el Código de Ética para Profesionales de la Contabilidad publicado por el Consejo de Normas Internacionales de Ética para Contadores, y cumplimos las demás responsabilidades éticas de acuerdo con dichas normas. Consideramos que la evidencia de auditoría que hemos obtenido proporciona una base suficiente y adecuada para nuestra opinión.

Información adicional

El Comité Ejecutivo del BCE (el «Comité Ejecutivo») es responsable de la información adicional incluida en las cuentas anuales del BCE. La información adicional comprende toda la información incluida en las cuentas anuales del BCE excepto los estados financieros del BCE y nuestro informe de auditoría.

Nuestra opinión sobre los estados financieros no se refiere a la información adicional y no expresamos conclusiones de ningún tipo al respecto.

En lo que se refiere a nuestra auditoría de los estados financieros, nos corresponde la lectura de la información adicional y, sobre esta base, considerar si es materialmente inconsistente con los estados financieros o con el conocimiento obtenido de la auditoría, o parece ser materialmente errónea de cualquier otra forma.

Responsabilidades del Comité Ejecutivo y de los responsables de la gobernanza en relación con los estados financieros

El Comité Ejecutivo es responsable de la preparación y presentación fiel de los estados financieros con arreglo a los principios establecidos por el Consejo de Gobierno y recogidos en la Decisión (UE) 2016/2247 del BCE, de 3 de noviembre de 2016, sobre las cuentas anuales del BCE (BCE/2016/35), en su versión modificada, basada en la Orientación (UE) 2016/2249 del BCE, de 3 de noviembre de 2016, sobre el régimen jurídico de la contabilidad y la información financiera en el Sistema Europeo de Bancos Centrales (BCE/2016/34), en su versión modificada, y de adoptar las medidas de control interno que estime necesarias para posibilitar la preparación de estados financieros libres de incorrecciones materiales debidas a fraude o error.

En la elaboración de los estados financieros, el Comité Ejecutivo es responsable de evaluar la capacidad del BCE para continuar como empresa en funcionamiento, divulgando, cuando resulte relevante, cuestiones relacionadas con la empresa en funcionamiento y utilizando el principio de empresa en funcionamiento para su contabilidad.

Corresponde a los responsables de la gobernanza supervisar el proceso de información financiera del BCE.

Responsabilidades del auditor en relación con la auditoría de los estados financieros

Nuestros objetivos son obtener un grado razonable de certeza sobre la inexistencia de incorrecciones materiales en los estados financieros, debidas a fraude o error, y emitir un informe de auditoría que incluya nuestra opinión. Un grado razonable de certeza implica un nivel de seguridad elevado, pero no garantiza que una auditoría llevada a cabo conforme a las normas internacionales de auditoría detecte siempre una incorrección material cuando esta exista. Una incorrección puede deberse a un fraude o error y se considera material si pudiera razonablemente esperarse que, individual o agregadamente, influya en las decisiones económicas de sus usuarios sobre la base de los estados financieros.

De conformidad con las normas internacionales de auditoría, aplicamos nuestro juicio profesional y actuamos con escepticismo profesional durante la planificación y la realización de la auditoría. Asimismo:

  • Identificamos y evaluamos riesgos de incorrección material en los estados financieros, sean debidos a fraude o error, diseñamos y aplicamos procedimientos de auditoría en respuesta a tales riesgos, y obtenemos evidencia de auditoría suficiente y adecuada para sustentar nuestra opinión. El riesgo de no detectar una incorrección material es mayor cuando esta se deriva de un fraude que cuando se deriva de un error, ya que el fraude puede implicar colusión, falsedad, omisión intencionada, tergiversación o elusión de controles internos.
  • Estudiamos los controles internos relevantes para la auditoría a fin de determinar procedimientos de auditoría adecuados a las circunstancias, y no con la finalidad de expresar una opinión sobre la eficacia del control interno del BCE.
  • Evaluamos la idoneidad de las normas contables aplicadas y la aceptabilidad de las estimaciones contables, así como la correspondiente presentación de información por la dirección.
  • Emitimos conclusiones sobre la adecuación del uso del principio contable de empresa en funcionamiento por la dirección y, a partir de la evidencia de auditoría obtenida, sobre si existe incertidumbre material en relación con circunstancias o condiciones que puedan poner significativamente en duda la capacidad del BCE para continuar como empresa en funcionamiento. Si concluimos que existe incertidumbre material, debemos llamar la atención en nuestro informe de auditoría sobre la información relevante de los estados financieros y, si dicha información no es adecuada, modificar nuestra opinión. Nuestras conclusiones se basan en la evidencia de auditoría obtenida hasta la fecha de nuestro informe.
  • Evaluamos la presentación general, estructura y contenido de los estados financieros, incluida la información pertinente, y si los estados financieros expresan un imagen fiel de las operaciones y actuaciones a que se refieren.

