European Central Bank - eurosystem
Opciones de búsqueda
Home Medios El BCE explicado Estudios y publicaciones Estadísticas Política monetaria El euro Pagos y mercados Empleo
Sugerencias
Ordenar por

¿Cómo funcionaría un euro digital?

Imagina que vas a un cajero automático y retiras 100 euros. El saldo de tu cuenta bancaria disminuye en 100 euros, pero ahora tienes 100 euros en efectivo que puedes usar para hacer pagos.

El proceso sería el mismo para un euro digital, solo que en lugar de convertir el dinero de tu cuenta bancaria en efectivo, lo convertirías en euros digitales.

El euro digital para tí

El primer paso sería crear un monedero en euros digitales a través de tu banco, aunque también podrías dirigirte a una autoridad pública designada, por ejemplo una oficina de correos.

Cuando hayas creado el monedero en euros digitales, podrías poner dinero en él a través de una cuenta bancaria vinculada o depositando efectivo. A continuación, podrías empezar a realizar pagos utilizando los euros digitales que tienes en tu monedero.

Cada vez que recibieses dinero en euros digitales, podrías conservarlo en el monedero en euros digitales, hasta un determinado límite, o depositarlo en tu cuenta bancaria. Podrías hacerlo manual o automáticamente.

Los pagos en euros digitales siempre serían seguros e inmediatos, tanto en tiendas físicas, en línea o entre particulares.

¿Cuándo podrías utilizar el euro digital?

Compras diarias

Con el monedero en euros digitales podrías pagar el café de la mañana o a quien te cuida los niños de noche. Un euro digital estaría disponible para todos los pagos electrónicos en tiendas físicas, en línea o entre particulares.

Pagos entre amigos

Podrías hacer pagos directos, de un monedero a otro, utilizando un teléfono o un reloj inteligente, con la misma facilidad con pagas ahora en efectivo a un amigo que te ha prestado dinero. Con un euro digital, podrías hacerlo con o sin conexión a Internet.

Salir al extranjero

Cuando visitamos otro país de la zona del euro, normalmente llevamos efectivo para asegurarnos de que podremos realizar pagos y evitar comisiones adicionales al retirar efectivo. Con un euro digital, podrías pagar en cualquier país de la zona del euro sin costes adicionales.

Compras en línea

Un euro digital también podría utilizarse en situaciones en las que no se puede usar efectivo, por ejemplo para las compras en línea. Un euro digital sería un medio de pago seguro y sencillo, respaldado por el BCE, una institución pública.

Otras funcionalidades

Pagos recurrentes

Puesto que gran parte de nuestro gasto diario se destina a pagos periódicos, como el pago del alquiler a primeros de mes o de la guardería, un euro digital facilitaría los pagos automatizados a quien quisiera utilizar esta función.

Sin embargo, nunca se convertiría en dinero programable. El dinero programable es dinero digital utilizado con una finalidad o duración limitadas, como un vale.

Un euro digital no tendría estas limitaciones y mantendría siempre su valor. No queremos que un euro digital tenga limitaciones para los ciudadanos y las empresas sobre dónde, cuándo y con quien puede ser utilizado.

Límite a la cantidad

Se establecería un límite para la cantidad de euros digitales que un particular o una empresa podría mantener en su monedero en euros digitales. Esto contribuiría a evitar salidas excesivas de depósitos de los bancos, preservando la estabilidad financiera.

No obstante, los usuarios que deseasen pagar importes superiores al límite establecido podrían hacerlo vinculando su monedero digital a su cuenta bancaria.

Todas las páginas de esta sección