Opciones de búsqueda
Home Medios El BCE explicado Estudios y publicaciones Estadísticas Política monetaria El euro Pagos y mercados Empleo
Sugerencias
Ordenar por


¿Qué es la inflación?

Aumento general de los precios

En una economía de mercado los precios de los bienes y de los servicios están sujetos a cambios. Algunos aumentan y otros disminuyen. Existe inflación cuando se produce un aumento general de los precios, no solo de artículos individuales, que da como resultado que por cada euro puedan adquirirse hoy menos bienes y servicios que ayer. Es decir, la inflación reduce el valor de la moneda con el tiempo.

Algunas variaciones de precios son más importantes que otras

En el cálculo del aumento medio de los precios, algunos artículos en los que se gasta más —como la electricidad— tienen un peso mayor que otros en los que se gasta menos —como el azúcar o los sellos—.

Conoce al monstruo de la inflación en nuestra película de animación sobre la estabilidad de precios

Cada persona compra cosas distintas

Las familias tienen hábitos de consumo distintos: algunas disponen de automóvil y comen carne, y otras solo viajan en transporte público y son vegetarianas. Los hábitos de consumo medios del conjunto de las familias determinan el peso de los distintos bienes y servicios en el cálculo de la inflación.

Para calcular la inflación se tienen en cuenta todos los bienes y servicios que consumen las familias, incluidos:

  • artículos de consumo diario (como alimentos, periódico o gasolina)
  • bienes de consumo duradero (como prendas de vestir, ordenadores o lavadoras)
  • servicios (como peluquería, seguros o alquiler de vivienda)

Compara el precio de la cesta de la compra a lo largo de los años

La cesta de la compra representa todos los bienes y servicios que consumen las familias durante un año. Cada uno tiene un precio, que puede variar a lo largo del tiempo. La tasa de inflación interanual se calcula comparando el precio de la cesta en un determinado mes con el precio de esa misma cesta el mismo mes del año anterior.

Ejemplo de cómo se calcula la inflación*
Cantidades adquiridas en el año base Precio (año base) Precio (1 año después) Precio (2 años después)
por unidad total por unidad total por unidad total
150 barras de pan 1,50€ 225€ 1,30€ 195€ 1,60€ 240€
100 cafés 2,40€ 240€ 2,40€ 240€ 2,15€ 215€
12 cortes de pelo 20,00€ 240€ 22,00€ 264€ 23,00€ 276€
1 abrigo 145,00€ 145€ 176,00€ 176€ 160,00€ 160€
Coste total de la cesta 850€ 875€ 891€
Índice de precios 100,0 102,9 104,8
Tasa de inflación 2,9% 1,8%

* Eurostat calcula la inflación mensual de los precios de consumo en la zona del euro. El Índice Armonizado de Precios de Consumo (IAPC) incluye, en promedio, unos setecientos bienes y servicios y refleja el gasto medio de las familias de la zona del euro para una cesta determinada de productos. Lista completa de productos incluidos en el IAPC y tasas de inflación actuales.

La inflación en la zona del euro

El Índice Armonizado de Precios de Consumo, conocido como IAPC, mide la inflación de los precios de consumo en la zona del euro. «Armonizado» significa que todos los países de la Unión Europea aplican la misma metodología, lo que asegura la comparabilidad de los datos entre países.

Esta medida permite realizar un seguimiento adecuado de la evolución de los precios en la economía. Es como un mapa que nos ayuda a tomar las decisiones correctas.

Nuestro trabajo es mantener la estabilidad de precios. Para ello nos aseguramos de que la inflación —la tasa de variación de los precios a lo largo del tiempo— sea baja, estable y predecible: 2 % a medio plazo.

¿Por qué es tan importante mantener la estabilidad de precios?

Comparabilidad entre países

Antes de que el euro fuera nuestra moneda común, cada país medía la inflación utilizando sus propios métodos y procedimientos nacionales. La introducción del euro hizo necesario disponer de un instrumento para medir la inflación en el conjunto de la zona del euro, sin divergencias ni solapamientos y de forma pudiera compararse entre países. El IAPC, respaldado por un conjunto de normas jurídicamente vinculantes, responde a estas exigencias.

Ponderación de los artículos considerados en el IAPC

La influencia de las variaciones del precio de un determinado artículo en el IAPC depende del gasto medio de las familias en dicho artículo.

Ejemplo café: el café (junto con el té y el cacao) tiene una ponderación del 0,4 %. En consecuencia, las variaciones de su precio no afectarán demasiado al IAPC general.

Ejemplo gasolina: la gasolina (al igual que otros combustibles y lubricantes para automóviles) tiene una ponderación del 4,6 %, lo que significa que una variación de su precio similar en términos porcentuales a la del café tendrá una influencia sobre el IAPC diez veces mayor aproximadamente.

¿Cómo se calcula el IAPC?

  1. Compilación de precios: los observadores de precios recogen en torno a 1,8 millones de precios en más de 200.000 establecimientos comerciales de cerca de 1.600 ciudades de la zona del euro cada mes. En cada país se recogen los precios de una media de aproximadamente 700 bienes y servicios representativos. El número exacto de artículos incluidos en la muestra difiere de un país a otro. Para cada producto se recogen los precios en distintos establecimientos y regiones. Por ejemplo, los precios de los libros incluyen distintas categorías (ficción, no ficción, manuales, etc.) a la venta en librerías, supermercados o Internet.
  2. Ponderación de grupos de productos: cada grupo de productos se pondera de acuerdo con su importancia en el presupuesto medio de las familias. Para asegurar la representatividad del índice y adaptarlo a los cambios de los patrones de gasto, las ponderaciones se actualizan periódicamente. Las ponderaciones son medias nacionales que se calculan en base a las encuestas a las familias —a las que se les pide que indiquen en qué gastan su dinero — y que tienen en cuenta los gastos de todas las categorías de consumidores (ricos y pobres, jóvenes y mayores, etc.).
  3. Ponderación de los países: los países se ponderan sobre la base de su participación en el gasto de consumo total de la zona del euro.