Mantenemos comunicaciones con los responsables de la gobernanza en relación con, entre otras cosas, el alcance y el momento de realización de la auditoría previstos y los hallazgos de auditoría significativos, incluida cualquier deficiencia significativa en el control interno que identifiquemos durante nuestra auditoría.

Fráncfort del Meno, 10 de febrero de 2021

Baker Tilly GmbH & Co. KG
Wirtschaftsprüfungsgesellschaft

(Düsseldorf)

4 Nota sobre la distribución de beneficios/asignación de pérdidas

Esta nota no forma parte de los estados financieros del BCE de 2020.

De conformidad con el artículo 33 de los Estatutos del SEBC, los beneficios netos del BCE se transferirán en el siguiente orden:

  1. un importe que será determinado por el Consejo de Gobierno, y que no podrá exceder del 20 % de los beneficios netos, se transferirá al fondo de reserva general, con un límite equivalente al 100 % del capital; y
  2. los beneficios netos restantes se distribuirán entre los accionistas del BCE proporcionalmente a sus acciones desembolsadas[55].

Cuando el BCE sufra pérdidas, el déficit podrá compensarse mediante el fondo de reserva general del BCE y, si fuese necesario y previa decisión del Consejo de Gobierno, mediante los ingresos monetarios del ejercicio económico correspondiente, en proporción a y hasta los importes asignados a los BCN con arreglo a lo establecido en el artículo 32.5 de los Estatutos del SEBC[56].

Los beneficios netos del BCE en 2020 ascendieron a 1.643 millones de euros. De acuerdo con la decisión del Consejo de Gobierno, se realizó una distribución provisional de beneficios el 29 de enero de 2021, por importe de 1.260 millones de euros, a los BCN de la zona del euro. El Consejo de Gobierno decidió también distribuir los beneficios restantes de 383 millones de euros a los BCN de la zona del euro.

© Banco Central Europeo 2021

Dirección postal 60640 Frankfurt am Main, Alemania
Teléfono +49 69 1344 0

Sitio web www.ecb.europa.eu

Todos los derechos reservados. Se permite la reproducción para fines docentes o sin ánimo de lucro, siempre que se cite la fuente.

En el glosario del BCE (disponible solo en inglés) puede consultarse la terminología específica utilizada.

