NOTA DE PRENSA

REVISIÓN DEL VALOR DE REFERENCIA CUANTITATIVO PARA EL CRECIMIENTO MONETARIO

2 de diciembre de 1999

En su reunión de 2 de diciembre de 1999 el Consejo de Gobierno decidió confirmar el valor de referencia fijado para el crecimiento monetario, es decir, una tasa de crecimiento interanual del 4,5% para el agregado monetario amplio M3. La decisión ha sido motivada por la ausencia de variación de los elementos que se utilizaron como base para fijar el primer valor de referencia en diciembre de 1998, concretamente, la definición de estabilidad de precios adoptada por el Eurosistema y las hipótesis establecidas sobre el crecimiento tendencial del PIB real y sobre la disminución tendencial de la velocidad de circulación de M3.

Como en el pasado, el Consejo de Gobierno se basará en la media móvil de tres meses de las tasas de crecimiento interanual para evaluar la evolución monetaria en conexión con el valor de referencia. Por este motivo, el Consejo de Gobierno ha decidido revisar periódicamente dicho valor con carácter anual, por lo que la próxima revisión tendrá lugar en diciembre del año 2000.

Dentro de este marco, el Consejo de Gobierno desea resaltar que el potencial de crecimiento tendencial de la zona del euro podría intensificarse de manera considerable si se acometieran reformas estructurales de los mercados de trabajo y de bienes. La estrategia de política monetaria del Eurosistema tendría en cuenta dichos cambios a los efectos convenientes.

La fijación del valor de referencia en el 4,5% refleja la adopción de un enfoque a medio plazo. Habrá que tener presente la situación de amplia liquidez registrada en 1999.

Con motivo de la revisión del valor de referencia, el Consejo de Gobierno desea recordar las características de dicho valor y su función en la estrategia de política monetaria del Eurosistema:

  1. Dados los orígenes monetarios de la inflación a largo plazo, el Consejo de Gobierno asigna un papel destacado al dinero. Este es el "primer pilar" de la estrategia de política monetaria del Eurosistema orientada hacia la estabilidad. Con el fin de señalar al público el papel destacado que se asigna al dinero, el Consejo de Gobierno decidió en octubre de 1998 anunciar un valor de referencia cuantitativo para la tasa de crecimiento de un agregado monetario amplio. En diciembre de 1998 el Consejo de Gobierno anunció que el primer valor de referencia consistiría en un crecimiento interanual del 4,5% del agregado monetario M3.
  2. El primer valor de referencia se fijó tomando como base la conocida relación entre el crecimiento monetario, por un lado, y la evolución de los precios, el PIB real y la velocidad de circulación, por otro. Con este método se quería garantizar que el valor de referencia fuera coherente con el objetivo de estabilidad de precios y sirviera para alcanzarlo, por lo que se basó en la definición de estabilidad de precios adoptada por el Eurosistema, consistente en un incremento interanual del Índice Armonizado de Precios de Consumo (IAPC) inferior al 2% para el conjunto de la zona del euro. La estabilidad de precios ha de mantenerse a medio plazo. Con el fin de garantizar su coherencia con la orientación a medio plazo de la estrategia de política monetaria del Eurosistema, la fijación del valor de referencia se basó en las siguientes hipótesis sobre las tendencias a medio plazo del PIB real y de la velocidad de circulación a medio plazo de M3:
    1. el crecimiento tendencial del PIB real se sitúa entre el 2% y el 2,5% anual
    2. la disminución tendencial de la velocidad de circulación de M3 está comprendida entre el 0,5% y el 1% anual.
    Basándose en la definición de estabilidad de precios y las dos hipótesis citadas, el Consejo de Gobierno decidió en diciembre de 1998 fijar el primer valor de referencia en el 4,5%.

En su reunión de 2 de diciembre de 1999, el Consejo de Gobierno revisó y posteriormente confirmó la validez de ambas hipótesis, por lo que no consideró que hubiera razón alguna para modificar el valor de referencia.

El Consejo de Gobierno aprovechó asimismo esta revisión para reiterar que el concepto de valor de referencia se inserta en una estrategia de política monetaria encaminada a mantener la estabilidad de precios, estrategia que se asienta en dos pilares con el fin de evaluar los riesgos que amenazan dicha estabilidad en el futuro. El valor de referencia para el crecimiento monetario constituye una parte importante del primer pilar de la estrategia, que asigna un papel destacado al análisis de la evolución monetaria. La información derivada de este análisis no puede disociarse del segundo pilar de la estrategia de política monetaria del Eurosistema, que consiste en una valoración de las perspectivas sobre la evolución de precios y los riesgos que amenazan su estabilidad, valoración basada en una amplia gama de otros indicadores disponibles. El valor de referencia, por consiguiente, no implica que el Eurosistema asuma el compromiso de corregir mecánicamente las desviaciones del crecimiento monetario respecto del valor de referencia. Por el contrario, la evolución monetaria se analiza detenidamente en conexión con el valor de referencia para determinar las repercusiones que pudiera tener sobre las perspectivas de estabilidad de precios a medio plazo.

En caso de que ese análisis sugiera la existencia de amenazas a dicha estabilidad, la política monetaria responderá de forma adecuada para hacer frente a esas amenazas. Por lo tanto, aunque, en circunstancias normales, cualquier desviación sustancial o prolongada del valor de referencia señalaría la existencia de un riesgo para la estabilidad de precios, no existe una relación automática entre las desviaciones a corto plazo del crecimiento de M3 respecto del valor de referencia y las decisiones de política monetaria.

El Consejo de Gobierno seguirá, por tanto, analizando cuidadosa y regularmente la evolución monetaria en conexión con el valor de referencia y explicará a los ciudadanos las repercusiones de este análisis en las decisiones de política monetaria. En estas circunstancias, la confirmación del valor de referencia implica la continuación de la estrategia de política monetaria seguida en el pasado y no altera en modo alguno el juicio del Consejo de Gobierno sobre la actual orientación de dicha política.

Contactos de prensa