Cinco cosas que debería saber acerca del Tratado de Maastricht

15 de febrero de 2017

1. Estableció la Unión Europea

El Tratado de Maastricht, conocido oficialmente como Tratado de la Unión Europea, marcó el inicio de «una nueva etapa en el proceso creador de una unión cada vez más estrecha entre los pueblos de Europa». Sentó las bases para la moneda única, el euro, y amplió considerablemente la cooperación entre los países europeos en algunas nuevas áreas:

  • se creó la ciudadanía europea, que da derecho a los ciudadanos circular libremente y residir en todos los Estados miembros
  • se estableció una política exterior y de seguridad común
  • se acordó una mayor cooperación policial y judicial en materia penal

El Tratado fue firmado en la ciudad neerlandesa de Maastricht, situada cerca de las fronteras con Bélgica y Alemania. Fue el resultado de años de conversaciones entre los Gobiernos sobre cómo avanzar en la integración europea.

2. Fue suscrito por 12 países

Representantes de 12 países firmaron el Tratado el 7 de febrero de 1992: Alemania, Bélgica, Dinamarca, Francia, España, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal y Reino Unido.

Los parlamentos de cada uno de estos países ratificaron el Tratado, en algunos casos tras la celebración de un referéndum. Con la entrada en vigor del Tratado de Maastricht el 1 de noviembre de 1993, la Unión Europea fue creada oficialmente.

Desde entonces, otros 16 países se han incorporado a la UE y han adoptado las reglas establecidas en el Tratado de Maastricht o en tratados posteriores.

3. Sentó las bases del euro

El Tratado de Maastricht preparó el camino para la creación de una moneda única: el euro. Con ello culminaron décadas de debates sobre una mayor cooperación económica en Europa. El Tratado también sentó las bases para el establecimiento del Banco Central Europeo (BCE) y del Sistema Europeo de Bancos Centrales y describe sus objetivos. El objetivo principal del BCE es mantener la estabilidad de precios, es decir, salvaguardar el valor del euro.

La idea de una moneda única europea fue propuesta por vez primera a principios de los sesenta por la Comisión Europea. Sin embargo, la inestabilidad económica de los setenta dejó el proyecto en suspenso.

Los líderes europeos recuperaron la idea de la moneda única en 1986, y en 1989 acordaron un proceso de transición en tres fases. El Tratado de Maastricht estableció oficialmente estas fases:

  • Fase 1 (del 1 de julio de 1990 al 31 de diciembre de 1993): introducción de la libre circulación de capitales entre los Estados miembros
  • Fase 2 (del 1 de enero de 1994 al 31 de diciembre de 1998): refuerzo de la cooperación entre los bancos centrales nacionales y mayor convergencia de las políticas económicas de los Estados miembros
  • Fase 3 (desde el 1 de enero de 1999): introducción gradual del euro y ejecución de una política monetaria única, dirigida por el BCE

4. Estableció los criterios para la adopción del euro

Junto con el calendario para la introducción de la moneda única, el Tratado también estableció reglas sobre el funcionamiento del euro en la práctica, como los criterios para determinar si los países están preparados para adoptarlo.

El objetivo de estos criterios, conocidos como criterios de Maastricht o de convergencia, es asegurar la estabilidad de precios en la zona del euro cuando los países adoptan la moneda. Las reglas sirven para garantizar que los países que se incorporan gocen de estabilidad en las siguientes áreas:

  • inflación
  • deuda pública
  • tipos de interés
  • tipo de cambio

5. Fue un paso de gigante en la integración europea

Desde la firma del Tratado de Maastricht, los países europeos han estrechado sus vínculos, aunque algunas áreas como la política económica y fiscal se mantienen en el ámbito nacional. Los líderes europeos han acordado pasos adicionales para promover una mayor integración entre los Estados:

  • el Pacto de Estabilidad y Crecimiento fue acordado en 1997 para asegurar que los países aplicaran políticas presupuestarias saneadas
  • el Mecanismo Europeo de Estabilidad fue establecido para prestar asistencia financiera a los países de la zona del euro que se ven afectados o amenazados por dificultades de financiación graves
  • el Mecanismo Único de Supervisión y la Junta Única de Resolución fueron creados tras la crisis financiera para aumentar la solidez del sistema bancario europeo y mejorar la integración y estabilidad financieras

Hoy, más de 510 millones de ciudadanos de 28 Estados miembros disfrutan los beneficios de la cooperación europea. Y 25 años después de que se acordase una hoja de ruta hacia el euro, este se ha convertido en la segunda divisa más negociada del mundo y forma parte de la vida cotidiana de 340 millones de ciudadanos en 19 países.