HTML ISBN , ISSN , doi:,

  1. Debido al redondeo, la suma de las cifras presentadas en este documento puede no coincidir con los totales correspondientes y los porcentajes pueden no reflejar exactamente las cifras absolutas.
  2. Los estados financieros comprenden el balance, la cuenta de pérdidas y ganancias y las notas explicativas. Las cuentas anuales incluyen los estados financieros, el informe de gestión, el informe del auditor externo y la nota sobre la distribución de beneficios/asignación de pérdidas. Puede consultarse información más detallada sobre el proceso de preparación y aprobación de los estados financieros en el sitio web del BCE.
  3. Versión consolidada del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (DO C 202 de 7.6.2016, p.1), en su versión modificada. El texto consolidado no oficial con la lista de enmiendas puede consultarse aquí.
  4. Protocolo (nº 4) sobre los Estatutos del Sistema Europeo de Bancos Centrales y del Banco Central Europeo (DO C 202 de 7.6.2016, p. 230).
  5. El APP incluye el tercer programa de adquisiciones de bonos garantizados (CBPP3), el programa de compras de bonos de titulización de activos (ABSPP), el programa de compras de valores públicos (PSPP) y el programa de compras de bonos corporativos (CSPP). El BCE no adquiere valores en el marco del CSPP. Puede consultarse información más detallada sobre el APP en el sitio web del BCE.
  6. Puede consultarse información más detallada sobre el PEPP en el sitio web del BCE.
  7. Véase la nota de prensa de 12 de marzo de 2020 sobre las decisiones del Consejo de Gobierno.
  8. Véase la nota de prensa de 18 de marzo de 2020 sobre las decisiones del Consejo de Gobierno.
  9. Véase la nota de prensa de 4 de junio de 2020 sobre las decisiones del Consejo de Gobierno.
  10. Véase la nota de prensa de 10 de diciembre de 2020 sobre las decisiones del Consejo de Gobierno.
  11. Puede consultarse más información sobre las restricciones a los vencimientos aplicadas al APP y al PEPP en el sitio web del BCE.
  12. Estas tenencias comprenden los activos incluidos en las partidas del balance «Activos en moneda extranjera frente a no residentes en la zona del euro — Depósitos en bancos, inversiones en valores, préstamos al exterior y otros activos exteriores» y «Activos en moneda extranjera frente a residentes en la zona del euro».
  13. Los gastos realizados por el BCE en el ejercicio de sus tareas de supervisión se recuperan a través de las tasas anuales cobradas a las entidades supervisadas. Puede consultarse información más detallada en el sitio web del BCE.
  14. La partida «Cuentas de revalorización» del balance también incluye nuevas mediciones en relación con las prestaciones post-empleo.
  15. Véase la nota de prensa de 30 de enero de 2020 sobre el capital suscrito del BCE tras la salida del Bank of England del SEBC.
  16. La amortización nace del principio contable según el cual los valores deben revalorizarse al alza o a la baja al acercarse su vencimiento, dependiendo de si compraron con descuento (a precio inferior a su valor nominal) o con prima (a precio superior a su valor nominal). Los valores del APP fueron adquiridos, en promedio, con prima y, en consecuencia, si los demás factores se mantienen sin cambios, su valor contable se reduce con el tiempo.
  17. Los ingresos por tasas de supervisión se incluyen en otros ingresos y gastos (véase gráfico 13).
  18. El ES mide la pérdida media ponderada por la probabilidad en el peor (1-p) % de los escenarios, donde p denota el nivel de confianza.
  19. Puede consultarse información más detallada sobre el enfoque de modelización de riesgos en el documento titulado The financial risk management of the Eurosystem’s monetary policy operations, BCE, julio de 2015.
  20. El riesgo operacional se define como el riesgo de un impacto negativo en la situación financiera, la actividad o la reputación debido a personas, al fallo o aplicación inadecuada de procesos operativos o de gobierno interno, al fallo de sistemas de los que dependan procesos, o a acontecimientos externos (como catástrofes naturales o ataques externos).
  21. Puede consultarse más información sobre la estructura de gobierno del BCE en el sitio web del BCE.
  22. La gestión del riesgo de conducta atrae cada vez más atención en los sectores empresarial y público y complementa la gestión del riesgo financiero y operacional. El riesgo de conducta en el BCE puede definirse como el riesgo de sufrir daños reputacionales o de otro tipo causados por altos cargos o empleados que no actúen de conformidad con las normas éticas y de integridad del BCE o con las normas de buena gobernanza y buena administración.