Tras la revisión de la estrategia de 2021, el Consejo de Gobierno decidió apoyar la inclusión de los costes de la vivienda en propiedad en el IAPC para reflejar mejor la experiencia de las personas en relación con el aumento de los precios.

Lograrlo llevará tiempo. Eurostat está trabajando para incluir los costes de vivienda en propiedad en el IAPC.

Hasta entonces, en el BCE utilizaremos otras medidas de la inflación que reflejan dichos costes para comprender mejor cómo están cambiando los precios en la economía.

¿Quién calcula el IAPC?

En cada país: los países de la zona del euro cuentan con institutos nacionales de estadística que calculan el IAPC de su país.

En la zona del euro: los institutos nacionales de estadística envían sus datos a Eurostat, la Oficina Estadística de las Comunidades Europeas, que calcula el IAPC para el conjunto de la zona del euro y garantiza la calidad de los datos nacionales supervisando la aplicación de normas jurídicamente vinculantes. Para más información, visita el sitio web de Eurostat.

Calcula tu propia inflación

Inflación percibida

De acuerdo con las encuestas de opinión, el nivel de inflación que los consumidores perciben es superior al que muestran los índices de precios. ¿De qué depende la percepción de la inflación? Algunos estudios han demostrado lo siguiente:

  • Las subidas reciben mayor atención que las bajadas o el mantenimiento de los precios y se recuerdan durante más tiempo. Aunque el descenso o el mantenimiento de los precios suelen pasar desapercibidos, también se tienen en cuenta para el cómputo de la tasa media de inflación.
  • Las compras frecuentes en efectivo reciben mayor atención. En los últimos años, los precios de algunos bienes y servicios que se compran frecuentemente, como la gasolina, el pan o un billete de autobús, han aumentado por encima de la media. Al pensar en la inflación, solemos fijarnos demasiado en las variaciones de los precios de esos artículos, lo que puede llevarnos a sobrestimar la verdadera tasa de inflación.
  • Se presta menor atención a los gastos ocasionales y a los adeudos directos. Las familias dedican una parte importante de sus ingresos a gastos ocasionales como la compra de un automóvil o unas vacaciones. Otros artículos, como el alquiler o la factura telefónica, suelen pagarse mediante transferencia bancaria automática (adeudos directos o domiciliaciones) y las variaciones de sus precios no se tienen tan en cuenta cuando se piensa en la inflación.
  • Inflación individual. El Índice Armonizado de Precios de Consumo (IAPC) se basa en una cesta media de bienes y servicios representativa de las familias. Sin embargo, las familias que se enfrentan a subidas de precios superiores a la media seguramente son más conscientes de esas subidas que aquéllas que experimentan aumentos inferiores a esa media.

    Ejemplo: si el precio de la gasolina sube más que el de otros bienes y servicios, las personas que utilizan el coche frecuentemente percibirán un nivel de inflación superior al IAPC porque su gasto en gasolina es mayor que la media. En cambio, las personas que no utilizan el coche o que solo lo utilizan de vez en cuando percibirán una inflación individual menor.

  • Las tasas de inflación son interanuales, pero nuestra memoria va más atrás. En general, el IAPC se define como la tasa de crecimiento de la inflación en los últimos doce meses. Es decir, el nivel general de precios en un determinado momento —por ejemplo, enero de 2009— se compara con el registrado en ese mismo momento del año anterior —enero de 2008—. Sin embargo, en la percepción de los ciudadanos puede influir el recuerdo de los precios de hace varios años. Transcurrido un largo período de tiempo, los precios tienden a aumentar significativamente, aunque la inflación interanual sea moderada. Por ejemplo, si el IAPC aumenta cada año un 2 %, pasados diez años el nivel general de precios se habrá incrementando más de un 20 %.
  • Variaciones de precios frente a mejoras de calidad. Las variaciones de precios suelen identificarse con la inflación sin tener en cuenta posibles diferencias de calidad. El IAPC tiene en cuenta este aspecto descontando la parte de la variación debida a la calidad.

    Ejemplo: aunque posiblemente los precios de los automóviles han aumentado, los nuevos modelos suelen incluir una serie de funciones que antes se vendían como extras, por ejemplo, sistemas de navegación por satélite, aire acondicionado o airbags. En esos casos, el incremento de precios se debe en parte a la mejora de la calidad y no solo a la inflación. Si, por ejemplo, los precios de los automóviles aumentaron una media del 5 %, del cual un 1 % se debe a mejoras de calidad, el IAPC indicará un incremento del 4 % para ese producto.

Conoce los datos

Zona del euro: inflación de los precios de consumo desde 1961

En las décadas de los setenta y ochenta se registraron elevadas tasas de inflación en muchos países europeos. Dichas tasas se han reducido significativamente desde mediados de los noventa debido a la preparación para la adopción del euro y a la política monetaria del BCE.

¿Qué factores determinan la tasa de inflación más reciente?

Los artículos que registran mayores variaciones de precios no son siempre los que más influyen en el índice de precios. La tasa de inflación también depende de la participación de cada artículo en el gasto de consumo medio de las familias, es decir, de su ponderación.

Cuadro interactivo: conoce los datos de inflación más recientes

Consulta los últimos datos y series históricas hasta 1996. También puedes consultar los datos de cada país y los componentes específicos de la tasa de inflación. Al seleccionar un período, podrás ver una animación de la evolución mensual de la inflación en ese período.

Todas las páginas de esta sección