NOTA DE PRENSA

La política medioambiental del BCE vuelve a recibir la certificación del EMAS

3 de agosto de 2012

El BCE ha vuelto a recibir recientemente el certificado medioambiental que se le concedió por primera vez en 2010 conforme a la norma ISO 14001 y al Sistema Comunitario de Gestión y Auditoría Ambiental ( Eco-Management and Audit Scheme, EMAS) de la Unión Europea. Este certificado supone un reconocimiento del compromiso a largo plazo del BCE con la mejora continua de su comportamiento medioambiental, en particular con la reducción de su huella ecológica y sus emisiones de carbono.

El BCE adoptó su primera política medioambiental en 2007 y, para garantizar el cumplimiento de los objetivos establecidos, ha implantado un Sistema de Gestión Medioambiental (EMS) que se adecua a la norma ISO 14001 y al EMAS, y comprende todas las actividades realizadas en sus instalaciones. El BCE publica ahora la segunda actualización de su declaración en materia de medioambiente, que recoge sucintamente los progresos realizados en los últimos años, así como los distintos elementos, objetivos y medidas que habrá de contemplar su próximo programa medioambiental.

Avances medioambientales

El año pasado, el BCE obtuvo un nuevo reconocimiento de sus esfuerzos por reducir su huella medioambiental y de su compromiso de afrontar los retos que se le presenten, además de los planteados por la crisis financiera. El principal logro del EMS ha sido la tendencia positiva del comportamiento medioambiental: se calcula que en 2011 la huella de carbono del BCE se situó en torno a las 9.000 toneladas de emisiones, lo que representa una disminución del 30% aproximadamente frente a la cifra de 2009.

Otros avances medioambientales importantes han sido, por ejemplo, la transición al uso de energías renovables en todos los edificios ocupados por el BCE y en las obras de construcción de su nueva sede, la utilización interna de papel completamente reciclado y con etiqueta ecológica «Blue Angel» para la práctica totalidad de fotocopias e impresiones, y la aplicación de un programa de la Deutsche Bahn (la compañía de ferrocarriles alemanes) para grandes empresas que permite reducir a cero las emisiones de carbono derivadas de los desplazamientos ferroviarios.

El BCE se esforzará por continuar mejorando su comportamiento medioambiental en 2013. A este fin, reforzará la concienciación de sus empleados y mantendrá su compromiso por reducir en otro 10% su huella de carbono total. Para más información sobre las iniciativas y planes medioambientales del BCE, puede descargarse en el enlace adjunto la actualización correspondiente a 2012 de la declaración del BCE en materia de medioambiente (disponible solo en inglés).

Contactos de prensa