  23. La normativa detallada que regula la contabilidad del BCE se encuentra recogida en la Decisión (UE) 2016/2247 del BCE de 3 de noviembre de 2016, sobre las cuentas anuales del BCE (BCE/2016/35), (DO L 347 de 20.12.2016, p. 1) , según texto modificado. El texto consolidado no oficial con la lista de enmiendas puede consultarse aquí.
    Con el fin de asegurar un tratamiento armonizado de los procedimientos contables y de información financiera relativos a las operaciones del Eurosistema, la decisión se basa en la Orientación (UE) 2016/2249 del BCE, de 3 de noviembre de 2016, sobre el régimen jurídico de la contabilidad y la información financiera en el Sistema Europeo de Bancos Centrales (BCE/2016/34) (DO L 347 de 20.12.2016, p. 37), según texto modificado. El texto consolidado no oficial con la lista de enmiendas puede consultarse aquí.
    Esta normativa es sometida a revisión y actualización periódica cuando se estima pertinente, y es coherente con lo dispuesto en el artículo 26.4 de los Estatutos del SEBC, que requiere un tratamiento armonizado de los procedimientos contables y de información financiera relativos a las operaciones del Eurosistema.
  24. A las cuentas de periodificación y a las provisiones administrativas se aplica un límite mínimo de 100.000 euros.
  25. A 31 de diciembre de 2020, los BCN no pertenecientes a la zona del euro que participaban en TARGET2 eran los siguientes: Българска народна банка (Banco Nacional de Bulgaria), Danmarks Nationalbank, Hrvatska narodna banka, Narodowy Bank Polski y Banca Naţională a României.
  26. Cada empleado puede hacer uso de los fondos acumulados mediante las aportaciones voluntarias para adquirir una pensión suplementaria, que se incluiría en las obligaciones por prestación definida a partir de ese momento.
  27. Decisión del BCE, de 13 de diciembre de 2010, sobre la emisión de billetes de banco denominados en euros (BCE/2010/29) (2011/67/UE), (DO L 35 de 9.2.2011, p. 26), según texto modificado. El texto consolidado no oficial con la lista de enmiendas puede consultarse aquí.
  28. «Clave de asignación de billetes» son los porcentajes que resultan de tener en cuenta la participación del BCE en la emisión total de billetes en euros y aplicar la clave del capital suscrito a la participación de los BCN en esa emisión total.
  29. Decisión (UE) 2016/2248 del BCE, de 3 de noviembre de 2016, sobre la asignación de los ingresos monetarios de los bancos centrales nacionales de los Estados miembros cuya moneda es el euro (BCE/2016/36) (DO L 347 de 20.12.2016, p. 26), según texto modificado. El texto consolidado no oficial con la lista de enmiendas puede consultarse aquí.
  30. Decisión (UE) 2015/298, del BCE, de 15 de diciembre de 2014, sobre la distribución provisional de los ingresos del Banco Central Europeo (BCE/2014/57) DO L 53, 25.2.2015, p. 24, según texto modificado. El texto consolidado no oficial con la lista de enmiendas puede consultarse aquí.
  31. Véase Eurostat Manual on Government Deficit and Debt.
  32. Esto corresponde a 504,8 toneladas.
  33. Estas tenencias incluyen activos netos, denominados en la respectiva moneda extranjera, sujetos a revalorización por tipo de cambio, que figuran en las partidas «Activos en moneda extranjera frente a no residentes en la zona del euro», «Activos en moneda extranjera frente a residentes en la zona del euro», «Cuentas de periodificación del activo y gastos anticipados» y «Cuentas de periodificación del pasivo e ingresos percibidos por adelantado», y tienen en cuenta las operaciones a plazo en divisas y los swaps de divisas registrados en partidas fuera de balance. No se incluyen los efectos de las revalorizaciones de los precios de los instrumentos financieros denominados en moneda extranjera.
  34. Pueden encontrar más detalles sobre las operaciones de liquidez en euros del Eurosistema con activos de garantía admisibles en el sitio web del BCE.
  35. Puede consultarse información más detallada sobre el APP en el sitio web del BCE.
  36. Puede consultarse información más detallada sobre el PEPP en el sitio web del BCE.
