Transparencia

Definición

La transparencia consiste en que el banco central facilita al público y a los mercados toda la información relevante sobre su estrategia, evaluación y decisiones de política monetaria, así como sobre sus procedimientos de una forma abierta, clara y oportuna.

Hoy en día, la mayoría de bancos centrales, incluido el BCE, consideran la transparencia como un elemento crucial. Esto es especialmente cierto en lo que se refiere a su marco de política monetaria. El BCE concede una alta prioridad a la comunicación efectiva con el público.

La transparencia de la política monetaria del BCE

La transparencia contribuye a una mejor comprensión por parte del público de la política monetaria del BCE, dotándola de mayor credibilidad y eficacia. La transparencia lleva consigo que el BCE explique qué interpretación hace de su mandato y exponga con claridad sus objetivos de política monetaria.

Credibilidad

El BCE fomenta la credibilidad expresando con claridad todo lo referente a su mandato y a la forma en que desempeña sus funciones. Cuando se considera al BCE capaz de cumplir su mandato relativo a la política monetaria y dispuesto a hacerlo, las expectativas sobre los precios disponen de un buen anclaje. La comunicación periódica de la evaluación de los bancos centrales acerca de la situación económica resulta especialmente útil. Resulta además de gran utilidad que los bancos centrales mantengan una postura abierta y realista respecto de lo que la política monetaria puede conseguir y, si cabe aún más importante, respecto de lo que no puede conseguir.

Autodisciplina

Un compromiso serio con la transparencia impone autodisciplina a los responsables de la política monetaria, pues garantiza el que las decisiones y explicaciones sobre dicha política sean coherentes en el transcurso del tiempo. Facilitar al público el examen de las medidas de política monetaria refuerza los incentivos para que los órganos rectores cumplan su mandato de la mejor forma posible.

Predictabilidad

El BCE anuncia públicamente su estrategia de política monetaria e informa sobre su valoración periódica de la evolución económica, lo cual contribuye a que en los mercados se entienda el patrón de respuesta sistemática de la política monetaria a la evolución y las perturbaciones. Esto hace que en los mercados resulte más fácil predecir en el medio plazo las medidas de política que se adopten. De este modo, las expectativas del mercado pueden formarse con mayor eficiencia y precisión.

El que los agentes económicos puedan anticipar a grandes rasgos las respuestas de la política monetaria permite una rápida incorporación a las variables financieras de cualquier cambio que se produzca en la misma. Esto a su vez puede acortar el proceso por el que la política monetaria se transmite a las decisiones de consumo e inversión, así como acelerar los ajustes económicos necesarios y reforzar la efectividad de la misma.