¿Cómo contribuye la innovación al crecimiento?

27 de junio de 2017

La innovación es un motor esencial del progreso económico que beneficia a los consumidores, a las empresas y al conjunto de la economía. ¿Cómo cumple esa función, cómo contribuye al crecimiento económico y qué se puede hacer para promoverla?

¿Qué es la innovación?

Desde el punto de vista económico, una innovación es cualquier desarrollo o aplicación de ideas y tecnologías que consigue mejorar los bienes y servicios o hace más eficiente su producción.

Un ejemplo clásico de innovación es la invención en el siglo XVIII de la máquina de vapor, que dio inicio a la producción fabril en masa y revolucionó el transporte ferroviario. Más recientemente, las tecnologías de la información han transformado el modo en que las empresas producen y venden bienes y servicios, y han creado nuevos mercados y modelos de negocio.

¿Por qué es importante para el BCE?

El objetivo del BCE es mantener la estabilidad de precios. Con sus decisiones de tipos de interés, el BCE influye en las condiciones de financiación en la economía y, con ello, en la demanda general de bienes y servicios. Sin embargo, el potencial de crecimiento económico a largo plazo, que depende de la innovación, también afecta a la capacidad del BCE para cumplir su mandato.

Dado que la innovación tiene efectos profundos en el entorno macroeconómico, el BCE realiza un seguimiento de su evolución e investiga las condiciones económicas y sociales que la promueven y hacen posible.

¿Por qué necesitamos innovación?

Uno de los mayores beneficios de la innovación es su contribución al crecimiento. En palabras sencillas, la innovación hace posible un aumento de la productividad, es decir, permite producir más con los mismos recursos. Cuando la productividad aumenta, se producen más bienes y servicios y la economía crece.

¿Cómo contribuye la innovación al crecimiento?

Innovación

Se desarrollan y aplican nuevas ideas y tecnologías, que hacen posible producir más con la misma cantidad de factores de producción.

Productividad

Crecimiento

El aumento de la producción de bienes y servicios estimula los salarios y la rentabilidad empresarial.

La innovación y el aumento de la productividad reportan enormes beneficios a los consumidores y a las empresas. A medida que aumenta la productividad, los salarios de los trabajadores suben y pueden adquirir más bienes y servicios. Al mismo tiempo, las empresas son más rentables y pueden invertir más y contratar a más empleados.

¿Cómo se manifiestan los efectos de la innovación?

La innovación suele comenzar a pequeña escala, por ejemplo, cuando una empresa aplica una tecnología novedosa que ella misma ha desarrollado. Sin embargo, para que una innovación dé todos sus frutos, es necesario que se extienda a toda la economía y beneficie por igual a empresas de diferentes sectores y tamaños. Los expertos utilizan el término difusión de la innovación para referirse a este proceso.

Innovación en la zona del euro

Aunque Europa es la cuna de un considerable número de innovaciones y continúa siendo una región innovadora, es evidente que podemos desarrollar aún más nuestro potencial innovador. Solo tres países de la zona del euro figuran entre los diez primeros en el Índice de Competitividad Global elaborado por el Foro Económico Mundial. También ha existido un déficit recurrente de inversión en I+D entre la zona del euro y algunas de las principales economías avanzadas.

Asimismo, la difusión de la innovación en la zona del euro parece lenta. Recientes estudios del BCE ponen de manifiesto una considerable brecha de productividad entre las empresas más y menos productivas. Esto significa que aunque las empresas punteras son muy innovadoras, las empresas más rezagadas no se benefician demasiado de la innovación.

¿Cómo puede fomentarse la innovación?

Las medidas estructurales para promover la innovación incluyen el aumento de la inversión en I+D y en educación, así como la simplificación de los trámites para la creación de nuevas empresas o para el cierre de las empresas en quiebra. Por su parte, las empresas pueden facilitar la innovación invirtiendo en la formación de sus empleados y en I+D.