  37. Puede consultarse información más detallada sobre las categorías de activos admisibles en el marco del PEPP en la Decisión (UE) 2020/440 del BCE, de 24 de marzo de 2020 sobre un programa temporal de compras de emergencia en caso de pandemia (BCE/2020/17) (OJ L 91, 25.03.2020, p. 1)., según texto modificado. El texto consolidado no oficial con la lista de enmiendas puede consultarse aquí.
  38. Los valores de mercado son indicativos y se basan en cotizaciones de mercado. Cuando no se dispone de dichas cotizaciones, los precios de mercado se estiman utilizando modelos internos del Eurosistema.
  39. Desde el 16 de marzo de 2016, el tipo de interés de las operaciones principales de financiación del Eurosistema es del 0,00 %.
  40. Puede consultarse información más detallada en el sitio web del BCE.
  41. Las operaciones de préstamo de valores que no dan lugar a garantías en efectivo no invertidas al final del ejercicio se registran en cuentas fuera de balance (véase la nota 17 «Programas de préstamo de valores»).
  42. EURO1 y RT1 son sistemas de pago operados por ABE CLEARING S.A.S a capital variable (EBA Clearing).
  43. Las contribuciones obligatorias del BCE y de los miembros del personal reflejan solo el pilar de prestación definida del plan. Las contribuciones voluntarias realizadas por los miembros del personal en un sistema de aportación definida en 2020 ascendieron a 186 millones de euros (en 2019: 171 millones). Estas contribuciones se invierten en los activos del Plan y generan una obligación correspondiente de igual valor.
  44. El coste actual del servicio se estima empleando la tasa de descuento aplicada el año anterior.
  45. Los datos estadísticos utilizados para este ajuste fueron notificados al BCE por la Comisión Europea de conformidad con las normas establecidas en la Decisión del Consejo. de 15 de julio de 2003, sobre los datos estadísticos que deben utilizarse para el ajuste de la clave para la suscripción de capital del BCE (2003/517/CE) (DO L 181 de 19.7.2003, p. 43).
  46. El BCE no adquiere valores en el marco del CSPP, por lo que no posee tenencias asociadas con este programa disponibles para operaciones de préstamo.
  47. Si al final del ejercicio las garantías en efectivo no se hubieran invertido, estas operaciones se registran en cuentas fuera de balance (véase la nota 9 «Otros pasivos en euros con entidades de crédito de la zona del euro», y la nota 11 «Pasivos en euros con no residentes en la zona del euro»).
  48. Para el período de la tasa de 2020, las tasas de supervisión del BCE se calcularán tras el cierre del período de la tasa de acuerdo con lo dispuesto en el Reglamento (UE) n.º 2019/2155 del BCE, de 5 de diciembre de 2019, por el que se modifica el Reglamento (UE) n.º 1163/2014 del BCE, de 22 de octubre de 2014, sobre las tasas de supervisión (BCE/2019/37) (DO L 327 de 17.12.2019, p. 70).
  49. Véase el artículo 5, apartado 3, del Reglamento (UE) n.º 1163/2014 del BCE, de 22 de octubre de 2014, sobre las tasas de supervisión (BCE/2014/41) (DO L 311 de 31.10.2014, p. 23), según texto modificado. El texto consolidado no oficial con la lista de enmiendas puede consultarse aquí.
  50. Antes de final de abril de 2021, el Consejo de Gobierno adoptará la decisión del BCE sobre el importe total de las tasas anuales de supervisión para 2020.
  51. Véase Annual Report 2019/20, BPI.
  52. Equivalente a jornada completa (EJC) es una unidad obtenida comparando el número de horas trabajadas por un empleado con el número de horas de un empleado a jornada completa. Esta cifra incluye los empleados con contratos indefinidos o temporales y los participantes en el programa de postgrado del BCE en proporción .a las horas trabajadas. También se incluye a los empleados en baja por maternidad o por enfermedad de larga duración. No se incluyen los empleados con permisos no retribuidos.
  53. Los importes se presentan en cifras brutas, es decir, antes de deducciones fiscales de la UE.
  54. Para el importe neto registrado en la cuenta de pérdidas y ganancias en relación con los acuerdos de pensiones para los miembros activos del Comité Ejecutivo y los miembros del Consejo de Supervisión empleados por el BCE, véase la nota 13.3 «Diversos».
  55. Los BCN que no forman parte de la zona del euro no tienen derecho a participar en los beneficios del BCE, ni tampoco son responsables de cubrir sus pérdidas.
  56. El artículo 32.5 de los Estatutos del SEBC establece que la suma de los ingresos monetarios de los BCN se asignará a estos últimos proporcionalmente a sus acciones desembolsadas del BCE.