NOTA DE PRENSA

Decisiones de política monetaria

31 de agosto de 2000

El Consejo de Gobierno del BCE ha adoptado en su reunión de hoy las siguientes decisiones de política monetaria:

  1. El tipo mínimo de puja correspondiente a las operaciones principales de financiación del Eurosistema se incrementará en 0,25 puntos porcentuales hasta situarse en el 4,50%, a partir de la operación que se liquidará el 6 de septiembre de 2000.

  2. El tipo de interés aplicable a la facilidad marginal de crédito se incrementará en 0,25 puntos porcentuales hasta situarse en el 5,50%, con efectos a partir del 1 de septiembre de 2000.

  3. El tipo de interés aplicable a la facilidad de depósito se incrementará en 0,25 puntos porcentuales hasta situarse en el 3,50%, con efectos a partir del 1 de septiembre de 2000.

El Consejo de Gobierno considera que las condiciones y perspectivas de crecimiento de la economía son muy favorables en la zona del euro. A fin de preservar este clima positivo, es necesario asegurar la estabilidad de precios a medio plazo. Aunque la situación actual se deba en gran parte a la influencia ejercida por la trayectoria de los precios del petróleo y del tipo de cambio y no pueda ser modificada a corto plazo por la política monetaria, resulta imperativo contener las presiones alcistas a medio plazo sobre los precios. Las decisiones de política monetaria adoptadas hoy refuerzan las favorables perspectivas de elevado crecimiento económico de la zona del euro.

Por lo que se refiere al primer pilar de la estrategia de política monetaria del BCE, aunque las medidas adoptadas desde noviembre de 1999 están ejerciendo gradualmente su efecto, los últimos datos disponibles indican que M3 ha seguido creciendo por encima de su valor de referencia fijado en el 4,5%. Al mismo tiempo, la expansión del crédito al sector privado, cifrada en torno al 10%, indica que hogares y empresas encuentran muy favorables las condiciones de financiación de la zona del euro. En un contexto de fuerte auge de la actividad económica, la persistencia de una situación de abundante liquidez puede representar un riesgo para la estabilidad de precios.

La evolución de los principales indicadores del segundo pilar apuntan en la misma dirección. La prolongada depreciación del tipo de cambio del euro y la renovada subida de los precios del petróleo han ejercido presiones al alza cada vez mayores sobre los precios de las importaciones y los precios de consumo de la zona del euro. Al mismo tiempo, los últimos datos confirman que la zona ha entrado en un período de fuerte crecimiento y que las perspectivas siguen siendo muy favorables.

El Consejo de Gobierno seguirá asegurando el mantenimiento de la estabilidad de precios en la zona del euro y permanecerá atento a la aparición de cualquier riesgo que amenace dicha estabilidad. Al mismo tiempo, pone de relieve que la clave para lograr un incremento duradero del potencial de crecimiento en la zona del euro reside en unas finanzas públicas saneadas, en particular el cumplimiento riguroso de los criterios contenidos en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, y en la prosecución de medidas estructurales que acrecienten la flexibilidad de los mercados de trabajo y de bienes.

Contactos de prensa